Las narraciones de los Mahdis estipulan que el primer creyente en el Imâm Al-Mahdi (as) será su guardián. Otras narraciones afirman que la única persona que conoce los lugares del Mahdi es el guardián que vendrá después de él (su sucesor).

• Bajo la autoridad de Abu Abdullah (as) que dijo: “El guardián entrará en dos ocultaciones; una durará tanto que algunas creerán que está muerto, y otros dirán que se ha ido así que sólo uno pocos de sus compañeros quedarán. Nadie de entre sus descendientes ni entre otra gente sabrá su lugar excepto el guardián que lo sucederá.”

• Bajo la autoridad de Abu Abdullah Al-Husayn bin ‘Alî (as) “El Imâm -refiriéndose al Mahdi- entrará a dos ocultaciones; una durará tanto que algunos creerán que está muerto y otros dirán que se fue. Ningún guardián ni otra persona conocerán su lugar excepto el guardián que vendrá después de él.”

Las dos narraciones anteriores son claras e indican que ni los descendientes del Imâm Al-Mahdi (as) sabrán de su paradero en el momento de su Aparición, excepto al que se ha confiado que lo sucederá y reinará después del Imam (as); que él es incontestablemente e incuestionablemente el guardián, que él es el primer Mahdi.

• Bajo la autoridad de Abdul ‘Ala Al-Halani, bajo la autoridad de Abu Ÿa’far (as), que relató -en un hadiz- diciendo: “Cuando alcanzó Az-Za’labiya, un hombre de la descendencia de su padre, uno de los hombres más poderosos y valientes al margen del Imam, vino al él y dijo: “Hey, tú, ¿que crees que estás haciendo? Por Allah, sólo estás asustando a la gente como (el pastor o el zorro) asusta al ganado. Di, ¿es por un pacto con el Mensajero de Allah (PyB) o qué? El guardián al que se ha confiado el llamar a la gente a jurar lealtad al Imâm le ordena: “Mejor que pares de hablar así o te cortaré la cabeza.” Entonces Al Qâ’im (el que se levanta) ordenó: “Quédate tranquilo así y así. De hecho, tengo un pacto del Mensajero de Allah. Así y Así, tráeme mi pecho” y se lo trajo. Él le hizo leer el pacto del Mensajero (PyB). Entonces dijo: “Que yo sea sacrificado por ti, dame tu cabeza que la besaré.” El Qâ’im obligó al hombre besarlo entre los ojos: “Que yo sea sacrificado por ti: ordénanos jurar lealtad de nuevo.” De ahí, el Qâ’im lo complació y ellos juraron lealtad.”

En cuanto al Yamâni, él es el único que llama a la gente a jurar lealtad al Imâm Al-Mahdi (as), como se relata en la narración de Al-Bâqir también como en otras narraciones; “Porque él llama a que te unas a tu Imâm” y se refieren a él como “El sucesor del Mahdi”. En otra narración él fue nombrado como siendo “El sucesor del sucesor”; y en una diferente “El sucesor rectamente guiado de Allah.” Las narraciones dichas son las siguientes:

• “Deberías ver los estandartes negros saliendo de Jurasán, corre hacia ellos aunque tengas que arrastrarte por la nieve, porque ellos abrazan al sucesor del Mahdi.”

• El Príncipe de los Creyentes (as) dijo: “… cuando el único, el oculto, de mi descendencia salga a la vista (de la gente)… y los shi’as de ‘Alî y sus enemigos (los Nasibis) ejecuten los ritos de la peregrinación en ese año con el sólo propósito de buscar y obtener información acerca del sucesor del sucesor, en vano, porque él no está en ningún lugar que sea visto u oído y sin sucesores que sepan. Y entonces los shi’as de ‘Alî fueron recriminados e insultados por sus enemigos, los perversos y libertinos de entre ellos (los shi’as) aumentarán en número por oponerse a él…”

• El Mensajero de Allah (PyB) dijo: “Ante tu tesoro, tres se matarán entre sí, todos ellos hijos de un califa distinto, pero ninguno será el heredero. Luego, los estandartes negros saldrán del este… Deberías ver a su líder, júrale lealtad, aunque sea arrastrándote por la nieve, porque él es el sucesor rectamente guiado de Allah.”

¿Cuál de estos dos es el sucesor entonces? ¿Es el primer Mahdi o el Yamâni? Si no fueran la misma persona, entonces el Yamâni sería el comandante de los estandartes negros del este, para quien el Mensajero de Allah (PyB) llamó a la gente a que le juren lealtad. En cuanto al primer Mahdi, el guardián del Imâm Al-Mahdi, pues es el único al que se le debe lealtad, como fue estipulado en el testamento del Mensajero de Allah en la noche que partió de esta vida. Por, el sucesor debe ser la misma persona.

• Bajo la autoridad de Abu Ÿa’far Muhammad bin ‘Alî (as) que dijo: “Este Imam entrará en ocultación y se esconderá en alguno de estos sitios.” Luego, apuntó hacia el valle de Dhu Tawa “y antes de que salga a la batalla, aquel al que se ha confiado (con el llamar a la gente a que juren lealtad al Mahdi) que estaba con él, se adelantará hasta que encuentre a algunos de sus amigos y pregunte: “¿Cuántos son ustedes aquí?” Responderán: “Unos cuarenta hombres.” Entonces les preguntará: “¿Qué harían si estuvieran viendo al Imâm de ustedes?” Responderán: “¡Por Allah! Si nos llamara para desafiar las montañas por él, lo complaceríamos.” Entonces él vendrá a ellos a la noche siguiente y les pedirá que nombren a diez de sus líderes o élites. Tan pronto como lo hagan, él llevará a los últimos con él para que se encuentren con su Imâm y los conducirá de vuelta a sus lugares a la noche siguiente.”

A la luz de esta narración, el Imâm Al-Mahdi (as) obviamente está acompañado de una persona que conduce al primer grupo que viene para apoyar al Imâm (as), el grupo que jura lealtad al guardián (al que se ha confiado) que acompaña y apoya al Mahdi (as). La gente no puede reconocer al Imam por sí mismos, porque los que miran al Imam primero deben encontrarse con aquél al que se ha confiado que los acompañe (as), el mediador entre ellos y el Imâm. Será conocido por llamar públicamente a la gente a jurar lealtad al Mahdi, ya que él se dirigirá a cuarenta hombres y les ordenará nombrar a diez hombres de entre ellos. Más aún, esos cuarenta hombres deben haber sido también sujetos a un examen previo, suponiendo una gran cantidad de hombres que vinieron a ofrecer su apoyo. De otro modo, ¿cómo podemos explicar su voluntad de pelear a pesar de todo, del armamento y el número del enemigo? No obstante, si alguien argumenta que tal buena voluntad viene de la voluntad de sacrificar su vida por la causa del Imam a pesar de su pequeño número, yo le preguntaría: “¿Estarían listos también para entregarse al Mahdi para ser sacrificado antes de que él complete su misión, si fueran sólo cuarenta, sin multitudes de seguidores respaldándolos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s