Sin categoría

El Hadîz del Acontecimiento del Manto: El Manto Yemenita

Las narraciones de la Gente de la Casa (as) confirma qué acorde está el relatar el hadiz del manto yemenita (hadiz Al-Kisâ’) y cantar los elogios de sus incontables virtudes, a pesar del hecho de que muchas fueron las súplicas informadas de parte de suya. El hadîz del manto yemenita parece una narración tal como otras que recuerdan la rectitud y las virtudes de la Gente de la Casa de Muhammad (as). ¿Pero por qué la Gente de la Casa (as) insiste en relatar dicho hadîz? ¿Cuál es la relación entre dicho hadiz y el Yamâni de la Gente de la Casa (as) que vendrá en el fin de los tiempos? El manto yemenita era el aspecto manifiesto del secreto de la existencia, en otros términos Muhammad (PyB), la Gente de la Casa (as) que vivía en ese tiempo, como también en cuanto a la revelación de Allah (Ÿibrîl) quien fue pronunciando los mensajes divinos y quien entró con ellos bajo el manto. El manto yemenita era el envoltorio manifiesto enrollando a la sustancia y era comprensible y también inclusivo. El Todopoderoso dijo: «Él es Quien ha enviado a Su Mensajero con la guía y con la religión verdadera para que prevalezca sobre todas las religiones. Y Dios es suficiente como testigo.»(1) El Islam no prevalecerá sobre todas las religiones en el tiempo del Qâ’im (as) (el que se levanta). La autoridad del Qâ’im se proclamará primero a través del Yamâni, que es el primero de los creyentes.(2) Es su ayudante, su guardián, su sucesor y su primer partidario. Él es padre de todos los Mahdis que vendrán después de él. Por eso, el Iamâni precederá y sucederá al Imâm Al-Mahdi (as)… Y es él entonces el manto yemenita, la sustancia de la cual es el secreto divino. Este hecho no parecerá extraño después de saber que la Gente de la Casa fue descripta como la Ka’ba (el santuario sagrado cúbico negro de la Meca), la Qibla (la dirección hacia la que los musulmanes se dirigen en oración), recibieron los mejores y más hermosos nombres para el corazón de Allah. ¿Existiría la aprobación y el sostén de Allah y de Su mensajero para aquel que proclame la autoridad de Allah que sea esa la razón real detrás de dicha confirmación?

  • Bajo la autoridad de Abu Abdullah (as) dijo: “… Nosotros somos la Ka’ba de Allah y nosotros somos Su Qibla.(3)
  • Sheij Abu Ÿa’far At-Tusi dijo bajo la autoridad de Al-Fadl Bin Shadhan, bajo la autoridad de Dawud Bin Kazir: “Pregunté a Abu Abdullah (as): “¿Eres tú la oración mencionada en el Libro de Allah, la limosna obligatoria (El Zakat) y la peregrinación (El Hayy)?” Respondió: “De hecho, oh, Dawud, nosotros somos (el propósito de) la oración en el Libro de Allah Todopoderoso, nosotros el (sentido de) la limosna, el ayuno, la peregrinación, el mes sagrado y la ciudad sagrada. Nosotros somos la Ka’ba de Allah y Su Qibla y somos el semblante de Allah Todopoderoso. Él es Quien dijo: «Por tanto, a donde quiera que os giréis, encontraréis el rostro de Dios.» Nosotros somos los signos claros de Allah… Por lo tanto, Él nos mencionó en Su Libro y nos atribuyó los mejores y más queridos apelativos de Su corazón. También mencionó a nuestros enemigos y detractores, en su Libro puso ejemplos de ellos, les dio los más perversos apelativos de Su corazón y del corazón de Sus siervos devotos.(4)
  • Ali Bin Ibrahîm, narró bajo la autoridad de su padre, bajo la autoridad de Ibn Abi ‘Umair, bajo la autoridad de Ibn Udaina, bajo la autoridad de Al Fudail, bajo la autoridad de Abu Ÿa’far (as) que dijo: “Él miró a la gente circunvalando la Ka’ba y dijo: “Así solía la gente circunvalar la Ka’ba en la era preislámica. Se les ordenó circunvalar la Ka’ba y luego a que se apresuren a jurarnos lealtad y afecto, a ofrecernos su apoyo. Entonces recitaron el siguiente versículo «Haz, pues, que los corazones de la gente se vuelvan hacia ellos». (5)

Los sucesores de Allah en la Tierra, cada uno a su tiempo, representan la Ka’ba o Casa de Allah; por eso son la Qibla a la que la gente se vuelve. Quien les da la espalda, le da la espalda a la Ka’ba y elige una Qibla diferente; es de los incrédulos. De ahí, al referirse al Yamâni, Al-Bâqir (as) dijo: “Los musulmanes no deben rebelarse contra él, en el sentido de que no deben darle la espalda porque el que lo haga será arrojado al Fuego. Sin embargo, los que se han rebelado contra él que han un hecho un pacto con Allah, una promesa y estén dentro de la fortaleza (la fortaleza del wilâya)(6), no terminarán en el Fuego. El ejemplo del yemenita (el Yamani) de la Gente de la Casa (as) es similar a lo que representa la esquina para la Sagrada Ka’ba, más aún, son lo mismo y la Ka’ba no es otra cosa que el mismo Imâm Al-Mahdi (as). De hecho, el Yamâni es el único que hará una pacto con la gente aceptará que juren lealtad al sucesor de Allah en Su Tierra. (La narración relatada a la persona que llamará a la gente a jurar lealtad al Mahdi fue mencionada previamente en este estudio).

  • Bajo la autoridad de Bakir Bin A’iûn que dijo: “Pregunté a Abu Abdullah (as): ¿Por qué Allah eligió poner la Piedra Negra en la esquina que está y no en otra?” Respondió: “Allah Todopoderoso puso la Piedra Negra en esa esquina; es una gema sacada del Paraíso y entregada a Adam antes de ser ubicada en esa esquina por causa de una pacto. Es porque Allah produjo de los hijos de Adam, de sus espaldas, sus descendientes cuando hizo el pacto con ellos en ese lugar, en ese lugar la piedra apareció a ellos. Será también en esa esquina que el Arcángel Ÿibrîl bajará, será el primero en jurar lealtad al Qâ’im (as) y contra la esquina el Qâ’im apoyará su espalda. La Piedra Negra es el Huÿÿat y la prueba apuntando al Qâ’im. También es un testigo de quien visita el lugar, y quien haga el pacto con Allah y jure, Allah toma de Sus siervos.”(7)
  • Bajo la autoridad de Abu Al-Mufaddal Muhammad Bin Abdullah Bin Al-Muttalib Ash-Shibani, bajo la autoridad de Abu Sa’id Al-Judri, que dijo: “Mientras estaba haciendo la peregrinación, ‘Umar bin Al-Jattab comenzó el ritual de circunvalación, entonces pasó cerca de la Piedra Negra, pasó su mano sobre ella, la besó y dijo: “Te besé aunque sé que eres sólo una piedra, no puedes ni hacerme daño ni beneficiarme en nada. Sin embargo, el Mensajero de Allah (as) te honró profundamente; no te besaría si no lo hubiera visto besarte.” En eso, ‘Alî Bin Abi Tâlib (as) que estaba entre los peregrinos dijo: “No, verdaderamente te daña y te beneficia.” ‘Umar bin Al-Jattab preguntó: “¿Qué te hace decir eso, Abu Al-Hasan?” Respondió: “El Libro de Allah, Todopoderoso.” ‘Umar bin Al-Jattab dijo entonces: “Atestiguo que tienes un gran conocimiento del Libro de Allah Todopoderoso, ¿y dónde menciona el Libro de Allah esto?” Abu Al Hasan respondió: “Donde Allah dice: « Y (recuerda) cuando tu Señor tomó de los riñones de los hijos de Adán a su descendencia e hizo que sus almas dieran testimonio: «¿Acaso no soy Yo vuestro Señor?» Dijeron: «Sí, lo atestiguamos.» Y somos testigos y te digo que cuando Allah Todopoderoso creó a Adam (as), pasó Su mano sobre su espalda y produjo sus descendientes con su parecido. Les concedió el intelecto, les ordenó reconocerlo como el Señor de ellos y atestiguaron que son Sus siervos. Pero Allah, el Grande y Todopoderoso, sabía que serían de diferentes rangos de servidumbre. Entonces escribió los nombres de Sus siervos en un pergamino. Ese día, la Piedra tenía dos ojos, una lengua y labios, cuando Allah le ordenó abrir la boca, la piedra lo complació y entonces Allah le dio de comer el pergamino. Luego le ordenó atestiguar el Día de la Aparición(8) para los que vinieron y la visitaron declarando el cumplimiento de sus mandamientos. Cuando Allah arrojó a Adam del Paraíso, envió con él la Piedra que fue puesta en esa esquina… La Piedra viene entonces del Paraíso y era blanca como una perla y clara y brillante como un rubí; sin embargo, las manos de los incrédulos y de los asociadores a Allah la dejaron negra.” Entonces Umar dijo: “¡Oh, Abu Al-Hasan (as)! Nunca habría querido vivir en una Ummah que no te incluya”(9).

¿Te preguntarías a ti mismo, querido lector: Qué es esta Piedra que tiene dos ojos, una lengua y labios? ¿Podría ser una piedra tal como cualquier otra piedra? ¿O se refiere a una gran persona, grande como puedas imaginar, una persona que dará testimonio de los que hayan hecho un pacto con Allah desde el comienzo del tiempo hasta su fin, «En verdad, somos Nosotros quienes damos la vida a los muertos y escribimos lo que han enviado por delante de ellos y las obras que dejan atrás y lo tenemos todo consignado en un libro claro.»(10) Después de aclararse que el Yamâni es el portador de la promesa y el pacto se hace necesario ir a través de la narración que menciona la aparición del Único que habla a Moisés y mirar dentro de los versículos del Corán relaciones con el Monte (El Monte Sinaí, donde el profeta Moisés recibió las tablas de Allah; esta montaña es también llamada “At-Tur”, que en árabe significa “el monte”) de esta manera: El fragmento del Sermón del Príncipe de los Creyentes (as) mencionando las señales de la Aparición: “… los gigantes kurdos llegaron al poder, los árabes derrotaron a Armenia y Saqlab y Heraclio se rindió a los reyes sasánidas en Constantinopla. Así que esperar la aparición del Único que habla a Moisés desde la zarza en el Monte. Será visible, descubierto, tangible y describible… (11) En su libro Mashariq Anwâr Al-Yaqîn, Al-Hafîz Raÿab Al-Bursi comentó con respecto al que habla a Moisés desde el árbol en el siguiente fragmento: En cuanto a Sus palabras «Y cuando su Señor se manifestó a la montaña la desmoronó» manifestarse significa aparecer con una figura y un cuerpo determinado. Más aún, el Señor adorado no es un cuerpo. Por lo tanto es la luz de su Señor quiso decir. La primera luz es la de Muhammad y ‘Alî que se manifiesta en todas las direcciones; es la luz de Allah, el Único, el Que Abarca todo, la Verdad que se manifiesta en todas las direcciones. Verdaderamente, es a través de la luz de Sus atributos en las cosas y Su gloria que Allah se manifiesta en todas las direcciones. Esto es claramente mencionado por Allah Todopoderoso, que se dirige a Moisés «Yo soy el Único que habló a Moisés del árbol. Moisés, Yo soy la luz.”(12) Pero si Allah, El Grande y Todopoderoso, es el Único que habla a Moisés, ¿entonces cómo puede ser visible, describible, tangible y descubierto? Bajo la autoridad de Abu Ya’far que dijo: “Cuando Allah llamó a Moisés “… Moisés dijo: “Tú eres el Padre de todos los hombres sabios.“(13) Sin embargo, es Allah, el Grande y Todopoderoso, el padre de alguien así ¿cómo puede ser llamado el Padre de todos los hombres sabios? ¿Quiénes son estos hombres sabios? ¿Quién es el padre de ellos? ¿Quién habla a Moisés desde el árbol de la Montaña? ¿Y a quién se refieren los atributos “visible” y “descriptible” sabiendo que necesariamente significan un cuerpo físico para que sea visible y descriptible? Para encontrar las preguntas a estas preguntas tenemos que ir los versículos que mencionan al Monte, del lado derecho del Monte en particular. Más aún, trataremos de descubrir si hay alguna relación entre el ladera derecha del Monte y el pacto y la promesa, ya que el adjetivo “derecha” en la expresión “ladera derecha del Monte” describe al Iamani (la mano derecha del Imâm Al-Mahdi) y al pacto y promesa con el cuál fue confiado primero en el Paraíso y luego en la Tierra: «Y (recordad) cuando aceptamos de vosotros el pacto y elevamos sobre vosotros el monte Sinaí [y dijimos:] «¡Coged con fuerza lo que os hemos entregado y recordad lo que contiene! Quizás así temáis disgustar a Dios.»(14); « Y [recordad] cuando concertamos un pacto con vosotros y elevamos sobre vosotros el monte Sinaí. [Dijimos]: «¡Aferraos con fuerza a lo que os hemos otorgado y escuchad!» Dijeron: «¡Escuchamos y desobedecemos!» Se empaparon sus corazones [de amor] por el ternero, debido a su falta de fe. [Diles]: «¡Que malo es lo que os ordena con ello vuestra fe, si sois creyentes!»(15); « Y elevamos sobre ellos el monte Sinaí como señal del pacto que habíamos realizado con ellos y les dijimos: «Entrad por la puerta prosternados» y les dijimos: «No violéis el sábado» e hicimos con ellos un pacto solemne.»(16); «Y le llamamos desde el lado derecho del monte y le acercamos a Nosotros para hablar con él confidencialmente.»(17); « «¡Oh, Hijos de Israel! Os salvamos de vuestros enemigos y os citamos junto a la ladera derecha del monte e hicimos descender para vosotros el maná y las codornices.»(18); «Y cuando Moisés completo el plazo y partió con su familia, divisó un fuego en las cercanías del monte y dijo a su familia: «¡Esperad! He divisado un fuego. Puede que os traiga de él alguna noticia o una brasa del fuego para que, quizás así, podáis calentaros.» Y cuando se aproximó a él, fue llamado desde el lugar bendito en el que se encontraba un árbol, en el lado derecho del valle: «¡Oh, Moisés! En verdad, yo soy Dios, Señor del Universo.»(19); «Y no estabas en la ladera del monte cuando Nosotros llamamos, pero es una misericordia de tu Señor para amonestar a un pueblo al que no habíamos enviado antes de ti un amonestador, para que así, quizás, reflexionen.»(20); « y un árbol que sale en el monte Sinaí que da un fruto en el que hay aceite y condimento para los que comen.»(21); «Juro por el monte y por la Escritura que fue escrita en un pergamino desenrollado»(22).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s