En el Dua’ de Semat se narra de los Imames (as),

“… Y te pido mi Señor… por Tu gloria que apareció en el Monte Sinaí, que Habló a través de Tu siervo y mensajero Moisés hijo de Imrán (as), por Tu ascenso en el Monte Seir58 y Tu aparición en Monte de Faran59…”60

El ascenso de Allah en el Monte Seir es a través de Jesús (as) y la aparición de Allah en el Monte Faran es a través de Muhammad (sws).

Es esencial notar que las frases del dua’ están ordenadas de forma ascendente, desde un profeta al que Allah habló que es Moisés (as), a un profeta representando el ascenso de Allahque es Jesús (as), a un profeta que representa la aparición de Allah que es Muhammad (sws).

Y la diferencia entre el ascenso y la aparición es que el ascenso es la revelación y la aparición parcial, en el sentido de que el ascenso es una manifestación de grado más bajo que la aparición. Así que Jesús (as) y Muhammad (sws) representaron a Allah (swt) dentro de la creación, sin embargo, Jesús (as) está en un grado más bajo que Muhammad (sws), y el envío de Jesús (as) era esencial para pavimentar el camino para la aparición y el envío de Muhammad (sws) quien representó a Allah dentro de la creación, así que Muhammad (sws) fue el verdadero sucesor de Allah.

Y si regresamos al origen y al comienzo de la creación encontraremos a Allah (swt) dirigiéndose a los ángeles así:

«En verdad, pondré en la Tierra un sucesor.»61

Aunque Adam fue el sucesor de Allah como el resto de los profetas y sucesores (as), el objetivo a alcanzar es el Verdadero sucesor de Allah, queriendo decir la persona que es completo sucesor de Allah (swt), que por lo tanto refleje a la Divinidad en el espejo de su existencia en una manera más completa y perfecta que todos los profetas y sucesores (as).

El objetivo a alcanzar es una persona que oscila entre el ser y el estado del ser humano y La Divinidad y el Ser Divino. Abu Basir preguntó a Abu Abdullah (as):

Dijo, “Que mi alma sea tu rescate, ¿cuántas veces fue tomado el Mensajero de Allah (sws) para la ascensión?”

El Imam (as) dijo: “Ocurrió dos veces. Gabriel le pidió que se detenga en un lugar diciendo: “Espera justo ahí, oh, Muhammad, te has parado en un lugar en el cual ningún ángel ni profeta jamás se ha parado. Tu Señor Está rezando.”

Él preguntó, “Oh, Gabriel, ¿cómo reza Él?”

[Gabriel] dijo, “Él dice, “El Glorioso, el Santo, Yo soy el Señor de los ángeles y el Espíritu. Mi misericordia excede mi ira.”

El [Santo Profeta] (sws) entonces dijo, “Oh, Señor, te imploro Tu perdón, te imploro Tu perdón.”

El Imam (as) dijo, “Fue como Allah dijo, “hasta estar a una distancia de dos arcos o más cerca.”62

Entonces preguntó Abu Basir, “Que mi alma sea tu rescate, ¿Cuál es “la distancia de dos arcos o más cerca.”?”63

El Imam (as) dijo, “Es la distancia entre el arco y la cabeza del lazo.”

Entonces dijo el Imam (as): “Entre ellos hay una barrera que brilla y oscila…” hasta que dijo, “Era crisólito. Miró dentro de la luz de la Grandeza el tamaño del ojo de una aguja o lo que Allah quiso.

Allah, el Santísimo, el Altísimo, dijo, “Oh, Muhammad,”

Dijo: “Sí, mi Señor.”

Dijo: “¿Quién estará después de ti para guiar a tus seguidores?”

Dijo: “Allah sabe más.”

Dijo: “Ali Bin Abu Talib será el Príncipe de los Creyentes, el maestro de los musulmanes, el líder de los marcados con brillo en sus frentes [por la
postración].”

El narrador dice entonces que Abu Abdullah (as) dijo a Abu Basir, “Oh, Abu Muhammad, por Allah, le lealtad para el Príncipe de los Creyentes, Ali (as) no vino de la tierra sino que vino de los cielos con palabras claramente habladas.”

En el momento que Muhammad (sws) muere en el ser divino, nadie queda sino Allah, el Único, el Conquistador, y nada queda sino luz sin oscuridad dentro, que es Allah (swt), así que el velo será levantado para ese siervo hasta que conozca a Allah como Él debe ser conocido. El siervo solo, puede introducir a Allah en la creación de una forma verdadera y completa. También, ese siervo solo es el sucesor completo de Allah, en el cual la Divinidad o Ser Divino es manifestado tan perfectamente como es posible para un humano.

Para aclarar más esto, citaré este ejemplo: Pongamos una persona que tiene una fábrica con máquinas y trabajadores. Si manejara esa fábrica él solo la producción rendiría cien porciento (100%). Si ocurriera que esta persona pusiera a otra persona para sucederlo en el manejo de la fábrica, entonces encontraría a otro humano capaz de manejar la fábrica. Sin embargo, si él mismo no supervisa a esa persona la producción rendiría ochenta porciento (80%), así que se requiere su supervisión para mantener un rendimiento completo de la producción (cien porciento). Entonces encuentra a otra persona más calificada que la anterior pero aún se requiere la supervisión, de otro modo el rendimiento de la producción sería 90%, así que lo hace su sucesor y lo supervisa a él y a su trabajo para que el rendimiento de la producción se mantenga en cien porciento (100%).

Finalmente encuentra a un humano similar a él, como si fuera un reflejo suyo, que es capaz de manejar la fábrica sin supervisión manteniendo el rendimiento en cien porciento (100%), entonces lo hace sucesor suyo de la fábrica y le da la opción de hacer lo que quiera, ya que su deseo no es más que el deseo del dueño de la fábrica. Ahora la supervisión del dueño de la fábrica a este sucesor completo sería en vano.

El que oye acerca del fuego sabe tanto como ha oído de él y el que lo ve sabe tanto como ha visto de él. En cuanto a aquel al cual una parte de él ha sido quemada por el fuego conoce la Verdad, pero tanto como él haya sido quemado por él. En cuanto a aquel que se quema completamente en el fuego lo conoce en Verdad y llega al nivel en el que no puedes distinguirlo del fuego ya que se vuelve parte de él,

“Y cuando llegó allí, le llamaron: «Bendito sea Quien está en el fuego y alrededor de él y glorificado sea Dios, Señor del Universo.»64

“Y Nosotros ponemos estos ejemplos a las gentes, pero sólo los comprenden en profundidad las gentes de conocimiento.”65

58. Montaña en Palestina

59. Montaña en Meca

60. Misbah Al-Mutaÿahid del Sheij At-Tusi, página 416, Ÿamal Al-Usbû’ página 321, Misbah Al-Kafami página 424, Bihâr Al-Anwâr Vol. 87 página 97

61. Corán 2:30

62. Corán 53:9

63. Corán 53:9

64. Corán 27:8

65. Corán 29:43
(Del Libro del Imam Ahmad Al-Hasan “La Profecía Sellada”)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s