Significa que no debe haber en la comunidad un número grande de hipócritas de manera que afecten a la Comunidad de Fe de tal forma que los conduzcas a su total desviación, especialmente durante los tiempos de enfrentamiento en el combate por la causa de Allah y por alzar (mantener) Su Palabra. O puede ser que haya un número de creyentes conscientes de la noción de la Revolución Islámica dominando sobre la Comunidad de Fe, la cual les da la aprobación y eso es a través de presentar la verdad de forma veraz y seria, presentando la Verdad a la Comunidad de Fe y a su gente. Así el peligro de la hipocresía se reduce por la conciencia de la Verdad y de su pueblo por muchos de ellos de la Comunidad de Fe, de esta forma la desviación total no toma lugar por causa de la hipocresía y de su gente. Pero por supuesto, esto no ocurre por la existencia de división, de separación y del dominio de la falsedad y de la escasez de gente de la Verdad.

Él (swt) dijo:

“Y no habían creído con él excepto unos pocos.” (Hud:40)

“¡Pocos de Mis siervos son agradecidos!” (Saba’:13)

“excepto quienes son creyentes y obran rectamente, pero pocos son así.»” (Sad:24)

Y Él (swt) dijo:

“Lo que ha sido hecho descender a ti, procedente de tu Señor, es la Verdad, pero la mayoría de la gente no tiene fe.” (Ar-Ra’d:1)

“Por tanto ¡No seas de los que dudan de ello! En verdad, ello es la Verdad procedente de tu Señor, pero la mayoría de la gente no cree.” (Hud:17)

Pero se logra, por la merced de Allah, por la continuación del Ÿihâd y la Lucha por alzar (mantener) la Palabra de Allah. Quizás tarde en lograrse, después de un largo tiempo, como en el caso del Imam Ali (as) y el Imam Husayn (as). Así la poca conciencia de la comunidad sobre la noción de la Revolución Divina no es un impedimento para el Ÿihâd y la Lucha por alzar la Palabra de Allah, sino que es un impedimento y un obstáculo que se aleja a medida que el tiempo pasa. Aún más, es una prueba para los creyentes, por la situación de ellos, del alcance de su certeza y de la firmeza de su fe en luchar por alzar (mantener) la Palabra de Allah con el Guardián de Allah y Su Sucesor en Su tierra o con quien sea que él (as) designe para ocuparse de ese asunto.

Porque pararse contra la corriente no es cosa fácil, pero es el caso de todos los Profetas y Mensajeros y de los creyentes que los siguieron, porque nunca ocurrió que un profeta fuera recibido con abrazos como está claro en el Corán y los Libros Sagrados, y su gente no se levantó con él para luchar y alzar (mantener) la Palabra de Allah salvo unos pocos que creyeron en él, y sólo unos pocos lo auxiliaron, o como los eruditos inactivos dicen de ellos:

“Pero los notables de su pueblo, aquellos que no creyeron, dijeron: «No vemos en ti otra cosa que un hombre como nosotros, ni vemos que te sigan más que los pobres de entre nosotros, que carecen de criterio, ni vemos en vosotros nada que os haga superiores a nosotros, más bien creemos que sois unos mentirosos.»” (Hud:27)

Porque con Talût (Saúl) (as) sólo 313 hombres cruzaron el río y ese también fue el equipo que estuvo con el Mensajero de Allah (sws) en Badr, y también ese número son los compañeros del Qa’im (el que se levanta). Él (swt) dijo:

“Y, cuando Saúl salió con el ejercito, les dijo: «Dios os pone a prueba con un río. Quien beba de él no será de los míos, pero quien no beba de él, excepto un sorbo con el hueco de su mano, será, ciertamente, de los míos.» Pero, excepto unos pocos, todos bebieron abundantemente de él, así que, cuando lo hubieron atravesado, él y los que con él habían creído, dijeron: «Hoy no podremos vencer a Goliat y a sus ejércitos.» Los que contaban encontrarse con Dios, dijeron: «¡Cuántas veces un grupo reducido ha vencido a un grupo numeroso, con el permiso de Dios! ¡Dios está con quienes son pacientes!» Y cuando salieron al encuentro de Goliat y sus ejércitos, dijeron: «¡Señor nuestro! ¡Fortalece nuestra paciencia, afirma nuestros pasos y auxílianos contra la nación de los que no creen!»” (Baqara:249-250)

Segundo: El Ÿihâd Defensivo

Es la lucha de los creyentes y la defensa de la tierra cuya gente está en la religión de la verdad cuando esta tierra es atacada por incrédulos y politeístas. Todas las religiones divinas permiten el Ÿihâd defensivo, es más, lo hacen obligatorio para todos los creyentes. Aún más, es una cuestión innata e instintiva, incluso para los animales, porque ellos defienden sus nidos, sus guaridas y sus hoyos.

Y la gente no está en desacuerdo sobre la permisibilidad de luchar por defender la tierra, incluso las leyes seculares de las Naciones Unidas ahora la consideran resistencia legítima la lucha de la gente usurpada contra los ocupantes. Y lo más asombroso de todo es que los eruditos y autoridades del extravío de esta época nos han forzado a defender este derecho que Allah ha legislado, el cual corresponde a lo que es innato e instintivo y que toda la gente acepta. Pero ellos son traidores que traicionaron a Allah (swt) y se contentaron con esta vida terrenal, se conformaron con ella y compraron esta vida terrenal, el placer de Estados Unidos de América y de Occidente con la ira de Allah. Él (swt) dijo:

“Ni los judíos ni los cristianos estarán satisfechos de ti hasta que no sigas sus creencias. Di: «¡Ciertamente, la guía de Dios es la Guía!». Y si siguieras sus deseos después del conocimiento que te ha llegado, no tendrías protector ni auxiliador de parte de Dios.” (Al-Baraqa:120)

Y en el libro “Makarim Al-Ajlaq (La Honorable Moral)”, de los mandamientos del Mensajero de Allah (sws) a Ibn Mas’ud: “Oh, Ibn Mas’ud, el Islam comenzó [como algo] extraño y volverá a ser [algo] extraño así que buenas nuevas para los extraños. Así que quien advierta la época de quien se muestra como seguidores de ustedes, no debe saludarlos en el lugar [que se
encontraron], ni debe ir a sus funerales, ni debe visitarlos por su enfermedad, porque ellos practican la Sunna de ustedes y parecen estar en lo mismo [el mismo
camino o creencia] que ustedes, pero se oponen a las acciones de ustedes, por eso mueren en una religión distinta a la de ustedes, ellos no son de mí ni yo soy de ellos,” hasta que dijo: “Oh, Ibn Mas’ud, llegará un tiempo sobre la gente en el que quien sea paciente al sostener fuerte su religión sea como alguien que sostiene fuerte una braza ardiente, por lo tanto deberá ser como un lobo en esa época, si no, los lobos lo devorarán.

Oh, Ibn Mas’ud, sus eruditos y juristas son traidores libertinos, más aún, son las creaciones más perversas de Allah, y así son sus seguidores. A quien vaya con las creaciones más perversas de Allah, les visite, les ame, se siente con ellos o les consulte, Él (swt) lo enviará al Infierno, sordo, mudo y ciego y no regresará. Cada vez que sus llamas decrezcan las avivaremos, cada vez que sus pieles se quemen se las sustituiremos por otras distintas, para que saboreen el castigo, cuando sean arrojados a él oirán una larga exhalación y será la superficie hirviente como si estuviese a punto de reventar de ira. Cada vez que quieran salir de ello, presos de angustia, se les hará regresar. Aullarán de dolor en él y no oirán nada.

Oh, Ibn Mas’ud, ellos dicen estar en mi religión y en mi Sunna, en mi camino y mis leyes. Ciertamente, ellos no tienen nada que ver conmigo y yo no tengo nada que ver con ellos.

Oh, Ibn Mas’ud, no te sientes con ellos en público, no comercies con ellos en los mercados, no los guíes al camino y no les des agua. Él (swt) dijo:

“A quienes deseen la vida mundanal y sus encantos, Nosotros les entregaremos en ella el resultado todo de sus obras, sin merma alguna.” (Hud:15)

Oh, Ibn Mas’ud, cuántas veces mi nación ha recibido de ellos la enemistad, el resentimiento, la discordia. Esos son los humillados de esta nación en su mundo. Por Aquél que me ha enviado con la Verdad que Allah hará que la tierra se los trague y los transformará en monos y cerdos.”

Dijo: “Entonces el Mensajero de Allah lloró y nosotros lloramos por su llanto. Entonces dijimos: “¿Qué es lo que te hace llorar Mensajero de Allah?” Dijo: “La Misericordia para el afligido. Allah (swt) dijo: “Y, si vieras cuando estén aterrorizados pero no puedan escapar y sean atrapados desde un lugar cercano” (Saba’:51)1

Así que esta es la situación de los eruditos del fin de los tiempos en la lengua del Mensajero de Allah. Así que no hay excusa para aquellos que los siguen mientras que ellos entorpecen el deber obligatorio del Ÿihâd Defensivo.

Y la pregunta que queda es: Si defender la tierra y el país natal corresponde a la Fitra (la naturaleza), y la Fitra es la Fitra de Allah (la naturaleza) que creó al ser humano “Levanta, pues, tu rostro hacia la religión, como un buscador de la fe pura, siguiendo la naturaleza esencial en la que Dios ha creado a los seres humanos—En la creación de Dios no hay cambios. Esta es la verdadera religión pero la mayoría de las personas no tienen conocimiento” (Ar-Rum:30), y la Fitra es la verdad, entonces ¿sería considerado legítimo el que la gente del Shirk (el Politeísmo) y la incredulidad se defienda y combata al Guardián y Sucesor de Allah en Su Tierra si los creyentes atacan su tierra?

Y la respuesta: El amor a la tierra y al país natal viene de la Fitra (la naturaleza) física, o sea, los instintos. Y queda en el hombre el dirigirla correctamente en la dirección correcta, de otra manera sería una peste [un perjuicio] para él. Entonces es necesario que la persona ame para su país lo bueno, el bienestar y la justicia, y odie para él la maldad, la corrupción o la opresión. Y ciertamente, el Sucesor de Allah en Su Tierra quiere difundir la palabra de No hay Dios Sino Allah en cada territorio y desea para los pueblos de la Tierra el bien, el bienestar y la justicia, desea llenar la Tierra de igualdad y justicia. Por lo tanto, el amor de uno por la tierra o el país significa levantarse con el Guardián y Sucesor de Allah en Su Tierra, facilitar su entrada al territorio o país para que difunda el bien, el bienestar, la justicia y la religión de la verdad. Por lo tanto, quien combata al Guardián de Allah y a Su Sucesor en Su Tierra no quiere el bien ni el bienestar para su tierra y su país, más bien quiere que la injusticia, la corrupción y la opresión permanezcan en la Tierra por medio del dominio de la gente de la falsedad sobre esta Tierra y con la continuación del estado del tirano.

Responda a la Pregunta:

Creo que con lo que se ha expuesto hasta ahora la respuesta a la pregunta “¿Por qué el Ÿihâd?” ha quedado clara.

Y es para sostener la palabra de Allah, el Todopoderoso dijo:

“Los que creen combaten por la causa de Dios y los que no creen combaten por la causa de los tiranos. ¡Combatid, pues, a los amigos de Satanás! Ciertamente, la intriga de Satanás es débil.” (An-Nisa:76)

Y dijo el Todopoderoso:

“En verdad, Dios ha comprado a los creyentes sus personas y sus bienes porque para ellos es el Jardín. Combaten por la causa de Dios y matan y son matados. Es un compromiso cierto que Él ha asumido en la Torá, el Evangelio y el Corán. Y ¿Quién es más leal a sus pactos que Dios? ¡Alegraos de la beneficiosa transacción que habéis realizado! ¡Eso sí que es el triunfo grandioso!” (At-Tawba:111)

Así, [el propósito de] el Ÿihâd es sostener la palabra de Allah y no intereses personales ni botines de guerra ni intereses nacionales. Porque verdaderamente, la religión divina está por encima de todos esos motivos, la adoración a Allah y el ser obediente a Él es lo que reúne a los creyentes a pesar de las aflicciones tribales o nacionales que llevan de vuelta a una realidad, que es el Ego (el “Yo”) y el amor por sí mismo.

Por lo tanto, el Ÿihâd, sea ofensivo o defensivo, debe ser por la causa de alar la palabra de Allah, no por la causa de defender el país o el territorio, para que el creyente no tenga ningún interés personal en el Ÿihâd más que el sostener la palabra de Allah, de manera que la civilización divina, la cultura divina, la libertad divina pueda ser construida, que es todo lo contrario a la civilización, la cultura y la libertad cuyo eslogan se alza hoy en el Mundo Físico. Considerando que hoy el estandarte de Satanás continuamente es alzado por soldados de Satanás, hombres y genios, con todas sus habilidades para remitirlo en esta Tierra, para convencer a todos los pueblos de la tierra con poder y codicia, que son las dos Montañas del Daÿÿal (La Montaña de fuego y la Montaña de comida)1, eso es lo que les conviene.

Y la verdad es que los soldados de Satanás han declarado la guerra a los soldados de Allah y a la cultura divina que está basada en la presencia del Sucesor de Allah en Su tierra. Porque ellos, de acuerdo a su democracia, ven y deciden que el Gobierno del Imam Al-Mahdi (as), de Jesús (as) y de Elías (as) es igual que el Gobierno de Saddam (que Allah lo maldiga), porque todo lo que hay en sus ojos es, sin duda, dictadura. De esta manera, no hay manera de establecer la supremacía de Allah excepto a través de educar a las comunidades divinas y luego a través del poder.

Ellos también (los soldados de Satanás) establecieron la supremacía de los hombres (la democracia) y rompieron con la supremacía de Allah por medio del engaño y la fuerza:

“Combatid a quienes, de aquellos a los que les fue dada la Escritura [Sagrada], no creen en Dios ni en el Último Día y no prohíben lo que Dios y Su Mensajero han prohibido, ni practican la religión de la Verdad, hasta que paguen sus impuestos con su propia mano y con humildad.” (At-Tawba:29)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s