Antes de responder esta pregunta se debe aclarar que el Ÿihâd y la Lucha por la Causa de Allah son de dos tipos:

La primera es ofensiva y la segunda es defensiva. La respuesta se aclarará a medida que las examinemos, presentaré ambas y mostraré las razones de cada una.

Primera: El Ÿihâd Ofensivo

Este Ÿihâd es Fard (un deber obligatorio) que incumbe a la nación creyente, la cual porta el estandarte del sucesor de Allah en Su tierra durante su tiempo, y se describe como el ataque y el combate a todas las naciones y pueblos que no aceptan la Religión de la Verdad y al Sucesor de Allah en Su tierra durante ese tiempo, hasta que se cumpla la palabra No hay Dios sino Allah y la Religión de la Verdad que es la aceptada y aprobada por Allah, y hasta que se rindan con sus cosas al sucesor de Allah en Su tierra durante su tiempo. Y este Ÿihâd Ofensivo fue establecido por muchos Profetas de Allah y por Sus Mensajeros, fue mencionado en los Libros Sagrados y en los libros de historia de forma muy clara (sin lugar a dudas ni confusión), porque combatieron en una lucha ofensiva para difundir la Unificación y alzar las Palabras de No hay Dios sino Allah. Josué hijo de Nun (as), David (as), Salomón (as), Muhammad (sws) y Ali (as), ellos son los Profetas de Allah y Sus Mensajeros, y sus obras son una prueba fuerte (irrefutable), lucharon por la orden de Allah (swt). Por lo tanto, no hay forma de negar estas obras o de describirlas como si fueran de la ignorancia, del retraso, del extremismo, del sectarismo, de la dominación nacionalista o bajo los títulos de cultura, civilización o libertad. Y discutiré sobre esta cultura, civilización y libertad si Allah quiere.

Para este tipo de Ÿihâd, hay condiciones y restricciones que quizás no hayan sido las mismas en sus detalles en todas las religiones y en todas las épocas, quizás hayan cambiado dentro de la misma religión de una época a otra de acuerdo a las órdenes de los Profetas y Mensajeros enviados por Allah (swt) pero en general eran las mismas.

Quizás una de las condiciones más importantes que la gente considera ser de alta importancia y quizás alguna gente la toma como una excusa para dar la espalda al Ÿihâd y al combate por la causa de Allah es el Equipo y el Número, y quizás algunos de ellos toman la división o la poca conciencia de la Comunidad de Fe como una excusa para dar la espalda al Ÿihâd, y ambas cuestiones están incluidas en el Equipo y el Número. Abordaré estas tres cuestiones:

Equipo y Número

No hay ninguna duda de que ésta (el Equipo y el Número) es una condición para todo enfrentamiento de combate porque si no hay suficiente equipo y número para el enfrentamiento militar pues este enfrentamiento podría ser difícil o quizás imposible. Pero lo que queda de las condiciones para el enfrentamiento ofensivo, de acuerdo con la ecuación militar moderna, demanda que el numero de atacantes sea el doble del número de los defensores, y cuando el equipo combatiente de los atacantes excede al de los defensores, es posible reducir este índice a favor de los atacantes. Todo esto es de acuerdo a sólo las medidas materiales.

En cuanto a los creyentes, el asunto toma otro rumbo, y la ecuación militar de acuerdo a los creyentes incluye lo oculto porque ellos creen en lo oculto. “Cuando decías a los creyentes: «¿Acaso para vosotros no es suficiente que vuestro Señor os refuerce con tres mil ángeles descendiendo [de los cielos]? Sí, si sois pacientes y temerosos y os atacan de improviso, [hoy también] Dios os reforzará con cinco mil ángeles portadores de distintivos.»” (Ali Imran:124-125)

Los creyentes tienen una gran arma que el otro bando no tiene y es el Du’a (la Súplica, la Invocación) y la búsqueda de ayuda de Allah, el Poderoso, el Todopoderoso: “Cuando pedisteis ayuda a vuestro Señor y Él os respondió: «Os reforzaré con mil ángeles, uno tras otro.»” (Al-Anfâl: 9). Y Allah es a quien se busca por ayuda y en quien los creyentes creen, el Creador de los corazones. Y los corazones le pertenecen porque Él es quien llena los corazones con fuerza y firmeza y Él es quien vacía los corazones de todo salvo del terror y de la rotura:

“Cuando tu Señor reveló a los ángeles: «Yo estoy con vosotros. ¡Fortaleced, pues, a los que creen! Infundiré el terror en el corazón de los que no creen. ¡Golpeadles en las nucas y golpeadles en todos sus dedos” (Al-Anfal:12)

Y por eso la ecuación militar del enfrentamiento se da vuelta aquí, porque ahora para el ataque es suficiente con que el número de atacantes sea la mitad del número de los defensores que no creen, aún más, en el comienzo del Islam fue suficiente con que el número de los atacantes creyentes sea un décimo del número de los defensores:

“¡Oh, Profeta! ¡Convoca a los creyentes al combate! Si hubiera entre vosotros veinte hombres pacientes y contenidos, vencerán a doscientos y si hubiera entre vosotros cien, vencerán a mil de los que no creen, pues son gente que no posee entendimiento. Ahora, Dios ha aligerado vuestra carga, pues Él sabe que estáis débiles. Así pues, si entre vosotros hubiera cien hombres pacientes y contenidos vencerán a doscientos y si hubiese entre vosotros mil vencerán a dos mil con el permiso de Dios, pues Dios está con los que son pacientes.” (Al-Anfal:65-66)

Y Allah (swt) refuerza a los creyentes con ángeles y arroja el terror al corazón de sus enemigos incluso antes de que ellos Le llamen (suplicándole) o pidan Su ayuda (swt) porque ellos salieron por Su causa, por tener como meta el complacerle (swt) y por dar el triunfo a Su religión, a Sus Profetas y a Sus Mensajeros, y es de la más alta prioridad que Él conceda la victoria a Su religión, a Sus Profetas y a Sus Mensajeros, aunque Él aflija a la Creación haciéndoles obedecer y dándoles la victoria para saber quién Le obedece y quién Le da la victoria en la Oculto:

“Ciertamente, enviamos a Nuestros Mensajeros con las pruebas claras e hicimos descender con ellos la Escritura y la Balanza para que los humanos establezcan la justicia. E hicimos descender el hierro, en el que hay un gran poder y beneficio para los humanos, para que Dios sepa quien acude en ayuda de Él y de Sus Mensajeros en su ausencia. En verdad, Dios es fuerte, poderoso.” (Al-Hadid:25)

Y así, la firmeza y los ángeles acompañan a quienes Le apoyan a Él (swt) y a Sus mensajeros en lo Oculto, y el terror acompañan en los corazones de los que no han creído, y están dos son armas Ocultas en las cuales los creyentes creen y en las cuales la visión de sus corazones se hace realidad:

“Cuando tu Señor reveló a los ángeles: «Yo estoy con vosotros. ¡Fortaleced, pues, a los que creen! Infundiré el terror en el corazón de los que no creen. ¡Golpeadles en las nucas y golpeadles en todos sus dedos” (Al-Anfal:12)

“Pronto infundiremos el terror en el corazón de los que no creen por haber adorado a otros como a Dios, cuando Él no había hecho descender sobre esos poder alguno. Y su morada será el Fuego. ¡Qué mala es la morada de los opresores!” (Ali Imran:151)

“Él hizo descender de sus fortalezas a quienes de entre la gente de la Escritura les había apoyado e infundió el temor en sus corazones. A un grupo les matasteis y a otro les hicisteis prisioneros.” (Al-Azhab:26)

“Él es Quien hizo salir de sus casas, en el primer destierro, a quienes de la Gente de la Escritura no eran creyentes. No creíais que ellos fueran a salir, y ellos pensaban que sus fortalezas les protegerían de Dios. Pero Dios vino a ellos por donde menos lo esperaban y puso el terror en sus corazones. Destruyeron sus casas con sus propias manos y con las manos de los creyentes. Así pues, ¡Oh, gente que reflexiona! ¡Aprended la lección!” (Al-Hashr:2)

Y como he expuesto, el Número y el Equipo de los creyentes que lucharon junto a Josué hijo de Nun era mucho menor que el número de los incrédulos a los que enfrentaron. Y lo mismo se aplica a Saúl (Talût) y el grupo de creyentes que estaba con él, es más, la historia de Talût (Saúl) y su gente es un signo de Allah (swt) porque David, el joven y el más joven entre la gente, que no tenía arma en su mano –porque no tenía más que una honda y unas piedras-, logra el golpe fatal al ejército de Goliat (Ÿalût), mata a Goliat y eso se convierte en la razón principal de la derrota del ejército de Goliat:

“Y les derrotaron, con el permiso de Dios. David mató a Goliat” (Baqara:251)

Y no es sólo es esa historia que el bando de los creyentes, que con escasos recursos y menor número derrota al bando de los incrédulos de mejor equipo y mayor número. Aún más, los de menor número y menores recursos –David (as) y sus piedras- lograron la victoria en esta batalla, y nadie de la gente ni ninguno de los creyentes puso atención en David –el jovencito- ni en sus piedras para esta batalla, pero Allah habló por medio de David y por medio de las piedras de David porque Él quiso decir con este signo que No hay Poder sino en Allah.

Fue narrado bajo la autoridad de Abu Abdullah (as) que dijo: “Los pocos que no bebieron ni se achicaron eran trescientos trece hombres, entonces cuando pasaron por el río y vieron los soldados de Goliat, aquellos que habían bebido de él dijeron: “«Hoy no podremos vencer a Goliat y a sus ejércitos.» Y aquellos que no habían bebido dijeron: «¡Señor nuestro! ¡Fortalece nuestra paciencia, afirma nuestros pasos y auxílianos contra la nación de los que no creen!»” Entonces David (as) llegó hasta pararse a los pies de Goliat. Goliat estaba sobre el elefante, en su cabeza había una corona que tenía un rubí cuya luz brillaba y sus soldados estaban entre sus manos. Entonces David tomo una de las piedras y la arrojó al lado derecho de Goliat que pasó en el aire, cayó sobre ellos y así fueron derrotados. Luego tomó otra piedra, la arrojó al lado izquierdo de Goliat, cayó sobre ellos y así fueron derrotados. Y Goliat tomó una tercera piedra, entonces el rubí golpeó su frente al alcanzar su cabeza y cayó muerto al suelo, y esa es Su palabra: “Y les derrotaron, con el permiso de Dios. David mató a Goliat y Dios le entregó el gobierno y la sabiduría”1

Entonces es necesario que la ecuación del Equipo y el Número tome otro rumbo si el combate es por la causa de Allah, de manera que su análisis se restringe. No es que siempre represente un obstáculo para el Ÿihâd y la Lucha por la causa de Allah, porque lo que demanda es que se refuerce lo que hay en su habilidad y el resto debe dejarse a Allah (swt): “Y preparad contra ellos toda la fuerza que podáis y caballería, para intimidar con ella a los enemigos de Dios y enemigos vuestros y a otros que no son ellos, a los que no conocéis pero a quienes Dios conoce. Y lo que gastéis por la causa de Dios os será devuelto y no seréis oprimidos.” (Al-Anfal:60)

Crean y estén seguros de que no hay victoria sino de Allah.

“«¡Cuántas veces un grupo reducido ha vencido a un grupo numeroso, con el permiso de Dios! ¡Dios está con quienes son pacientes!»” (Al-Baqara:249)

Allah no quiere sino mostrar el derecho (o la prioridad) de los Profetas y sus seguidores y con así cuando son pocos y débiles Allah les concede la victoria contra Su enemigo aunque sus enemigos sean muchos, orgullosos y arrogantes.

Y por lo tanto Allah siempre aleja de Su religión y del llamado a Él (swt) a toda tentación mundana o autoritaria, para que entre a Su religión y luche por Su causa sea quien sea que entre y luche, y que no añore más que a Allah y al rostro de Allah. Por lo tanto siempre el Paraíso estuvo rodeado de Al-Makârih (dificultades y adversidades) y el Infierno estuvo rodeado de deseos, porque la religión verdadera de Allah no se rodea de deseos sino de Al-Makârih (dificultades y adversidades) así que pongan atención, hombres de entendimiento.

El Profeta de Allah (sws) dijo: “El Paraíso está rodeado de Al-Makarih (dificultades y adversidades) y el Infierno está rodeado de deseos.”2

El Profeta de Allah (sws) dijo: “La verdad es pesada y amarga, y la falsedad es liviana y dulce.”3

La Unidad

La unidad es necesaria para cualquier comunidad combatiente o cualquier división o separación en la comunidad luchadora resultará inevitablemente en derrota.

“Y obedeced a Dios y a Su Mensajero y no disputéis, pues vacilaríais y perderíais vuestro ímpetu. Y sed pacientes. En verdad, Dios está con los pacientes.” (Al-Anfal:46)

Especialmente cuando el enfrentamiento es con un enemigo más avanzado en Equipo y Número. Pero esta unidad no fue lograda en el pasado, porque los hijos de Israel con Moisés, Josué, David o Salomón no estaban unidos, en realidad había muchos hipócritas de los cuales Moisés (as) no estaba a salvo de sus lenguas, sin mencionar a otros aparte de él:

“Y cuando Moisés dijo a su pueblo: «¡Oh, pueblo mío! ¿Por qué me molestáis cuando sabéis con certeza que yo soy el Mensajero de Dios enviado a vosotros?» Cuando se desviaron, Dios desvió de sus corazones. Y Dios no guía a la gente trasgresora.” (Saff:5)

Y a pesar de eso, los Profetas y Mensajeros nunca titubearon en Luchar y Combatir por la Causa de Allah. Los creyentes junto al Profeta de Allah (sws) no estaban unidos, en realidad no estaban complacidos con esto y eso es ser hipócrita en eso. Aunque combatían junto al Profeta de Allah (sws) como fue narrado bajo la autoridad del Imam As-Sadiq (as) al recitar este versículo como sigue:

“¡Oh, Profeta! Combate a los que no creen y a los hipócritas y sé severo con ellos. Su refugio será el Infierno. ¡Qué mal destino!” y Él (swt) dijo: “Y entre los beduinos que están alrededor vuestro y también entre la gente de Medina hay hipócritas que practican la hipocresía con asiduidad. Tú no les conoces pero Nosotros es conocemos. Pronto les castigaremos dos veces. Luego serán destinados a un castigo inmenso.” (At-Tawba:73 y 101)

Y con Ali Ibn Abi Talib (as) la cuestión de la separación y la división es más clara que el sol, hasta el punto que le hicieron (as) aguantar dolores que llenaron su hígado con pus y muchas veces repitió esto “Estoy asombrado del agolpamiento de esta gente alrededor de la falsedad y de la desunión de ustedes contra sus derechos.”1 Él (as) dijo cuando fue golpeado por Ibn Milÿim (que Allah lo maldiga): “He triunfado por el Señor de la Ka’ba”. No fue sólo el triunfo por la complacencia de Allah (swt) y el Paraíso, sino que también fue el triunfo de deshacerse de esa gente que decía ser shi’a, esos que le hicieron (al Imam Ali a.s.) beber amarguras y tristezas por causa de las disputas y divisiones en sus opiniones y por su desunión sobre la palabra de su Imam.

En conclusión, la Unidad, en forma completa, no fue lograda en el pasado, lo que se necesitaba entonces era la unidad de un grupo aprobado y su reunión en torno a la Verdad bajo la condición de que ese grupo tuviera Equipo y Número para luchar (Ÿihâd) y combata por la causa de Allah, aunque un grupo de hipócritas se les una luego, es decir, esos que entraron al Islam pero la fe no había penetrado en sus corazones “Los beduinos dicen: «¡Creemos!» Di: «No creéis. Mejor decid: ‘Nos hemos hecho musulmanes’ pues todavía no ha entrado la fe en vuestros corazones.» Y si obedecéis a Dios y a Su Mensajero, Él no os disminuirá en nada la recompensa por vuestras obras. En verdad, Dios es perdonador, misericordiosísimo con los creyentes.” (Al-Huÿarât:14)

(Extracto del Libro “El Yihad, Una Puerta al Paraíso” del Imam Ahmad Al-Hasan (as), sucesor y mensajero del Imam Al-Mahdi (as) y Yamani Prometido)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s