En Meca el Mensajero de Allah (sws) y sus compañeros solían luchar con una hermosa prédica y fina conversación:

“Invita al camino de tu Señor con sabiduría y buenas palabras y discute con ellos de la mejor manera. En verdad, tu Señor es Quien mejor conoce quién se extravía de Su camino y Él es Quien mejor conoce o los bien guiados.” (An-Nahl:125)

Por lo tanto cuando fueron enfrentados por la gente de Meca con daños, encarcelamiento y tortura comenzaron a emigrar de Meca, primero a Habashah, luego a Medina (Yatrib) después de que el Mensajero de Allah (sws) encontrara lo que encontró en Meca y en Ta’if.

En Medina el Mensajero de Allah (sws) comenzó a prepararse para el Ÿihâd y para sostener la Palabra de Allah (swt) y fue la gran batalla de Badr, el Todopoderoso dijo:

“Y (recuerda) cuando Dios os prometió (la victoria) sobre uno de los dos grupos, (diciendo): «Serán vuestros.» Y deseasteis que fuera el desarmado. Pero Dios quería que la Verdad quedase claramente establecida con Sus palabras y cortar la raíz de los no creyentes” (Al-Anfal:7)

Y esta victoria tuvo un gran impacto en los musulmanes, porque no fue sólo una victoria militar sino que también fue uno de los signos de Allah. Y ellos sintieron en ella la mano de lo oculto divino, que fue la predicción de la derrota de las filas de los politeístas de Meca.

Luego vino la batalla de Uhud con todo lo que tuvo, la derrota de los musulmanes por causa del mundo y sus ornamentos, cuando un grupo de musulmanes quiso el botín de guerra y abandonó su posición, en la cual algunos dientes del Mensajero de Allah (sws) se rompieron y los musulmanes lo abandonaron en el campo de batalla y huyeron, con la excepción de unos pocos que los protegieron con sus vidas.

Y en ella Allah concedió la victoria a los musulmanes arrojando el terror en los corazones de los politeístas después de que decidieran erradicar a los musulmanes. Cuando los politeístas oyeron que el Mensajero de Allah y los musulmanes habían decidido confrontarlos de una forma muy valiente [sin importarles sus propias vidas) la espina (el poder) de
los politeístas se quebró y sus corazones se llenaron de terror y regresaron
habiendo fallado.

Poco después fue la batalla del Foso
y en esta batalla el Islam en su totalidad se impuso sobre la incredulidad en su
totalidad cuando el Príncipe de los Creyentes, Ali (as) mató a Amr Bin Wad Al
Amiri. En esta batalla estuvieron los soldados de Allah (swt), los ángeles y
ellos son los que infligen la derrota en las filas de los incrédulos después de
infligir la debilidad dentro de ellos porque estaban llenos de terror, el
Todopoderoso dijo:

“¡Oh, los que sois creyentes!
Recordad el favor que Dios os hizo cuando venía a vosotros un ejército y Él
envió contra ellos un viento y un ejército que vosotros no veíais. Pero Dios
observa cuanto hacéis.” (Al-Ahzab:9)

En cuanto a la batalla de Hunayn, es
la mejor evidencia de que la abundancia [un gran número de soldados] no vale de nada sino que la victoria dada por Allah es lo que vale. Porque el Glorioso y Todopoderoso dio la victoria a los creyentes en Badr cuando eran estaban limitados [en número], y el gran número de ellos en Hunayn no les sirvió de nada hasta que Allah los auxilió con Su victoria.

“Entonces Dios hizo que descendiera Su calma sobre Su Mensajero y los creyentes e hizo descender ejércitos que vosotros no veíais y castigó a los que no creían. Esa es la recompensa de los que no creen.” (At-Tawba:26)

Y el resultado, el Todopoderoso dijo:

“Ha sido decretado para vosotros el combate, aunque os disguste. Puede que algo os disguste y, sin embargo, sea un bien para vosotros. Y puede que algo os agrade y sea un perjuicio para vosotros. Dios sabe y vosotros no sabéis.” (Al-Baqara:216)

Esta es la Orden de Allah (swt) en la aplicación ofensiva y defensiva del Ÿihâd, tal como el Todopoderoso dijo:

“¡Oh, los que creéis! Se os ha ordenado que ayunéis, de la misma manera que fue ordenado a quienes os precedieron. Quizás así seáis temerosos de Dios.” (Al-Baqara:183)

Dijo también:

“Ha sido decretado para vosotros el combate…”

Así como es obligatorio para los musulmanes que ayunen si llega el tiempo y se cumplen las condiciones, es obligatorio para ellos que hagan la peregrinación [a la Casa Sagrada del Señor] si llega el tiempo y se cumplen las condiciones, de otro modo, quien falle y falle al ayunar y peregrinar mientras pueda es castigado por el fuego del Infierno y a un fin peor que ese, efectivamente. Y con el Ÿihâd también, si llega el tiempo y se cumplen las condiciones pues es obligatorio para los musulmanes y quien falle en eso se convierte en el que no rezó, ni ayunó, ni peregrinó [a la Casa Sagrada del Señor], por eso, su pena es el fuego y un destino peor que ese, efectivamente.

Y queda que el Ÿihâd fue prescrito a la vez que es odioso para ustedes, porque no es fácil para los hombres vender sus almas, y por eso, esta venta del alma hecha a Allah (swt) es el precio del Paraíso:

“En verdad, Dios ha comprado a los creyentes sus personas y sus bienes porque para ellos es el Jardín. Combaten por la causa de Dios y matan y son matados. Es un compromiso cierto que Él ha asumido en la Torá, el Evangelio y el Corán. Y ¿Quién es más leal a sus pactos que Dios? ¡Alegraos de la beneficiosa transacción que habéis realizado! ¡Eso sí que es el triunfo grandioso!” (Al-Tawba:111)

De esta manera, el Glorioso hizo del Ÿihâd una prueba para que Él distinga al malicioso del bueno, al recto del corrupto, al sincero del mentiroso. El Todopoderoso dijo:

“¿O acaso contabais con entrar en el Jardín sin que Dios sepa previamente quiénes de vosotros se han esforzado y conozca a los que tienen paciencia?” (Ali Imran:142)

Así como:

“¿O pensasteis que seríais perdonados antes de que Dios supiera quién de vosotros ha combatido y no ha tomado por confidente a nadie más que a Dios y a Su Mensajero y a los creyentes? Dios está bien informado de lo que hacéis.” (Al-Tawba:16)

Finalmente, es obligatorio para los creyentes saber que el inevitable resultado del Ÿihâd es la Victoria sobre el Alma, sobre Satanás, sobre los adornos terrenales y sobre el deseo, y la salida de la oscuridad y entrada a la luz. Lo cual es un resultado notable y suficiente, sea acompañado de victoria física en la batalla o no.

“¡Que combatan por la causa de Dios aquellos que han vendido su vida en este mundo a cambio de la otra! Y, a quien combate por la causa de Dios, tanto si es matado como si vence, Nosotros le daremos una recompensa inmensa.” (An-Nisa:74)

Aún quedan preguntas esperando a ser respondidas o que necesitan mayor aclaración.

¿Con quién es el Ÿihâd que Allah desea?

¿Cómo conoce uno a la persona que dirige al Ÿihâd que satisface a Allah?

¿Cuál es la relación de la civilización material con el Ÿihâd?

¿Cuál es la relación de la civilización moral con el Ÿihâd?

¿Cuál es la relación de la civilización moral con la civilización material?

¿Cuál es la relación de la civilización material con la integración espiritual de la gente?

(Extracto del Libro “El Yihad, Una Puerta al Paraíso” del Imam Ahmad Al-Hasan (as), sucesor y mensajero del Imam Al-Mahdi (as) y Yamani Prometido)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s