La invitación a Allah (swt), a Su religión divina y a la obediencia al Sucesor de Allah en Su Tierra comienza con la palabra.

El Todopoderoso dijo:

“Invita al camino de tu Señor con sabiduría y buenas palabras y discute con ellos de la mejor manera. En verdad, tu Señor es Quien mejor conoce quién se extravía de Su camino y Él es Quien mejor conoce o los bien guiados.” (An-Nahl:125)

Salomón (as) comenzó con palabras:

“Lleva esta carta mía y déjala caer junto a ellos, luego regresa cerca de ellos y observa cómo reaccionan.»” (An-Naml:28)

Y el libro fue noble, sabio y misericordioso: “Dijo ella: «¡Oh, nobles! Me ha sido enviada una noble misiva. Es de Salomón y en el nombre de Dios, el Clementísimo, el Misericordiosísimo” (An-Naml:29-30), queriendo decir que se caracteriza por la misericordia.

Luego argumenten con lo mejor:

“Invita al camino de tu Señor con sabiduría y buenas palabras y discute con ellos de la mejor manera. En verdad, tu Señor es Quien mejor conoce quién se extravía de Su camino y Él es Quien mejor conoce o los bien guiados.” (An-Nahl:125)

Luego conversen ásperamente:

“¡Oh, Profeta! Combate a los que no creen y a los hipócritas y se severo con ellos. Su refugio será el Infierno. ¡Qué mal destino!” (At-Tahrim:9)

Y eso es lo que hizo Salomón al final:

“¡Regresad a ellos! ¡Iremos a ellos con un ejército que no podrán enfrentar y les sacaremos de ella arruinados y quedarán empequeñecidos!»” (An-Naml:37)

De esta manera, si el Ÿihâd de la palabra no es suficiente, entonces la espada se vuelve juez entre la verdad y la falsedad para sostener la palabra de Allah y demostrar Su obediencia en Su Tierra. De esta manera, la acción de la espada es inevitable si el Ÿihâd de las palabras no triunfa, es más, es obligatorio en todas las religiones divinas. Por esto, los Profetas de Allah y Sus Mensajeros han alzado la espada, luchado y combatido en el camino de Allah, para sostener la palabra de Allah. Por eso, la acción de la espada directamente se precipita, y los que se precipiten perecerán. Y no unirse a la acción de la espada luego de que el Ÿihâd de la Palabra se termine, es debilidad, y los débiles perecerán.

(Extracto del Libro “El Yihad, Una Puerta al Paraíso” del Imam Ahmad Al-Hasan (as), sucesor y mensajero del Imam Al-Mahdi (as) y Yamani Prometido)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s