Libros

Advertencia

El Ÿihâd debe ser para Allah, por la causa de Allah, para sostener la Palabra de Allah, porque el objetivo es Allah (swt) y Su voluntad. Por eso, un grupo que lucha por la causa de Allah y sostiene la Palabra de Allah (swt), pues Allah está con ellos y en ellos, su lucha será la lucha de Allah y quien los combata estará combatiendo a Allah.

En cuanto al que lucha por la tierra o la lengua (el nacionalismo) que busque otro distinto a Allah (swt) que lo recompense porque Allah recompensa sólo a quien lucha por Su causa.

Y quizás algunos de esos que están acostumbrados a razones materialistas estén disuadidos de que éste sea un proyecto ÿihadista (de lucha) imaginario, o que sea demasiado ideal para aplicarse en la arena global y que aunque lo aplicáramos no alcanzaría los resultados por los pocos partidarios y por al abundancia del enemigo. Pero aquellos que sólo están preocupados por la satisfacción de Allah y toman a Allah como suficiente para ellos no verán sino a Allah y Su satisfacción (swt), sin tomar en cuenta las ecuaciones políticas, económicas o militares presentes hoy en la arena global. Tal como fue con los Profetas (as), porque el ejército de Talût (Saúl) no era competente financieramente con el ejército de Ÿalût (Goliat), y Moisés (as) no tenía nada con qué enfrentarse a la gigantesca maquinaria militar del Faraón más que a Allah (swt), y Él es más grande que todo pero de acuerdo a los que creyeron en Él y en Su poder. Y no hay lugar en la arena de los Profetas y Sucesores (as) para halagos o favoritismos porque el objetivo no es una victoria materialista como mucha gente imagina, sino que el objetivo es dar victoria a Allah (swt).

“Pero cuando Jesús sintió la falta de fe de ellos, dijo: «¿Quiénes serán mis partidarios [en la defensa de la causa
que lleva] hacia Dios?» Los apóstoles dijeron: «Nosotros somos los partidarios de Dios. Hemos creído en Dios. Testifica, pues, que nosotros somos musulmanes [a
Él sometidos].” (Ali Imran:52)

Así nunca encontramos que ellos (as) halaguen a los opresores o a los hipócritas, ni que hagan cumplidos a los incrédulos para alcanzar una victoria materialista sino todo lo contrario a esto. Ya que Abdullah Ibn Abbas ve que el interés materialista para que pase la sucesión al Príncipe de los Creyentes, Ali Ibn Abi Talib (as) es halagando a Mu’awiya (que Allah lo maldiga) aunque sea unos pocos días, luego llamarlo a Medina y sacarle su autoridad en Ash-Sham, de esta manera el asunto puede terminar en beneficio de Ali (as). Y quizás todos esos que sólo están preocupados por cuestiones materialistas y toman las cuestiones materialistas como suficiente para ellos, piensen que la opinión de Ibn Abbas es sabia y que logra algo muy importante para el Islam. Pero Ali (as) no halaga ni suaviza a Mu’awiya ni una hora y decide sacarlo [de su autoridad] inmediatamente, porque Allah no acepta mantener un opresor en su opresión, ni una hora, y Ali (as) puede haber perdido Ash-Sham por su decisión, pero verdaderamente, él gano a Allah (swt) y Su satisfacción hacia él.

Y lo mismo con Husein (as), hubiera él pospuesto su gran revolución divina tres años, es decir, hasta la muerte de Yazid hijo de Mu’awiya (que Allah lo maldiga), las cosas hubieran terminado en beneficio de Husein (as) y la victoria materialista hubiera sido alcanzada por él, pero él eligió a Allah (swt) y no halagó ni suavizó a los opresores y transgresores.

“Así pues, no obedezcas a quienes desmienten. Ellos quisieran que tú dieses señales de tolerancia con ellos y así ellos darían señales de tolerancia contigo.” (Al-Qalam:8-9)

Y la ecuación hoy es la misma ecuación, ustedes son tolerantes desde su posición y ellos son tolerantes [con
ustedes], ustedes se satisfacen con América y América se satisface con ustedes, ustedes elogian el proyecto de América y América los elogia a ustedes. Y lo mismo, ustedes se satisfacen con Allah y Allah se satisface con ustedes y elogian el proyecto de Allah y Allah los elogia a ustedes. Así que elogien a quien quieran, elogien a la asamblea americana y a las naciones unidas de América y quizás ellos los recompensen con un Premio Nobel de la Paz, o elogien a la Asamblea Altísima de Allah (swt).

(Extracto del Libro “El Yihad, Una Puerta al Paraíso” del Imam Ahmad Al-Hasan (as), sucesor y mensajero del Imam Al-Mahdi (as) y Yamani Prometido)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s