En nombre de Allah, el Misericordioso, el Misericordiosísimo.

La alabanza a Allah.

Que la paz, la misericordia y las bendiciones de Allah sean con ustedes.

La paz sea contigo, oh, Mensajero de Allah. Pido a Allah que te eligió, que te escogió, que te guió y nos guió a través de ti que Él te bendiga.

Oh, Allah, bendice a Muhammad y a la descendencia de Muhammad en el día cuando aparece.

Oh, Allah, bendice a Muhammad y a la descendencia de Muhammad la noche cuando se cubre.

Oh, Allah, bendice a Muhammad y a la descendencia de Muhammad en la última vida y en la primera.

Oh, Allah, bendice a Muhammad y a la descendencia de Muhammad mientras los horizontes de oriente y occidente sigan uno al otro.

Oh, Allah, bendice a Muhammad y a la descendencia de Muhammad mientras el día y la noche transcurran.

Oh, Allah, bendice a Muhammad y a la descendencia de Muhammad cuando sea que la noche se acerque y oscurezca, cuando sea que una mañana se levanta y cuando sea que el alba se rompa.

Oh, Allah, haz de Muhammad el predicador de los creyentes que se congregan en torno a Ti, el vestido con prendas de luz cuando esté de pie entre Tus manos y el que hable con Tu alabanza una vez que las lenguas queden silenciadas.

Oh, Allah, eleva su posición, eleva tu rango, enseña su prueba, acepta su intercesión, resucítale en la estancia alabada que Le prometiste y perdónale por las innovaciones de su nación posteriores a él.

“Muhammad no es más que un Mensajero. Antes de él hubo también otros Mensajeros. ¿Acaso si muere o es matado volveréis a vuestras creencias anteriores? Pues [sabed que] quien vuelva a sus creencias anteriores no puede perjudicar a Allah en absoluto. Y Allah pronto recompensará a los agradecidos.”

En una noche como esta, el Mensajero de Allah (sws) escribió su sagrado testamento, la prevención de la perdición. Lo escribió la noche de su muerte a pesar del dolor, lo describió como una prevención de la perdición para su nación hasta el Día de la Resurrección, incluso lo hizo así en frente de los que lo rechazaron y le detuvieron de escribirlo en frente de las personas del Jueves Trágico.

Y benditos aquellos que transmitieron el testamento del Mensajero de Allah, y benditos aquellos que lo sostuvieron y se aferraron a él.

Ahmad Al-Hasan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s