Preguntas al Imam (as)

Súplica versus Satisfacción

Pregunta: Mi Sayed, Sucesor y Yamani.

Que la paz, la misericordia y las bendiciones de Allah sean contigo.

Hay confusión sobre cómo reconciliar el mandato divino de estar satisfecho con el destino, y el mandato divino de rezar y suplicar a Él (swt) y pedirle incluso por las cosas más pequeñas.

En otras palabras, ¿no contradice el mandato de estar satisfecho con el mandato de suplicar? ¿Y cómo podemos aplicar ambos mandatos?

Respuesta: En nombre de Allah, el Misericordioso, el Misericordiosísimo.

La alabanza a Allah, Señor de los mundos.

Que la paz y las bendiciones de Allah sean con Muhammad y la descendencia de Muhammad, los Imames y los Mahdis.

Nuestra súplica para el destino que está por venir sea bueno para nosotros no se opone a la satisfacción con el destino actual y la realidad en la que estamos. Entonces por ejemplo, estoy satisfecho con mi actual enfermedad porque está incluida en el decreto de Allah y al mismo tiempo suplico que me cure después de este momento. Entonces mi conocimiento de saber que la enfermedad actual está incluida en el decreto de Allah y mi satisfacción con ella no significa que yo sepa o diga que Allah decretó que yo permanezca enfermo otro día, otro año o el resto de mi vida, y como resultado diga que estoy satisfecho con el decreto de Allah que no cambia y por lo tanto abandono la súplica.

E incluso si supieras por Allah a través de uno de los caminos para conocer lo oculto, tal como una visión de aviso, que esto ocurrirá mañana y que será doloroso e hiriente, puedes rezar a Allah o dar caridad para que Allah aleje este daño, porque no es un decreto de Allah que no cambie ni que esté escrito en la Madre del Libro, sino que es un relato de una de las posibilidades existentes en la Tabla de Borrado y Confirmación para una cuestión específica y puede no ocurrir y que otra posibilidad ocurra en vez de ella.

Entonces rezamos porque no conocemos el resultado final y definitivo que ocurrirá, que es el futuro decreto de Allah para nosotros. Y rezamos para que el daño que nos tocó debido a nuestras faltas no dure. “Y cualquier desgracia que sufráis es consecuencia de lo que vosotros mismos habéis cometido, pero Él perdona mucho.” Sura 42, Ash-Shura (La Consulta): 30.

Y nuestra súplica no entra en conflicto con nuestra satisfacción con el decreto de Allah puesto sobre nosotros, es una realidad en la que vivimos y agradecemos a Allah por ella.

Ahmad Al-Hasan

1433 H.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s