Sin categoría

Entrada en el Facebook del Imam (as): Cómo se Destruye el Ser Humano

En nombre de Allah, el Misericordioso, el Misericordiosísimo

La alabanza a Allah.

Que la paz, la misericordia y las bendiciones de Allah sean con ustedes.

Así es Cómo se Destruye el Ser Humano

La razón por la que escribo esta entrada es porque mientras estaba visitando hoy a uno de los ansar, que Allah le proteja, vi en las noticias que los representantes de la Autoridad Religiosa como ellos los llaman, presentaron recientemente un lema electoral que dice “Mi Provincia Viene Primero”.

Recientemente un estudio conducido por un científico japonés de la Universidad de Kioto ha demostrado que el mecanismo intelectual del chimpancé puede ser mejor que el del ser humano en algunas áreas, tales como la memoria de corto término.

El resto de los animales comparte otros tipos de altruismo también, tal como el altruismo recíproco, el cual nosotros tenemos en común con los murciélagos vampiros, o el altruismo con respecto a la familia, hijos y parientes que se construye por los genes del cuerpo, los cuales compartimos incluso con el de los cuerpos de las ratas.

Lo que verdaderamente nos distingue a nosotros, seres humanos, de los otros animales alrededor de la tierra es el altruismo imparcial y genuino. Además, el altruismo imparcial y genuino es contrario a su explicación científica aceptada y lógica, ya sea por biología evolutiva o biología social. Por eso, el altruismo imparcial y genuino es el obstáculo que se alza alto en oposición a la perfección científica de la teoría atea.

Lo que nos distingue a nosotros, seres humanos, es que nosotros en algunos casos y a diferencia de todos los otros animales, es la rebelión contra el egoísmo de los genes individuales y su estructura en nuestros cuerpos, ya que a través de cientos de millones de años, los genes individuales han estado construyendo cuerpos para comportarse de una manera egoísta que beneficia a los genes, permitiéndoles sobrevivir y transmitirse de una generación a otra.

Los genes que pueden construir máquinas en el cuerpo tales como glándulas y catalizadores tales como enzimas, obligan al cuerpo hacia un altruismo falso e irreal, un altruismo que le trae beneficios, como el altruismo de los padres hacia sus hijos. Pero los genes no pueden trabajar contra sus individuos, ser egoístas interesados para construir un altruismo despreocupado y genuino en los cuerpos, o permitirlo como una cultura para transmitirlo sin problemas. Esto es porque en la naturaleza significaría que estos cuerpos se extinguirían y que ese grupo genético muriera y no se transmitiera de generación en generación.

Nuestra identidad de humanos que nos distingue de los otros animales es el altruismo imparcial y genuino que es sin esperar una correspondencia futura, como espera el murciélago vampiro cuando regurgita algo de sangre de sus vecinos, y es sin un instinto establecido por los genes dentro nuestro lo que nos compele al altruismo con los hijos por ejemplo, ya que ellos son los medios de supervivencia de los genes y los medios de sus transferencias a la siguiente generación.

El altruismo imparcial y genuino es la honorable identidad que un ser viviente puede tener, no sólo en la tierra, sino también en el nivel del mundo físico materialista como un todo. Y lamentablemente la mayoría de la gente lo deja pasar sin darse cuenta que lo hace, eligen tener al estado simiesco dominándolos, y se convierten en cualquiera de las otras variedades del resto de los simios supremos; el chimpancé, el gorila o el orangután.

Dijo el Altísimo: “Sabíais con certeza quiénes de vosotros violaron el sábado. Les dijimos: «¡Sed monos despreciables!»” Sura 2, Al-Baqara (La Vaca): 65.

Dijo el Altísimo: “Di: «¿Queréis que os informe de quién está peor retribuido por Allah que quienes hacen esto? Aquel a quien Allah ha maldecido y aquel con el que Él está irritado. A algunos de ellos Él los convirtió en monos y en cerdos y adoraban a los ídolos. Esos son quienes tienen una situación peor y los más extraviados del camino recto.»” Sura 5, Al-Maida (La Mesa Servida): 60.

Dijo el Altísimo: “Y cuando desafiaron lo que se les había prohibido, les dijimos: «Sed monos despreciables.»” Sura 7, Al-Araf (Los Lugares Elevados): 166.

Esto significa que lanzaron las claves de sus manos y perdieron el alma humana que Allah transmitió dentro de su padre, Adán (as), a la cual Él les impulsó a adquirir. Y lo único que quedó dentro de ellos fue el alma animal, de esta manera regresaron a su origen; animales y cuerpos que sirven al egoísmo de los genes y nada más.

Así que en oposición a aquellos que los invitan usando las palabras “Yo vengo primero” o “mi hermano viene primero que mi primo” o “mi primo viene antes que el extraño” o “mi ciudad, provincia o país viene primero”, los invito a mi lema “Mi Humanidad Viene Primero”. Y tu humanidad es lo que los distingue del resto de los animales y lo que realmente los distingue no es sólo el cerebro, ya que es un resultado evolutivo que los otros animales poseen aunque sea en un nivel muy primitivo. Lo que realmente los distingue es el altruismo imparcial y genuino que pueden adquirir, con el cual son tomados como humanos.

Ustedes descubren su honor y su dignidad cuando se hacen responsables por alguien pobre o un huérfano con el cual no están emparentados, aunque estén ustedes en necesidad económica. Los descubren cuando dan sin esperar una devolución futura. Los invito a construir el hombre dentro de ustedes, los invito a matar al “Yo” y al lema de “mi vecino viene antes que yo”, y “la ciudad próxima a mí viene antes que la mía,” como Muhammad, el Mensajero de Allah (sws), los Imames (as) y los Profetas (as) dijeron: “El vecino está primero, el pobre está primero, el huérfano está primero y la viuda está primero.” Y los invito a rechazar a lo que los invitan aquellos, ya que lamentablemente ellos los invitan a tomar a Satanás como modelo, aquél que dijo “Yo vengo primero”, junto con sus accesorios tales como “mi ciudad viene primero” o “mi provincia viene primero”. Esas personas los invitan a ser una personificación de Sus palabras: “Y cuando desafiaron lo que se les había prohibido, les dijimos: «Sed monos despreciables.»” Sura 7, Al-Araf (Los Lugares Elevados): 166.

Esa gente, son su ignorancia y lemas, destruyen al ser humano. Y si el ser humano es destruido, no puede ser productivo ni elemento beneficioso y eficiente en una buena vida social. Al contrario, se convierte en una bomba de tiempo que espera su momento y la oportunidad justa para esparcir su veneno entre otros.

Esta es la realidad que la gente vive hoy. Lamentablemente, un montón de ladrones y trabajadores corruptos con víctimas de esa gente, de sus lemas y modelo corrupto. La persona racional debe darse cuenta que incluso una sociedad terrenal lujosa no puede adquirirse a través de esta gente, sin mencionar que perderá la otra vida por seguirlos.

Ahmad Al-Hasan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s