Cuando estábamos con el Imam en Naÿaf, él decía “salam” al Comandante (as) desde lejos y él le respondía wa alaikum salam. En 2002 fui encarcelado por los hombres de Saddam (fidayin), que Allah los maldiga. Fui torturado junto con muchos otros. Era creyente en el dawa en ese momento. Entonces hice un nithr, oh Imam, oh Sahib AzZaman, gritando del dolor y la tortura, mientras decía también Ya Zainab, entonces el Imam Mahdi (as) vino a la cárcel y un muchacho con él de unos 12 años, por supuesto todos estaban durmiendo, entonces el Imam Mahdi apoyó mi cabeza y meneaba su la suya, y el muchacho se arrojó sobre mí y comenzó a llorar y a pasar su mano por mi cabeza hasta que todo el dolor se fue, y por mi cuerpo hasta que todo el dolor se fue por las manos de este muchacho. Entonces pensé que era un ángel de la muerte, y el Imam Mahdi dijo al muchacho “párate hijo mío, él está con nosotros, es de nuestros seguidores” entonces seguí diciendo “que Allah maldiga a los hombres de Saddam” entonces vinieron a mí, ¡¡¡me golpearon más y más pero yo no sentía nada!!! Ningún dolor en lo absoluto. Años después vi al Imam Ahmed (as) en Naÿaf y entonces recordé que ese muchacho era Ahmad en el 2002. Como yo estudiaba en la hawza donde me encontré con el Imam (as) vi que él estaba triste y cómo los hombres lo rechazaban, especialmente los eruditos que rechazaban sus planes para islah. El Sayed vivió en mi casa varios años hasta finales de 2007, 2008. Porque mi casa era blanco de los matones. Un hombre vino de Hila a lo del Comandante, a preguntar sobre el dawa y los hombres le indicaban mi casa. Muchos hombres de todo Iraq venían a mi casa a ver al Imam en mi casa. Entonces el dawa comenzó en mi casa de manera importante. El Sheij Zayadi, etc. venía a mi casa a informarse del dawa, el Sayed (as) daba la bienvenida a los hombres, él informaba a hombres de todas las sectas y seguidores de eruditos. Un día, un sheij de Nasriya vino y el Sayed le dijo “tú creerás” aunque ese hombre era un seguidor de Sistani y era obstinado. Después del magrib, el Imam (as) nos enseñaba en la mezquita de Kufa y en la mezquita As Sahla, hasta el amanecer. Una vez, una noche, las palabras eran tan pesadas que no podíamos entender fácilmente hasta que uno de los ansar que le escuchaba vio un kashf de lo que el Sayed estaba hablando y no los enseñó. Él nos decía “pregúntenme antes que me pierdan como al Imam Ali”. Entonces le hice una pregunta sobre el Corán después del magrib porque el Corán siempre estaba en sus manos. Él rezaba hasta la luz de la mañana. De cualquier modo, los ansar le preguntaban esa noche de ellos, el Sheij Nathim Uqaili, él preguntaba más de una vez, “¿tienes alguna pregunta?” Dije “no” pero él dijo “puedo ver tu alma diciéndome que tienes una pregunta.” El Sayed empezó a contar una historia del Profeta Abraham y entonces yo empecé a decir “sí, sí, Sayed, mi pregunta es sobre esto”. Le pregunté sobre la historia de Agar e Ismael (as). Entonces alabé a Allah y permanecí en suÿûd, entonces el Sayed lo explicó y vi exactamente que estaba hablando sobre el kashf (la revelación) que me ocurrió en el reino de los cielos, e incluso vi a Ismael y a Agar, y bebí del agua que vió Agar. Él habló de los cielos y nosotros vimos el milagro de su boca 24-7. Una vez el Sheij Nathim nos invitó a nosotros y al Imam (as), entonces el Sayed explicó el Corán pero yo no entendí hasta que vi ángeles poniendo las palabras en mis oídos y aclarándomelo, y los ángeles nos explicaban en el reino de los cielos también como a Adán, y a Noé, y a muchos profetas, enseñándonos a través de los Imames, palabras, milagro tras milagro, viendo luces de estos seres, es decir, los profetas en el reino de los cielos, todos ellos ayudándonos con la bendición de Ahmed como si estuviéramos en el cielo todo el tiempo, vi a Jesús, etc. luz tras luz, el Imam (as) nos contaba siempre diciendo “aprendan las palabras de los Imames y el Corán, porque el profeta y el Imam Ali hablaron a todos los hombres, no sólo a los eruditos que dicen que son los únicos que entienden AzZaqalain (las dos cosas de peso). Era muy paciente con nosotros, nunca se hartaba con nadie que se sentara con él aunque fuera analfabeto, esa es la humildad de Ahmad (as). Todos los ansar de ese tiempo tenían visiones de las que daban testimonio. Un día, el Sheij vestía una abaya que estaba rota debido a que se había enganchado en una puerta. Y entonces decía “alhamdulillah” por todo, no iba y compraba otra. La casa del Imam estaba al lado de la mezquita AsSahla con dos habitaciones afuera de las dos habitaciones que separaban a los niños de los invitados del qasab. Nunca tuvo más de dos conjuntos de ropa (thûb árabe). Recibía presentes y los regalaba a otros ansar, nunca se los quedaba. Lavaba la misma ropa y la vestía cuando tomaba un baño. Era extremadamente valiente y comía poco, no dormía mucho a veces durante tres días consecutivos. Se sienta junto a la puerta del maÿalis, no en el centro para captar la atención como otros. El Imam (as) salía con nosotros a hacer dawa y decía “soy un siervo de polvo de ustedes, oh, ansar”. Nosotros veíamos ángeles alabando detrás de él en el reino de los cielos. Fue un padre para nosotros y él servía a mi padre cuando estaba en mi casa y llevaba tanques de gasolina sobre sus hombros con nosotros, para servirnos en todo. Se quedaba de pie y esperaba con la gente, y la ayudaba antes que a sí mismo. Mi hijo Muhammad se enfermó y entonces se sentó en el regazo del Imam y orinó en el regazo del Sayed, y nosotros nos enojamos y el Sayed dijo “No, yo lavaré mi ropa, no se preocupen.” Tal como el abuelo Abu Zahra (as) cuando lo mismo pasó con él en Medina. El Sayed (as) fue a Basra (Basora) y sacrificó por mi hijo, un animal y luego regresó a Naÿaf, sólo por mi hijo. Luego el Sayed dijo antes de la construcción de la huseiniya en Naÿaf, que él nos preparó para una masira, es decir, una marcha en Naÿaf, la primera, vino a mi casa y el Sayed les habló a la noche y nos dijo “no sabemos qué esperar mañana y si quieren el Dunya no vengan conmigo mañana”. El día siguiente era 13 de Raÿab, el nacimiento del Comandante (as), así que marchamos a la Mezquita de Kufa y a lo del Imam Ali (as), y había 72 o 73 personas como en Karbalá el día décimo, el Sayed entonces nos dirigió con su altura y belleza y nosotros dijimos “la verdad ha llegado” y empezamos a cantar fuerte que fue alrededor del 2003/2004 hasta que llegamos a la ruta del Rasul (Mensajero) donde Sistani tenía gran influencia y encontramos Failak Badir cortando la ruta y tenía armas listas para dispararnos. Todos nos paramos firmes y nunca miramos para atrás, entonces dijimos “Allahu Akbar” siete veces, ellos abrieron la ruta inmediatamente, no pudieron resistir contra él (as). Llegamos al mausoleo del Imam Ali (as), luego volvimos a Kufa, los eruditos nos escupían y nos maldecían con suciedad, hasta que llegamos a Muslim Ibn Aqil (as), nos arrojaban piedras y vimos una mujer sosteniendo su costilla desde lejos, tú sabes quién, y empezamos a separarnos mientras nos apedreaban. Enviaron a la policía tras nosotros y a los americanos, entonces nos asustamos pero nunca nos fuimos. Haydar Mishatar nos abandonó, ese hipócrita y llegamos a la mezquita de Kufa eventualmente. Sangrando y contentísimos de ver a los profetas en nuestro camino, y a Fátima (as) llamándonos y animándonos. El Imam (as), en medio de nosotros, estaba tranquilo y Allah nunca abandonó su lengua. El Imam (as) mismo llamaba a los hombres, luego encontramos un terreno en Naÿaf para construir nuestra primera huseiniya por medio de donaciones de los ansar y el primero en donar fue el Imam mismo cuando su situación era ser uno de las más queridos (as). El Sayed construía con nosotros como el profeta con la mezquita AnNabawi (as). Algunos ansar venían de todas partes y dormían en la huseiniya sólo para ayudar al Sayed (as). Luego un joven vino a nosotros, dijo “tuve un sueño/una visión, vi a un hombre con luz viniendo a construir una huseiniya”, entonces le dijimos sobre el dawa y él creyó. El Sayed (as) trabajaba con nosotros la mayor parte del tiempo y apenas descansaba en medio del calor de Iraq. Juntaba comida para nosotros, etc. Hasta que la huseiniya estuvo construida finalmente y fue llamada Huseiniya de los Ansar del Imam AlMahdi, construida de barro con techo de ramas de palmeras como la mezquita del profeta y los eruditos se reían de nosotros “ja ja” la película del mensaje, parte II. Sin alfombra, con arena en la mezquita, y él nos enseñaba constantemente, era lo mejor. Le encantaba sentarse en la arena y enseñarnos el Corán, etc. En esta huseiniya fue el primer libro del Sheij Nathim. En ese tiempo “El Becerro” fue escrito por el Imam. Fueron grandes días que nunca se olvidarán. Luego, los hombres entraron al dawa y la difundieron, comíamos pan seco y cebolla que comíamos con el Imam (as). Los eruditos hablaban y difundían rumores sobre nosotros, que bebíamos alcohol en la huseiniya y mentían a los hombres. Los eruditos empezaron a quejarse al gobierno. El Sayed nos decía “sirvan a los que van a lo del Comandante con té, comida, etc., estos pobres visitantes.” Luego la policía vino a nosotros y el Imam (as) estaba con nosotros, y el Imam (as) les dijo “sí, ¿en qué puedo ayudarles?” y el Sayed les dijo “¿de qué bombas están hablando?” El oficial de policía enojado con el Imam entonces se disculpó y se fue. El Sayed (as) salía con nosotros sabiendo que sus Ansar serían encarcelados, o muertos por sus enemigos. Después de un tiempo el dawa se difundió más y más y la policía entró a la huseiniya con sus zapatos y se llevaron a los ansar y el oficial de policía estaba ahí, llamado Ghalib Al Ÿazairi, queriendo destruir la huseiniya, por supuesto, con ayuda de los yanquis americanos. Y entonces empezaron a destruir la huseiniya, por supuesto, por las órdenes de los eruditos, que Allah los maldiga a todos ellos. Luego los hijos de Ghalib AlŸazairi fueron muertos en la venganza de Karbalá por Allah swt. Incluso destruyeron el Corán en la huseiniya, no sólo los ladrillos y el barro, estos demonios. Lamentamos que esta huseiniya fue destruida porque fue construida por el mismo Sayed (as).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s