Pregunta: La paz sea contigo mi Sayed,

¿Tendría el honor de encontrarme contigo algún día oh, Sayed? Y ¿por qué uno de los Ansar ha tenido una visión en la que yo abandonaba el llamado aunque me aferro fuerte a él y he sacrificado todo por su causa?

Ali – Bagdad, Iraq

Respuesta: En nombre de Allah, el Misericordioso, el Misericordiosísimo.

La alabanza a Allah, Señor de los Mundos, y que Sus bendiciones sean con Muhammad y su descendencia, los Imames y los Mahdis.

Con respecto a tu solicitud de ver a Ahmad Al Hasan, pido a Allah que nos facilite un lugar seguro por Su Favor, y facilite a un número de los que creen en la Verdad, por los cuales se logra la protección de los enemigos de Allah, y se logra la repulsión de Iblís y sus soldados que prevalecen sobre esta Tierra; Para que podamos establecer la oración para los hombres y mujeres creyentes y encontrarnos con ellos; para aclarar la verdad a los hombres y para exponer públicamente las creencias de esos falseadores que han desviado de la religión de Allah, esos clérigos del extravío; de la misma manera que Allah facilitó Yatrib y a los Ansar del Mensajero de Allah, Muhammad (sws). Antes de su héjira a Yatrib (Medina Al Munawara), Muhammad (sws) estuvo inseguro años, tuvo que esconderse de los incrédulos de Quraish en los desfiladeros de la montaña y en la cueva, y emigró a At-Taif pero su pueblo también quiso matarle, así que escapó de ellos y los musulmanes emigraron a Al-Habashah donde Naÿashi les concedió seguridad por el favor de Allah con él, y así sucesivamente hasta que Allah quiso que Su mensajero y el Islam se fortalezcan y salgan victoriosos cuando Aws y Jasraÿ apoyaron al Mensajero de Allah (sws) y abrieron la ciudad para él y le dieron refugio en ella, le pusieron a salvo y le dieron seguridad, llamando a los hombres a la religión de la Verdad. De esta manera su prueba apareció, la verdad apareció y la falsedad fue expuesta. Y este es el camino de Allah; este mundo es el mundo de las aflicciones y las tribulaciones, la recompensa se obtiene por las dificultades y aquel que es más digno de dificultad, fatiga, cansancio y la recompensa que resulta de ello, es el sucesor de Allah en Su tierra “¿Acaso contabais con entrar en el Jardín sin soportar cosas parecidas a las que sufrieron los que vinieron antes de vosotros? Sufrieron la pena y la dificultad, y tal conmoción que el Mensajero y los que creyeron con él dijeron: «¿Cuándo llegará la auxilio de Allah?» ¿Acaso el auxilio de Allah no está cercano?” – Sura 2, Al-Baqara (La Vaca): 214. Fíjense que es hasta que el Mensajero dice «¿Cuándo llegará el auxilio de Allah?» Lo que significa que es hasta que la cuestión del auxilio lleve al borde de la desesperanza y hasta que la paciencia del Mensajero mismo casi se agote, y pida el auxilio porque casi no puede continuar teniendo paciencia estando en una situación de desamparo y oposición “Hasta que, cuando los Mensajeros perdieron la esperanza y pensaron que habían sido engañados, llegó a ellos Nuestra ayuda y salvamos a quien Nosotros quisimos. Y Nuestro castigo no abandonará a la gente pecadora.” Sura 12, Yusuf (José): 110.

En general, los mensajes empiezan con el llamado, y cuando el mensajero declara su llamado es capaz de aparecer frente a la gente por un período de tiempo para invitarles a la Verdad por sí mismo, pero cuando su llamado su llamado se vuelve intenso y sus partidarios aumentan, los clérigos religiosos se vuelven temerosos respecto a sus falsas posiciones y entonces conspiran, emiten veredictos para aquellos que les adoran en vez de a Allah para que maten al mensajero. Y estos seguidores extraviados no contemplan que el motivo de esos veredictos es la debilidad de los clérigos del extravío y la incapacidad de su falsedad para permanecer firmes en el rostro de la Verdad. Por eso, los mensajeros tienen que desaparecer hasta que Allah les fortalezca. Desde aquí, es usual que los mensajeros sean combatidos y que desaparezcan por períodos de tiempo hasta que Allah les dé una oportunidad cuando el número sea suficiente y el equipo permita la protección y rechazar el mal de los soldados de Iblís, de los clérigos iblisianos y de aquellos que les adoran en vez de a Allah.

En cuanto a lo que has dicho, de que alguien tuvo una visión en la que tú abandonabas el llamado de la Verdad, da caridad e inshallah, Allah lo prevendrá de ti y te mantendrá en Su camino recto.

Ahmad Al Hasan

Rabi Az-Zani, 1433 H.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s