Un día le conté el Siervo Virtuoso (as) una visión que me entristeció y al final le dije: “… Y Allah conoce mejor mi dolor ahora.”

Y él (as) dijo:

“¿Y por qué estás triste? Te diré algo: ¿No digo Allah (swt): “Invócame”? El comienzo del ser humano quizás esté en el Dua’ (la Súplica a Allah). En cuanto a los que conocen la Verdad, no pueden decir: Dame, cúrame, haz esto por mí, quiero esto, no quiero aquello. No pueden más que pararse en la puerta de Allah esperando/rezando que Allah tenga preferencia sobre ellos y los use en lo que Él (swt) quiera.

Hasta cuándo seguiremos mirándonos a nosotros mismos, por Allah, si Él (swt) me hubiera usado desde el principio del tiempo hasta su final y luego me hiciera entrar al Infierno, habría sido amable conmigo. Y qué amabilidad puede ser más grande que la de que Él me use aunque sea por un tiempo. Se supone que nos importe sólo una cosa, que es elevar de nuestra página negra este “yo” que casi nunca se separa de nosotros.”

Entonces le pregunté y dije: “Medité en tus palabras anteriores sobre el ser humano que se para en la puerta de Allah esperando/rezando, entonces por favor, Sayed mío, ¿me informarías sobre los Duas (súplicas) de los Purificados y Sus (swt) palabras a Moisés (as): “Invócame incluso por el lazo de tus zapatos”, a qué se refiere con eso?

Y él (as) me respondió:

“Si preguntas por ti mismo entonces hay dos cuestiones aquí: Primero, que dices en cada vez “yo” y te miras a ti mismo. Segundo, que dices en cada petición “Yo sé, yo entiendo, yo sé dónde está el beneficio”, es decir que tú eres el que analiza, has analizado que el beneficio está en esto y aquello que te ocurre, y luego pides a Allah que cumpla contigo en lo que tú has analizado. Es decir, en resumen: que estás diciendo a Allah (swt) “Yo sé mejor que Tú dónde está el beneficio, y yo tengo más conocimiento que Tú”, porque tú ya lo has determinado y sólo les has pedido a Él que lo cumpla. Estás diciéndole a Él haz esto y aquello por mí, es decir, que tú has analizado que “esto y aquello” es la verdad y que en ello está el beneficio en este mundo y el beneficio en el otro.

Pero en las palabras de Allah (swt) a Su siervo “Di: Señor mío, incrementa mi conocimiento”, ¿quién ha analizado el interés/el beneficio? Allah. ¿Por qué estás pidiendo? Porque Él te dijo que pidas eso. En todas las condiciones, no son palabras sino acciones. Es decir, que lo entendemos cuando estamos en ello, no cuando estamos fuera hablando sobre ello.”

Fuente: http://www.hashemstudios-board.com/viewtopic.php?f=118&t=9148

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s