Decir a tu Imam y Huÿÿa de Allah en Su creación: “Mi Sayed y mi líder”, quizás es el menor de los derechos por los tomarlos como Imames (líderes), que Allah haga que nuestras almas sean sacrificadas por ellos, y es un asunto muy importante que el ser humano se observe cuando habla con su Imam, talvez este sea siempre mi limitado entendimiento. Pero por supuesto esto debe producirse en el corazón y el alma del ser humano y no en la apariencia que es lo que se suele cuidar y que no corresponde con un interior que sólo conocen Allah y Sus Huÿÿas. Oh Allah, busco Tu perdón por el derecho de Fátima (as).

El Siervo Virtuoso (as) tenía unas palabras para los que hablan con él elogiándolo, él (as) dijo:

“No soy digno de que nadie me elogie, y no estoy de acuerdo con que alguien me elogie, porque no tenemos que llegar a establecer una base para los opresores. Por favor, habladme como yo soy, uno de vosotros, es más, me considero el más bajo de vosotros. Consideradme vuestro amigo, y es un honor para mí que los ansar acepten que sea su amigo.”

Luego le pedí un concejo y él (as) dijo:

“Aclaren a los hombres el verdadero camino del Islam, no abandonéis ningún camino con el cual podríais obrar, porque vuestro alivio está en ello. Iblís, que Allah le maldiga, porque él sabía que su final está en el Día Conocido, y como él sabía que este Día Conocido tiene una construcción que debe completarse para que ese día llegue, así desde el primer día que él salió de la obediencia a Allah ha estado trabajando para que esta construcción no pueda ser completada.5

¿No has oído las palabras suyas: “Llegaré a ellos por delante y por detrás, por su derecha y por su izquierda y encontrarás que la mayoría de ellos no son agradecidos.»” – Sura Al’Araf 7:17. Así pues este es vuestro enemigo, no se ahorra ningún esfuerzo en desviar a los hombres, entonces ¡¿cómo ahorraríamos esfuerzos nosotros en guiarles?!

Y oyes lo que él –que Allah le maldiga- dice sobre que él vendrá de toda dirección para desviar a los hombres, así que si no pudiera desviarles delante de ellos, no retrocedería y no aceptaría perder la batalla, sino que lo intentaría otra vez por detrás de ellos, y si así también no funcionara en desviarles no retrocedería ni aceptaría perder la batalla, sino que irá por las derechas de ellos, y demás, este es vuestro enemigo, aunque él es la falsedad y defiende la falsedad, combate ferozmente para desviar a los hombre e impedirles caminar hacia Allah porque sabe que haciendo así la construcción no se completará y el Día Conocido, en que su vida termina, será demorado.”

Y dije: Y es buena tu posición, tú y los que están contigo. Y él (as) dijo:

“La alabanza a Allah en todas las situaciones, y todo lo bueno está conmigo, Allah (swt). Le pido estar con Él así como Él está conmigo, para que me encuentre con Su amabilidad con agradecimiento y que no sea yo de los perdedores.”

Y dije: ¿Puedo preguntar sobre mi situación o te quitaría tiempo, oh, luz de mis ojos?

“Soy siervo, pero me gustaría decir: El Comandante de los Creyentes, Ali (as) –a quien el Siervo Virtuoso se ha dirigido con sus palabras: “Has ganado una gran carrera (o te has adelantado tanto) y has agotado al que venía detrás de ti”6 – Si Ali, que mi alma sea su rescate- pregunta al Profeta de Allah sobre su final, si será en la seguridad de la religión, entonces ¡¿quiénes somos nosotros y cómo es nuestra situación?!

Yo soy el que se muerde los dedos por el arrepentimiento, por lo que he perdido al lado de Allah, y por la pérdida de la cual me he asegurado, digo, vale la pena que el hijo de Adán siempre y para siempre se muerda sus dedos por el arrepentimiento cuando sabe que el Día de la Resurrección nadie podría postrarse antes de que Muhammad (sws) se postre y alabe a Allah. Entonces, ¿por qué evitamos postrarnos hasta que Muhammad (sws) se postra y alaba a Allah si no fuéramos deficientes y pecadores y culpables y mirándonos a nosotros mismos? ¡¿Acaso El Amado (swt) merece este pecado de nosotros?! ¡¿Él merece que recompensemos Su amabilidad y Su favor alejándonos de Él, negándole y que nos miremos a nosotros mismos?!”

  1. Nota del traductor: El Día Conocido es el día mencionado en el Sagrado Corán: “Dijo (Allah): «¡Sal, entonces, de ella! Se, pues, de los excluidos. Y, en verdad, sea sobre ti la maldición hasta el Día de la Recompensa.» Dijo (Iblís): «¡Señor mío! ¡Dame de plazo hasta el día en que sean resucitados!» Dijo (Allah): «Se, pues, de aquellos a quienes se ha dado un plazo hasta un Día cuyo tiempo es sabido.» Dijo (Iblís): «¡Señor mío! Puesto que me has desviado, les adornaré en la Tierra y les desviaré a todos, excepto a Tus siervos que sean sinceros.»” – Sura AlHiÿr 15:34-38, también ver Sura Sad (Capítulo 38) versículo 77-83. El “Día cuyo tiempo es sabido” o “El Día Conocido” está mencionado en las narraciones de la Familia de Muhammad (as) como el día en el cual el Qâ’im (as) golpeará el cuello de Iblís (que Allah le maldiga) en la mezquita de Kufa.

  1. Bihâr AlAnwâr, vol. 97, pág. 323

Fuente: http://www.hashemstudios-board.com/viewtopic.php?f=118&t=9148&sid=a3498ccce624af2f1d60d6699b96767d&start=10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s