Libros

Sermón a los Estudiantes de la Hawza

tapa de sermon a la hawza

Consejo a los estudiantes de la Hawza Científica

y a todo el que busque la verdad

خطــــاب نصيحة إلى طلبة الحوزات العلمية والى كل من يطلب الحق للامام احمد الحسن اليماني

Del

Sayed Ahmad AlHasan (as)

Sucesor y Mensajero del Imam AlMahdi (as)

Traducción del árabe:

Mariano Ricardo Calle

 

Sermón a la Hawza

 

 

En nombre de Allah, El Misericordioso, El Misericordiosísimo

Y la alabanza a Allah por su prueba y su inmenso favor.

“Y cuando dijo una comunidad de ellos: ¿Para qué amonestar a un pueblo que Allah aniquilará o castigará con un castigo severo? Dijeron: Para tener una disculpa ante vuestro Señor y quizás tenga temor. Y cuando olvidaron lo que se les había recordado salvamos a quienes debilitaron el mal y tomamos a los que habían sido injustos en un castigo calamitoso por lo que habían corrompido.”

A los estudiantes de la Hawza Científica en Naÿaf AlAshraf y en Qom y en todo lugar de esta Tierra: Sed justos con vosotros mismos e inclinad vuestros corazones hacia la sabiduría.

Y contemplad mis palabras, contemplad ecuánimes y no amputéis el vientre de Muhammad –bendígale Allah y a su familia- pues ciertamente cuelga del Trono diciendo: “Oh Señor, bendice a quien pide bendiciones para mí y rechaza a quien me rechaza.”

¿A cuál de los dos pesos de guía os habéis aferrado? ¿Al Corán o a la Familia? ¿Os habéis preguntado?

En cuanto al Corán, lo habéis descartado tras vuestras espaldas y habéis hecho de él lo más liviano de las cosas en vuestra balanza. Y en cuanto a la Familia, habéis dispersado su sabiduría yamanía y sus narraciones divinas como dispersa el viento a la paja.

Y habéis aceptado las que coinciden con vuestros deseos aunque fueran pocos sus narradores. Y habéis descartado lo que contradice a vuestros puntos de vista aunque fuera frecuente de ellos –con ellos sea la paz. Decís que estás, sus narraciones, en las que me describe, no son una prueba y que el testamento del Mensajero de Allah –bendígale Allah y a su familia- con los Imames, y mi padre y con los Mahdis, no son una prueba, y que el conocimiento del Corán y que los caminos de los Cielos no son una prueba.

Así que qué liviano que es Muhammad –bendígale Allah y a su familia- y el Corán y su familia en vuestra balanza y qué poca importancia la de ellos en vuestros intelectos. Y la verdad os digo que en la Torá está escrito: “Confía en el Señor con todo el corazón y no te fíes de tu propio entendimiento. En todos tus caminos, reconóceme y Yo enderezaré tus sendas. No cuentes con tu propia sabiduría, hónrame y edúcate con mi palabra.” Y en el Corán: “Y a quienes se esfuerzan por nosotros los guiamos por nuestros caminos y ciertamente Allah está con los que hacen el bien.”

Decís: “Aceptamos el testimonio de los justos.”

Pues bien, Allah da testimonio de mí y Muhammad –bendígale Allah y a su familia- da testimonio de mí. Y Ali, el Comandante de los Creyentes –con él sea la paz- da testimonio de mí. Y Fátima AzZahra –con ella sea la paz- da testimonio de mí. Y AlHasan –con él sea la paz- da testimonio de mí. Y AlHusein –con él sea la paz- da testimonio de mí. Y Ali Ibn AlHusein y Muhammad y Ÿa’far y Musa y Ali y Muhammad y Ali y AlHasan y Muhammad –con ellos sea la paz- dan testimonio de mí en cientos visiones que han visto los creyentes. ¿Acaso entonces no aceptáis sus testimonios? ¿Y sus palabras? ¿Y sus concejos para vosotros? ¿No os han informado que se reunirían en torno al Compañero de la Verdad cuando llegue?

Y dijeron –con ellos sea la paz: “Así que si nos veis reunirnos en torno a un hombre acudid a nosotros con las armas.”

Decís que el Shaitán personifica al Mensajero de Allah, Muhammad –bendígale Allah y a su familia. “Ciertamente habéis venido con una cosa horrible. Casi se parten los Cielos por ello y se abre la Tierra y caen las montañas arrasadas.”

Y Allah dice: “Y no han descendido con él los demonios ni les corresponde a ellos, ni pueden.”

Entonces si el Shaitán –maldígale Allah-, no puede expresar una letra del Corán, ¿entonces cómo personificaría a Muhammad –bendígale Allah y a su familia- que es el Corán todo?

“Di: ¿Quién en Su mano tiene los Reinos de todas las cosas y protege y nadie se protege de Él si es que sabéis?”

¿Quién tiene en su mano los Reinos de los Cielos y la Tierra? No habéis sido justos con Allah al haber considerado los Reinos de los Cielos en la mano del Shaitán y habéis violado la inviolabilidad del Mensajero de Allah –bendígale Allah y a su familia. Y no hay poder ni fuerza sino en Allah, el Elevado, el Inmenso.

Subestimáis a los hombres y les decís: “¿Y acaso habéis visto al Mensajero de Allah –bendígale Allah y a su familia- como para reconocerle en las visiones?” Glorificado sea Allah. ¿Y hubo alguno en la época del Imam AsSâdiq –con él sea la paz- que haya visto al Mensajero de Allah –bendígale Allah y a su familia- como para que diga el Imam AsSâdiq –con él sea la paz: “Quien quiera ver al Mensajero de Allah –bendígale Allah y a su familia- en las visiones que haga así y así.”? Y las narraciones en abundancia que hay en este sentido, así que consultad el Dar AsSalâm y otros libros del hadiz.

Decís que las visiones son una prueba para su dueño solamente, así que rechazáis el testimonio del creyente justo que vio y escuchó en el Reino de los Cielos al Mensajero de Allah –bendígale Allah y a su familia- y le informó la verdad. Entonces ¿cómo aceptáis el testimonio de lo que han visto y escuchado en este mundo físico? “Ese sería entonces un reparto injusto.”

En el hadiz del Imam AlHasan AlAskari –con él sea la paz- después de que le vio AlFadl Bin AlHâriz en el sueño, y le dijo lo que le dijo. Dijo el Imam –con él sea la paz: “Ciertamente nuestras palabras en el sueño representan nuestras palabras en la vigilia.”

¿Acaso no acepta el Mensajero de Allah –bendígale Allah y a su familia- la fe de Jâlid Ibn Sa’id AlAmuwy que le vio en una visión? ¿Acaso no acepta el Mensajero de Allah –bendígale Allah y a su familia- la fe, de un judío que vio en una visión a Moisés Ibn Imran –con él sea la paz- que le decía: “Muhammad –bendígale Allah y a su familia- es la verdad.”? ¿Acaso no acepta el Imam ArRida –con él sea la paz- la fe de los Waqifiya porque vieron visiones, porque vieron una visión que él –con él sea la paz- era la verdad? ¿Acaso no acepta el Imam AlHusein –con él sea la paz- la fe de Wahab AnNasrâni porque vio en una visión? ¿Acaso no fue Narÿis, la madre del Imam AlMahdi –con él sea la paz- hacia el Imam AlHasan AlAskari por causa de una visión que vio ella? ¿Acaso no y acaso no?…

Ciertamente somos de Allah y hacia Él es el regreso.

Qué pesado que es el mundo en el plato de vuestra balanza y qué liviano que es el Reino de los Cielos junto a vuestros deseos y vuestros puntos de vista. Reflexionad en las naciones que os precedieron con sus Profetas –con ellos sea la paz.

Y sed justos con vosotros mismos e inclinad vuestros corazones hacia la sabiduría.

Os aconsejo y os advierto y abro la página de AlHusein –con él sea la paz- como una puerta para mi concejo, quizás haya entre vosotros alguien sensato, que recobre su racionalidad y se salve a sí mismo de ser arrojado al abismo del Ÿahîm.

AlHusein –con él sea la paz- es la redención de Allah –Glorificado y Altísimo. Y no hubiera sido la religión divina la que enderezara y produjera el Estado de Justicia Divina en esta época si no hubiera sido por la sangre de Husein –con él sea la paz. Pues mostró el Imam AlHusein –con él sea la paz- que la religión divina no se endereza sino con la sangre sagrada. Así que si no hubiera sido por la sangre de Husein que fue requerida sobre la tierra de Karbalá hubieran sido los esfuerzos de los Profetas y los Mensajeros y los esfuerzos de Muhammad –bendígale Allah y a su familia- y Ali –con él sea la paz- y Fátima y AlHasan –con ellos sea la paz- en vano. Y no hubieran podido los Imames de la descendencia de Husein –con él sea la paz- establecer las bases de la religión divina ni el valiato divino ni la soberanía de Allah –Glorificado y Altísimo.

Y todo el que intente hacer de Husein –con él sea la paz- tan solo un Imam muerto para que lloren por él los hombres será socio en la sangre de Husein –con él sea la paz. Y será de los que intentan y será de los que intentan matar a AlHusein –con él sea la paz- en esta época.

Y enfrentó AlHusein, en Karbalá al Shaitán –maldígale Allah- con sus símbolos maliciosos. Y enfrentó AlHusein –con él sea la paz- a los gobernantes que se han apoderado de la nación islámica y violado la soberanía de Allah –Glorificado y Altísimo-, y enfrentó AlHusein –con él sea la paz- a los ulemas inactivos: Shuraih AlQâdy y Shabz Ibn Rabbi’i y Shimr Ibn Dhil Ÿaushan y sus semejantes, que eran los más desafiantes eslabones del enfrentamiento porque se habían puesto las vestiduras de la religión, y engañaron a los hombres con que ellos habían desenvainado contra Husein –con él sea la paz- la espada de Muhammad –bendígale Allah y a su familia-, injustamente y falsamente. Y pretendían representar a la religión divina mintiendo e inventando contra Allah –Glorificado y Altísimo-, y nos han informado ellos –con ellos sea la paz- que aquellos desenvainarían contra él su espada por la fe de ellos. Y enfrentó AlHusein –con él sea la paz- en Karbalá, al mundo y sus adornos. Y no despacharon ni organizaron la caravana de AlHusein –con él sea la paz- y la caravana de los Profetas y Mensajeros, y la caravana de la realidad y la luz sino unos pocos fieles al pacto con Allah –Glorificado y Altísimo.

Y enfrentó AlHusein –con él sea la paz- en Karbalá, al “yo” y fue el caballero de este enfrentamiento después de AlHusein –con él sea la paz- el mejor en vadear en ese desorden, Abbas Ibn Ali –con él sea la paz. Cuando arrojó el agua y extrajo del Corán: “Y los prefieren sobre sí mismos aunque estén con ellos en penuria.” ¿Y qué penuria era la penuria de Abbas –con él sea la paz? ¿Y qué preferencia era su preferencia? ¿Y acaso era una preferencia o un asunto limitado a su descripción con palabras?

Y enfrentó AlHusein –con él sea la paz- en Karbalá a Iblís –maldígale Allah-, al antiguo enemigo de los hijos de Adán, que prometió mantenerlos lejos del camino recto y arrojarlos al abismo del Ÿahîm. Y han triunfado AlHusein y sus compañeros en este enfrentamiento.

En cuanto a los gobernantes opresores, pues ya les ha matado AlHusein –con él sea la paz- y mostrado la falsedad de la soberanía de los hombres en todas sus formas, ya sea de la consulta entre ellos –las elecciones-, o de la designación de los hombres. Y mostró AlHusein –con él sea la paz- que la soberanía es de Allah –Glorificado y Altísimo- porque Él es el Dueño del Reino y Él es el que designa –Glorificado y Altísimo- y los hombres deben aceptar Su designación y quien rechaza la designación de Allah –Glorificado y Altísimo- sale de la sumisión a Él –Glorificado y Altísimo- como salió Iblís –maldígale Allah- cuando se opuso a la designación de Adán –con él sea la paz-, Jalifa de Allah en Su tierra y se negó a seguirle y a subordinarse a él. Entonces que no os cautive Iblís con su llamamiento y que no os infecte con su enfermedad.

Dijo el Altísimo: “Di: Oh Allah, Dueño del Reino, Tú entregas el Reino a quien quieres y quitas el Reino a quien quieres y fortaleces a quien quieres y humillas a quien quieres, en tu mano está el bien. Ciertamente Tú eres sobre todas las cosas Poderoso.”

En cuanto a los ulemas inactivos, pues ya los ha expuesto AlHusein –con él sea la paz- y arrebató la máscara de santidad falsa de sus rostros oscuros y apestosos. Y continuó siendo la postura de AlHusein –con él sea la paz- en Karbalá la balanza de la verdad, y la justicia, y el monoteísmo y es aprovechada por quien quiere aprovecharla en toda época, para que vea a través de ella los rostros desfigurados de los ulemas de la perdición, inactivos, detrás de la máscara de santidad falsa.

Y en cuanto al Mundo y sus adornos, pues ya los han abandonado AlHusein –con él sea la paz- y sus compañeros –con ellos sea la paz-, y marcharon en la caravana verdadera y de la luz divina. Y esta es la segunda balanza que estableció AlHusein –con él sea la paz- con su sangre sagrada, con la acción, no con palabras. Y mostró –con él sea la paz- con su acción que este Mundo y la Otra Vida son dos rivales que no se juntan en el corazón de un hombre. Pues si entra uno de los dos en el corazón del hombre sale el otro. Y si camina el hombre hacia uno de los dos se aleja del otro. Así que quien quiere a Allah –Glorificado- y quiere la Otra Vida no tiene más opción que separarse del Mundo.

Y en cuanto al “yo”, pues es suficiente que digamos que la generosidad de darse a sí mismo es el límite de la generosidad, pues ha combatido al “yo” en Karbalá en un combate gigantesco y ha triunfado la humanidad contra el “yo” en Karbalá, un triunfo que se ha establecido como una balanza divina y justa, que da a cada uno su derecho, balanza del testimonio, del que dio testimonio AlHusein –con él sea la paz- y sus compañeros –con ellos sea la paz- con su sangre: No hay dios sino Allah.

Y en cuanto a Iblís –maldígale Allah-, en el acontecimiento de Karbalá, pues le colocó AlHusein –con él sea la paz- grilletes en sus manos y en sus piernas y plantó la lanza en su pecho. Y aún está revuelto en su sangre lamentándose por esta calamidad con la cual fue derribado, hasta que lo golpee el Qâ’im en su cuello en la Mezquita de Kufa.

Ha allanado AlHusein –con él sea la paz- el camino para el Estado de Justicia Divina y fue AlHusein –con él sea la paz- sacrificado en Karbalá para que gobierne el Qâ’im de su descendencia. Y fue AlHusein –con él sea la paz- redención del Estado de Justicia Divina y para el Reino de Allah –Glorificado y Altísimo. “Y le rescatamos con un sacrificio majestuoso.” Y de esta manera, fue este sacrificio las señales más claras del camino hacia Allah –Glorificado y Altísimo.

Y no han podido los ulemas de la perdición, inactivos, con el pasar de los tiempos matar a AlHusein –con él sea la paz- o a su enseñanza. Y no desaparece, sino que permanece, bandera que flamea en el cielo, para quien busque la verdad. Y no nos asusta ni nos da miedo cuando AlHusein –con él sea la paz- procede de las voces de los asnos. Dijo el Altísimo: “El ejemplo de los que fueron encomendados con la Torá, y después no se encomiendan con ella es como el ejemplo del asno que carga con libros.” Y dijo el Altísimo: “Ciertamente la más repudiable de las voces es la voz de los asnos” o digamos los ulemas inactivos que decidieron asesinar a AlHusein y luego dijeron que AlHusein –con él sea la paz- sostenía la soberanía de los hombres. Y él fue asesinado por negar la soberanía de los hombres y afirmar la soberanía de Allah –Glorificado y Altísimo.

Y dijeron que AlHusein –con él sea la paz- se rinde y halaga a los americanos con sus acciones y pretensiones, y él –con él sea la paz- es el rechazador de injusticia, que alzó su espada en el rostro de la injusticia y la corrupción hasta el último momento de su vida.

Y dijeron que AlHusein sostuvo la libertad de América y su democracia, y AlHusein –con él sea la paz- es un siervo de Allah –Glorificado y Altísimo- y no conoce sino el servicio a Allah. Sino el servicio a Allah –Glorificado y Altísimo- y el acatamiento a Sus órdenes y Sus mandamientos –Glorificado y Altísimo.

Ya han dejado de creer estos ulemas inactivos, en la soberanía de Allah. Glorificado sea. Y han creído en la democracia, la democracia de América y la llamaron “libertad”.

Y la verdad os digo que estos ulemas inactivos que sostienen la libertad de América y su democracia son libres, pues si fueran siervos de Allah, se avergonzarían frente a Allah. Ciertamente la libertad que conocía AlHusein –con él sea la paz- y su padre –con él sea la paz- y sus hijos purificados –con ellos sea la paz- es la incredulidad en el servicio a los tiranos y la fe en el servicio a Allah –Glorificado y Altísimo. “Pues quien deja de creer en los tiranos y cree en Allah se aferra al lazo más firme.”

Sed justos con vosotros mismos e inclinad vuestros corazones hacia la sabiduría.

No seáis socios en el asesinato de AlHusein –con él sea la paz. No os golpeéis los pechos ni os rasguéis los agujeros ni os empapéis desgarrados los ojos en disimulo, mentira y falsedad. No establezcáis reuniones por AlHusein –con él sea la paz- rematando a AlHusein –con él sea la paz- de nuevo, no digáis lo que no hacéis. “Oh vosotros que habéis creído no digáis lo que no hacéis. Enormemente detestable es ante Allah que digáis lo que no hacéis.” Si queréis establecer reuniones por AlHusein –con él sea la paz- estableced vuestros espíritus antes que vuestros cuerpos, y que llore vuestra sangre antes que vuestras lágrimas. ¿Acaso no veis que este Mundo se ha aislado y que la Otra Vida se ha acercado, y que ha dominado tierra y mar la perversa, la más corrupta y la más injusta creación de Allah: los americanos y sus seguidores incrédulos? “Se ha manifestado la corrupción por tierra y mar por lo que han conseguido las manos de los hombres para hacerles probar algo de lo que han hecho. Quizás regresen.”

Ha sido profanada la inviolabilidad del Islam y se le ha hecho la guerra al Islam a lo largo y a lo ancho. ¿Y qué sigue?

Si de verdad y sinceramente decís a AlHusein –con él sea la paz: “Oh, desearíamos estar contigo para obtener una victoria magnífica.” Pues está AlHusein aquí entre vosotros con su hijo, el Imam AlMahdi –con él sea la paz- que ve y observa vuestras acciones y que anticipa vuestro apoyo y que os llama: “¿Acaso vais a fallarnos y a auxiliarnos daréis la espalda? No basta con Allah y qué excelente protector.”

¿Acaso hacéis taqiya para excusaros por fallar a la familia de Muhammad –con ellos sea la paz? ¿O por el miedo a la escases de número y equipo? ¿Acaso no combatió Saúl con un pequeño número y equipo al ejército de Goliat de un gran número de ellos y enorme equipo?

¿Acaso no combatió Muhammad –bendígale Allah y a su familia- en Badr, con escaso número y equipo y los auxilió Allah –Glorificado y Altísimo? ¿O acaso no está el Corán llamándoos para que escuchéis: “Cuántos grupos pequeños vencieron a grupos grandes con el permiso de Allah. Y Allah está con los pacientes.”?

Oh, vosotros que falláis en dar apoyo al Imam AlMahdi –con él sea la paz-, ¿acaso esperáis poneros en fila con el Sufiani –maldígale Allah- heredero de Yazîd Ibn Mu’âwiya –maldígale Allah- después de haberos alineado con el Daÿÿâl Mayor: América? Si se os advierte del fuego y su combustible: “Los hombres y las piedras. Preparado para los incrédulos.” ¿Qué diréis? ¿”Llorábamos y nos golpeábamos el pecho por AlHusein –con él sea la paz.”? Llegará a vosotros la respuesta de AlHusein –con él sea la paz: “Vosotros sois de los que se asociaron en mi sangre. Pues habéis combatido a mi hijo, el Mahdi.”

¿Qué sigue?

¿Diréis “Habíamos tomado una postura neutral”? Pues se os responderá: “La maldición de Allah sea con la nación que escuchó sobre ello y se complació con ello.” Entonces que recapacite todo intelecto sobre sí mismo, pues las oportunidades pasan como pasan las nubes.

Si buscabais la verdad auxiliad a Husein –con él sea la paz- en esta época y no temáis “y no desfallezcáis y no os entristezcáis y sois más elevados si sois creyentes.”

No temáis al que mata el cuerpo pero temed al que puede condenar al cuerpo y al espíritu en el Infierno.

Y si ha sido vuestra decisión fallar a AlHusein –con él sea la paz- en esta época y si habéis elegido ser injustos con vosotros mismos pues os aviso y os advierto del castigo de Allah –Glorificado y Altísimo- en este Mundo y en el Otro y no tendréis excusa ni pretexto.

Y yo, me refugio en Allah del “yo” no suplico que se acelere el castigo y descienda a vosotros aunque lo vea haciéndoos sombra. Y tendré paciencia si lo quiso Allah, mil años, hasta que ejecute Allah su orden completa. Y no me quejo de vosotros ante Allah sino que se quejará de vosotros mi abuelo, el Mensajero de Allah –bendígale Allah y a su familia- porque ha hecho testamento conmigo y ha dicho mi nombre y mi linaje y mis rasgos, y se quejarán de vosotros mis padres, los Imames –con ellos sea la paz. Porque me mencionaron, con mi nombre y mis rasgos, y mi linaje, y mi hogar. Y se quejará de vosotros la sangre de AlHusein que fue requerida en Karbalá ante Allah –Glorificado sea- por mi padre –con él sea la paz- y por mí.

Y se quejarán de vosotros los Profetas de Allah –Glorificado y Altísimo- y Sus Mensajeros. Se quejarán de vosotros Isaías y Daniel y Jesús y Juan el Apóstol porque ellos mostraron mi asunto a la gente de la Tierra hace muchos años. Y se quejará de vosotros la Torá y el Evangelio y el Corán en los que fui mencionado. Todo esto y vosotros me falláis.

Quiero que viváis y que os salvéis así pues ayudadme contra vosotros mismos.

Bienaventurados los que se sacrifican en las manos de su Señor.

Bienaventurados los que sortean el obstáculo.

Bienaventurados los que no tropiezan conmigo.

Bienaventurados los extraños locos según la gente, los sensatos según el Cielo.

Y yo, me refugio en Allah del “yo”, el siervo indigente, el pobre, el necesitado en las manos de su Señor. Invito a todo sensato a buscar que busque la verdad a llevar un hacha como llevó Abraham –con él sea la paz- y a destrozar todos los ídolos adorados sin Allah incluyendo al ídolo existente entre sus costados, que es el “yo”. Y a que aumente el recuerdo de Allah y sabed que aunque aumente no superará a los negligentes hasta que auxiliéis al auxiliar de Allah y seáis de los que se prosternan.

Y disminuid la cojera por este Mundo, y sabed que no importa lo que os abstengáis de él, estaréis deseosos hasta que sorteéis el obstáculo y liberéis vuestro cuello del fuego de este mundo y del otro. “Pero no ha sorteado el obstáculo. Y qué puede hacerte saber lo que es el obstáculo.”

De Ubân Bin Taglib, de Abi Abdullah –con él sea la paz- que dijo: “Le dije: “Sea yo sacrificado por tu rescate, sus palabras “Pero no ha sorteado el obstáculo.” Entonces dijo: “Uno que fue honrado por Allah con la lealtad a nosotros y así pasó el obstáculo y nosotros somos ese obstáculo y nosotros somos ese obstáculo. Aquél que lo atraviesa sobrevive.” Habló y calló. Y me dijo: “¿Debería brindarte unas palabras mejores para ti que el mundo y lo que contiene?” Dije: “¡Cómo no! Sea yo tu rescate.” Dijo –con él sea la paz: “Sus palabras: “Liberar un esclavo.”” Después dijo: “Los hombres, los hombres todos son siervos del fuego, excepto tú y tus compañeros pues ciertamente Allah os ha liberado del fuego por la lealtad a nosotros, Gente de la Casa.”

Y dijo Jesús –con él sea la paz: “Bienaventurados los que no tropiezan conmigo”

Sacrificaos en las manos de vuestro Señor para que ganéis hoy y mañana una copa que no os dejará sedientos jamás. “Ciertamente te hemos dado la Abundancia, así pues reza a tu Señor y sacrifica.”

Dijo el Imam ArRida –con él sea la paz: “Escuché a mi padre Musa Bin Ÿa’far –con él sea la paz- decir: “Escuché a mi padre Ÿa’far Bin Muhammad –con él sea la paz- decir: “Escuché a mi padre decir: “Escuché a mi padre Ali Bin AlHusein –con él sea la paz- decir: “Escuché a mi padre AlHusein Bin Ali –con él sea la paz- decir: “Escuché a mi padre el Comandante de los Creyentes, Ali Bin Abi Tâlib –con él sea la paz- decir: “Escuché al Profeta –bendígale Allah y a su familia- decir: “Escuché a Allah –Poderoso y Excelso- decir: “No hay dios sino Allah es Mi Fortaleza. Y quien haya entrado a Mi Fortaleza y quien entre a Mi Fortaleza estará a salvo de Mi Castigo.” Dijo: “Cuando ya sea tarde.” Nos llamó con sus condiciones y yo soy sus condiciones.”

Y la verdad os digo: Y yo soy sus condiciones.

He venido a vosotros en nombre del Imam AlMahdi –con él sea la paz- y no busco mi voluntad sino la voluntad del que me ha enviado, ni busco mi gloria sino su gloria. Y quien no me acepta no acepta al que me ha enviado. Y la verdad es que quien no honra al hijo no honra al padre que le ha enviado.

Me ha ordenado mi padre, el Imam AlMahdi –con él sea la paz- que diga estas palabras: “Yo soy la piedra en la derecha de Ali Ibn Abi Tâlib –con él sea la paz- arrojada un día para guiar con ella el arca de Noé, y una vez para salvar a Abraham del fuego de Nimrod, y antiguamente para rescatar a Jonás del vientre de la ballena. Y habló con ella Moisés en el Monte e hizo de ella un bastón que separó los mares, y un escudo para David, y fue usada como armadura en Uhud, y empuñada en su derecha en Siffin.”

Quien tenga oídos que oiga: Esta es la bestia de la Tierra que habla a los hombres, y este es Ali Ibn Abi Tâlib –con él sea la paz- el resuelto a venir. “Y cuando se pronuncien las palabras sobre ellos haremos salir para ellos una bestia de la Tierra que les hablará: “Ciertamente los hombres estuvieron con nuestros signos sin tener certeza.”

Oh Allah, atestigua que lo he informado.

Oh Allah, atestigua que lo he informado.

Oh Allah, atestigua que lo he informado.

En nombre de Allah, El Misericordioso, El Misericordiosísimo

“Alif Lam Mim Sad. Un libro que ha descendido a ti y que no haya en tu pecho un aprieto por él, para que adviertas con él y sea un recuerdo para los creyentes. Seguid lo que ha descendido a vosotros de vuestro Señor y no sigáis excluyéndolo a Él, aliados. Qué poco es lo que recordáis. Y cuántos pueblos hemos destruido. Y les llegaba nuestra furia una noche o dormían una siesta. Y lo que decían cuando les llegaba nuestra furia era sino decir: “éramos injustos”. Y ciertamente preguntaremos a los fueron enviados a ellos y preguntaremos a los Mensajeros. Y ciertamente narraremos sobre ellos con conocimiento y no estábamos ausentes. Y el peso de ese día será la Verdad. Y quienes hayan hecho pesada su balanza pues esos serán los exitosos. Y quienes hayan hecho liviana su balanza pues esos serán los que se perderán por haber estado con nuestros signos siendo injustos. Y ciertamente os hemos dado poder en la Tierra e hicimos para vosotros en ella, sustento. Poco es lo que agradecéis. Y ciertamente os hemos creado, después os hemos dado forma, después dijimos a los ángeles que se prosternen a Adán. Pues prosternaos. Excepto Iblís que no fue de los que se prosternan. Dijo: “¿Qué te impidió prosternarte cuando te lo ordené?” “¿Qué te impidió prosternarte cuando te lo ordené?” Dijo: “Yo soy mejor que él. A mí me has creado de fuego y a él le has creado de barro.” Dijo: “Pues baja de ahí. Pues no hay para ti que te ensoberbezcas ahí. Así que sal. Eres de los rebajados.” Dijo: “Dame una prórroga hasta el día en que resuciten.” Dijo: “Ciertamente eres de los que han recibido una prórroga.” Dijo: “Por lo que me has extraviado incapacitaré para ellos tu camino recto. Luego iré a ellos desde entre sus manos y desde atrás de ellos y desde sus derechas y desde sus izquierdas y no encontrarás a la mayoría de ellos agradecidos.” Dijo: “Sal de ahí, deshonrado, expulsado. A quien te siga de ellos llenaré el Infierno de vosotros. Todos juntos.”

Dijo la verdad Allah, El Elevado, El Inmenso.

Y la alabanza Allah, Señor de los mundos.

Ahmad AlHasan

8 de Rabbi AzZâni de 1426 H

16 de Mayo del 2005

Descargar PDF

Anuncios

5 pensamientos en “Sermón a los Estudiantes de la Hawza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s