Extractos de Libros

La Religión Wahabi Salafi y la Evolución

Respuesta de Ibn Baz:

Pregunta: Siempre oigo y leo que el hombre era un simio en el principio, que luego atravesó etapas y cambió hasta convertirse en el hombre moderno que hoy conocemos. ¿Es lógico esto o no? ¿El origen (del hombre) es un simio?, es decir, ¿el origen de la formación de su cuerpo (el del simio) es el mismo origen de la formación del del hombre? Benefícianos, que Allah (Dios) te lo recompense con lo mejor.

Respuesta: del Sheij Abdulaziz Bin Baz: En nombre de Allah (Dios), el Misericordioso, el Misericordiosísimo, la alabanza a Allah, y que Dios bendiga al Mensajero de Allah (Dios), a su familia, a sus compañeros y a quien siga esta guía. En cuanto a lo que sigue: esta declaración que mencionó la persona que preguntó está rechazada y es falsa. Se opone al Libro de Allah (Dios) –Exaltado y Majestuoso– y a la Sunna del Mensajero –con él sean as bendiciones y la paz– y se opone al consenso del Salaf de la Umma (lit. Predecesores de la nación, refiriéndose a las primeras generaciones de musulmanes después del Profeta Muhammad). Y esta declaración se hizo conocida por alguien llamado Darwin –y fue un mentiroso en lo que dijo, pues el origen del hombre proviene de su origen y es conocido. Su origen no es un simio, ni algo distinto a un mono. Si no que es un hombre –erguido, inteligente– Allah (Dios, el Creador) le creó de barro (húmedo) (agua y tierra), de (el polvo de) la Tierra y es nuestro padre Adán –la paz sea con él– Allah (Dios) le creó de (el polvo de) la Tierra. Como dijo Allah (Dios) –Exaltado y Elevado– (traducido): “Y, ciertamente, hemos creado al ser humano de un trozo de barro (agua y tierra).” Corán capítulo “Los Creyentes” 23:12. Él fue creado de este (polvo) barro. Allah (Dios) le creó sobre Su imagen –su altura era de sesenta codos (27 metros) –60 codos de altura. Luego la creación comenzó a disminuir (en altura) hasta ahora… Y sus hijos (los de Adán) son como su padre –creados en la forma de su padre (Adán). Tienen oído, tienen vista, tienen intelecto, y tienen la estatura que veis ahora –caminan sobre sus piernas. Y hablan, oyen, ven y comen con sus manos… No tienen figura de simios, ni son como simios. Tienen una forma específica que les corresponde. Y asimismo cada especie (comunidad). Los simios son una especie separada. Los cerdos son una especie separada. Y asimismo los perros, los asnos, los gatos y todas las demás especies. “No existe animal en la Tierra ni ave que vuele con sus dos alas que no forme comunidades como las vuestras. No hemos omitido nada en la Escritura [Sagrada]. Luego, serán congregados hacia su Señor.” Corán capítulo “El Ganado” 6:38. Todas estas especies (comunidades) serán reunidas ante Allah (Dios) y serán reunidas el Día de la Resurrección y algunas de ellas darán cuentas detalladas de las demás. Luego se les dirá (a los animales): ¡Sed polvo! Entonces se convertirán en polvo (tierra) –excepto los Jinns y los Hombres– ellos están en una situación diferente. Ellos serán llamados para rendir cuentas y recompensados por sus acciones. Entonces quien obedezca a su Señor irá al Paraíso y quien no crea en su Señor irá al Fuego. En cuanto a los animales, pues ellos son especies separadas. Los simios son una especie separada que tienen su propia naturaleza esencial, su propio origen, sus propias características. Y asimismo los cerdos, los perros, los asnos, los camellos, las vacas y las ovejas. Y asimismo cada especie tiene su forma (diferente) y característica definida que Allah (Dios) –Glorificado– ha creado para ella y Él es el Más Sabio, el Omnisciente, y Él ve mejor los detalles… Los detalles de sus estructuras (composiciones) –Él tiene más introspectiva en esto y es el que mejor las conoce mejor –Glorificado y Altísimo. Pero es obligatorio que el siervo crea que la creación de Adán no fue como la creación de los simios y que el origen de Adán es el mismo origen sobre el cual está ahora –su origen no fue un simio, ni otra cosa distinta. Sino que él es un hombre, erguido en su forma…

Posee intelecto, posee oído, posee vista, posee los sentidos que conocemos como olfato, gusto y otros además con los que Allah (Dios) le creó. Así pues decir que su origen es un simio es una declaración rechazada, una declaración falsa. Y si se dijera que el que diga esto es un kaafir (incrédulo) pues sería una declaración bien fundada. Porque lo que es más aparente –y Allah (Dios) sabe mejor– es que alguien que diga esto sabiendo lo que hay en la legislación (el Corán y la Sunna) es un incrédulo porque ha descreído en Allah (Dios) y en Su Mensajero y ha descreído en el Libro de Allah (Dios) –Glorificado y Altísimo-” (Ibn Baz 1977).8

Ibn Baz está como muchos sheijs wahabis lamentablemente que continúan quedándose atrás en términos de capacidad para comprender, pues intenta responder a una cuestión científica probada con evidencia científica utilizando un texto religioso alegórico que podría ser comprendido en un sentido acorde con la ciencia. Así pues Ibn Baz repite aquí lo que dijo sobre la cuestión de la traslación de la Tierra antes, ¡¿Entonces cómo podríamos llamarlo a esto?!

Aunque Ibn Baz rechazó la teoría de la evolución sin darse cuenta la admitió al decir lo siguiente con respecto al ser humano: “Él fue creado de este (polvo) barro. Allah (Dios) le creó a su imagen –su altura era de sesenta codos (27 metros) –60 codos de altura. Luego la creación comenzó a disminuir (en altura) hasta ahora…” Al margen del hecho de que estas palabras estén colmadas de ignorancia y sean incorrectas, lo que me interesa aquí es que Ibn Baz dijo que la altura del hombre había cambiado definitivamente desde sesenta codos hasta la altura actual, afirmando la teoría de la evolución, especialmente cuando este cambio en el tamaño del cuerpo ocurre como resultado de las leyes de la evolución. Y repito: decir que la altura del hombre era de sesenta codos, es falso e incocorrecto, y su declaración de que el cuerpo de Adán fue creado sobre la imagen de Dios es una antropomorfización falsa, y quien tenga esta creencia tiene desviada la creencia.

Y no encuentro necesario escribir el resto de declaraciones de los juristas wahabis como Ibn Uzaymin cuando insisten en que la teoría de la evolución es falsa, y declaran infiel a quien se pronuncie por ella, aunque no dan ninguna evidencia científica para desaprobar la teoría. Y esto no es raro en ellos, pues esta es la manera salvaje y bárbara en la que los sheijs wahabis proclaman a otros como incrédulos y dan a sus seguidores, homicidas y asesinos, permiso para masacrar a los demás. Y esta es la mayor evidencia de que han sido derrotados ideológicamente, intelectualmente y científicamente. Carecen de la capacidad de entender lo que ha presentado el resto de la humanidad, ni hablar de la capacidad para responder de manera científica.


  1. Sitio oficial de Abdulaziz Bin Abdullah Ibn Baz. Qanawi Nur Ala AdDarb. Teoría (Darwin) de la evolución del hombre de los simios hasta el hombre. Número 17800. Disponible en: http://www.binbaz.org.sa/mat/17800

1297028-3017782371

Del Libro “وهم الحاد (The Atheism Delusion – La Ilusión del Ateísmo)” del Sayed Ahmed Alhasan (a). Traducido del Inglés y del Árabe

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s