En general se sabe que Al-Azhar, que representa la creencia sunni ashari y mataridi, rechaza la teoría de la evolución. Y estas son algunas de las declaraciones de un graduado de AlAzhar, que afirma que con esto responde a la teoría:

Del libro “Al-Aqida fi Allah” (La creencia en Dios) del Dr. Umar Suleiman Ashqar:[1]

Ashqar empieza explicando lo que entendió de la teoría de Darwin o teoría de la evolución, y dice:

“Darwin explicó el proceso de evolución y cómo es:

1- La selección natural: los factores de desaparición causan la aniquilación de los organismos débiles y frágiles y la subsistencia de los organismos fuertes, y esto es a lo que llaman las supuestas leyes de “la supervivencia del más apto”, así perdura el organismo fuerte y saludable que transmite sus características fuertes a su descendencia, y se acumulan las características fuertes con el correr del tiempo ubicando una característica nueva en el organismo. Y esta es “la abiogénesis” que hace que el organismo avance con estas características emergentes hacia un organismo superior, y así continúa la evolución, y eso es el desarrollo”[2]

Respuesta: la teoría de la abiogénesis es una teoría que explica el origen de los primeros replicadores y cómo surgieron en la Tierra, y la teoría de la abiogénesis no tiene ninguna relación con las características de los seres vivos o con las leyes de la selección natural, pues la temática de la teoría de la abiogénesis es la manera en que surgió la primera proteína o el primer auto-replicador capaz de multiplicarse y que representa el comienzo más simple de la vida. Con respecto a la evolución de los seres vivos y la transmisión de sus características nuevas durante el proceso de evolución no se llama “teoría de la abiogénesis”, sino que es el proceso de evolución y desarrollo. Y en cuanto a la aparición de un nuevo organismo durante el preceso de evolución por llevar características suficientes como para separarse de sus parientes se llama especiación o diversificación.

Y las sorpresas nunca cesan de personas como este Ashqar que indagan en una ciencia de la que nada saben. Pues hasta es incapaz de distinguir entre la teoría de la abiogénesis y la teoría de la evolución, ni de distinguir entre desarrollo y especiación, luego viene a decir que la teoría de la evolución es falsa, ¡y que se dispone a refutarla!

Después dice Ashqar:

“El Profesor Nabil George, uno de los confiables de esta ciencia dice: que la selección natural por esa razón, no es apta para explicar la doctrina de la abiogénesis o la doctrina de la evolución, porque sólo explica la desaparición del que no es apto y el surgimiento de las ventajas heredadas entre los individuos, y los que hablan de mutaciones pretenden que el animal que no tenía ojo, tenga un ojo de repente, por la acción de algunos rayos.

Algunos especialistas han demostrado que los rayos X provocan cambios en el número de genes, pero el efecto de los rayos provoca cambios en algo que ya existe, no hacen aparecer lo que no existe. El número de genes de los simios difiere del número de los genes del hombre, y los rayos no afectan sino a los genes ya existentes; entonces ¿cómo podrían estos rayos que no tienen intelecto ni conciencia mental concebir el intelecto para que el hombre se distinga con éste de los simios y demás animales?

Ciertamente los rayos afectan a los genes con un efecto más cercano a la deformación de estos que a la mejora como sucede con los rayos atómicos. Y además está el desacuerdo de la ciencia genética con la teoría de Darwin, pues ciertamente la experiencia la ha anulado, pues los judíos y los musulmanes después de ellos, han estado circuncidando a sus hijos, pero esto no ha causado que sus hijos hayan nacido con el correr de los años ya circuncidados, y así mientras más avanza la ciencia, más se demuestra la falsedad de la teoría de Darwin”[3].

Respuesta: aquí otra vez, plantea su comprensión equivocada de la teoría de la evolución, pues dice: “y los que hablan de mutaciones pretenden que el animal que no tenía ojo, tenga un ojo de repente, por la acción de algunos rayos”. Y estas palabras son incorrectas, pues el ojo, según la teoría de la evolución, no llegó a existir de repente, sino que al principio había células que detectaban el ambiente del ser vivo, y se especializaron en detectar la luz, luego se multiplicaron, se curvaron, se encogieron para abrir una entrada a la luz y después se formó el ocular. Y así hasta llegar al ojo que conocemos hoy atravesando pasos muy pequeños y acumulativos que ocurrieron durante millones de años y numerosas generaciones.

En cuanto a su planteo sobre la cuestión de la circunsición, pues esto significa que no ha entendido nada de la teoría de la evolución, pues no tiene ninguna relación la circuncisión o las costumbres con la teoría de la evolución. Pues la evolución ocurre como resultado de la existencia de una característica genética favorable que adquiere el organismo, y la circuncisión no es una característica genética, sino que es un procedimiento quirúrgico que un pueblo acostumbra a practicar. Y las costumbres y los procedimientos quirúrgicos no se heredan, sino que son las características genéticas las que se heredan y por consiguiente tienen un efecto en la evolución.

¡Vaya por Dios!, que alguien que no entiende nada de la teoría de la evolución escriba luego un libro para refutarla, y que encima lo considere una respuesta científica. No hay poder ni fuerza sino en Dios.

Y dice Ashqar:

“La teoría no se sostiene por los hechos:

1- Si la teoría fuera cierta veríamos muchos animales y al hombre empezando a existir por el camino de la evolución, y no a través de la reproducción solamente. Y aunque la evolución requiera de un largo tiempo esto no significa que no veríamos simios convirtiéndose a imagen de Adán en series consecutivas.

2- Si aceptáramos que las condiciones naturales y la selección natural han desarrollado a un simio en un hombre —por ejemplo— no podríamos aceptar nunca que estas condiciones hayan dictaminado también que habría una mujer para este hombre para continuar la reproducción y la subsistencia, con un equilibrio entre ambos.

3- La capacidad de adaptación que vemos en criaturas como el camaleón, que cambia de color según el lugar, es una capacidad inherente de la formación de las criaturas, que ha nacido con ella, y está en algunas en abundancia y en otras apenas está presente. Y en todas las criaturas hay limitaciones que no pueden superar. Pues la capacidad de adaptación es una característica innata, no una característica desarrollada que se haya formado por el medio ambiente como pretenden los partidarios de la teoría, sino el medio ambiente hubiera forzado la adaptación a las rocas, a la tierra y otros objetos inanimados.

4- Las ranas se diferencian del hombre en su capacidad de vivir en la tierra y el agua, como se diferencian las aves en su capacidad de volar y moverse con rapidez sin ayuda de una máquina, como el olfato del perro que es más sensitivo que el olfato del hombre, entonces, acaso, ¿el olfato del perro es más avanzado que el olfato del hombre?

¿Y acaso las ranas y las aves son más avanzadas que el hombre en algunos sentidos?

Como el ojo de los camellos, de los caballos o de los asnos que ven en el día y en la noche igualmente, mientras que el ojo del hombre es incapaz de ver en la oscuridad, como el ojo del águila que es mucho más preciso que el del hombre, ¿entonces el águila o el asno son más avanzados que el hombre? Y si tomáramos la autosuficiencia como característica base de superioridad como es el caso de los estados, entonces las plantas superan al hombre y a todos los animales, porque ellas producen su propio alimento y el alimento para otros, sin necesidad de nutrirse de otros.

Y si tomáramos el tamaño como base de superioridad, entonces los camellos, los elefantes y los enormes animales prehistóricos serían superiores al hombre.”[4]

Respuesta: Ashqar cree que el hombre actual, el Homo Sapiens, ha evolucionado del simio moderno cuando no es así, sino que lo que hay es un origen en común compartido entre los humanos y los grandes simios actuales, y por causa de su ignorancia o falta de entendimiento de la evolución, exige que el simio actual evolucione en un hombre, porque él imagina que es lo mismo que ha evolucionado en el pasado hasta el hombre cuando ocurrió la separación entre el hombre y el simio actual hace millones de años. Es decir, que los grandes simios actuales y el hombre comparten un mismo origen, pero tienen ramas diferentes de ese origen. Y por eso es imposible científicamente imaginar la evolución de un simio de los simios actuales hasta el hombre; porque en primer lugar, han recorrido un camino evolutivo diferente al camino evolutivo del hombre desde hace millones de años, así que es casi imposible imaginarlos regresando sobre el rastro de la evolución, hacia atrás hasta el punto de separación, para regresar y recorrer el mismo camino de la evolución del hombre.

En cuanto al origen del cual se separó el chimpancé y evolucionó el hombre, pues no se encuentran de él simios ahora, excepto el hombre actual, el Homo Sapiens, por si alguien pregunta por qué no evolucionan todos los simios en humanos, pues la realidad es que la evolución ya se consumó y se realizó hasta el hombre actual y al resto de las especies igualmente. En cuanto a la cuestión de si la evolución continúa ahora, pues sí, continúa en la naturaleza, pero casi no es visible debido a que tenemos —para muchos organismos— vidas cortas y al largo ciclo de vida de estos organismos. Sin embargo, es visible para nosotros debido a que algunos insectos, por ejemplo, tienen ciclos de vida. Pues hemos visto insectos evolucionar y cambiar sus características en gran medida en la naturaleza, y estos hechos están demostrados y cualquiera puede asegurarse de ellos.

En cuanto a que exija que evolucione una hembra como dice, pues esto es de verdad el designio de la ignorancia; porque la evolución ocurre en la especie en conjunto, pues uno de los pilares de la evolución es la reproducción y la transmisión de los genes a la siguiente generación. Pues cuando ocurre una mutación, por ejemplo, en la modificación de la rectitud de las piernas de la hembra, esta la transmitirá a su descendencia, ya sean machos o hembras. Y, asimismo, si ocurriera una mutación en un macho, éste la transmitirá a su descendencia, ya sean machos o hembras. Y estas mutaciones son mutaciones pequeñas que no expulsan al individuo de su especie como para que busque una pareja que tenga la misma mutación para procrear con él, cuando aún tiene la capacidad de procrear con los demás individuos de la especie que no tienen esa mutación. Y cuando la mutación es una característica favorable la selección natural la establece y al final dominan los que la posean de forma completa sobre la especie.

Además, no hay evolución sin reproducción. Entonces, ¿cómo puede imaginarse que ocurra la evolución de los machos sin las hembras hasta que suceda la separación de especies de los machos sin las hembras como para que Ashqar exija la evolución de una hembra después de la evolución del macho? Por Dios, que es un desastre que estos respondan a la teoría de la evolución con tan despreciable ignorancia.

En cuanto al tercer punto, pues revela claramente la ignorancia de Ashqar sobre la evolución hasta el más lejano de los límites, pues el hombre apenas entiende algo del tema que él se dispone a refutar.

En cuanto a su comparación de los sentidos que algunos organismos tienen con los que tiene el hombre, pues no sé por qué encuentra tan sorprendente que algunos animales tengan mecanismos sensoriales más avanzados que los de su equivalente en el hombre, y esta es una cuestión indiscutible y no tiene ninguna controversia, pues los murciélagos poseen un sistema de sonar que no posee el hombre, y el águila posee una vista que no posee el hombre, entonces ¡¿acaso está en desacuerdo con estos hechos científicos empíricos y anatómicos?!

“Y así la enseñanza colonial impuso esta teoría después de destrozar su religión en los programas de estudios, y la presentó con el atuendo de “científica” hasta poder convencer a los estudiantes de la validez de esta teoría para infundir en las mentes de los estudiantes el desacuerdo entre la ciencia que falsificaron y la religión, y los hombres descrean de su religión.

Y es suficiente que el lector sepa que por medio de esta teoría se han desviado muchos hijos del islam de su religión, y por eso los colonialistas procuraron enseñar esta teoría a los hijos de los musulmanes en nuestras escuelas al tiempo que las leyes americanas prohibían enseñar esta teoría en las escuelas desde el año 1935.

Pero Europa, después de haber triturado su religión corrompida volvió a anunciar que la teoría de Darwin que utilizaron en la batalla para sostener su postura no era un hecho científico, y que no era más que una teoría, cada vez que han avanzado las ciencias más ha quedado demostrada su falsedad.”[5]

La teoría de la evolución es una teoría científica. Y es ahora la única teoría considerada en todas las universidades prestigiosas y en los centros de investigación de todo el mundo para explicar la vida terrestre. Y las universidades europeas y americanas enseñan la teoría de la evolución hasta hoy y ni las universidades europeas, ni las americanas, ni ninguna universidad valorada científicamente ha dejado de enseñar la teoría de la evolución, así que ¡no sé de dónde sacó Ashqar esta mentira, de que hayan anunciado que “la teoría de la evolución, cada vez que han avanzado las ciencias más ha quedado demostrada su falsedad”!

Y la realidad es que lo opuesto es lo correcto, pues los avances en genética han demostrado la teoría de la evolución con evidencias científicas fuera de debate hasta de forma moderada, por ejemplo, los retrovirus y la fusión del cromosoma 2 en el hombre.

[1] El Dr. Umar Suleiman Ashqar (1940-2012), un erudito sunni, recibió su doctorado en la Facultad de Ley Islámica de la Universidad de Al-Azhar. Fue profesor en la Facultad de Ley Islámica de la Universidad de Kuwait, más tarde ejerció como profesor en la Facultad de Ley Islámica de la Universidad de Jordania en Amman, Jordania.

[2] Libro de Ashqar, “Al-Aqida fi Allah (La creencia en Allah)” 1999, pag. 85.

[3] Libro de Ashqar, “Al Aqida fi Allah (La creencia en Allah)” 1999, pag. 89.

[4] Libro de Ashqar, “Al Aqida fi Allah (La creencia en Allah)” 1999, pag. 90.

[5] Libro de Ashqar, “Al Aqida fi Allah (La creencia en Allah)” 1999, pag. 92-93.

 


Del Libro “وهم الحاد (The Atheism Delusion – La Ilusión del Ateísmo)” del Sayed Ahmed Alhasan (a). Traducido del Inglés y del Árabe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s