Extractos de Libros

El Significado del Ascenso del Polvo de la Tierra al Primer Cielo

El ascenso aquí se refiere al regreso, en uno o más pasos, en la dirección del punto de inicio o fuente. Esto significa que si nos imaginamos al ser humano -y al resto de la creación también- como una manifestación de la divinidad que puede existir en la nada, tendremos un rango en particular cada vez que nos alejemos (en términos de conocimiento) de la fuente de la manifestación, y tendrá menos luz y más oscuridad (que es la nada que la permea).

Asumamos que el mundo de la materia, en el cual existen nuestros cuerpos, está compuesto por 10% de luz y 90% de oscuridad (la nada), y que cada paso que la luz dé hacia la oscuridad absoluta (la nada absoluta, la ausencia de conocimiento y consciencia) represente un número entero. Así pues, elevar un objeto material (por ejemplo, el polvo húmedo de Adán a.) en un paso sería trasladarlo al mundo paralelo en el que el porcentaje de luz sea del 11% y el porcentaje de oscuridad (la nada) del 89%, lo que significa moverlo al mundo que está antes.

Y los mundos deben dividirse de una manera ideal, porque su creador es absoluto, y deben estar lo más cerca posible del absoluto, porque representan lo primero que proviene de él (Muhammad = todos los mundos). Y esto significa matemáticamente (para entenderlo más) que el divisor es lo más pequeño imaginable. O sea, usted puede imaginar un número lo más cercano al cero, pero no puede percibir este número decimal. Por ejemplo, si usted dice que es 0,0001 entonces 0,00001 es más pequeño, y así hasta llegar a un número que usted puede decir que existe y conocer algunos de sus atributos, pero nunca conocerlo en realidad. Si coloca este número como denominador de cualquier fracción el cociente será lo más cercano posible al infinito porque el denominador será lo más cercano posible al cero. Esto significa que, si nos dispusiéramos a ver una persona frente a nuestros ojos, podríamos verla desaparecer gradualmente, es decir, veríamos un cuerpo, luego un fantasma y luego desaparecer. Sin embargo, en realidad nunca desaparece, todo lo que ocurrió fue que se trasladó a un mundo paralelo que es un grado superior en rango al nuestro hacia la luz. Alternativamente, podemos decir que regresó al punto de partida o fuente por uno o más pasos, dependiendo del estado de elevación de ese cuerpo material. En cualquier caso, la suma de luz y oscuridad, o de existencia y no existencia, fuera de la fuente de luz o existencia, es cero, lo cual significa que nada existe realmente fuera de la fuente.

Por ejemplo, imaginemos una fuente de luz, con la luz que proviene de ella en una dirección en particular. Con cada paso que avanza la luz, algo de ella se condensa para formar una pantalla de materia que es atravesada por algo de luz. De esta forma, la luz forma un número de pantallas frente a la fuente de luz, y algo de luz pasa a través de ellas. El número de estas pantallas es tan cercano como sea posible al infinito. Entre las pantallas hay un vacío lleno de antipartículas (antimateria) igual a la suma de todas las “pantallas de materia” y energía de la luz, es decir, que la suma de materia y energía fuera de la fuente de luz, es igual a cero. En otras palabras, nada realmente existe fuera de la fuente de luz. Habrá una explicación más detallada de este tema a su debido tiempo.

Extracto del libro “La Ilusión del Ateísmo” de Ahmed Alhasan (a)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s