Extractos de Libros

La Sociedad de Adán

Según la escritura religiosa, Adán fue un profeta. Por lo tanto, si el alma de Adán que estaba (a) conectada a un cuerpo biológico, se encontraba en un grupo menos avanzado espiritualmente que ella, ¿cómo vivió con ellos? ¿Cómo se comportó él con ellos? ¿A dónde fue este grupo?

Respuesta:

Debe saberse que para que el alma de Adán se conecte a un cuerpo, el cuerpo debe estar preparado para recibirla. En consecuencia, el cerebro debe ser adecuado en tamaño y calidad. El tamaño del cerebro debe ser adecuadamente suficiente para pensar, para la consciencia y el razonamiento. Es decir, que el cerebro debería tener un tamaño promedio de casi 1400 ml, similar a nuestros cerebros.

Lo mismo se aplica a la calidad. De esta manera, la composición, las células y la corteza de un cerebro de este tamaño también deben haber evolucionado apropiadamente.

Si este fuera el caso del grupo en el cual nació Adán (a), entonces se trata sin duda, de un grupo intelectual capaz de tener consciencia e incluso, entendimiento mutuo. Por lo tanto, como profeta, Adán (a) podría haber sido enviado a un pueblo creado por Dios, después de que este pueblo tuviera la capacidad de conocer a Dios al nivel de mensaje, con el cual fue enviado Adán. Siendo así, el alma de Adán (a) fue bajada y conectada a un cuerpo, y él los invitó a adorar a Dios Altísimo. Después, Adán, su esposa y los que creían en ellos y los apoyaron, se aislaron del resto de los hombres, tal como hizo Abraham (a) cuando él y su esposa se aislaron y emigraron lejos de su pueblo, después de haberles invitado a Dios y haber sido rechazados por ellos. Sin embargo, Dios quiso que Adán (a), su descendencia y sus seguidores superaran a ese grupo, para que ese grupo se extinga, aunque la extinción ocurra después de un período de tiempo.

Por ejemplo, en tiempos de Noé (a), después de que este grupo alcanzara cierto nivel de protección específico de Adán (a) y su descendencia por un período de tiempo, el Corán dice que Dios eligió a Adán (a), es decir, que Él le escogió de un grupo: {Ciertamente, Dios eligió a Adán, a Noé, a la familia de Abraham y a la familia de Imran sobre todo el mundo.} Corán Capítulo “La Familia de Imran” 3:33. Los relatos religiosos indican que debe haber habido un profeta enviado a personas que no conocían ciertas cuestiones espirituales antes de él. Tampoco habrían conocido la forma en la que Dios da testimonio de su representante en la Tierra, que es a través de las visiones, como está mencionado en el Corán. La realidad es que esto se aplica a personas anteriores al envío de los profetas, hijos de Adán. Estas personas no podrían ser más que aquellas a las que fue enviado el primer profeta de nuestra humanidad, Adán (a).

Abu Al-Hasan (a) dijo, “Los sueños no existían al principio de la creación. Más bien, son nuevos.” Pregunté, “¿Cuál es la razón para eso?” Respondió, “Dios envió un mensajero a la gente de su tiempo, y los invitó a adorar y a obedecer a Dios. Y ellos dijeron, “Si hacemos eso, ¿qué obtendremos? Por Dios, que tú no eres más rico que nosotros ni perteneces a una tribu mejor.” Dijo, “Si me obedecéis, Dios os dejará entrar en el paraíso, y si desobedecéis, Él os pondrá en el fuego del infierno.” Dijeron, “¿Qué son el paraíso y el infierno?” Y él se les describió. Luego dijeron, “¿Cuándo nos llegará eso?” Dijo, “Cuando muráis.” Dijeron, “Nosotros hemos visto nuestra muerte volviéndose huesos y restos.” Y entonces se burlaron y lo ridiculizaron aún más. Entonces Dios Altísimo les hizo ver sueños. Fueron a él y le contaron lo que habían visto, lo que habían negado antes. Él les dijo, “Dios Altísimo quiere que esto sea una evidencia contra vosotros así que, si morís, así es como estarán vuestros espíritus. Cuando vuestros cuerpos decaigan, los espíritus serán castigados hasta que el cuerpo resucite.” (Kulaini 1981, vol. 8, 90. Fuente árabe, traducida).

Está claro por el relato religioso presentado que la gente mencionada en él no sabía nada sobre una conexión espiritual con los cielos. Si tenían alguna religión y practicaban algún tipo de adoración, habría sido a un nivel inferior al del nivel adamita con el que estamos familiarizados, cuando Adán era un profeta y su descendencia tenía el conocimiento de estas cuestiones y se las transmitieron el uno al otro. Por lo tanto, es imposible que un pueblo de la descendencia de Adán no supiera de estas visiones, o del paraíso y el infierno, aunque fuera tan solo en un sentido general. Lo mismo se aplica con respecto a los llamados de Adán y los sucesores. Esto significa que la cuestión es exclusiva de Adán, y que la gente a la que él invitó eran gente a la que se invitaba a adorar a Dios Altísimo, basado en el método religioso adamita por primera vez.

El Imam Ali (a) dijo, “Dijo Altísimo dijo, {Pondré un Jalifa en la Tierra} que será Mi Prueba sobre mis criaturas sobre la Tierra… y exterminaré a los Nisnas sobre Mi Tierra y la limpiaré de ellos.” (Al-Qumi 1983, vol. 1, 36. Fuente árabe traducida).

Extracto del libro “La Ilusión del Ateísmo” de Ahmed Alhasan (a)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s