Fecha: 4 de Febrero de 2013

Elegí Sumeria y Acadia porque está probado históricamente, arqueológicamente y religiosamente que Noé (as) y Abraham (as) eran de ellos, por eso ellos son el origen de la religión y la religión se originó de ellos al comienzo del tiempo, y la religión se origina de ellos en los tiempos finales, de esa manera, ellos son gente que ha sufrido miles de años por Dumuzi (o el Hijo Fiel) y esperaban por Gilgamesh (o el guerrero de primera línea).

Y los hombres que vinieron después de ellos en la Mesopotamia aún sufren por Al-Husein (as) y esperan por el Mahdi, por el cual esperaban los hombres que vinieron antes de ellos, Gilgamesh, cuya aparición fue prometida en el país de ellos miles de años antes. Pedimos a Allah que reforme el estado de ellos y les guíe a Su camino recto, y selle para ellos el bien. En cuanto a los que esperan por la aparición del Mahdi de otro lugar distinto al de Sumeria y Acadia, país de sus padres Noé y Abraham (as), pues esperarán mucho tiempo, será una espera eterna.

La Primera Litera

Las epopeyas de Sumeria, Acadia y la religión divina:

Algunos o todos los investigadores de la historia antigua de Oriente Próximo o de Medio Oriente consideran a la religión un mero producto humano, y eso comenzó con la deificación de la diosa Ishtar con sus diferentes nombres, cuyas estatuas se encontraron en varios tamaños esparcidas a lo largo de las antiguas civilizaciones del Cercano Oriente, el cual se remonta a más de 9000 años A.C., y justifican este comienzo religioso diciendo que la sociedad fue dominada por la mujer en la forma de madre alrededor de la cual se reúnen los hijos, y estos hijos sólo sabían que pertenecían a ella. Por lo tanto, de acuerdo a ellos, la mujer (la gran madre Ishtar) fue santificada y se hicieron estatuas para ella, después de un período de tiempo, la sociedad humana se volvió patriarcal cuando se descubrió la agricultura, y la sociedad comenzó a establecerse, y las familias y los hogares se construyeron, y esto resultó en la introducción de dioses masculinos dentro de los templos, y así fue cómo se formó la religión, la religión que más tarde evolucionó en judaísmo, cristianismo, islam y otras también.

Pero estos que construyeron esta teoría basada en antiguas estatuas femeninas olvidaron que esta teoría puede ser refutada fácilmente asumiendo que estas estatuas fueron sólo hechas para excitación sexual y no representan nada sagrado, así que la existencia de una hembra sagrada para quien se hizo una estatua en cierta época no permite a los investigadores juzgar que cada estatua fabricada de una mujer anterior representa a ella. Y esta opinión, de que los antiguos fabricaron herramientas de excitación sexual existe y es presentada por algunos arqueólogos.

También, hay textos arqueológicos que describen a la diosa Ishtar o Inanna conocida en Sumeria y Acadia con los atributos de este mundo en el que los humanos viven. Así que, en los textos, ella no es la madre, ni siquiera es una mujer real:

Más bien, ella es el Dunya (mundo terrenal) a quien el Rey Tammuz se negó a postrarse cuando se sentó en el trono, como otros reyes que se postraron a ella. Así que ella entregó a Tammuz (el hijo fiel) a los demonios para que le maten.

{Acompañada de esta cohorte implacable, Inanna llega sucesivamente a las ciudades de Umma y Bad-Tibira, cuyas dos divinidades principales se prosternan ante ella, humildes y temblorosas, salvándose así de las garras de los demonios. A continuación, Inanna llega Kullab, cuyo dios tutelar es Dumuzi; y el poema continúa:

Dumuzi, revestido de un noble ropaje,

se había sentado orgullosamente en su trono.

Los demonios lo cogieron por los muslos.

Los siete demonios se le echaron encima

como a la cabecera de un hombre enfermo.

Y los pastores ya no tocaron más la flauta

ni el caramillo ante él.

Inanna fijó su mirada en él, una mirada de muerte,

Y pronunció una palabra contra él, un grito de condenación:

«¡Él es, lleváoslo!»} La Historia Empieza en Sumeria, Kramer.

Y este es el Dunya (mundo terrenal) al cual Gilgamesh se negó a someterse cuando se sentó en el trono y se puso su corona,

«[Gilgamesh] abrió la boca para hablar, [Diciendo] a la gloriosa Ishtar: “… [¿… si yo] te tomo en matrimonio? [No eres más que un brasero que se apaga] con el frío; Una puerta trasera [que no] detiene la ráfaga ni el huracán; Un palacio que aplasta al valiente […]; Un turbante cuyo amparo […]; Pez que [ensucia] a los porteadores; Odre que [empapa] al que lo carga; Piedra caliza que [comba] el baluarte de piedra; Jaspe [que …] país enemigo; ¡Calzado que [oprime el pie] de su propietario! ¿A cuál amante amaste siempre? ¿Cuál de tus pastores plugo [a ti constantemente]?» La Epopeya de Gilgamesh.

Como sea, la teoría de que el origen de la religión fue deificando a la madre es solo una suposición de que no descansa en una prueba científica sólida, por eso no veo necesidad de refutaciones detalladas de tales suposiciones. Pero sí veo la necesidad de aclarar las evidencias y los indicios del origen divino de la religión sumeria, así que este tópico trata de probar que la religión sumeria es una religión divina que existió anteriormente y fue distorsionada. Así que aquí, queremos aclarar que los sumerios, que conocían la ablución con agua, conocían el rezo, el ayuno, el dua y la súplica, eran un pueblo religioso y que su religión era divina, así que las epopeyas e historias sumerias incluyen sucesos de lo oculto que ocurrieron miles de años antes de que los sumerios hablaran de ellos. Sí, quizás la religión de ellos fuera distorsionada durante algunos períodos, pero es una religión divina, tal como la gente de la Meca fueron un pueblo de una religión abráhamica hanafi distorsionada, y adoraban y santificaban ídolos, así como hoy los salafis y los wahabis que son adoradores de un ídolo y son herederos de los antiguos adoradores de ídolos de la Meca. Ellos dicen que son musulmanes, pero adoran a un gran ídolo en el que creen que existe en el cielo y no en la tierra, y que tiene dos manos con dedos y dos pies y dos ojos.

Así que la cuestión de la distorsión de la religión divina ha existido y aún existe.

Y si regresáramos al principio de la religión divina, encontraríamos que Adán vino a la Tierra con la primera religión divina y están las historias de sus hijos fieles después de él, y naturalmente, la gente que se supone memorizara estas historias, las narra y las transmite.

Y las historias y epopeyas de los sumerios a veces son sólo narraciones de estas historias sagradas y relatadas, como los sumerios narraron la historia del Diluvio en detalle y mucho antes de que existiera la Torá.

{DILUVIO – EL PRIMER NOÉ

Se sabía ya desde 1862, año en que George Smith, del Museo Británico, descubrió y descifró la tablilla XI de la epopeya babilónica de Gilgamesh, que la narración bíblica del Diluvio no es una creación hebraica. Pero los entendidos se apercibieron más tarde, y no sin alguna sorpresa, que el mito babilónico no era ni más ni menos que de origen sumerio.

Ello quedó demostrado por un fragmento de tablilla descubierto en el Museo de la Universidad de Filadelfia, entre la colección de Nippur. Este fragmento, publicado en 1914 por Arno Poebel, representa el tercio inferior de una tablilla de seis columnas, … Se trata de un documento único; no se ha descubierto ningún otro ejemplar hasta la fecha… A pesar de su estado fragmentario, la tablilla conserva algunas líneas de la introducción que precedía el relato del mito propiamente dicho… Se encuentran entre ellas varias frases reveladoras en cuanto a la creación del hombre y al origen de la realeza, y se mencionan concretamente cinco unidades que habían «existido antes del Diluvio».} La Historia Empieza en Sumeria, Kramer.

Sí, quizás ocasionalmente distorsionaban las historias especialmente desde el punto de vista de otras religiones debido a la época y a la imposición del capricho humano dentro de ellas que está contaminado con la adoración satánica, pero algo que fue distorsionado ¿siempre está vacío de verdad?

Nos hemos preguntado a dónde fue el legado de Adán y Noé, y ¿en dónde estuvo durante el tiempo de los sumerios y los acadios? ¿A dónde fue el legado de la religión divina que existía antes del Diluvio?

No es razonable que Noé y los que estaban con él se hayan preocupado de salvar a las cabras y a las vacas y no hayan preservado la religión divina de Adán (as) dentro de sus pechos. Y los hombres después de Noé (as), representada por los sumerios, los acadios y seguida por los babilonios y los asirios, también narraron la historia de Adán y Noé y de las altas y sagradas entidades tal como narraron la historia de los reyes, de los granjeros y de los artesanos, incluso aunque la historia fuera distorsionada por las historias transmitidas de generación en generación. Por eso, el resultado es que la religión sumeria y acadia es la religión de Adán y Noé, quizás distorsionada a veces por la deificación de todo lo que es deificado, tal como el Dunya (el mundo terrenal) y la gente recta.

Y un ejemplo de esta distorsión es el intento de distorsionar La Epopeya de Gilgamesh que fue descubierto en los artefactos, y esto, por supuesto, demuestra dos cosas:

La primera es que La Epopeya de Gilgamesh es un texto religioso, ya que nadie se preocupa en distorsionar un texto literario.

La segunda es que el texto de La Epopeya de Gilgamesh que nos llegó definitivamente no está libre de distorsión.

Taha Baqir dice: {Y quizás lo más extraño que los arqueólogos encontraron recientemente en el sitio arqueológico conocido como Sultantepe al sur de Turquía cerca de Harran, fueron partes de la epopeya y una extraña carta falsificada por un antiguo escritor en el siglo II A.C., esa carta fue como si estuviera escrita por Gilgamesh y dirigida a uno de los antiguos reyes, y Gilgamesh le pedía que le envíe piedras preciosas para hacer un talismán a su amigo Enkidu, y pesaban tanto como treinta de nosotros.} La Epopeya de Gilgamesh, Taha Baqir.

{Y al comparar estas piezas originales y variadas con el texto de Nínive, parecen ser de información de valor, no sólo para puentear las brechas sino también muestran totalmente que el Poema [La Epopeya] de Gilgamesh no tenía una forma en tiempo de los asirios, y esto es una prueba de que leyenda evolucionó notablemente a través de las generaciones. En otras palabras, los escritores no copiaron el texto antiguo en una forma literal y fiel, sino que agregaron, sacaron y cambiaron. Y esto es lo que prueba o es parte de la evidencia que prueba la idea de la propagación, aunque errónea, de que Oriente nunca fue ni será firme y estable.} Leyendas de Babilonia, Charles Virolleaud

Entonces si hubo intentos deliberados de distorsionar los textos escritos, lo mismo se aplica a los textos narrados oralmente y anteriores a la época de la escritura, y sin duda, la distorsión de estos es mayor. Y cuando fueron escritos en la primera época de la escritura, fueron escritos en su forma distorsionada, por eso, concluimos que las historias del Diluvio, Dumuzi, Gilgamesh y otras historias de origen sumerio y acadio sin duda, no fueron escritas idénticas a las historias narradas antes de la época de la escritura.

La Segunda Litera

La religión de Sumeria, Acadia y las tres religiones: Islam, Cristianismo y Judaísmo.

La verdad es que cualquier persona familiarizada con la Torá, el Evangelio, el Corán y con lo que contenían las tablillas de barro sumerias llegará a una de dos conclusiones inevitables:

La primera es que la religión fue fabricada por los sumerios y que la Torá, el Evangelio y el Corán son sólo una reflexión de la religión sumeria (la creación del primer hombre, Adán, la historia de Abel y Caín, la historia del Diluvio, el pecado, la otra vida, el paraíso, el infierno, etc.)

La segunda conclusión es que la religión sumeria es la religión de los mismos Adán y Noé pero que ha sido relacionada y escrita en una forma distorsionada y creída por sumerios y acadios (babilonios y asirios) en su forma distorsionada. Y por esto quiero aclarar mostrando que las historias sumerias son sólo sucesos de lo oculto que Adán trajo a la tierra, son las historias de los justos de entre sus hijos (as) y de lo que ocurría con ellos, especialmente con aquellos que representaban importantes puntos de referencia en el camino de la religión, tales como Damuzi (el hijo fiel) o Gilgamesh.

El gran parecido entre lo que está escrito en la Torá y las tablillas sumerias fue advertido por el Dr. Samuel Kramer quien decidió incluir capítulos en sus libros que aclararon la similitud entre las tablillas de barro sumerias y la Torá. Y un ejemplo es:

{Capítulo 19, Paraíso, Los Primeros Paralelos con la Biblia, del libro La Historia Empieza en Sumeria}

{The sacred Marriage Rite: Aspects of Faith, Myth, and Ritual in Ancient Sumer (El Rito del Matrimonio Sagrado: Aspectos de la Fe, del Mito y el Ritual de la Antigua Sumeria, del Dr. Samuel Kramer.}

Y los sumerios conocían y practicaban cuestiones detalladas de la religión divina, tales como creer en las visiones y que las visiones eran palabras de Allah, o como creer en las señales y creer que Allah podía hablarle a una persona con todo lo que esta experimentase.

En el libro Légendes de Babylone et de Canaan (Leyendas de Babilonia y Canaan), Charles Virolleaud dice:

“Sabemos que la humanidad fue creada para servir a los dioses, y que los dioses los castigarían por las más leves faltas. Por lo tanto, deben obedecer los deseos del cielo con precisión y deben hacer como ellos dicen. ¿De qué otra forma preservarían esta armonía y evitar la ira de los dioses? Y si tenían sueños con los dioses inspirándoles lo que estos deseaban, ¿cómo los interpretarían en la forma que complazca a los dioses si eran sueños? ¿Y qué si no fueran sueños?

La respuesta es que recurrían a augurios y señales de la naturaleza para guiarse a la verdad. De esta manera, se ponía total atención no sólo a las fases de la luna sino también a la forma de las nubes, así como a cualquier movimiento de lo que se arrastrara por la hierba e incluso los planetas y las galaxias daban una indicación de la voluntad de los dioses, sea buena o mala. Y aquí es donde el arte o la ciencia se destacarían y se distinguirían sea esa voluntad buena o mala.

Los magos debían interferir, adelantando la buena suerte o alejando la energía hostil que amenazara la vida, y no la vida de las personas o del pueblo, sino la vida del rey en cuyo control estaba el destino de la nación entera.

Este rey, a quien los dioses habían entregado el conocimiento, como ya se dijo anteriormente, era el séptimo del estado antediluviano. Entonces según el orden hereditario, iguala a Enoc (Idris) que ocupa el séptimo rango de la descendencia de Adán, la cadena de patriarcas anteriores al Diluvio. Y es de destacar que no hay nada en común entre sus nombres, aunque sus acciones sean exactamente las mismas. Y como una cuestión de hecho, el texto bíblico respecto al séptimo patriarca (Enoc) es muy breve:

{Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.} Génesis 5:24

Enoc se convirtió en el héroe de una cadena de leyendas que lo mostraron como inventor de la escritura, autor del primer libro y creador de la ciencia de los planetas y las estrellas, la astronomía y la aeronomía. Y él parece ser Evedoranki. Y podemos asumir con seguridad que esta leyenda de los judíos no es sino un desarrollo o expansión de la antigua leyenda caldea.

El resto de reyes y patriarcas, los seis antepasados de Enoc y sus tres sucesores, tiene cualidades en común. Y la única persona que nos concierne es la décima persona que vivió durante el Diluvio.” Légendes de Babylone et de Canaan, Charles Virolleaud

Las historias de los sumerios claramente hablan como hacer otras religiones divinas, acerca de la otra vida, del bien y de los justos que entran al paraíso y los impíos que entran al infierno.

“Esos pueblos tenían la certeza de que vivirían después de la muerte, pero en la oscuridad y que no tendrían recompensa, a menos que tomaran el camino del bien en este mundo, es decir, a través de la rectitud tal como ocurrió a Oum-Napishtim (es decir, Noé a.s.), o aplicando la ley al pueblo como Hammurabi hizo.” Légendes de Babylone et de Canaan, Charles Virolleaud.

La Tercera Litera

¿Fue narrada por los sumerios la historia de Job, el Profeta de Allah, ¿antes de que ocurra?

Hay indicios de que las historias de los sumerios y los acadios son solo historias de lo oculto acerca de historias reales que ocurrirán después del período de los sumerios durante el trayecto de la religión divina. Cualquier persona que haya leído las tablillas de barro sumerias verá que la mención de profetas y mensajeros venidos en la era posterior a la civilización sumeria, tal como la mención de la historia del Profeta Job (as) antes de que Job (as) naciera y la historia de Job (as) están escritas en la Torá y el Corán.

“Así, pues, más de mil años antes de que fuese compuesto el libro de Job, un texto sumerio anunciaba los acentos que la Biblia luego amplificaría y popularizaría.” La Historia Empieza en Sumeria, Kramer

Estos son extractos de la historia de Job, como están escritos en las tablillas sumerias y mucho tiempo antes de que Job naciera.

“Yo, el sabio, ¿por qué me hallo ligado a jóvenes ignorantes?

Yo, el ilustrado, ¿por qué soy tenido entre la legión de los ignorantes?

El alimento está en todas partes,

y, no obstante, mi alimento es el hambre.

El día cuyas partes han sido atribuidas a todos,

ha reservado para mí la del sufrimiento…

Dios mío, yo permaneceré ante Ti Y Te diré…, mi palabra es un gemido, Te hablaré de esto, y me lamentaré de la amargura de mi camino, Deploraré la confusión de… ¡Ah! No permitas que la madre que me dio a luz interrumpa su lamentación por mí ante Ti. ¡No permitas que mi hermana emita un alegre cántico, Que explique, llorando, mis desdichas ante Ti, Que mi esposa exprese con dolor mis sufrimientos! ¡Que el sochantre deplore su amargo destino!…

Las lágrimas, la tristeza, la angustia y la desesperación se han alojado en el fondo de mí. Se me engulle el sufrimiento como un ser escogido únicamente para las lágrimas, …

Dios mío, oh, Tú, padre que me has engendrado, levanta mi rostro.

Como una vaca inocente, en compasión… el gemido, ¿Cuánto tiempo me abandonarás, me dejarás sin protección?…

¿Cuánto tiempo me dejarás sin gobierno?

Dicen, los sabios valientes, que la palabra virtuosa es sin ambages;

«Jamás niño sin pecado salió de mujer, Jamás existió un adolescente inocente desde los más remotos tiempos.»

El hombre — su dios prestó oídos a sus amargas lágrimas y a su llanto;

El joven — sus quejas y lamentos ablandaron el corazón de su dios:

Las palabras virtuosas, las palabras sinceras pronunciadas por él, su dios las aceptó.

Las palabras que el hombre confesó a modo de plegaria Fueron agradables a la…, la carne de su dios, y su dios dejó de ser el instrumento de su mala suerte… que oprime el corazón… lo aprieta,

El demonio-enfermedad envolvente, que había desplegado todas sus grandes alas, él lo rechazó;

El mal que le había herido como un…, él lo disipó;

La mala suerte que para él había sido decretada según su decisión, él la desvió.

Él transformó en gozo los sufrimientos del hombre…” La Historia Empieza en Sumeria, Kramer.

La Cuarta Litera

Sumeria y Acadia lloraron por Dumuzi, ¿y ahora lloran por AlHusein (as)?

Los sumerios y acadios se afligieron y lloraron por Dumuzi (en sumerio: Dumu, “hijo” + Zi(d), “fiel”) miles de años. Y el duelo de los mesopotámicos por Dumuzi continuó hasta la época del profeta Ezequiel. La Torá menciona que los residentes de la Mesopotamia se afligieron por Tammuz (Dumuzi).

“Y me dijo: Aún verás que cometen mayores abominaciones.

Entonces me llevó a la entrada de la puerta de la casa del SEÑOR que está al norte; y he aquí, había allí mujeres sentadas llorando a Tamuz.

Y me dijo: ¿Has visto, hijo de hombre? Aún verás mayores abominaciones que éstas.

Entonces me llevó al atrio interior de la casa del SEÑOR. Y he aquí, a la entrada del templo del SEÑOR, entre el pórtico y el altar, había unos veinticinco hombres de espaldas al templo del SEÑOR y de cara al oriente, y se postraban hacia el oriente, hacia el sol.” Ezequiel 8:13-16

Y la acción descripta como abominación es el asesinato de Tamuz (Dumuzi) que hizo llorar a estas mujeres y postrarse a los hombres hacia su altar.

La historia del asesinato del rey Dumuzi empieza cuando él paga el precio por haberse negado a postrarse ante Ishtar-Inanna (la vida mundanal).

“¡Si Inanna quiere remontarse de los Infiernos,

¡Que nos entregue a alguien en su lugar!»

Inanna remontó de los Infiernos.

Y unos diablillos, igual que cañas-shukur.

Y unos diablazos, iguales que cañas-dubban,

Se le aferraron,

El que iba delante de ella, aunque no era visir,

tenía un cetro en la mano.

El que iba a su lado, aunque no era caballero,

llevaba un arma suspendida del cinto.

Los que la acompañaban,

Los que acompañaban a Inanna,

Eran seres que no conocían el alimento,

que no conocían el agua,

Que no comían harina salpimentada,

Que no bebían el agua de las libaciones,

De los que arrebatan la esposa del regazo del marido,

Y arrancan al niño del seno de la nodriza…»

Acompañada de esta cohorte implacable, Inanna llega sucesivamente a las ciudades de Umma y Bad-Tibira, cuyas dos divinidades principales se prosternan ante ella, humildes y temblorosas, salvándose así de las garras de los demonios. A continuación, Inanna llega a Kullab, cuyo dios tutelar es Dumuzi; y el poema continúa:

“Dumuzi, revestido de un noble ropaje,

se había sentado orgullosamente en su trono.

Los demonios lo cogieron por los muslos.

Los siete demonios se le echaron encima

como a la cabecera de un hombre enfermo.

Y los pastores ya no tocaron más la flauta

ni el caramillo ante él.

Inanna fijó su mirada en él, una mirada de muerte,

Y pronunció una palabra contra él, un grito de condenación:

«¡Él es, lleváoslo!»

Así la divina Inanna entregó en sus manos

al pastor Dumuzi.

Pero los que le acompañaban,

Los que acompañaban a Dumuzi,

Eran seres que no conocían los alimentos

ni conocían el agua,

Ni comían harina salpimentada,

Ni bebían el agua de las libaciones” La Historia Empieza en Sumeria, Kramer

Por lo tanto, Ishtar-Inanna, la esposa del rey Dumuzi lo entregó a los demonios para que le maten en una paradoja que difícil de entender para aquellos que no conocen el significado de la supremacía de Allah y de la designación divina, o como la llaman los sumerios y acadios: “la soberanía del que bajó del cielo”.

Pero una verdad que ocurrió a menudo en la religión divina: Ishtar, la vida mundanal, a menudo es dirigida por reyes a los cuales Allah no designó, porque ellos se han postrado ante ella y se han sometido a ella, y así adoran a sus deseos mundanales.

Ishtar, la vida mundanal, se rebela contra aquellos designados por Allah para gobernarla, porque en realidad ellos son rebeldes contra ella.

Así que la parte de Ali (as) fueron cinco amargos años en los cuales los demonios de la tierra se ensañaron para combatirle (as) en Al-Ÿamal, Siffin y Nahrawan. Y no se detuvieron hasta matarle en Kufa.

Y la parte de Husein (as), el rey designado para gobernar este mundo, fue una masacre a la cual ni el niño sobrevivió.

Estos algunos de los textos que nos llegaron con las tablillas de barro sumerias sobre la tragedia de Dumuzi y su hermana, y veremos cuánto se acerca a la descripción de lo que ocurrió a Husein (as), aunque son textos arqueológicos que circularon entre los sumerios y acadios miles de años antes del nacimiento de Husein (as).

Su corazón se llenó de lágrimas.

El corazón del pastor se llenó de lágrimas.

El corazón de Dumuzi se llenó de lágrimas.

Dumuzi tropezaba a través de la llanura, llorando:

“¡O llanura, eleva por mí un lamento!

¡O cangrejos en el río, duélanse!

¡O ranas en el río, llámenme!

¡O mi madre Sirtur, llora por mí!

Si ella no encuentra los cinco panes,

Si no encuentra los diez panes,

Si no conoce el día de mi muerte,

Tú, O llanura, dile, díselo a mi madre.

En la llanura, mi madre verterá lágrimas por mí.

En la llanura, mi pequeña hermana se lamentará.”

Se tendió a descansar.

El pastor se tendió a descansar.

Dumuzi se tendió a descansar.

Cuando yacía entre brotes y juncos,

Soñó un sueño.

Despertó de su sueño.

Tembló por su visión.

Aterrado, se talló los ojos.

Dumuzi exclamó:

“Traigan…tráiganla…traigan a mi hermana.

Traigan a mi Geshtinanna, mi hermanita,

Mi escriba conocedora de las tablillas,

Mi cantante que sabe muchas canciones,

Mi hermana que conoce el significado de las palabras.,

Mi sabia mujer que conoce el significado de los sueños.

Debo hablar con ella.

Debo contarle mi sueño.”

Dumuzi hablo con Geshtinanna, y dijo:

“¡Un sueño! Mi hermana, escucha mi sueño:

Los juncos se elevan a mi alrededor; los juncos se espesan a mi alrededor.

Una única caña creciente tiembla por mí.

De un junco que crece gemelo, primero uno, luego el otro,

Es extirpado.

En un soto boscoso, el terror de los altos árboles se eleva a mi alrededor.

Vierten agua sobre mi sagrado corazón.

El fondo de mi mantequera se desprende.

Mi copa se cae de su clavija.

Mi cayado de pastor ha desaparecido.

Un águila atrapa a un borrego del corral.

Un halcón atrapa a un gorrión sobre la barda de juncos.

Mi hermana, tus cabras arrastran sus barbas de lapislázuli sobre el suelo.

Tus borregos rascan la tierra con patas dobladas.

La mantequera yace silente, no hay leche que se vierta.

La copa yace en añicos; no hay más Dumuzi.

El corral se entrega a los vientos.”

Geshtinanna dijo:

“Mi hermano, no me cuentes tu sueño.

Dumuzi, no me cuentes tal sueño.

Los juncos que se elevan sobre ti,

Los juncos que se engrosan a tu alrededor,

Son tus demonios, que te persiguen y atacan.

El junco solitario que tiembla por ti

Es nuestra madre; ella llevará luto por ti.

El junco que crece gemelo, del cual, primero uno, luego el otro,

Es extirpado, Dumuzi,

Es tú y yo; primero uno, luego el otro, será extirpado.

En el soto boscoso, el terror de los altos árboles que se eleva a tu alrededor

Son los galla; ellos descenderán sobre ti en el corral.

Cuando el fuego se apague sobre tu corazón sagrado,

El corral se convertirá en la morada de la desolación.

Cuando el fondo de tu mantequera se desprenda,

Serás aprehendido por los galla.

Cuando tu copa se caiga de su clavija,

Caerás al suelo, sobre las rodillas de tu madre.

Cuando tu cayado de pastor desaparezca,

Los galla causarán que todo se marchite.

El águila que atrapa al borrego en el redil

Es el galla que te arañará las mejillas.

El halcón que atrapa al gorrión sobre la barda de juncos

Es el galla que trepará la barda para llevarte.

Dumuzi, mis cabras arrastran sus cuentas de lapislázuli por el polvo.

Mi cabello se arremolinará en el cielo por ti.

Mis borregos rascan la tierra con las patas dobladas.

O Dumuzi, laceraré mis mejillas de dolor hacia ti.

La mantequera yace silente; no se vierte leche.

La copa yace en añicos; ya no hay Dumuzi.

El corral es entregado a los vientos_____”

“Dumuzi escapó de sus demonios.

Huyó al corral de su hermana, Geshtinanna.

Cuando Geshtinanna encontró a Dumuzi en el corral, lloró.

Llevó su boca cerca del cielo.

Llevó su boca cerca de la tierra.

Su pena cubrió el horizonte como una vestidura.

Se laceró los ojos.

Se laceró la boca.

Se laceró los muslos.

Los galla treparon la barda de juncos.

El primer galla golpeó a Dumuzi en una mejilla con un clavo cortante.

El segundo galla golpeó a Dumuzi con el cayado de pastoreo.

El tercer galla quebró el fondo de la mantequera,

El cuarto galla tiró la copa de su clavija,

El quinto galla destruyó la mantequera,

El sexto galla destruyó la copa,

El séptimo galla gritó:

“¡Levántate, Dumuzi!

Esposo de Inanna, hijo de Sirtur, hermano de Geshtinanna!

¡Levántate de tu falso sueño!

¡Tus ovejas fueron capturadas! ¡Y tus borregos!

¡Y tus cabras! ¡Y tus cabritos!

¡Despójate de la corona sagrada de tu cabeza!

¡Despójate de las vestimentas de me de tu cuerpo!

¡Que tu cetro real caiga al suelo!

¡Despójate de las sandalias sagradas de tus pies!

¡Desnudo, vienes con nosotros!

Los galla capturaron a Dumuzi.

Lo rodearon.

Ataron sus manos. Ataron su cuello.

La mantequera estaba silente. No había leche para verter.

La copa estaba quebrada. Ya no había Dumuzi.

El corral fue entregado a los vientos. ” Inanna – La Reina del Cielo y la Tierra, Wolkstein y Kramer

“Además, usted puede leer en los calendarios babilónicos que afligirse y llorar por el dios Dumuzi comienza el segundo día del mes “Dumuzi”, es decir Tammuz [Julio], y las conmemoraciones que se llevan a cabo portando antorchas son en el noveno, décimo sexto y décimo séptimo día. Durante los últimos tres días del mes, se lleva a cabo una ceremonia llamada “Talkimtu” en lengua acadia, en ella hay una manifestación ritual y entierro de una imagen que representa al dios Tammuz. A pesar del impacto causado por la ideología de la muerte del dios Dumuzi en la antigua sociedad mesopotámica y fuera de ella, la aflicción por él nunca se convirtió en uno de los rituales del templo. Al contrario, continuó siendo una práctica popular… Y hemos notado una cantidad de lamentaciones escritas por los poetas sumerios y babilonios que se lamentan por el joven dios Dumuzi, leídas en conmemoraciones de diferentes ciudades.” Ishtar y la Tragedia de Tammuz del Dr. Fathil Abdul Wahid Ali.

La lamentación sumeria de Tammuz o Dumuzi:

“La copa estaba quebrada.

Ya no había Dumuzi.

El corral fue entregado a los vientos.” Ishtar y la Tragedia de Tammuz del Dr. Fathil Abdul Wahid Ali.

Y en otro poema, un poeta sumerio lamenta a Dumuzi (el hijo fiel) diciendo:

“Mi corazón fue a Edén, llorando, llorando

Soy la dama del templo, soy Inanna, quien destruye las tierras de los enemigos.

Soy Ninsun, la madre del gran maestro.

Soy Geshtinanna, la madre del muchacho sagrado.

Mi corazón fue a Edén, llorando, llorando

Fui al lugar del muchacho,

fui al lugar de Dumuzi,

A los infiernos, el hogar del pastor.

Mi corazón fue a Edén, llorando, llorando

Al lugar donde el muchacho estaba encadenado

al lugar donde Dumuzi aguantaba

Mi corazón fue a Edén, llorando, llorando” Ishtar y la Tragedia de Tamuz del Dr. Fathil Abdul Wahid Ali.

La verdad es que esa gran injusticia ensombrece a los sumerios que enseñaron a escribir a la humanidad, hicieron leyes y fundaron ciencias, fueron los primeros en inventar la rueda, organizaron las matemáticas, el álgebra y la ingeniería, cuando el Dr. Kramer y otros expertos sobre la civilización sumeria los retrataron afligidos por algo legendario o una historia legendaria que ellos mismos escribieron, lo cual es sólo una expresión de la fertilidad e infertilidad que se alternan a lo largo del año, como si fueran pueblos cuyos individuos estuvieran todos en drogas que les hacen perder el sentido, tanto que ellos y sus antepasados babilónicos se afligieron y establecieron conmemoraciones miles de años para un símbolo de una historia que ellos mismos escribieron, del principio al final. Por miles de años, los mesopotámicos, generación tras generación y año tras año, retrataron el cuerpo de Dumuzi. Y cada año lloraban por Dumuzi. Y cada año, recitaban las lamentaciones de Dumuzi.

¿No es esto más que engaños? ¡Y es sólo una historia que ellos escribieron! ¡Para expresar la fertilidad que llega en primavera y la infertilidad que le sigue en otra estación del año!

Debería haber una explicación razonable para la aflicción de la primera civilización conocida por el hombre, la aflicción de miles de años por Dumuzi (el hijo fiel) o Tammuz.

En cuanto al legado religioso, las narraciones de los Imames (as) nos hablan para completar la claridad de que los sumerios se afligían y lloraban por Husein (as) vinculando el llanto y la pena de los profetas sumerios, Noé (as) y Abraham (as) por Husein (as).

Al-Fathil bin Shathan narró que oyó al Imam ArRida (as) decir: “Cuando Allah (swt) ordenó a Abraham (as) sacrificar el cordero que le envió en lugar de su hijo Ismael, Abraham habría querido sacrificar a su hijo Ismael con sus propias manos y no que se le hubiese ordenado sacrificar el cordero en su lugar, para tener lo que recibe el padre que sacrifica a su hijo más amado, el rango más alto de los pacientes en las calamidades, entonces Allah (s) le inspiró: “¿Es él el más amado para ti o lo eres tú mismo?” Entonces él (as) dijo: “Él es más amado para mí que yo mismo.” Entonces Él le dijo: “Entonces ¿sus hijos son más amados para ti? ¿o los tuyos?” Él (as) le dijo: “Los suyos.” Él (swt) le dijo: “¿Entonces el sacrificio de sus hijos en las manos de sus enemigos con injusticia lastima más tu corazón, o el sacrificio de tu hijo con tus manos obedeciéndome a mí?” Él dijo: “Oh, Señor, el sacrificio de sus hijos en las manos de sus enemigos con injusticia lastima más mi corazón.” Él le dijo: “Oh, Abraham, hombres diciendo que son de la nación de Muhammad matarán a Husein, su hijo, con injusticia y agresión, tal como se sacrifica a un cordero. Y con eso, ellos se ganarán mi ira.” Entonces Abraham (as) sintió pánico por lo que oyó, su corazón se adoleció y comenzó a llorar. Entonces Allah (swt) le inspiró: “Oh, Abraham, te rescato de tu pánico por tu hijo Ismael si ibas a sacrificarlo con tus manos, por tu pánico por Husein y su asesinato. Y te he hecho de los rangos más altos de los pacientes en las calamidades.” Y aquellas son las palabras del Altísimo: “Y le rescatamos a cambio de un sacrificio inmenso.” Dos cuestiones se establecieron, dos cuestiones ocurrieron, dos cuestiones diferentes y dos cuestiones que no coinciden.” Al-Jisal del Sheij As-Sadûq, páginas 58-59, y Uyûn Ajbar Ar-Rida, vol. 2, p. 187.

Ali Bin Muhammad narra del Imam Abu Abdullah (as) que dijo con respecto a la aflicción de Abraham (as), “Con respecto a las palabras de Allah (swt): “Y miró a las estrellas y dijo: «En verdad, estoy enfermo.»” Sura As-Saaffaat (Los que se ponen en filas) 37:88-89, él vio lo que iba a pasar a Husein (as) entonces dijo: “Estoy enfermo por lo que ocurrirá a Husein (as).” – Al-Kafi, vol. 1, p. 465

Y Al-Maÿlisi narró en Al-Bihar: “Cuando Adán descendió a la tierra no vio a Eva, entonces empezó a vagar por la tierra buscándola. Cuando pasó por Karbala y se sintió abatido y triste por ninguna razón, fue hasta el lugar en el que Husein había sido asesinado y entonces sus pies sangraron, entonces alzó su rostro al cielo y dijo: “Mi Señor, ¿acaso he cometido otro pecado y por eso me castigas? Ya que vagué por la tierra y ningún daño me ha tocado como este que tiene esta tierra.” Entonces Allah le inspiró: “No has cometido ningún pecado, pero en esta tierra, tu hijo Husein será asesinado con injusticia, entonces tu sangre brotó correspondiendo a la de él.” Adán dijo: “¿Husein será un profeta?” Él (swt) le dijo: “No, pero él es hijo del Profeta Muhammad.” Adán le preguntó: “¿Y quién es el asesino?” Él le dijo: “El asesino es Yazid, el maldito de los habitantes de la tierra y el cielo.” Entonces Adán le dijo: “¿Qué puedo hacer yo?” Le dijo: “Maldecirle, oh, Adán.” Entonces Adán le maldijo cuatro veces y caminó al Monte Arafat, y encontró ahí a Eva.

Y fue narrado que cuando Noé iba en el Arca, fue por todo el mundo, y cuando pasó por Karbala, la tierra lo asió y Noé sintió miedo, entonces suplicó a su Señor y dijo: “Mi Señor, fui por todo el mundo y no sentí miedo como lo siento en esta tierra.” Entonces Gabriel descendió y le dijo: “Oh, Noé, en este lugar, Husein será asesinado, el hijo de Muhammad, Sello de los Profetas, y el hijo del Sello de los Profetas.” Él le dijo: “¿Y quién es el asesino, oh, Gabriel?” Él le dijo: “Su asesino es el maldito de los habitantes de los siete cielos y las siete tierras.” Entonces Noé le maldijo cuatro veces, y el Arca se movió hasta llegar a Al-Ÿudi y allí se posó. Y fue narrado que Abraham (as) pasó por la tierra de Karbala en un caballo, y al pasar sintió como si su cabeza fuera cortada, entonces comenzó a pedir perdón a Allah y dijo: “Mi Señor, ¿qué me ha ocurrido?” Entonces Gabriel (as) descendió y le dijo: “Oh, Abraham, no has cometido pecado, sino que aquí es donde el hijo del Sello de los Profetas y el hijo del Sello de los Sucesores será asesinado. Entonces tu sangre brotó correspondiendo a la de él.” Él (as) dijo: “Oh, Gabriel, ¿quién es su asesino?” Él le dijo: “El maldito de los habitantes de los cielos y la tierra. Y sin el permiso de su Señor la pluma escribió en la tabla que él está maldito, entonces Allah inspiró a la pluma: “Mereces ser alabada por haberle maldecido.” Entonces Abraham (as) alzó sus manos y maldijo a Yazid, y su caballo habló fluidamente diciendo “Amén.” Entonces Abraham dijo a su caballo: “¿Qué has aprendido que dijiste amén a mi súplica?” Le dijo: “Oh, Abraham, es un honor que tu cabalgues sobre mí, y cuando viajé y caíste en mi espalda, estaba muy avergonzado, y Yazid, que Allah (swt) le maldiga, fue la razón por la que viajé.” Al-Bihar, vol. 44, p. 243

Lo mencionado arriba hace que el lector meditabundo se dé cuenta que las epopeyas de Sumeria y Acad son cuentos religiosos y algunos de ellos son de lo oculto y del futuro en relación al tiempo en el cual fueron escritos:

Y nos saca todas las dudas, la religión es una parte grande de lo que contienen las epopeyas e historias sumerias y acadias (babilónicas y asirias). Y desde que alcanzamos este punto, veo muy adecuado mencionar la Eterna Epopeya de Uruk o la Epopeya de Gilgamesh, y juntos, trataremos de leerla de otra manera que quizás no tenga precedentes. Trataremos de leerla como si fuera una historia contada por Adán a sus hijos, contada por Noé a sus hijos y por Abraham a sus hijos, los cuales se propagaron entre los sumerios y los pueblos del mundo antiguo, particularmente en el Cercano Oriente. Y se convirtió en la historia favorita de los mesopotámicos, las generaciones la transmitieron miles de años antes, hasta llegar a nosotros, pero quizás fue distorsionada cuando la gente la narró, como aclaramos antes.

La historia de Gilgamesh, quien vino un día a traer justicia y a salvar a la humanidad de su salvajismo. Y en los artefactos del antiguo Egipto: “Un hombre se levanta, con toda dignidad enyunta bueyes que se levantan, uno a su derecha y el otro a su izquierda.” Légendes de Babylone et de Canaan, Charles Virolleaud.

Gilgamesh, es aquél por el cual la Mesopotamia (Sumeria) y el sur de Iraq estuvieran esperando miles de años que aparezca algún día.

La Quinta Litera

Gilgamesh, el hijo de Ninsun, la madre que llora por Dumuzi

“Mi corazón fue a Edén, llorando, llorando

Soy la dama del templo, soy Inanna, quien destruye las tierras de los enemigos.

Soy Ninsun, la madre del gran maestro.

Soy Geshtinanna, la madre del muchacho sagrado.

Mi corazón fue a Edén, llorando, llorando

Fui al lugar del muchacho,

fui al lugar de Dumuzi,

A los infiernos, el hogar del pastor.

Mi corazón fue a Edén, llorando, llorando

Al lugar donde el muchacho estaba encadenado

al lugar donde Dumuzi aguantaba

Mi corazón fue a Edén, llorando, llorando” Ishtar y la Tragedia de Tamuz del Dr. Fathil Abdul Wahid Ali.

Gilgamesh:

Palabras de Enkidu a Gilgamesh:

“No hay otro en la tierra como tú. Ninsun, fuerte como un toro salvaje en el establo, ella fue la madre que te dio a luz, y ahora te has alzado sobre todos los hombres, y Enlil te ha concedido el reinado, para que tu fuerza supere a la fuerza de los hombres.” The Epic of Gilgamesh (La Epopeya de Gilgamesh), Taha Baqir.

A lo largo de la Epopeya de Gilgamesh, podemos leer sobre el viaje de la humanidad que falta venir y no el del pasado, como algunos que la explican imaginan. Podemos leer acerca de la historia del que salva a la humanidad de su salvajismo, lo cual lamentablemente siempre está presente, especialmente en las mayores confrontaciones.

“…semejantes al burro que va cargado de libros. ¡Qué mal ejemplo el de un pueblo…” Sura 62, Al-Ÿumu’a (El Viernes): 5

“…Su ejemplo es como el del perro, que si le atacas jadea y si no le haces caso jadea.” Sura 7, Al-‘A’raf (Las Alturas): 176

“Él los convirtió en monos y en cerdos y adoraban a los ídolos. Esos son quienes tienen una situación peor…” Sura 6, Al-Maida (La Mesa Servida): 60

El salvador, que ha sido conocido por miles de años a través de los continentes. Sus noticias se expandieron desde la Mesopotamia hasta el norte del África, y encontramos imágenes simbólicas de él en los artefactos egipcios: “Un hombre que se alza, con toda la dignidad, lleva dos bueyes que se levantan, uno a su derecha y otro a su izquierda. Esta es una imagen que vemos en muchos artefactos babilónicos y a menudo representa a Gilgamesh y a su lucha con los animales salvajes.” Légendes de Babylone et de Canaan, Charles Virolleaud.

En la epopeya, Gilgamesh es dos tercios dios. Encontramos su historia, él es un hombre del segundo diluvio, conectada a la historia de padre sumerio Ziusudra (Noé) y el babilonio Utnapishtin (Noé), el hombre del primer diluvio. Además, quizás los viajes más importantes de Gilgamesh en la epopeya es su viaje para encontrarse con su abuelo Noé, Utnapishtin, quien es inmortal entre los dioses, para preguntarle el secreto por el cual él puede librarse de su tercio humano, así ser inmortal con los dioses como su abuelo Noé (as), o en otras palabras, tener su nombre escrito competentemente en el registro de la vida eterna y estar entre los espiritualmente inmortales. Así que la cuestión es acerca de su espíritu, ya que él es dos tercios dios y él quería hacer la parte que le faltaba así también, y no tiene nada que ver con la inmortalidad física como imaginaron los que explicaron la epopeya.

Encontramos a Gilgamesh siendo claramente un salvador en algunos textos y un símbolo de justicia al que todos esperan y del que todos hablan.

“Los nobles de Uruk están sombríos en sus cámaras: «Gilgamesh no deja el hijo a su padre; Día y noche es desenfrenada su arrogancia. El rey debe ser un pastor para su pueblo. Él no deja la doncella a su amante, ¡La hija de guerrero, la esposa del noble! ¿Es éste nuestro pastor, osado, majestuoso, sabio?” La Epopeya de Gilgamesh

Algunos expertos de la civilización sumeria entienden que estas líneas se refieren a la agresión de Gilgamesh sobre el honor de la gente o su opresión hacia ellos, y esto es ilógico, de otro modo, la Epopeya sería totalmente contradictoria, ya que, al comienzo de ella, Gilgamesh es descripto con los mejores atributos. Y en las mismas líneas él descripto como sabio, entonces ¿cómo un rey sabio viola el honor de sus pares y los oprime? Además, la siguiente parte de la epopeya describe a Gilgamesh con la moral ideal, tal como altruista, valiente y leal. Por esta razón, estas líneas o son una distorsión agregada al texto o son simbólicas, y por eso requieren una aclaración y una interpretación.

Si contemplamos el texto, encontramos que se refiere al Salvador de la Humanidad de su salvajismo, el Salvador de la Humanidad cuya historia acompañó a todas las naciones, porque si las naciones de los que vinieron antes de su envío no estaban preparadas para recibirle al menos habría individuos en estas naciones que se salvaron por su historia transmitida. Él es la persona que los conecta con Allah y abre la puerta del cielo, quien quiera oír que oiga con gran inspiración que le informa la verdad para que se aferre a ella con fuerza, la verdad que nos hizo aparecer de la nada, la verdad de que hemos sido creados para saber. Por eso él ocupará a todos en Allah y no en sí mismo, porque si él les hubiera ocupado en él mismo o les hubiera dejado ocuparse en él sin advertirles entonces no habría diferencia entre él y los tiranos opresores que buscan fama y reputación.

Ahora, podemos entender bien por qué los hombres de Uruk murmuraban en sus casas, y por qué Gilgamesh no dejó hijo a su padre, ni virgen a su amante, ni hija de guerrero ni esposa de noble, porque ellos estaban todos aferrados con fuerza a Allah (swt). Gilgamesh, el salvador, vino y liberó a los salvos, quienes en cierto momento serían una puerta de gran inspiración. Y él les enseñó cómo aferrarse a Allah, cómo amar a Allah y cómo oír a Allah en todo. Si se estudia a los sumerios, se encuentra que ellos eran los más serios en estas cuestiones.

“Él es Gilgamesh, que significa el guerrero de la primera fila y el hombre que será la semilla de un árbol nuevo”

Gilgamesh, la persona santa para los sumerios o acadios -babilónicos-, asirios, y para muchos pueblos del mundo antiguo, está descripto con precisión en la Epopeya de Gilgamesh como “dos tercios dios y un tercio humano”, es decir que la luz en su entidad prevalece sobre su lado oscuro o “Yo”, pero en el fin, él busca el secreto de la salvación definitiva de esta oscuridad. Incluso su nombre, Gilgamesh, establece su misión, ya que él es el guerrero de la primera fila.

Y en la epopeya:

Él es el guerrero que mató al demonio Humbaba.

Él es el guerrero que ofendió a Ishtar (la vida mundanal).

Él es el guerrero que él mismo se aplastó.

Y él es la persona que sería la semilla de un nuevo árbol de la humanidad victorioso sobre su salvajismo.

“Y nadie conoce el significado exacto del nombre de Gilgamesh, algunos textos acadios mencionan que significan guerrero de primera fila, y hay una posibilidad que su nombre sumerio se refiera al hombre que será la semilla de un árbol nuevo, es decir, el hombre que hiciera una familia.” Taha Baqir, La Epopeya de Gilgamesh.

Tal vez la peor distorsión a las que estas epopeyas se vieron expuestas es la personificación incorrecta de los personajes épicos debido a la confusión, por ejemplo, de personificarlos como reyes cuyos nombres fueron mencionados en la lista de reyes sumerios. El personaje épico de Gilgamesh está personificado como el Rey Gilgamesh, aunque los nombres de sus padres son distintos, por ejemplo. Esta es la situación exacta del que lee la historia épica del Mahdi que el profeta Muhammad (sws) mencionó en muchas narraciones diciendo que hay un rey en el estado abasida miles años atrás cuyo nombre es AlMahdi, y él creer que al que se refiere la historia épica del Mahdi islámico es el rey abasida. Y esto lamentablemente ha ocurrido frecuentemente con Gilgamesh, aunque algunos expertos en artefactos sumerios establecieron que es incorrecto considerar que el Gilgamesh de la epopeya es el mismo que el Gilgamesh de la historia, basados solo en la similitud de los nombres.

Charles Virolleaud dice:

“Por lo tanto, hay razones que nos hacen creer que en una época muy antigua hubo un rey llamado Gilgamesh. Y este nombre está en la Lista de los Reyes de Uruk (recientemente descubierta) pero no está al principio de la lista (como se esperaría), ya que el Gilgamesh de la historia no encontró una nación, sino que fue incluido en una lista de reyes de los cuales históricamente sólo conocemos sus nombres… Como sea, el Gilgamesh de cual la historia ha escrito dos líneas no tiene nada que llame nuestra atención, pero sí lo hace el Gilgamesh cuya epopeya poética llegó a nosotros.” Légendes de Babylon et de Canaan, Charles Virolleaud.

La Epopeya de Gilgamesh, la cual los reyes de Sumeria, Acad, también Babilonia e incluso Asiria tienen en sus bibliotecas, que protegieron y se adueñaron, como hizo la gente como si fuera un encantamiento o un libro sagrado, creo que vale la pena meditar en ella e investigar si representa la historia de la persona que aún está por venir, la cual fue esperada por los sumerios, acadios, babilonios y asirios como un salvador.

Taha Baqir dice: “Y el nombre del héroe Gilgamesh se trasladó a la mayoría de las obras literarias de las antiguas naciones, y sus obras se atribuyeron a héroes de otras naciones, tales como Hércules, Alejandro, Dhul-Qarnayn y Odiseo de la Odisea.” Taha Baqir, La Epopeya de Gilgamesh. También dijo: “Extraña es la cuestión de Gilgamesh que se volvió un ejemplo para los héroes de otras naciones.”

Y Charles Virolleaud dice: “Y en las antiguas épocas, los egipcios conocían al personaje del que hablamos, ya que se encontró un cuchillo en el valle del Nilo en Gebel-Al-Arak, su hija estaba hecha de sílex y no de metal, y su mango estaba hecho de marfil. De un lado tenía una imagen de un hombre levantándose que sostiene a dos bueyes que se levantan con total dignidad, uno a su derecha y el otro a su izquierda. Y esto es lo que vemos en una gran cantidad de artefactos babilónicos, y que a menudo representan a Gilgamesh en su lucha con los animales salvajes.” Légendes de Babylone et de Canaan, Charles Virolleaud.

Por lo tanto, Gilgamesh no es sólo una persona recta, y no es sólo un rey o alguien que un día será rey. Más bien, Gilgamesh es una persona que concierne a muchas naciones y es un ejemplo para los héroes de las naciones, tal como nos muestran los artefactos. Y el hecho de que Gilgamesh sea una persona que concierne a muchas naciones es lo único que explica la existencia de diferentes versiones de la epopeya en diferentes países e incluso en diferentes idiomas distintos al original.

“Y tal vez la mejor evidencia que revela su gran influencia en la mente de los pueblos de las antiguas civilizaciones sea el amplio espectro interior de su propagación en el mundo antiguo. Así que, con los pueblos tempranos de Iraq, no sólo circularon entre los habitantes del sur o centro de Iraq, que es la región conocida como Sumeria o Acadia, sino que también inculcaron a la región norte, es decir, Asiria. Por eso se encuentran tantas versiones de ella en las capitales del antiguo Iraq, durante la era de la prosperidad de la civilización babilónica de la antigua era babilónica (segundo milenio A.C.). En cuanto a Asiria, la última publicación completa que nos llega fue encontrada en la famosa Biblioteca de Asurbanipal, el rey asirio… En cuanto a los centros de las civilizaciones antiguas, ya hemos señalado que algunos investigadores encontraron muchas versiones de sus partes en distintas regiones, tales como Anatolia, el hogar de la civilización hitita. Y algunos de los textos fueron escritos en la antigua lengua babilónica, también traducciones a las lenguas hitita y hurrita. Y recientemente hubo un descubrimiento emocionante de una versión de algunos de sus capítulos en una de las antiguas ciudades de Palestina, que es Megido, bien conocida en la Torá. Y esta pequeña versión se remonta al siglo catorce A.C.” Taha Baqir, La Epopeya de Gilgamesh.

Así la historia épica describe a Gilgamesh en el principio, y resume todo acerca de Gilgamesh en unas pocas líneas que son como una introducción a la persona de Gilgamesh y su misión,

“Este era el hombre para quien todas las cosas eran conocidas, este fue el rey que conocía todos los países del mundo. Fue sabio, vio misterios y conoció secretos, nos trajo un tallo de los días anteriores al diluvio. Se fue en un largo viaje, estaba fatigado, agotado con su labor, volviendo descansó, grabó en una piedra la historia completa.”

Está claro que el texto describe a un hombre de conocimiento “para quien todas las cosas eran conocidas… que conocía todos los países del mundo… sabio… vio misterios y conoció secretos…” y sin embargo llega, es un maestro de importante conocimiento y lo grabaría de tal forma que permaneciera entre la gente “grabó en una piedra la historia completa”. Y si nos remitimos a los textos religiosos sobre el Mahdi, encontramos que el Imam As-Sadiq (as) dijo: “El conocimiento son veintisiete letras y los profetas sólo trajeron dos letras. Y hasta hoy, los hombres sólo conocen estas dos letras. Así que cuando nuestro Qa’im se levante, traerá con él veinticinco letras y las transmitirá a la gente, agregará las dos letras a ellas y así les transmitirá veintisiete letras.” Bihar Al-Anwar, vol. 52, p. 336

La Sexta Litera

La Epopeya de Gilgamesh está llena de símbolos, tiene visiones simbólicas y aclara el significado de algunos de sus símbolos, y tiene palabras simbólicas y eventos. Por ejemplo, en el corazón de la batalla entre Gilgamesh y Enkidu, encontramos todo se calma de repente y Enkidu se levanta y con todo el debido respecto, dice a Gilgamesh:

“No hay otro como tú en el mundo. Ninsun, que es fuerte como un buey salvaje en el establo, ella fue la madre que te dio a luz, y ahora te has alzado sobre todos los hombres, y Enlil te ha dado el reinado, para que tu fuerza supere a la fuerza de los hombres.” La Epopeya de Gilgamesh, Taha Baqir.

Y la pregunta aquí es si Enkidu sabía esto desde el principio, ¡¿por qué pelearon?!

Por eso no es razonable que con la batalla se refiera a una batalla física entre Gilgamesh y Enkidu. Sí es posible decir que una batalla ideológica llevó eventualmente a Enkidu a admitir que Gilgamesh es el hijo de Ninsun y el hijo de Enlil, quien le dio el reinado. Y después de la batalla, el hecho de que Enkidu dijo estas palabras muestra claramente que él santifica a Ninsun y a Enlil pero no reconoce que Gilgamesh fuera del linaje de ellos. Y ahora lo hace: “No hay otro como tú en el mundo. Ninsun, que es fuerte como un buey salvaje en el establo, ella fue la madre que te dio a luz, y ahora te has alzado sobre todos los hombres, y Enlil te ha dado el reinado, para que tu fuerza supere a la fuerza de los hombres.”

Por eso debemos considerar el simbolismo dentro de los textos y no considerar los textos como si fueran explícitos o literales. Y como una cuestión de hecho, esta es casi la esencia de los textos religiosos en general porque son de otros mundos y contienen sabiduría, y a veces el objetivo de estos textos es entregar un mensaje a su gente, y quizás este mensaje sea a menudo protegido de impostores, usando símbolos que su gente conoce. Así que las visiones, por ejemplo, son sin duda, textos religiosos, pero ¿Quién de nosotros duda de que sean a menudo simbólicos?

El primer viaje de Gilgamesh, para matar al demonio Humbaba y para sacar la injusticia, la opresión y el mal de la tierra:

“Gilgamesh dijo a su siervo Enkidu: “Por el mal que hay en la tierra, iremos al bosque y destruiremos el mal, porque en el bosque vive Humbaba cuyo nombre es “Inmensidad”, un gigante feroz.” Y antes de que Gilgamesh vea al demonio, él ve muchas visiones que le dicen que su primera misión es exitosa,

“Gilgamesh dijo: “Soñé otra vez. Nos detuvimos en un profundo desfiladero de la montaña, y al costado de él nosotros dos éramos como más pequeños que moscas de un pantano, y de repente la montaña se desmoronó, me hirió y me cortó los pies enfrente de mí. Luego empezó a brillar una luz insoportable, y era una cuya gracia y belleza eran más grande que la belleza de este mundo. Me empujó afuera de la montaña, me dio agua para beber y mi corazón se confortó.” La Epopeya de Gilgamesh.

Y todo lo deificado por los sumerios es un dios, así que la vida mundanal es un dios, el “Yo” es un dios y el grupo es un dios, y los rectos y santos son dioses, por eso remplazamos la palabra dios con las palabras profetas, rectos, vida mundanal o “Yo”. Y contemplemos el texto y veamos la sabiduría con la que está llena,

“Gilgamesh respondió: “¿Dónde está el hombre que puede trepar al cielo? Sólo los dioses viven para siempre con gloriosa Shamash, pero en cuanto a nosotros, hombres, nuestros días están contados, nuestros asuntos son brisa del viento.” La Epopeya de Gilgamesh.

En el Corán: “Nos ocuparemos de cada obra que realizaron y la dejaremos como polvo disperso en el aire.” Sura 25, Al-Furqan (El Criterio): 23.

Y Gilgamesh que es dos tercios dios eventualmente quiso librarse de su parte oscura, entonces fue a aquél que se había librado de la oscuridad y se había vuelto inmortal con los dioses, y él es su abuelo Utnapishtim, Noé. Entonces el viaje de Gilgamesh a Noé no fue un viaje buscando la inmortalidad física como imaginan algunos de sus lectores, sino que fue un viaje buscando la inmortalidad espiritual.

Y después de todo lo que se ha dicho, ¿es justo que una persona cuestione cuando decimos que la Epopeya de Gilgamesh es merecidamente religiosa y que Gilgamesh es una figura religiosa?

La Séptima Litera

Gilgamesh y José (as)

En su primer viaje, Gilgamesh alcanzó la victoria, mató al demonio Humbaba, regresó a Uruk y se puso su corona para comenzar la segunda batalla, la batalla contra la vida mundanal (la diosa Ishtar o Inanna):

“«¡Ven, Gilgamesh, sé tú (mi) amante! Concédeme tu fruto. Serás mi marido y yo seré tu mujer. (10) Enjaezaré para ti un carro de lapislázuli y oro, Cuyas ruedas son áureas y cuyas astas son de bronce. Tendrás demonios de la tempestad que uncir a fuer de mulas poderosas. En la fragancia de los cedros entrarás en nuestra casa. Cuando en nuestra casa entres, ¡El umbral (y) el tablado besarán tus pies! ¡Se humillarán ante ti reyes, señores y príncipes!…»”

[Gilgamesh] abrió la boca para hablar, [Diciendo] a la gloriosa Ishtar:

«[¿Qué daré] a ti para que pueda tomarte en matrimonio? [¿… si yo] te tomo en matrimonio? [No eres más que un brasero que se apaga] con el frío; Una puerta trasera [que no] detiene la ráfaga ni el huracán; Un palacio que aplasta al valiente […]; Un turbante cuyo amparo […]; Pez que [ensucia] a los porteadores; Odre que [empapa] al que lo carga; Piedra caliza que [comba] el baluarte de piedra; Jaspe [que …] país enemigo; ¡Calzado que [oprime el pie] de su propietario! ¿A cuál amante amaste siempre? ¿Cuál de tus pastores plugo [a ti constantemente]?

Cuando Ishtar oyó esto, Ishtar se enfureció y [ascendió] al cielo. Se adelantó Ishtar ante Anu, su padre, A Antum, su madre, fue y [dijo]: «Padre mío, ¡Gilgamesh ha acumulado insultos sobre mí! Gilgamesh ha enumerado mis hediondos hechos, Mi fetidez y mi impureza». Anu abrió la boca para hablar, Diciendo a la gloriosa Ishtar: «¿Eres tú padre de dioses? No pelees con Gilgamesh, el rey, ahora Gilgamesh ha citado tus hediondos hechos, Tu fetidez y tu impureza».”

«Padre mío, ¡hazme el Toro del Cielo [para que castigue a Gilgamesh], [Y] llene a Gil[gamesh …] con arrogancia para su destrucción;! Si tú [no me haces] [el Toro del Cielo], Quebraré [las puertas del mundo inferior], Habrá confusión entre la gente, Yo haré [ …], Yo [levantaré los muertos roídos (y) vivos], ¡Para que los muertos superen a los vivos!» Anu [abrió la boca para hablar], Diciendo [a la gloriosa
Ishtar]: «[Si hago lo que me] pides, [Habrá] siete años de cáscaras (hueras). ¿Has cosechado [grano para la gente]? ¿Has cultivado hierba [para las bestias]?» [Ishtar abrió la boca] para hablar, [Diciendo a A]nu, su padre: «[Grano para la
gente] he almacenado, (110) [Hierba para las bestias] he proporcionado. [Si ha
de haber siete] años de cáscaras, [He reu]nido [grano para la gente], [He
cultivado] hierba [para las bestias]».” La Epopeya de Gilgamesh

Y en el Corán: “Y la señora de la casa en la que él estaba le acosó. Cerró las puertas y dijo: «¡Ven!» Él dijo: «¡Allah me proteja! En verdad, Él es mi Señor y me ha dado un buen alojamiento. ¡En verdad, los opresores no triunfarán!»” Sura 12, Yusuf (José): 23

“Dijo: «Sembraréis siete años seguidos. Cuando cosechéis, dejadlo en la espiga excepto un poco de lo que comeréis.»

«Después de eso, vendrán siete años duros en los que comeréis lo que habíais guardado previamente para ellos, excepto un poco que preservaréis.»

«Después, vendrá tras eso un año en el que la gente será favorecida, lloverá en abundancia y podrá prensar.»” Sura 12, Yusuf (José): 47-49

La Octava Litera

Están Quienes Caen o Tropiezan en el Viaje a la Inmortalidad

He aclarado que el viaje de Gilgamesh cuenta sobre la inmortalidad espiritual y la vida eterna en el más allá, y no la inmortalidad física, porque si los necios saben que la vida física termina, ¿cómo no lo sabría Gilgamesh, que está descripto en la Epopeya como sabio y conocedor de la verdad de las cosas? Y como la inmortalidad y la muerte mencionada en la historia se refieren a la inmortalidad y la muerte del alma, la muerte de Enkidu es similar, así que Enkidu no podría completar el viaje a la inmortalidad sin caer o tropezar en el camino, cometiendo actos prohibidos y yendo contra las órdenes que Gilgamesh le dio, así que el resultado fue que cayó en las garras del inframundo, y Gilgamesh trató de salvarle de esto y le ayudó a subir después de su tropiezo,

Gilgamesh dice a Enkidu:

“«Si ahora tú desciendes a los Infiernos,

Voy a decirte una palabra, escúchala,

Voy a darte un consejo, síguelo,

No te pongas ropas limpias,

Si no, como el enemigo, los administradores infernales se adelantarían.

No te untes con el buen aceite del bur,

Si no, con su olor, todos se apiñarían a tu alrededor.

No lances el bumerang a los Infiernos,

Si no, aquellos a los que hubiera tocado el bumerang te rodearían.

No lleves ningún bastón en la mano,

Si no, las sombras revolotearían a tu alrededor.

No te calces con sandalias,

Dentro de los Infiernos no sueltes ningún grito;

No beses a tu esposa bienamada,

No pegues a tu esposa detestada;

No beses a tu hijo bienamado,

No pegues a tu hijo detestable.

Si no el clamor de Kur se apoderaría de ti,

Pero, habiendo hecho Enkidu todo lo contrario de lo que le había dicho su amo, el

monstruo Kur lo captura y no le deja volver a la tierra.

En la batalla, allí donde se manifiesta el valor, no cayó,

¡Pero Kur se ha apoderado de él!” La Historia Empieza en Sumeria, Samuel Noah Kramer

“Por el contrario, es bastante improbable que el relato de la muerte de Enkidu y sus

exequias pueda ser de origen babilónico. En efecto, según el autor sumerio de Gilgamesh, Enkidu y los Infiernos, Enkidu no murió como suelen morir los hombres, sino que fue capturado por el demonio Kur, por haber violado a sabiendas los tabúes del universo infernal. Este incidente de la muerte de Enkidu sirve a los autores babilónicos para intercalar el episodio de la Busca de la Inmortalidad, punto culminante de su poema.

…Resumiendo, pues, diremos que muchos episodios de la Epopeya babilónica han sido plagiados de poemas sumerios dedicados al héroe Gilgamesh. Incluso en aquellos pasajes de los que no conocemos modelos sumerios, algunos temas particulares reflejan también la influencia de la poesía mítica o épica de Sumer.” Samuel Kramer, La Historia Empieza en Sumeria.

La Novena Litera

El Viaje de Gilgamesh a su Abuelo Noé (as)

Y entonces comenzó el viaje de Gilgamesh a su abuelo Noé (Utnapishtim) en el cual buscaba la inmortalidad, la inmortalidad del alma y no la del cuerpo, desde el comienzo, Gilgamesh sabía que no había inmortalidad para el cuerpo porque dijo:

“Sólo los dioses [viven] eternamente bajo el sol Para la humanidad, contados son sus días; ¡Cuánto ejecuta no es sino viento!” La Epopeya de Gilgamesh.

Y su abuelo Noé había muerto hacía mucho tiempo y él lo sabía bien, por eso se trataba de un viaje al otro mundo. Y en este viaje, Gilgamesh se aplasta a sí mismo y alcanza la inmortalidad por la que viajaba buscando. Y alcanza lo que deseaba en el mismo viaje e incluso antes de llegar a su abuelo Noé (Utnapishtim).

“Su cuerpo de pelo intenso cubrirá, Pondráse una piel de león” La Epopeya de Gilgamesh

Y Gilgamesh entra al mundo de la verdad y ve cosas por lo que ellas están realmente en su viaje hacia su abuelo Utnapishtim (Noé a.s.).

“Y así con mucho llegó Gilgamesh a Mashu, las grandes montañas sobre la cuales había oído tantas cosas, que guardan al sol creciente y poniente. Sus cumbres gemelas son tan altas como el muro del cielo y sus entrañas llegan hasta el inframundo. En cuanto a su puerta, la guardan escorpiones, mitad hombres y mitad dragones. La gloria de ellos es terrible, sus miradas golpean hasta matar hombres, sus relucientes auras arrasan las montañas que guardan al sol naciente. Cuando Gilgamesh los vio se cubrió lo ojos durante sólo un momento, luego tomó coraje y se acercó. Cuando ellos le vieron tan impávido el hombre-escorpión dijo a su pareja «Este que viene ahora a nosotros es carne de los dioses.» La pareja del hombre escorpión respondió: «Dos tercios es dios, pero uno es hombre.» Luego él llamó al hombre Gilgamesh, llamó al hijo de los dioses: «¿Por qué has venido en tan largo viaje? ¿Por qué has viajado tanto, cruzando aguas peligrosas?, dime la razón por la que has venido?» Gilgamesh respondió: «He viajado hasta aquí buscando a Utnapishtim (Noé a.s.), mi padre, porque los hombres dicen que él ha entrado a la asamblea de los dioses, y que ha encontrado la vida eterna: Deseo hacerle una pregunta a él, con respecto a la vida y a la muerte.» El hombre-escorpión abrió su boca y dijo, hablando a Gilgamesh: «Ningún hombre nacido de mujer ha hecho lo que tú has preguntado, ningún hombre mortal ha ido a la montaña, su longitud es de veinte leguas de oscuridad, en ella no hay luz, sino que el corazón se oprime con la oscuridad. Ya que desde que sale el sol hasta la puesta no hay luz.» Gilgamesh dijo: «Aunque tenga que pasar por tristeza y dolor, suspirando y gimiendo, aún debo ir. Abre la puerta de la montaña.» Y el hombre-escorpión dijo: «Ve, Gilgamesh, te permito pasar a través de la montaña de Mashu y a través de los altos rangos, que tus pies te lleven a salvo al hogar. La puerta de la montaña está abierta.»” La Epopeya de Gilgamesh.

El viaje de Gilgamesh continúa y pasa por la hacedora de vino, como si ella fuera un símbolo de la intoxicación de la gente por el amor a la vida terrenal y el “Yo”, entonces la hacedora de vino le llama a la vida terrenal y a preocuparse por sí mismo, a abandonar este viaje cansador buscando la inmortalidad.

“Ella respondió: «Gilgamesh, ¿a dónde vas tan apurado? Nunca encontrarás esa vida que estás buscando. Cuando los dioses crearon al hombre lo confinaron a la muerte, pero guardaron la vida para ellos mismos. En cuanto a tú, Gilgamesh, llena tu estómago con cosas buenas, día y noche, noche y día, baila y cásate, festeja y disfruta. Que tus ropas sean frescas, báñate con agua, cuida al niño pequeño que sostiene tu mano, y haz feliz a tu esposa con tu abrazo, porque esto también es parte del hombre.» Pero Gilgamesh dijo a Siduri, la joven: «Joven mujer, dime ahora, ¿cuál es el camino a Utnapishtim, el hijo de Ubara-Tutu? ¿Qué direcciones hay para el pasaje? Dámelas, oh, dame las direcciones. Cruzaré el océano si es posible, y si no vagaré aún más lejos en el desierto.” La Epopeya de Gilgamesh.

Es como si estas últimas palabras de Gilgamesh fueran las citadas por Moisés (as), Moisés (as) dijo: “a su discípulo: «No descansaré hasta que alcance la unión de los dos mares, aunque tenga que caminar durante mucho tiempo.»” Sura 18, Al-Kahf (La Caverna): 60.

Y el viaje de Gilgamesh continúa hasta que llega a su abuelo Utnapishtim (Noé a.s.) y su abuelo le cuenta la historia del diluvio, entonces Gilgamesh aprende el secreto de la vida de su abuelo.

Utnapishtim dijo: “No hay permanencia. ¿Construimos una casa para quedarnos para siempre, sellamos un contrato para sostenerlo para siempre? ¿Los hermanos dividen la herencia para quedársela para siempre, acaso dura el tiempo de fluir de los ríos? Es sólo la ninfa de la mosca-dragón que pierde su larva y ve al sol en su gloria. Desde los antiguos días no hay permanencia. Y el que duerme y el muerto, que parecidos son, son como la muerte retratada. ¿Qué hay entre el amo y el siervo cuando ambos han cumplido su condena?” La Epopeya de Gilgamesh.

Las epopeyas, historias y poemas sumerios, prueban que donde hubo sumerios, la historia de la religión divina existió y fue completa en todos sus detalles, personas y símbolos, y antes de la existencia del judaísmo, el cristianismo y el islam. Así en las tablillas de barro sumerias, encontramos el dios real y único que domina todo, encontramos en ellas las ideologías, la ética, las creencias sagradas, la adoración y sus métodos, y los caminos para alcanzar la victoria sobre Satanás, la vida terrenal, el “Yo” y el amor por sí mismo. Por eso, los sumerios tenían la religión entera, desde la A a la Z. ¿Entonces de dónde la obtuvieron? ¿De dónde obtuvieron este sistema sofisticado que apareció repentinamente completo en la historia de la Mesopotamia?

La verdad que toda persona racional ve es clara como el sol, hay un salto cultural y civil que vemos a través de la cultura y civilización sumeria. Así que, si alguien quiere negarlo después de todo lo que hemos dicho, es asunto suyo. Como sea, convenciones y teorías se han hecho para explicar este salto cultural. Y si el asunto fuera de otra manera, no se hubiera llegado al punto de proponer teorías que dicen que los extraterrestres llegaron del espacio. Y me asombra tanto la persona que acepta que la razón detrás del progreso de la humanidad es la llegada de extraterrestres en sus naves espaciales usando sus poderes universales de los cuales no vemos ni un rastro en la tierra, para justificar este salto cultural y que aún, no acepta que el alma de Adán fue soplada dentro de su cuerpo y que de esta manera evolucionó y se volvió más sofisticado entre la creación en los aspectos de organización y en la habilidad de pensar y comprender.

La Décima Litera

Los sumerios y la Supremacía de Allah

Con respecto al gobierno, el Dr. Kramer dice:

“GOBIERNO, EL PRIMER PARLAMENTO: el progreso social y espiritual del hombre es, contrariamente a lo que podría creerse si se consideraran las cosas de un modo superficial, a menudo, un proceso lento, tortuoso y difícil de seguir en su encaminamiento; el árbol en pleno vigor puede encontrarse separado de la semilla original por millares de kilómetros o, como en el presente caso, por millares de años. Tome, por ejemplo, la forma de vida conocida como democracia y su institución fundamental, la asamblea política.

Esto sorprenderá, sin duda, a muchos de nuestros contemporáneos, persuadidos de que la democracia es un invento de Occidente, e incluso un invento de fecha reciente. Lo que, no obstante, no deja de asombrar es que la cuna de la democracia haya podido ser precisamente ese Próximo Oriente que, a primera vista, tan extraño parece ser a semejante régimen. Pero, ¡qué de sorpresas reserva al arqueólogo su paciente trabajo! A medida que se ensancha y se profundiza su campo de excavación, la «brigada de pico y pala» realiza, en esta parte del mundo, los hallazgos más insospechados. Se trata del acta de una asamblea política.

Así, pues, hacia el año 3000 a. de J.C. el primer Parlamento de que se tiene noticia hasta la fecha se reunió en sesión solemne. El Parlamento se componía, igual que nuestros modernos Parlamentos, de dos Cámaras: un Senado o Asamblea de los Ancianos, y una Cámara Baja, constituida por todos los ciudadanos en estado de llevar armas. El Parlamento del que se hace mención en nuestro texto se trataba de una sesión extraordinaria, durante la cual las dos Cámaras representativas tenían que escoger entre lo que hoy día llamaríamos «paz a cualquier precio» y «la guerra por la independencia». El “senado”, con sus ancianos conservadores, declaraban la paz a todo precio, pero su decisión fue “vetada” por el rey, quien entonces llevó la cuestión a “cámara baja”. Este cuerpo declaraba la guerra y la paz, y el rey la aprobaba. ¿En qué parte del mundo fue el primer “parlamento” encontrado por el hombre? No, como puede suponer, en alguna parte de occidente, o en el continente europeo. A uno le parecería hallarse en Atenas o en la época de la Roma republicana. Y, sin embargo, nos encontramos en el Próximo Oriente, hogar tradicional de tiranos y déspotas, una parte del mundo donde las asambleas políticas fueron enseñadas para ser prácticamente desconocidas. Fue en la tierra conocida en la antigüedad como Sumeria, situada al norte del Golfo Pérsico entre los ríos Tigris y Éufrates, que la asamblea política más antigua conocida se reunió. ¿Y cuándo fue este “parlamento”? En el tercer milenio A.C. En esos días, esta región del Cercano Oriente, Sumeria (que corresponde aproximadamente a la mitad sureña de Iraq) estaba habitada por un pueblo que desarrolló lo que probablemente fue la civilización más alta en el entonces mundo conocido.” La Historia Empieza en Sumeria, Dr. Samuel Kramer.

La relación de los sumerios con la supremacía de Allah es un asunto que no podía ser reconocido por Kramer o la mayoría de los arqueólogos, porque o no creían en la supremacía de Allah o eran ateos que creían que la religión fue inventada por los sumerios y que la Torá y el Corán eran sólo el resultado de un proceso de reproducción de las historias sumerias que eras ficticias -como creen- así como la historia del Diluvio. Por eso cuando descubren que el rey sumerio presentó la cuestión de guerra a los dos concejos, juzgaron y concluyeron que los sumerios practicaban una democracia similar a la democracia occidental de hoy. Sin embargo, lo que practicaban los sumerios no era democracia occidental y lo que ellos hacían no tenía nada nada en común con ella ya que hay muchos textos sumerios que confirman que el gobernante recibía su autoridad por designación divina. El sistema de gobierno sumerio es un sistema que heredaron de Noé (as) y de los profetas tal como heredaron la religión divina. Así que tenían un sistema de gobierno divino distorsionado tal como tuvieron una religión divina distorsionada. Por eso el sistema de gobierno sumerio no fue ni una dictadura ni una democracia en el sentido occidental de democracia que se conoce hoy. En el sistema de gobierno sumerio, había un rey designado por los dioses. Y en el sistema de gobierno divino hay un rey designado por Allah y la misión de este gobernante es cumplir el deseo de Allah, aplicar la ley de Allah y ser justo con los que sufren injusticia. Así que hay un propósito detrás de la designación del gobernante divino el cual no es el gobierno en sí. Por eso el sistema de gobierno divino puede alcanzarse incluso a través de la supervisión del gobernante designado por Allah sobre la aplicación, su observación de la aplicación y su intervención para corregir cuando haya un movimiento en dirección al error. Y no es necesario que él se gobierne para que el propósito de su designación se cumpla. Encontramos esto o algo similar a esto en el ejemplo sumerio mencionado por el Dr. Samuel Kramer, ya que había una contienda entre Uruk y Kish por la autoridad y el derecho de la designación divina, y el gobernante de Uruk pidió la opinión del pueblo sobre elegir la guerra o la paz, pero no era una opinión a la que estaba obligado a seguir, como quedó claro con lo ante mencionado,

“Será interesante precisar en qué circunstancias tuvo lugar esta memorable sesión. Igual que Grecia en una época mucho más reciente, la Sumer del tercer milenio a. de J. C. se componía de un cierto número de ciudades-Estado que rivalizaban entre ellas por la hegemonía. Una de las más importantes de estas ciudades era Kish, la cual, según una leyenda sumeria, había recibido la realeza como un don del cielo inmediatamente después del «Diluvio». No obstante, Uruk, otra ciudad mucho más meridional, iba extendiendo su poderío y su influencia y amenazaba seriamente la supremacía de su rival. El rey de Kish (que en el poema se llama Agga) acabó dándose cuenta del peligro y amenazó a los urukianos con hacerles la guerra si no le reconocían como a su soberano. Fue en este momento decisivo cuando fueron convocadas las dos Cámaras de representantes de Uruk: la de los ancianos y la de los ciudadanos válidos.” La Historia Empieza en Sumeria, Dr. Samuel Kramer.

Y es verdad que algunos de los reyes de Sumeria eran sólo reyes que decían ser designados divinamente, pero lo que nos importa a nosotros es que los sumerios en general creían en la designación divina. Y este asunto está confirmado por lo que vemos repetido en las tablillas de barro, que los reyes eran del linaje de los dioses y que los reyes los designaban. Y hay una historia apoyada por el Corán que representa el conflicto que ocurrió en Sumeria o Mesopotamia entre un demandante de soberanía y Abraham, el Amado de Allah (as), el rey designado por Allah.

“¿No te has fijado en el que disputaba con Abraham sobre su Señor, porque Allah le había otorgado el gobierno? Cuando Abraham dijo: «Mi Señor es Quien da la vida y la muerte», él dijo: «Yo doy vida y muerte.» Dijo Abraham: «Ciertamente, Allah trae el Sol por el Oriente. Tráelo pues, tú por el Occidente.» Así fue confundido el que ocultaba la Verdad. Allah no guía a los opresores.” Sura 2, Al-Baqara (La Vaca): 258

Y en general, uno puede revisar los textos sumerios, acadios y babilónicos para que ver este asunto está claro en muchos pasajes, y que la soberanía era un asunto de designación divina de acuerdo a la creencia de ellos, es decir, como existe en la ideología correcta de la religión divina de la Torá, el Evangelio y el Corán. Y esto muestra claramente que los sumerios heredaron la antigua religión divina y se comprometieron con sus enseñanzas, especialmente en las leyes divinas y el ejecutor de ellas. Pero a medida que el tiempo pasó, lo que ocurre siempre ocurrió a ellos, que es la distorsión de la religión divina, el usurpamiento de la soberanía divina y la opresión al rey designado por Allah, como la situación de Abraham (as), quien eventualmente tuvo que abandonar la tierra de sus padres hasta que Allah quiso que sus hijos regresen más tarde, y esto fue con el regreso de su hijo Ali bin Abi Talib (as) a la tierra de Sumeria y Acadia, o Semeru, Shinar o Mesopotamia (Iraq).

Este es un texto transcripto por el Dr. Kramer de las tablillas sumerias y aclara que los sumerios creían en la religión divina y en la designación divina del rey o gobernante:

“¡Oh, Sumer, gran país entre los países del universo!

Siempre henchido de luz constante, tú que, de Levante a Poniente,

repartes las leyes divinas a todos los pueblos!

¡Tus leyes divinas son leyes gloriosas, inaccesibles!

¡Tu corazón es profundo, insondable!

¡La verdadera sabiduría que tú aportas…, como el cielo, es intocable!

¡El Rey a quien tú das la vida ostenta la diadema inmortal!,

¡El Señor a quien tú das la vida se corona para siempre!

Tu Señor es un Señor venerable;

junto con An, el Rey, ocupa su lugar en el celeste Estrado.

Tu Rey es el «Gran Monte»,” La Historia Empieza en Sumeria, Dr. Samuel Kramer.


Tomado del Facebook del Imam

Del libro “La Ilusión del Ateísmo”

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s