Hay varias cuestiones planteadas por los ateos acerca del nacimiento de Jesús a María sin padre. Entre los argumentos más importantes están:

¡¿Cómo se formó un óvulo con un número completo de 46 cromosomas, a pesar del hecho de que normalmente tiene la mitad del número de cromosomas?!

¿Cómo se estimuló un óvulo que tiene un conjunto completo de cromosomas, cuando al clonar embriones en un laboratorio, si el núcleo tiene cromosomas completos, requiere estimulación externa para comenzar a dividirse y crecer?

¿Cómo resultó en un varón, a pesar de que es un óvulo de mujer? Normalmente, una mujer tiene un par de cromosomas X (XX) y ningún cromosoma Y que pueda resultar en un varón. En otras palabras, una hembra no puede producir un varón. El determinante del sexo masculino es el macho, porque porta el par de cromosomas XY.

Antes de que comencemos a responder a estas preguntas, debemos aclarar brevemente cómo se determina el sexo de un feto. Un ser humano normal tiene 46 cromosomas. La hembra tiene dos cromosomas sexuales XX, mientras que el macho tiene dos cromosomas sexuales XY. Por lo tanto, una hembra normal se suele designar como 46, XX, mientras que un macho normal se suele designar como 46, XY.

La división de los cromosomas durante la reproducción produce dos grupos de esperma: tipos X e Y. El óvulo suele ser del tipo X porque la hembra no tiene cromosoma Y.

En el momento de la fertilización, el esperma y el óvulo se unen para formar el feto.

Si el esperma Y se une con el óvulo X, el resultado será un macho.

Si el esperma X se une con el óvulo X, el resultado será una hembra.

Hay una mutación genética llamada síndrome de insensibilidad androgénica que afecta a los receptores andrógenos en el feto con los cromosomas 46, XY. Esta mutación reduce el efecto del gen sexual masculino, y de esta manera se forma un sistema reproductor femenino. La condición de una persona afectada con este síndrome depende del tipo de mutación involucrada y de la medida en que afecta a los receptores andrógenos. Por lo tanto, esta persona puede tener ambos, genitales masculinos y femeninos –aunque incompletos- o sólo uno de los dos. En su mayor parte, tienen características femeninas.

De esta manera, si un feto que tiene cromosomas de un macho (46, XY) sufre del síndrome completo de insensibilidad androgénica, será completamente hembra externamente. De hecho, suele ser difícil diagnosticar este síndrome desde el principio sin un examen minucioso. El feto tendrá genitales externos femeninos. Por lo tanto, generalmente será una hembra, pero sin útero ni ovarios. En otras palabras, será una hembra con un aparato reproductor femenino incompleto y tendrá un aparato reproductor masculino atrofiado enterrado en el abdomen.

Lo que nos concierne aquí es que este síndrome claramente indica la posibilidad de que exista un feto XY sin que el cromosoma Y tenga algún efecto, de manera que se convierta en una hembra completa con órganos reproductivos completos. Por lo tanto, la cuestión de un macho producido a partir de las células de esta hembra sin intervención masculina es normal y coherente con la ciencia porque esta tiene los cromosomas 46, XY.

Con respecto al nacimiento de Jesús (a) de María (a), no decimos que sea completamente normal que esto ocurra. Sin embargo, ninguno de los argumentos mencionados arriba es lógicamente o científicamente imposible. En efecto, algunos de ellos pueden ser fácilmente explicados científicamente.

Por ejemplo, es cierto que una hembra no porta un cromosoma Y que determine el sexo masculino del feto. Sin embargo, en el caso del síndrome de insensibilidad androgénica, un tipo de anormalidad genética, el feto tiene cromosomas sexuales X e Y, mientras que su apariencia externa es la de una hembra. Lo que estamos diciendo es que este síndrome puede ser tan extremo en un feto en particular que puede ser una hembra con órganos reproductivos completos, y aún tener cromosomas X e Y.

Esto refuta el argumento de que una hembra sólo puede producir por su cuenta sólo una hembra.

Es teóricamente posible que un óvulo tenga un complemento completo de cromosomas, especialmente en una situación anormal, como cuando una hembra tiene los cromosomas 46, XY.

En cuanto a la cuestión del estímulo del ovario para que se divida, pues puede ocurrir por medio de la radiación que nos rodea, y los bombardeos sobre nuestros cuerpos desde toda dirección. A veces, cuando la radiación tiene suficiente energía, puede causar anormalidades celulares y mutaciones genéticas en las células de algunas personas, resultando en el desarrollo del cáncer. Estimular el ovario para que se divida con un estímulo externo en realidad se hace en los laboratorios durante la clonación. Después de que el núcleo del ovario es remplazado con un núcleo celular compuesto de un conjunto completo de cromosomas, el ovario es estimulado artificialmente utilizando un estímulo externo en el laboratorio.

Por lo tanto, todos estos argumentos han sido refutados y han sido explicados a fondo por la ciencia.

Además, está el síndrome de Klinefelter, una condición en la cual hay un aumento en el número de cromosomas sexuales femeninos (X). Por lo general se denomina 47, XXY, es decir que el individuo afectado tiene un cromosoma X extra. Hay variantes severas del síndrome de Klinefelter tales como 49, XXXXY. En este caso, el óvulo afectado de la madre tendría una duplicación adicional de los cromosomas X ya duplicados. Por lo tanto, su hijo afectado tendría dos veces el número de los cromosomas X ya duplicados. Otra condición es el síndrome de Klinefelter mosaico, en el cual hay una mezcla y un mosaico de cromosomas y este individuo tendría cromosomas 47, XXY/46, XX. De las últimas dos condiciones, especialmente la última que raramente ocurre, podemos asumir que se ha combinado con el síndrome de insensibilidad androgénica, y resultado en una hembra con órganos reproductivos femeninos que porta simultáneamente un cromosoma Y que no afecta a su género. La última condición es extremadamente rara, y podemos asumir que está combinada con el síndrome de insensibilidad androgénico. El resultado de la combinación de estos dos síndromes sería una hembra con órganos reproductivos completos que simultáneamente porta un cromosoma Y que no tiene ningún efecto sobre el sexo del feto.


Extracto del libro “La Ilusión del Ateísmo” de Ahmed AlHasan (a)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s