La reproducción sexual (o la reproducción compartiendo la genética entre dos individuos) es un resultado que la evolución debe alcanzar a medida que los organismos se vuelven más complejos y compuestos, porque como estrategia de supervivencia, es mejor que la reproducción asexual. La reproducción sexual en ciertas especies significa que sus individuos son idénticos, copias repetidas, debido al mismo plan genético. El resultado de esto es que cualquier debilidad que exista al enfrentar a un enemigo existirá en la misma medida en todos los individuos de la especie. Entonces, por ejemplo, cierto virus será fácilmente podrá destruir a todos los individuos de la especie, mientras que la reproducción sexual proporciona una gran cantidad de planes genéticos que pertenecen a individuos de la misma especie. Cada pareja puede producir planes de hijos que portarían planes completamente diferentes al de los padres y los otros hermanos. Esta ventaja permite a la especie evitar la extinción, pues le otorga una mejor oportunidad de supervivencia, porque si un enemigo derrota a un individuo de una especie, no significa en absoluto que pueda derrotar a los demás individuos porque sus planes genéticos son diferentes, pues hay variaciones, y sus capacidades y resistencias varían.

Por lo tanto, puesto que la reproducción sexual es ideal para la resistencia a las enfermedades, plagas and enemigos, las mutaciones genéticas de la especie habrían de proporcionar la característica de la reproducción sexual tarde o temprano, y la selección natural habría de elegir esta característica y establecerla firmemente porque es ideal para la supervivencia. Por lo tanto, la evolución ha de alcanzar el punto de la reproducción sexual.

La característica de la reproducción sexual a menudo requiere que la pareja se encuentre y esté cerca la una de la otra, es decir, que estén juntos en un lugar. Esto representa el primer paso hacia la construcción de una familia estable. Sin embargo, sigue siendo sólo un paso en el comienzo del camino, porque la práctica sexual está limitada al momento de la necesidad, que es la fertilización. Por ejemplo, la mayoría de los organismos hembra desarrollan mecanismos para anunciar que están listas para la fertilización. Esto significa que la práctica sexual es limitada, lo cual no es conducente a la construcción de una familia. Por ejemplo, los órganos reproductivos de los chimpancés hembras se hinchan para mostrar que están listas para la fertilización.

En cuanto a los homínidos, el siguiente paso hacia la construcción de una familia pueden haber llegado más tarde, después del uso de vestimentas, que no fue de ninguna manera por una decisión directa. Debe haber habido una lógica y más bien fuerte razón para que la selección natural permita utilizar vestimentas, porque estas cubrirían los órganos reproductivos, o los signos distintivos. Esto significa que se habría vuelto difícil decir el momento de la fertilización femenina. Esto, en cambio, significaría un fracaso en la reproducción. Aquí, propondré varias hipótesis de por qué se utilizaron vestimentas:

– El frío: de hecho, los antropoides estaban en una sabana africana cálida o templada, y habría sido posible manejar el fío con capas de grasa debajo de la piel. Por lo tanto, el frío podría no ser una explicación suficiente para el uso de vestimentas.

– Modestia: los genes habrían desarrollado la modestia en respuesta a la batalla genética con la pareja sexual que busca propagar sus genes sin poner esfuerzo en el difícil trabajo de criar a los hijos y otras cosas similares, ya que considera importante poner este esfuerzo en propagar sus genes en un gran número en su lugar. Aquí modestia se refiere a la modestia orientada a proteger los órganos sexuales de cualquier que no sea la esposa. Este tipo de modestia puede ser una razón del comienzo del uso de vestimentas para cubrir los órganos sexuales, y cumpliendo así este propósito.

También podemos decir que la necesidad de vestimenta para protección de los enemigos y las armas de presa animó a los antropoides a usar vestimenta. La ropa de cuero es como una armadura que los protege de las espinas de los predadores, y posiblemente hasta de las lanzas de otros homínidos con los que comparten un espacio mayor de vida. Esto puede explicar la extinción de algunos homínidos y la supervivencia del Homo Sapiens, ya que éste último no sólo descubrió las armas de hacha y lanzas, sino que también la armadura y la ropa de cuero. De hecho, es más bien probable que la edad de la armadura de cuero esté cerca de la edad de las armas de piedra, especialmente cuando la armadura de cuero estaba disponible en abundancia siguiendo a la producción de armas y la capacidad de cazar presas en masa.

También es justo asumir que esta armadura permitió otros beneficios a quienes las utilizaban, tales como la protección contra el frío, la protección de los órganos sexuales y la lealtad a la pareja de uno.

Podemos imaginar que, con el tiempo, la práctica sexual se desarrolló en un continuo deseo como resultado del uso de vestimentas, porque los individuos que sólo mantienen relaciones sexuales cuando aparecen signos distintivos no podrán pasar sus genes a generaciones posteriores después de que estos signos distintivos están cubiertos con vestimentas. O no mantendrán relaciones sexuales en lo absoluto, o lo harán de manera limitada –quizás raramente coincidiendo con el tiempo de fertilización. Otra vez, esto también limitaré la transmisión de sus genes. Es inevitable que si hay individuos que tienen relaciones sexuales de manera continua, una de estas instancias coincida con el tiempo de fertilización. Tales individuos transmitirán sus genes con más éxito que otros, así pues, es natural que la característica de la relación sexual continua prevalezca por ser una característica exitosa transmitida a generaciones posteriores a través de la selección natural. Es de esperar que, con el tiempo, desaparezcan los signos distintivos como el de la preparación para la fertilización porque también tienen un costo económico, así que durante la marcha del viaje evolutivo es posible que desaparezcan tal como lo hacen las demás características cuando ya no son requeridas.

La relación sexual que evoluciona en una relación continua –en lugar de sólo una relación durante la preparación para la reproducción- construirá una relación profunda entre la pareja, y fortalecerá el lazo entre ellos. Este es el primer paso hacia la formación de una familia. Así hemos demostrado científicamente que la familia se formó hace mucho tiempo, antes de que el Homo sapiens abandonara África, porque para la mayor parte, el Homo sapiens comenzó a usar vestimentas hace aproximadamente 170.000 años, con algunas evidencias que indican que podría haber comenzó antes de eso (News.ufl.edu 2015).

El Dr. David Reed, un genetista de la Universidad de Florida, ha estudiado la evolución genética de diferentes tipos de piojos, parásitos de los humanos. Estos piojos vienen de tres tipos: piojos de la cabeza, piojos púbicos y piojos de la ropa. El Dr. Reed descubrió una coincidencia entre su historia evolutiva y la historia evolutiva de los seres humanos, y especificó el tiempo en el que estos parásitos se separaron de sus ancestros, los cuales habían infestado a algunos animales. Basado en su investigación, descubrió que los humanos sin cabello existieron hace casi tres millones de años. El sitio web de la Universidad de Florida News dice que, por su investigación genética, Reed concluyó que los seres humanos comenzaron a usar vestimenta hace casi 170.000 años, y que los piojos del cuerpo o piojos de la ropa divergieron de los piojos de la cabeza después de que los seres humanos comenzaron a usar vestimenta (Toupa 2010).

lice1
Fig. 11. El origen de los piojos de la ropa indica el uso temprano de vestimentas por los seres humanos anatómicamente modernos en el África.

Creo que la explicación científica que he presentado sobre este tema es suficiente para refutar la teoría social de que la familia se haya formado sólo recientemente (hace casi 10.000 años) como resultado de los niños reunidos alrededor de su madre, ya que, según esta historia, no habrían conocido a sus padres debido a la existencia de comunalismo sexual. Hoy tenemos evidencia de que la familia pudo haberse formado mucho antes, quizás antes del surgimiento del Homo sapiens.


Extracto del libro “La Ilusión del Ateísmo” de Ahmed AlHasan (a)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s