Otra forma que nos deja ver al legislador cuando encontramos la ley:

En efecto, nuestro uso de la ley como evidencia de la existencia del legislador no es anulado por el hecho de que no veamos al legislador. Porque la existencia de la ley y la organización por sí misma indica la existencia de un legislador y un organizador, aunque no veamos a este legislador u organizador por nosotros mismos. Más bien, es suficiente que presenciemos y observemos la organización y la ley que le señalan. Por ejemplo, supongamos que una vida muy inteligente de otro planeta quisiera gobernar la Tierra utilizando sus propias computadoras y robots fabricados en la Tierra. Envían un mensaje electrónico que son planes para producir alta tecnología, computadoras avanzadas y robots con los que no estamos familiarizados, como si fueran, en alguna medida, inteligentes. Después de recibir el mensaje electrónico que viajó vía internet a las fábricas productoras de circuitos electrónicos, computadoras y robots, el mensaje es implementado electrónicamente. Sin embargo, como hay cosas que interfieren con el proceso de ensamblado y producción, tales como el error humano, es de esperar que entre los productos de haber implementado el mensaje electrónico haya computadoras pobres, defectuosas u ordinarias comparadas con las computadoras y los robots superiores que el mensaje electrónico pretendía producir. Aunque hubiera producido computadoras y robots inteligentes y superiores —y como sabemos, la inteligencia es producto de sustancias químicas—, luego hubieran gobernado completamente la Tierra, y la producción y el proceso de construcción dentro de ella, y hayamos visto este resultado sin saber de dónde vienen sus planes, entonces muchos de nosotros quizás podríamos atribuir sus planes a errores que hayan ocurrido en las computadoras originales, el internet o los virus que habrían entrado a los sistemas de la fábrica, etc. Esta conclusión puede justificarse por el hecho de que existen computadoras y robots promedio e inferiores que han también han sido producidos.

Efectivamente, eso es lo que han hecho los teóricos ateos como Dawkins y sus defensores con la teoría de Darwin. Sin embargo, cuando una persona razonable ve este resultado, lo analizará y lo estudiará de una forma lógica, y a través de los indicios y los signos aprenderá que hay un organizador y un legislador detrás, que escribió su ley la envío para ser implementada sobre la Tierra utilizando los recursos disponibles. Por lo tanto, la inteligencia es una meta, y una forma de alcanzar es mediante los elementos químicos conocidos que están abundantemente disponibles en la Tierra y que componen el sistema nervioso.


Extracto del libro “La Ilusión del Ateísmo” de Ahmed AlHasan (a)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s