{El que hizo bien cada cosa que creó y comenzó la creación del hombre de arcilla húmeda.} Corán capítulo “La Postración” 32:7.

La arcilla húmeda de Adán fue elevada de la tierra al primer cielo (el Mundo de Adh-Dharr).4 Luego el espíritu de fe fue transmitido adentro de la arcilla húmeda, y se formó la primera alma humana. Después de eso, el Espíritu Santo fue transmitido adentro de ella y se les ordenó a los ángeles postrarse ante él: {Y cuando lo haya formado y haya soplado en él de Mi Espíritu, caed hacia él postrados.} Corán capítulo “El Tracto Rocoso” 15:29 y capítulo “Saad” 38:72.

De esta manera, la primera alma humana se formó de la arcilla húmeda de Adán elevada y del espíritu que fue transmitido adentro de él. Luego otra alma se extrajo de esa primera alma humana y por la capacidad de Dios Altísimo, se separó de la primera alma y se convirtió en la segunda alma humana, o el alma de Eva (a), la pareja de Adán (a). Dijo el Altísimo: {Oh hombres, guardaos de vuestro Señor, que os creó de un alma sola, y creó de ella a su pareja, y ha propagado de ellos dos, varones en abundancia y mujeres. Y guardaos de Dios, por quien os pedís y los consanguíneos. Ciertamente, Dios es sobre vosotros un Observador} Corán capítulo “Las Mujeres” 4:1.5

Dijo el Altísimo: {Él es Quien os creó a partir de un alma sola, e hizo de ella a su pareja para que more con ella. Entonces cuando cohabitó con ella, quedó embarazada de una carga liviana y continuó con ella. Y cuando se sobrecargó, suplicaron a Dios, Señor de ambos, Ciertamente, si nos das un devoto, seremos de los agradecidos.} Corán capítulo “Las Alturas” 7:189.

Luego las almas de la descendencia salieron de las almas de Adán y su descendencia, y Dios les probó en este mundo [de Adh-Dharr]. Este fue el primer examen, que antecedió al examen en este mundo: {Y cuando tomó tu Señor de los hijos de Adán, de sus lomos, a su descendencia, e hizo que dieran testimonio con sus almas, ¿No soy Yo vuestro Señor? Dijeron, Efectivamente, hemos sido testigos. No sea que dijerais el Día del Levantamiento, Ciertamente, de esto estábamos desatentos.} Corán capítulo “Las Alturas” 7:172.

De esta manera, todas las almas de los hijos de Adán están compuestas de la arcilla húmeda ascendida y de una manifestación del espíritu de fe y del Espíritu Santo, o digamos una imagen del espíritu de fe y del Espíritu Santo. Por lo tanto, está en la naturaleza de cada hombre alcanzar los rangos superiores, estar con los habitantes de la esfera superior y conocer a Dios. Además, tienen el instrumento con el cual elevarse, la imagen del espíritu de fe y del Espíritu Santo. Como tal, por la imagen ubicada dentro de ellos, se supone que conozcan y alcancen la verdad. Pero lamentablemente, en lugar de beneficiarse de esta imagen que se refleja en su propio espejo, algunos hijos de Adán la destruyen y se degradan, hasta que no les queda más que el cuerpo animal que tienen en común con el ganado, los simios y los cerdos. Dijo el Altísimo: {¿O calculas que la mayoría de ellos escuchan o razonan? No son sino como el ganado. Es más, están más extraviados del camino.} Corán capítulo “El Criterio” 25:44.

Dijo el Altísimo: {Di: ¿Os informo de una peor recompensa que eso ante Dios? Quien lo ha maldecido Dios y tuvo ira contra él. E hizo de ellos simios y cerdos, y adoraron ídolos. Esos están en peor lugar y más extraviados de lo llano del camino.} Corán capítulo “La Mesa Servida” 5:60.


  1. Elevar aquí significa volver, dando uno o más pasos, en dirección al punto de partida o fuente. Esto significa que, si retratamos al hombre —y al resto de la creación también— como una manifestación de la divinidad capaz de existir en la inexistencia, tendremos un rango en particular siempre que nos alejemos (en términos de conocimiento) de la fuente de la manifestación, y tendrá menos luz y más oscuridad (la cual es la inexistencia que la infiltra). Supongamos que el mundo de la materia, en el cual existen nuestros cuerpos, está compuesto de 10% luz y 90% oscuridad (inexistencia), y que cada paso que da la luz hacia la oscuridad absoluta (la inexistencia absoluta, ausencia de conocimiento y consciencia) representa un número entero. Elevar un paso un objeto material (por ejemplo, la arcilla húmeda de Adán a.) sería trasladarlo al mundo paralelo en el que el porcentaje de luz es de 11% y el porcentaje de oscuridad (inexistencia) es de 89%. En otras palabras, este mundo estaría por delante del nuestro. Debe ser el caso que los mundos estén divididos de una manera ideal, porque su creador es absoluto. Como tal, deben estar tan cerca como sea posible del ser absoluto, porque representan lo primero que viene de Él. (Muhammad = todos los mundos). Para hacer más fácil de entender esto matemáticamente, significa que el divisor es lo más pequeño imaginable. Puede imaginar que hay un número tan cercano como sea posible al cero, pero no puede conocer realmente este número decimal. Por ejemplo, si dice que es 0,0001 entonces 0,00001 es más pequeño, y así. De esta manera, llegará a un número que puede afirmar que existe y conocerá algunas de sus cualidades, pero jamás conocerlo realmente. Si coloca este número en el denominador de cualquier fracción el resultado será algo lo más cercano posible al infinito, porque el denominador es lo más cercano posible a cero. Esto significa que podríamos ver a una persona elevándose ante nuestros ojos le veríamos desaparecer gradualmente. En otras palabras, veríamos un cuerpo, luego una silueta y luego desaparecer. Sin embargo, nunca desaparece en realidad. Lo que ocurre es que se ha movido hacia la luz, a un mundo paralelo al nuestro y más desarrollado en rango. Alternativamente, podemos decir que regresó uno o más pasos hacia el punto de partida o fuente, dependiendo de las circunstancias del ascenso de ese cuerpo material. En todo caso, la suma de luz y oscuridad, o de existencia e inexistencia, fuera de la fuente de luz o existencia, es cero, lo cual significa que nada realmente existe fuera de la fuente. Por ejemplo, imaginemos una fuente de luz, con su luz avanzando en una dirección en particular. Con cada paso que avanza la luz, algo de ella se condensa para formar una membrana de materia a través de la cual pasa la luz. De esta manera, la luz forma un número de pantallas frente a la fuente de luz, y algo de la luz las atraviesa. El número de pantallas está tan cerca como sea posible del infinito. Entre las pantallas hay un vacío lleno de antipartículas (antimateria) igual a la suma de la materia de las pantallas y la energía de la luz. Esto significa que la suma de la materia y la energía fuera de la fuente de luz es igual a cero. En otras palabras, nada realmente existe fuera de la fuente de luz.
  2. En un nivel superior, el primer espíritu se refiere al espíritu de Muhammad (s). A partir de este se crea el nivel del espíritu por debajo, que es el espíritu de Alí y Fátima (a).

Extracto del libro “Creencias del Islam – Te preguntan acerca del espíritu” de Ahmed AlHasan (a)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s