Hay indicadores de que las historias de los sumerios o acadios, son solo de lo oculto y que tratan historias verdaderas que ocurrirán después del tiempo de los sumerios, durante el curso de la religión divina.

Cualquiera que haya leído las tablillas de arcilla sumerias habrá visto que mencionan a profetas y mensajeros que vendrían en un tiempo posterior a la civilización sumeria. Ejemplo de esto es la tablilla que menciona la historia del profeta Job (a) antes de que este naciera. La historia de Job (a) también está escrita en la Torá y el Corán.

Así, pues, más de mil años antes de que fuese compuesto el libro de Job, un texto sumerio anunciaba los acentos que la Biblia luego amplificaría y popularizaría. (Kramer “La Historia Empieza en Sumeria” 1981, 95).

Este es un extracto de la historia de Job, como está escrita en las tablillas sumeria mucho antes de que naciera Job:

“Yo, el sabio, ¿por qué me hallo ligado a jóvenes ignorantes?

Yo, el ilustrado, ¿por qué soy tenido entre la legión de los ignorantes?

El alimento está en todas partes, y, no obstante, mi alimento es el hambre.

El día cuyas partes han sido atribuidas a todos, ha reservado para mí la del sufrimiento.

“Dios mío, yo permaneceré ante Ti

Y Te diré…, mi palabra es un gemido,

Te hablaré de esto, y me lamentaré de la amargura de mi camino,

Deploraré la confusión de…

“¡Ah! No permitas que la madre que me dio a luz interrumpa su lamentación por mí ante Ti. ¡No permitas que mi hermana emita un alegre cántico,

Que explique, llorando, mis desdichas ante Ti,

¡Que mi esposa exprese con dolor mis sufrimientos!

¡Que el sochantre deplore su amargo destino!…

“Las lágrimas, la tristeza, la angustia y la desesperación se han alojado en el fondo de mí. Se me engulle el sufrimiento como un ser escogido únicamente para las lágrimas, … La fiebre maligna baña mi cuerpo…

“Dios mío, oh, Tú, padre que me has engendrado, levanta mi rostro…

¿Cuánto tiempo me abandonarás, me dejarás sin protección?…

¿Cuánto tiempo me dejarás sin gobierno?

“Dicen, los sabios valientes, que la palabra virtuosa es sin ambages;

«Jamás niño sin pecado salió de mujer,

…Jamás existió un adolescente inocente desde los más remotos tiempos…»”

El hombre — su dios prestó oídos a sus amargas lágrimas y a su llanto;

El joven — sus quejas y lamentos ablandaron el corazón de su dios…

El demonio-enfermedad envolvente, que había desplegado todas sus grandes alas, él lo rechazó;

El mal que le había herido como un…, él lo disipó;

La mala suerte que para él había sido decretada

según su decisión, él la desvió.

Él transformó en gozo los sufrimientos del hombre, … (Kramer “La Historia Empieza en Sumeria, 1981, 96-97).


Extracto del libro “La Ilusión del Ateísmo” de Ahmed AlHasan (a)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s