La epopeya de Gilgamesh está repleta de símbolos. Contiene visiones simbólicas y explica el significado de algunos de esos símbolos. También contiene palabras y sucesos simbólicos. Por ejemplo, en el corazón de la batalla entre Gilgamesh y Enkidu, encontramos que todo se calma repentinamente, y Enkidu se para inmediatamente y dice respetuosamente a Gilgamesh:

¡Como un ser único en el mundo tu madre te dio a luz,

la vaca salvaje, la del cercado, la divina Ninsun!

¡Se te ha elevado tu cabeza por encima de los hombres!

¡La realeza sobre los pueblos es a ti a quien Enlil ha destinado! (Sanders 1972, 64).

La pregunta está aquí, si Enkidu sabía esto desde el principio, ¡¿por qué peleó contra él?! No tiene sentido que “batalla” se refiera a una batalla física entre Gilgamesh y Enkidu. En efecto, es posible decir que una batalla ideológica llevara a Enkidu a admitir eventualmente que Gilgamesh es el hijo de Ninsun y Enlil, quienes, por decreto, quisieron que Gilgamesh sea rey.

El hecho de que Enkidu dijera estas palabras a continuación de la batalla muestra claramente que él santifica a Ninsun y a Enlil, sin embargo, no había reconocido que Gilgamesh fuera del linaje de ellos. Ahora lo hace:

¡Como un ser único en el mundo tu madre te dio a luz,

la vaca salvaje, la del cercado, la divina Ninsun!

¡Se te ha elevado tu cabeza por encima de los hombres!

¡La realeza sobre los pueblos es a ti a quien Enlil ha destinado! (Sanders 1972, 64).

Por esta razón, debemos tener en consideración el simbolismo dentro de los textos, más que considerar que los textos sean explícitos y literales. Como una cuestión de hecho, este es casi siempre el caso de los textos religiosos en general, porque vienen de otros mundos y contienen sabiduría. A veces el objetivo de estos textos es entregar un mensaje a su pueblo y talvez haya una necesidad frecuente de protegerlo de impostores, utilizando símbolos que sólo su pueblo conoce. Por lo tanto, las visiones, por ejemplo, son sin duda textos religiosos, pero ¡¿quién entre nosotros duda de que sean a menudo simbólicas?!

El primer viaje de Gilgamesh, para matar al demonio Humbaba y erradicar la injusticia, la opresión y la maldad de la tierra:

Gilgamesh, abriendo la boca,

… al feroz Humbaba

… matémosle, para que su poder llegue a su fin!

“En el Bosque de los Cedros, donde reside el feroz Humbaba,

tú y yo iremos a abatirle para librar de todo el mal al país. (George 2003, 18).

… hasta que matemos al feroz Humbaba,

y aniquilemos la maldad de la tierra… (George 2003, 28).

Antes de que Gilgamesh viera al demonio, él ve muchas visiones que le dan las buenas nuevas del éxito en su primera misión:

‘Mi segundo sueño supera al primero,

en mi sueño, mi amigo, una montaña…

me arrojó hacia abajo, me sostuvo por los pies…

El brillo se volvió más intenso. Un hombre [apareció],

el más atractivo de la tierra, su belleza…

[Desde] atrás de la montaña me hizo salir y…

y me dio agua para beber y mi corazón se calmó… (George 2003, 32).

Cualquier cosa que pueda ser deificada desde el punto de vista sumerio es un dios, así que la vida mundanal es un dios, el “yo” es un dios y el grupo es un dios. Los rectos y santos son dioses también, por lo cual podemos remplazar la palabra dios por las palabras profetas, rectos, vida mundanal o el “yo”. Contemplemos el texto y veamos la sabiduría que lo llena:

Gilgamesh, abriendo la boca,

dijo así a Enkidu:

“¿Quién, pues, amigo mío, puede escalar el cielo?

Solo allí viven los dioses para siempre en la luz del sol.

En cuanto a la humanidad, ¡ésta tiene los días contados!

¡Todo lo que un hombre hace no es más que viento!

El Corán dice,

{Y procederemos hacia lo que han hecho de obra y lo pondremos como polvo disperso.} Corán capítulo “El Criterio” 25:23.

Gilgamesh, que es dos tercios dios, eventualmente quiso deshacerse de su tercio oscuro, entonces fue a alguien que se había deshecho de la oscuridad y se había convertido en inmortal con los dioses, su abuelo Utnapishtim, Noé. Así, el viaje de Gilgamesh a Noé no fue un viaje buscando la inmortalidad física como imaginan algunos de sus lectores que fue, sino que fue un viaje buscando la inmortalidad espiritual.

Después de todo lo que se ha dicho, ¿es justo que una persona se oponga cuando decimos que la Epopeya de Gilgamesh es merecidamente religiosa y que Gilgamesh es una personalidad religiosa?


Extracto del libro “La Ilusión del Ateísmo” de Ahmed AlHasan (a)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s