En su primer viaje, Gilgamesh alcanzó la victoria y mató al demonio Humbaba. Regresó luego a Uruk y vistió su corona para que comience la segunda batalla, contra la vida mundanal (la diosa Ishtar o Inanna):

Cuando Gilgamesh se hubo puesto la tiara,

La gloriosa Ishtar levantó un ojo ante la belleza de Gilgamesh:

«¡Ven, Gilgamesh, sé tú (mi) amante!

Concédeme tu fruto. Serás mi marido

y yo seré tu mujer. (10)

Enjaezaré para ti un carro de lapislázuli y oro,

Cuyas ruedas son áureas y cuyas astas son de bronce.

Tendrás demonios de la tempestad que uncir a fuer de mulas poderosas.

En la fragancia de los cedros entrarás en nuestra casa.

Cuando en nuestra casa entres,

¡El umbral (y) el tablado besarán tus pies!

¡Se humillarán ante ti reyes, señores y príncipes!

[Gilgamesh] abrió la boca para hablar,

[Diciendo] a la gloriosa Ishtar:

«[¿Qué daré] a ti para que pueda tomarte en matrimonio?

[¿Te daré aceite] para el cuerpo y vestidos?

[¿Daré] pan y vituallas?

[…] comida digna de la divinidad,

[…] bebida propia de la realeza…

* * *

[¿… si yo] te tomo en matrimonio?

[No eres más que un brasero que se apaga] con el frío;

Una puerta trasera [que no] detiene la ráfaga ni el huracán;

Un palacio que aplasta al valiente […];

Un turbante cuyo amparo […];

Pez que [ensucia] a los porteadores;

Odre que [empapa] al que lo carga;

Piedra caliza que [comba] el baluarte de piedra;

Jaspe [que …] país enemigo;

¡Calzado que [oprime el pie] de su propietario!

¿A cuál amante amaste siempre?

¿Cuál de tus pastores plugo [a ti constantemente]?…

Cuando Ishtar oyó esto,

Ishtar se enfureció y [ascendió] al cielo.

Se adelantó Ishtar ante Anu, su padre,

A Antum, su madre, fue y [dijo]:

«Padre mío, ¡Gilgamesh ha acumulado insultos sobre mí!

Gilgamesh ha enumerado mis hediondos hechos,

Mi fetidez y mi impureza».

Anu abrió la boca para hablar,

Diciendo a la gloriosa Ishtar:

«Pero, en verdad, tú incitarías.

[..], Y por ello Gilgamesh ha citado tus hediondos hechos,

Tu fetidez y tu impureza».

Ishtar abrió la boca para hablar,

Diciendo a [Anu, su padre]:

«Padre mío, ¡ hazme el Toro del Cielo [para que castigue a Gilgamesh],

[Y] llene a Gil[gamesh …]!

Si tú [no me haces] [el Toro del Cielo],

Quebraré [las puertas del mundo inferior],

Yo haré [ …],

Yo [levantaré los muertos roídos (y) vivos],

¡Para que los muertos superen a los vivos!»

Anu [abrió la boca para hablar],

Diciendo [a la gloriosa Istar]:

«[Si hago lo que me] pides,

[Habrá] siete años de cáscaras (hueras).

¿Has cosechado [grano para la gente]?

¿Has cultivado hierba [para las bestias]?»

[Ishtar abrió la boca] para hablar,

[Diciendo a A]nu, su padre:

… [Hierba para las bestias] he proporcionado.

[Si ha de haber siete] años de cáscaras,

[He reu]nido [grano para la gente],

[He cultivado] hierba [para las bestias]»’ (George 2004, 48-50).

El Corán dice,

{Y trató de seducirlo aquella, de la cual él estaba en su casa, de su alma. Y cerró las puertas y dijo, Ven, tú. Él dijo: Sea refugio Dios. Ciertamente él es mi Señor, me ha dado alojamiento. Ciertamente, no triunfan los injustos.} Corán capítulo “José” 12:23.

{Dijo, Sembraréis siete años como hábito. Y lo que hayáis cosechado, dejadlo en su espiga excepto un poco de lo que comeréis. * Luego vendrán después de eso siete difíciles que consumirán lo que hayáis previsto para ellos, excepto un poco que almacenaréis. * Luego vendrá después de eso un año en el que recibirán abundante lluvia los hombres en él y prensarán.} Corán capítulo “José” 12:47-49.


Extracto del libro “La Ilusión del Ateísmo” de Ahmed AlHasan (a)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s