Este es un resumen del bien conocido autor Christopher Hitchens de algunas de sus refutaciones de la historia del diluvio como aparece en la Torá, o Antiguo Testamento:[1]

A Noé se le pidió que hiciera entrar al arca a una pareja de cada especie (Sura 11:36-41). Algunos zoólogos estiman que hay quizás diez millones de especies vivas de insectos; ¿entrarían todas en el arca? Es cierto que no ocupan mucho espacio, así que enfoquémonos en los animales más grandes: reptiles, 5.000 especies; aves, 9.000 especies; y 4.500 especies de mamíferos (p. 236). En total, los cordados son 45.000 especies (p. 236). ¿Un arca de qué tamaño alojaría a casi 45.000 especies de animales? Una pareja de cada especie serían 90.000 animales individuales, desde serpientes hasta elefantes, desde aves hasta caballos, desde hipopótamos hasta rinocerontes. ¿Cómo hizo Noé para reunirlos tan rápidamente? ¿Cuánto tiempo esperó a que el perezoso se deslizara desde el Amazonas? ¿Cómo salió el canguro de Australia, que es una isla? ¿Cómo sabía el oso polar dónde encontrar a Noé? Como pregunta Robert Ingersoll, “¿pueden ir los absurdos más allá de esto?” Ya sea que concluyamos que este cuento fantástico no es para tomarlo literalmente, o recurramos a alguna respuesta más bien floja, para Dios todo es posible. ¿Por qué —en ese caso— Dios atravesó todo este procedimiento más bien complicado, que consume tan tiempo (al menos para Noé)? ¿Por qué no salvó a Noé y a otras personas justas con un milagro rápido en vez de uno prolongado? (Hitchens 2007, 415).

El siguiente es un resumen de las objeciones hechas por el Dr. Dawkins a la historia tradicional del diluvio de Noé y el arca de Noé:

“Pensad en cómo debería lucir la distribución geográfica de los animales si se hubieran dispersado desde el arca de Noé,” dijo. “¿No debería haber algún tipo de ley de diversidad de especies reducidas a medida que nos alejemos del epicentro —talvez el Monte Ararat? No necesito deciros que eso no es lo que vemos.”

Tomad los marsupiales de Australia, por ejemplo.

“¿Por qué todos estos marsupiales, pero no placentarios en lo absoluto, han migrado en masa desde el Monte Ararat hasta Australia? ¿Qué ruta tomaron? ¿Y por qué ni un solo miembro de su dispersa caravana se detuvo en el camino y se estableció —en India quizás o China, o en algún refugio junto a la Gran Ruta de la Seda?” (The Sydney Morning Herald 2010).

Cuando un clérigo religioso, ya sea judío, cristiano o musulmán, relata la historia tradicional de Noé —que los marsupiales, así como otros animales, descendieron del arca de Noé después del diluvio en una región de Iraq o sus alrededores— provoca que los biólogos, o incluso las personas con una educación media, se refieran a esta historia como a un mito completamente fabricado, y se refieran a cualquiera que la crea de esta forma como a una persona muy atrasada intelectualmente. Los marsupiales han sido endémicos sólo de Australia durante millones de años, y no de los demás continentes del mundo, puesto que evolucionaron independientemente en esta isla aislada.

[1] Christopher Hitchens (1949-2011) fue un autor y periodista británico americano que contribuyó con una serie de revistas, además de escribir críticas literarias. Es bien conocido por su creencia en el ateísmo y en las críticas a la religión. Sus libros incluyen God is Not Great (Dios no es bueno), en el cual critica a las religiones abrahámicas.


Extracto del libro “La Ilusión del Ateísmo” de Ahmed AlHasan (a)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s