En nombre de Dios, el Misericordioso, el Misericordiosísimo

“Se han acercado a los hombres sus cuentas y ellos desatentos, dando la espalda. No les llega recuerdo nuevo de su Señor sin que lo escuchen mientras juegan. Distraídos sus corazones, han secreteado en conversaciones confidenciales los que han sido injustos: ¿Acaso éste no es un ser humano igual que vosotros? ¿Acaso pues, habéis de ir a la magia cuando la estáis viendo? Dijo: Mi Señor sabe lo que se dice en los Cielos y en la Tierra, y Él es el Oyente, el Sabio. Pero dijeron: ¡Quimeras! ¡Sueños! ¡Lo ha inventado! ¡Es un poeta! ¡Que nos traiga una señal como le fue enviada a los primeros! No tuvo fe, antes de ellos, ninguna ciudad de las que hemos destruido ¿acaso pues, habrían de tener fe? Y no hemos enviado antes de ti sino a varones a quienes inspiramos. Preguntad a la gente del recuerdo si no sabéis. Y no les dimos un cuerpo que no comiera alimentos, y no eran inmortales. Luego, les ratificamos el pacto, pues les salvamos a ellos y a quien quisimos, y destruimos a los transgresores. Ya os hemos hecho descender una escritura en la que hay una mención de vosotros. ¿Acaso no razonáis? Y cuánto hemos demolido de ciudades que eran injustas y hemos hecho surgir después de ellas otras poblaciones. Así pues, cuando notaron nuestro tormento, ¡sí que de ellas escaparon! No corráis, regresad al lujo con el que os habéis rodeado y vuestras mansiones. Quizás seáis interrogados. Dijeron: Ay de nosotros. Ciertamente fuimos injustos. Así pues, no cesó su lamento hasta que les dejamos segados, extintos. Y no hemos creado el Cielo y la Tierra y lo que hay entre ambos por juego. Si hubiéramos querido darnos una distracción nos la hubiéramos dado de nosotros, si lo hubiéramos hecho. Pero no, arrojamos la verdad sobre lo falso que lo confuta, y sí que desaparece, y de vosotros ¡ay! por lo que describís.” [Los Profetas (Al-Anbiya): 1-18]

Vosotros no aceptáis su orden, ni razonáis, ni aceptáis a sus guardianes. La sabiduría profunda y las advertencias no salvan a una nación infiel.

En el mausoleo de los dos Imames, AlHadi y AlÁskari, fue el primer encuentro con el Imam AlMahdi (a) en la vida de este mundo. Y conocí en este encuentro al Imam AlMahdi (a), este encuentro fue hace largos años. Y después de este encuentro tuve otros con el Imam (a), y me explicó muchas cuestiones, pero no me ordenó comunicar nada determinado ni a nadie determinado, sino que me orientó, me disciplinó y me guió a las virtudes divinas de la ética. Y me favoreció con algo de ciencia y conocimiento en ese momento, y me dio a conocer las grandes desviaciones existentes en la Escuela Científica de Nayaf en ese tiempo, ya fueran desviaciones científicas o prácticas, sociales, económicas o políticas, o desviaciones de personas que representaban símbolos de esta escuela científica. Y ese momento fue muy doloroso para mí, porque representó el derrumbe del último castillo que yo creía, que representaba a la verdad en este mundo. Para mí representó la corrupción de la sal, y todo lo que se corrompe se arregla con sal. ¿Pero si se corrompe la sal?

Fue un momento doloroso, triste y trágico, al mismo tiempo. El Imam (a) me aclaró la corrupción, la injusticia, la tiranía y la corrupción, y me dejó en medio del camino, sin saber qué hacer, ¿acaso he de regresar por donde he venido? Una pregunta que todo el tiempo me haría. Y la respuesta siempre era que me había convertido en un extraño entre la gente de religión y en la escuela científica de Nayaf por la verdad que conocí. Pues ¿cómo no ser un extraño entre la gente del mundo?

En todo caso, pasaron los días y los meses, y Dios quiso que me encontrara con el Imam (a). Y esta vez me envió a la escuela científica de la noble Nayaf, a plantear lo que me informó a un grupo los estudiantes de la escuela científica. Y vi de importancia asistir a este encuentro aunque fuera general y breve, considerando que representa un giro histórico en mi vida, porque era la primera vez que el Imam AlMahdi (a) me ordenaba a trabajar públicamente y enfrentarme en la escuela científica de la noble Nayaf. A quienes le honran, miles de saludos de paz..

Y la historia de este encuentro es que estaba yo en una noche que dormía y tuve una visión mientras dormía, era el Imam AlMahdi (a) de pie, cerca del mausoleo del Sayed Muhammad (a), hermano del Imam AlÁskari (a), que me ordenaba ir a su encuentro (a). Después de eso desperté y eran las dos de la noche. Recé cuatro rakas del azalá de la noche. Luego volví a dormir y tuve una segunda visión, cercana a esta visión. Y también en ella estaba el Imam AlMahdi (a) indicándome un encuentro con él (a), y me desperté y eran las cuatro de la noche. Entonces completé el azalá de la noche y recé el del alba, luego, después de dos días de esta visión, viajé a Samarra y visité a los Imames AlHadi y AlÁskari (a). Luego volví al país y visité al Imam Muhammad (a), luego a Bagdad y visité a los Imames AlKadim y AlŸawad (a), luego a Kerbala y visité al Imam Husein (a) y a los mártires (a). Y me reuní con el Imam AlMahdi (a) una noche en el mausoleo del Imam Husein (a). Luego me reuní con él a la mañana del otro día en el enclave del Imam AlMahdi (a) que hay en Kerbala, al final de la calle Sidra. Y nos sentamos solos en el enclave que estaba vacío de gente excepto por el sirviente que estaba de pie en el oratorio de las mujeres, casi aislado del lugar en el que estábamos. En todo caso, este día era el treinta de Shaban del año lunar 1420 de la héjira.

Y regresé después de este encuentro a la casa y ayuné el mes de Ramadán, por el favor de Dios conmigo. Y regresó el viajero a fines de Ramadán a la noble Nayaf, y comencé a plantear la verdad que supe y se intensificó el debate entre mí y algunos estudiantes. Y el resultado fue una división entre mí y algunos de ellos, un desacuerdo total con otros y algunos de ellos lo aceptaron sin ayudarme. Y pasaron los días y los meses, más bien pasaron casi tres años sin apoyo ni ayuda de los estudiantes de la escuela científica. Sin embargo, hubo quien aceptó mis palabras y estaba de acuerdo en lo que dije sobre la corrupción financiera de la escuela científica, y desde aquí comenzó el movimiento de reforma de esta corrupción financiera pero no se produjo una reforma real. Más bien, hubo un cambio político financiero de algunos marÿas, pero fue insignificante. Y continuó el lujo y la opulencia de muchos de estos ulemas y de quienes se juntaban con ellos, y por otro lado, la sociedad pobre quejándose por un alivio del hambre y la enfermedad física y espiritual, sin que ninguno de ellos hiciera nada para cambiar esta grave situación. Y después de unos meses después comenzó el proceso de anunciarse y notarse mi relación con el Imam AlMahdi (a) y que yo era un enviado de su parte (a). Y este proceso de anunciarlo no fue mío solamente, sino que un grupo de estudiantes de la escuela científica escucharon y vieron en los Reinos de los Cielos lo que les confirmó esto, algunos de ellos estaban en contacto directo conmigo y otros no tenían ninguna relación conmigo inicialmente. Y un grupo de estos estudiantes insistía en jurarme lealtad aunque les informé de la dificultad de esta tarea y que me abandonarían al final, como la gente de Kufa abandonó a Muslim Ibn Aqil (a). Pero ellos, juraron lealtad, a destinarme sus almas, bienes e hijos, como ellos lo declararon sin que yo pida de ellos nada de eso. Esto fue en el mes de Ÿamadi AlAwal del año lunar 1423 de la héjira. Y después de eso juraron lealtad muchos estudiantes de la escuela científica. Luego tuvieron algo de miedo, las fuerzas de seguridad malditas de Saddam comenzaron a movilizarse contra mí y dispersaron a la gente e incumplieron con su lealtad, y cada uno o grupo, buscaba un argumento para incumplir el juramento. Me acusaban de varios cargos, pero al final coincidían en dos cosas:

La primera: me acusaron de ser un mago.

Y la segunda: me acusaron de controlar los reinos de los genios y movilizarlos, para controlarlos a ellos.

Y volví a mi casa otra vez después de que dispersaron a la gente y no quedaron conmigo sino unos pocos estudiantes de la escuela científica y algunos creyentes. Y en este año lunar de 1424 de la héjira, en el mes de Ÿamadi AlAwal, vino un grupo de estos creyentes y renovaron su lealtad a mí y me hicieron salir de mi casa, y comenzó la invitación de nuevo, y en los últimos días del mes de Ramadán de este año lunar, 1424 de la héjira, me ordenó el Imam AlMahdi (a) que comience a dirigirme a toda la gente de la Tierra, a cada uno según él y según las órdenes dictadas por el Imam AlMahdi (a) y en el tercer día de Shawal me ordenó el Imam AlMahdi (a) anunciar la revolución contra los opresores y medir los pasos, y trabajar rápido e invitar a la gente a apoyar la verdad y a su gente, y a trabajar por el levantamiento de la verdad y a anunciar la palabra de “no hay divinidad sino Dios” pues la palabra de Dios es la más alta, ciertamente la palabra de Dios es la más alta, ciertamente la palabra de Dios es la más alta.

Y la palabra de los que han descreído es la más baja, “si dais apoyo a Dios, Él os da apoyo y afirma vuestros pies.”

¿Hay alguien que dé apoyo a Dios? ¿Hay alguien que dé apoyo al Corán? ¿Hay alguien que dé apoyo al Guardián de Dios? ¿Hay alguien que dé apoyo a Dios, Glorificado y Altísimo?

“Dios ha prometido a los que han creído de vosotros y hayan hecho buenas obras, que les hará Califas en la Tierra como hizo Califas a los que hubo antes de ellos, y que fortalecerá para ellos su religión, la cual le satisface para ellos, que sustituirá después sus miedos por seguridad, si me sirven sin asociarme nada. Y quien descrea después de eso, pues esos son los impíos.” [La Luz (An-Nur): 55]

Y no espero apoyo de los ulemas de la religión. Y cómo esperar de ellos apoyo, cuando el Imam AsSadiq (a) confirmó en más de un hadiz que muchos de ellos combatirían al Imam AlMahdi (a) con lengua y dientes, hasta que se establezca la orden de desarraigar a setenta de sus grandes y a tres mil de sus pequeños.

Y cómo esperar de ellos apoyo, cuando AsSadiq (a) dice: “Dios os dará apoyo a este asunto con quien no tenga innovación y si llega nuestro asunto, saldrá de él quien hoy viva en el servicio a los ídolos.”

Y los ídolos o fetiches como dice el Imam AsSadiq (a) son los ulemas inactivos, porque no había ídolos en el tiempo del Imam AsSadiq (a) excepto Abu Hanifa y sus semejantes.

Y dice (a): “Si sale el Qaim, sale de este asunto quien se consideraba ser de su gente y entra en él, los casi siervos del sol y la luna.” [Gayba An-Numani p. 172]

Y los que no dan apoyo al Qaim (a) son los ulemas inactivos, aunque los hombres esperan de ellos el apoyo al Qaim (a).

Y cómo esperar de esos ulemas, el apoyo, cuando los Imames declaran en sus hadices que esos ulemas son la causa de la división de la nación y su dispersión.

Y del Comandante de los Creyentes (a): “Oh Malik Ibn Dumra, ¿cómo estarías si los shias se opusieran así?” -y entralazó sus dedos y metió algunos en otros. Y dijo: “Oh, Comandante de los Creyentes, ¿qué hay en eso de bueno?” Dijo (a): “Todo el bien está en eso. Se levanta nuestro Qaim, y expone a setenta hombres que mienten sobre Dios y su Mensajero y los combate, luego Dios reúne a los hombres en un solo asunto.”

“Y mienten sobre Dios y su Mensajero”, es decir, los ulemas inactivos.

Y de AsSadiq (a): “Eso habrá de ser el vuelco de la nave. Hasta dirán que murió o que pereció en algún valle.” Y le dijeron: “¿Qué es el vuelvo de la nave?” Dijo: “El desacuerdo entre los shias.” [AlBihar v. 52 p. 288]

Y esto, es lo que dicen los ulemas en sus fatuas a los shias hoy, que no hay final para la Ocultación Mayor y que ninguno jamás lo verá. Y en realidad no quieren que aparezca y luego se levante porque su aparición significa el final de sus autoridades que han puesto a los shias en caminos de rieles que los dispersaron y los dividieron.

En las narraciones de ellos (a): “Si se levanta el Qaim (a), marchará con vigor hasta Kufa y saldrán de ella miles de almas, clamando “batriyya” con armas y diciendo: “regresa por donde viniste, no necesitamos al hijo de Fátima (a)”. Y él los pasará a espada, hasta llegar al último de ellos. Luego entra a Kufa y combate en ella a cada hipócrita escéptico, y derriba sus castillos, y mata a sus asesinos hasta complacer a Dios Majestuoso y Altísimo.” [Arshad AlMufid]

Y de AlBaqir (a): “Entra a Kufa el Qaim, tiene tres banderas ya izadas que describe y entra hasta llegar al púlpito, y da un sermón.” [Arshad AlMufid p. 354]

Y de AlBaqir (a), que dijo: “Seréis sacudidos en grupo, shias, shias de la familia de Muhammad, como se sacude el kohl en el ojo. Porque quien tiene kohl sabe cuando cae dentro del ojo, pero no sabe cuando cae fuera. Y amanece uno de vosotros y se ve dentro de la jurisprudencia de nuestro asunto, y anochece y ya ha salido de ella, y anochece estando en la jurisprudencia de nuestro asunto, y amanece y ya ha salido de ella.” AlAnwar v. 52 p. 101 – Gayba AnNumani p. 110]

Y cómo esperar de ellos apoyo, cuando el Mensajero de Dios (s) dice: “Vendrá un tiempo a mi nación, en el que no queda del Corán sino su escritura, ni del Islam sino su nombre, se llaman por él y son los hombres más alejados de él, sus mezquitas están llenas y vacías de la guía, los alfaquíes de ese tiempo son los alfaquíes del mal bajo la sombre del cielo, de ellos viene la tribulación y a ellos ha de volver.” [Bihar AlAnwar v. 52 p. 190]

Y dijo el Mensajero de Dios (s), de Dios Glorificado y Altísimo en la Ascensión: “Dije: “Dios mío, ¿cuándo será eso?” -es decir, el levantamiento del Qaim (a). Entonces le inspiró el Poderoso y Excelso: “Eso será si aumenta la ciencia y aparece la ignorancia, y se multiplican los lectores y disminuyen los que obran, y se multiplica la aniquilación y disminuyen los alfaquíes guiados, y se multiplican los alfaquíes traidores y se multiplican los poetas y los adopta tu nación, sus tumbas son mezquitas, y adornados sus coranes, decoradas sus mezquitas, y se multiplica la inequidad…” [Bihar AlAnwar v. 52 p. 271-278]

Y la alabanza a Dios, Señor de los mundos.

La alabanza al Dueño de la muerte, Empujador de la nave, Sujetador de los vientos que apunta la aurora y restaura la religión.

La alabanza a Dios, que por temor a Él se estremecen el Cielo y sus habitantes y la Tierra tiembla y sus edificaciones, y ondulan el mar y quien nada en sus profundidades.

Y la alabanza a Dios, Señor de los mundos.

La alabanza a Dios, Señor de los mundos.

La alabanza a Dios, Señor de los mundos.

Y en todo caso, a vosotros, gente de Iraq, fue que mi padre me envió a la gente de la Tierra, para comenzar por vosotros y con la madre de las ciudades, Nayaf. Y estoy asistido por Gabriel, y Miguel, e Israfel y por los Reinos de los Cielos, y por muchos que me aceptaron aceptando la verdad, les fue quitada su cobertura, y su vista hoy es de hierro, y ven lo que no ven los hombres, y escuchan lo que no escuchan los hombres, ¿y qué señal es más grande que esta señal del alma?

“Y si les hubiéramos abierto una puerta en el Cielo para que continúen ascendiendo, habrían dicho: Nos han embriagado nuestros ojos. Es más, somos una población hechizada.” [El Tracto Rocoso (Al-Hiÿr): 14-15]

Y en cuanto a las visiones, pues cada período de tiempo, vienen a mí delegaciones de provincias, algunas lejanas de Nayaf. Y muchos de ellos han visto al dormir, lo que sostiene esta invitación verdadera. Y si hubiera una visión o unas visiones que fueran un camino para los enemigos de la familia de Muhammad (a) para responder a ellas, sin embargo ¿qué harán aquellos para responder a los cientos, más bien miles de visiones futuras cuando la mayoría de ellas son un respaldo, pues en ellas hay alguno de los infalibles, y ellos dicen: “Quien nos ha visto, nos ha visto, pues el demonio no nos refleja.”

Así que los injustos no pueden decir que las visiones no son un argumento. Incluso son una parte de la profecía, e incluso el Mensajero (s) y los Imames (a) les daban importancia, las escuchaban, y las interpretaban con mucha atención. Incluso las profecías de algunos Profetas (a) fueron principalmente visiones y su interpretación, como la profecía de Daniel (a). Incluso Narÿis, la madre del Imam AlMahdi (a) vino al Iraq para casarse con el Imam Hasan AlAskari (a) porque tuvo una visión veraz. Y se arriesgó al peligro de la guerra y al cautiverio, siendo ella, la nieta del César Romano. Incluso Wahab AnNasrani, dio apoyo a Husein (a) porque vio a Jesús (a) al dormir. Incluso el noble de los omeyas, Jalid Bin Said Bin Al-Aas, el omeya, creyó y se islamizó por causa de una visión en la que vio al Profeta (s). Y aquellos injustos responden ignorando las visiones por completo sin reflexionar ni pensar. Y en verdad os digo, que lo que ocurre hoy a los hombres, es una inspiración inmensa por la visión, pero la mayoría de los hombres descreen del favor de Dios y la mayoría de los hombres no agradecen. “Eso es un por un favor de Dios para con nosotros y para con los hombres, pero la mayoría de los hombres no agradecen.” [Yusuf (José): 38]

La alabanza a Dios, Señor de los mundos.

E informé a muchos de cuestiones imprevisibles de algunos acontecimiento importantes del futuro y sucedieron como se los informé. Y una de ellas fue la deserción a mi lealtad al principio de la invitación, es decir, casi un año y medio antes, y la deserción a mi lealtad en este año. Y otra de ellas fue el fin del gobierno de los hijos de la prostitución, Saddam y sus soldados impuros. Y muchas cuestiones, que no entran en esta declaración. Preguntad sobre ellas a quienes estaban conmigo y me conocieron. Más bien, preguntadles sobre los milagros que vieron con sus ojos o percibieron. Y yo os pregunto, por Dios: ¿en manos de quién están los Reinos de los Cielos? ¿En las de Dios o del demonio (l)? Pues si decís que estas cuestiones son magia o de los genios, que digáis esto es igual a quien dice que los Reinos de los Cielos y la Tierra están en manos del demonio (l) y Dios maldice a quien dice esta estupidez ignorante, e insiste en ella y no se arrepiente ante Dios por ella.

Y yo hoy, os pido apoyo como os pidió apoyo mi abuelo Husein (a). ¿Así pues, habrá alguien que nos dé apoyo? Pues si nos abandonáis y nos traicionáis, como hicieron vuestros padres, así como fue paciente mi padre seré paciente hasta que el Misericordioso autorice mi asunto como fui paciente el año pasado cuando me abandonásteis como a Muslim Bin Aqil (a) solo, sin partidario ni auxiliar, excepto un pequeño puñado de ellos, y la deserción de la mayoría de ellos no fue sino por miedo al déspota de Saddam (l) y por jadear trás el mundo, y Dios me salvó del déspota de Saddam a pesar de todos los intentos de las fuerzas infieles por encarcelarme.

Y quien desmiente esta invitación verdadera, aquí estoy en sus manos, aquellos son decenas de creyentes en la invitación, ya se les ha quitado la cobertura y ven en los Reinos de los Cielos y cientos, más bien más, han tenido visiones veraces con el Imam AlMahdi (a) o con alguno de los Imames (a) o con AzZahra (a) o con el noble Mensajero (s), mostrándoles en ellas que sigan esta invitación verdadera, veraz.

Y estoy listo para la imprecación, y desafío a los ulema de todas las sextas de musulmanes, shias y sunnis, y a los ulemas de los cristianos y los judíos, de que soy un enviado según los musulmanes del Imam AlMahdi (a) y según los cristianos de Jesús (a) y según los judíos de Elías (a) y estoy listo para debatir con todos los dueños de las escrituras con sus escrituras, y yo, el siervo necesitado, ignorante, sé más que ellos del Corán, del Evangelio y de la Torá y de los puntos de tergiversación en ellas, por la ciencia que Dios me otorgó. Pero no tienen fuerzas para responder a lo que Dios me otorgó de su ciencia. Y tengo certeza, que quien busque la verdad, creerá. Y quien se ensoberbezca y descrea, será por buscar el mundo putrefacto. Y yo le impreco en la misma asamblea, para que viva quien viva como evidencia y muera quien muera como evidencia. Pues quien me acepta, acepta la verdad, triunfará y será feliz en este mundo y en la otra vida, y quien me deniega, deniega la verdad y perderá este mundo y la otra vida. Y dentro de poco, sabréis qué pecado habéis cometido y qué santidad de Dios habéis violado cuando llegue el arrepentimiento y yo sea el conserje sobre vosotros, en breve, oh descendientes de los asesinos de Husein Bin Alí (a). Ya lo han matado en el pasado vuestros alfaquíes y vuestros entusiastas, Shimr Bin Dil Ÿoushan y Shabaz Bin Rabii, ayudados por vuestros padres. Y hoy, si quisiera, diría quién de vosotros es Shimr Bin Dil Ÿoushan y Shabaz Bin Rabii, pero vamos, ¿qué tengo que ver yo con esos imbéciles, que apenas entienden un hadiz? Y no os alegréis, vosotros, injustos, de que me aleje de vosotros y me exilie de vuestras tierras, pues no pasará mucho hasta que regrese con mi padre, Muhammad Ibn AlHasan AlMahdi (a), que no os dará sino la espada y la muerte bajo la sombra de la espada.

Oh vosotros, que os habéis complacido con lo que hicieron vuestros padres y habéis seguido a Shimr (l) en vuestro tiempo y a Shabaz Bin Rabii (l) en vuestros hogares. Y no os servirá de nada en ese momento, oh vosotros, asesinos de Profetas y de hijos de Profetas, y no encontraréis sino la perdición en el mundo y la otra vida, recompensa por lo que han cometido vuestras manos y vuestras lenguas de perjurio, difamación, mentira, calumnias, acusaciones falsas y vendrá a vosotros mi padre, enfurecido y resentido, por lo que habéis hecho conmigo y cómo habéis violado mi santidad, y sabréis en su momento, cuando la ciencia no os sirve de nada, contra quién habéis conspirado y qué santidad de Dios y de Muhammad, y de Alí, y de sus hijos (a) habéis violado.

Oh psicópatas de los partidos, ostracismo de la escritura, pandilla de pecadores, incoherentes de palabra, asesinos de Profetas y de hijos de Profetas, Dios no os dará mi cuello, como tuvieron vuestros antecesores el dé mi abuelo Husein (a), pues éste es el final, y el día más grande de Dios, y esta es una de las primeras advertencias, y una de las mayores advertencias para la humanidad. Y volveré con mi padre Muhammad Ibn AlHasan AlMahdi (a) para informarle cómo me desmentísteis y cómo habéis violado mi santidad con difamaciones, perjurios, y al final, con intentos de encarcelarme y matarme, no por nada, sólo porque sabíais que la verdad que yo traía no dejaría nada de vuestra falsedad. Al contrario, tendísteis la mano a los que niegan la existencia de Dios como los comunistas y no les negáis decir ni hacer nada…

“Y recítales la noticia de Noé, cuando dijo a su pueblo: Oh pueblo mío, si fuera demasiado para vosotros mi enclave y mi recuerdo de las señales de Dios, pues a Dios me he encomendado. Así pues, resolved vuestro asunto vosotros y vuestros asociados. Luego, que vuestra orden no sea contra vosotros, congoja. Luego sentenciadme y no esperéis. Pues si me dais la espalda, yo no os he pedido recompensa. Mi recompensa sólo incumbe a Dios. Se me ha ordenado que sea de los musulmanes. Y le desmintieron. Así pues le salvamos a él y a quien con él estaba en la nave. Y les hicimos diputados, y hundimos a los que desmintieron nuestras señales. Así pues, mirad cómo fue la consecuencia de los advertidos.” [Yunus (Jonás): 71-73]

Y la alabanza a Dios, Señor de los mundos.

 

Ahmed Alhasan (a)

 

 

Fue el discurso del Mensajero del Imam AlMahdi a toda la gente de la Tierra en el día 27 de Shawal del año lunar 1424 de la héjira.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s