Clase 6 (Jadîÿa a.s. II)

Sheij Mahmûd (La Dama Jadîÿa)

En el nombre de Allah, el Más Misericordioso, el Compasivo. Todas las alabanzas a Allah que nos guió y no hubiéramos sido guiados si no fuera por Allah (swt) que nos guió. Y que Allah envíe Su paz y bendiciones a Muhammad (saawas), el mejor de la creación, y a su purificada casa (as), y que la maldición infinita de Allah sea sobre sus enemigos, los enemigos de la religión hasta el Día del Juicio.

Por la preferencia de Allah en esta bendita serie, nos hemos detenido en la bendita biografía de la bendita Dama Jadîÿa, y continuaremos su biografía hoy Dios mediante.

Y hemos mencionado en las clases anteriores algunos de sus rangos y nombres, y también hemos discutido que la mayoría de los historiadores estaban de acuerdo en que la Dama Jadîÿa era una de las más hermosas mujeres del Hiÿâz, era una de las más hermosas señoritas del Hiÿâz,… porque también estaban de acuerdo en que la Dama Jadîÿa era virgen y no se había casado previamente, y hemos entregado a ustedes las evidencias sobre esto.

Están de acuerdo en que Jadîÿa tenía alrededor de 25 a 28 años de edad cuando se casó, las fuentes de esto: El Libro A’rahin Shari’a, volumen 2 pág. 269, Los Rangos de Abi Tâlib, volumen 1 pág. 160, Bihâr Al-Anwâr, volumen 22 pág. 191

Estas tradiciones de Jadîÿa teniendo 40 años de edad son de tradiciones salafis y sunnis, y la mayoría de ellas son narraciones de Abu Hurayra, el gran mentiroso…

Ella fue una de más hermosas muchachas del Hiÿâz, el área que contiene a la Ka’ba. Y pongan atención a lo que los historiadores mencionaron que era una de las más hermosas muchachas, en vez de decir mujeres. Y el Imâm Hasan (as), era un gran signo con respecto a la belleza de ella, y él solía considerarse el único que se parecía en casi todo a su madre Jadîÿa. Cuando le preguntaron, él dijo que era el único que se parecía a su madre Jadîÿa.

Este no es nuestro tópico de discusión, pero por esa razón solían inventar hadices sobre el Imam Hassan, que los salafis y sunnis han puesto algunas fuentes donde murmuran del Imâm Hasan y lo hacen parecer mal, como casándose con 700 esposas, y que el Profeta (saawas) dijo “no cases tus mujeres con Hassan porque él se casa y se divorcia…” e inventan estas cosas así la gente dice ¿cómo puede ser un infalible este hombre?

Y el Imâm As-Sadiq (as) dijo: “Verdaderamente la Señora Jadîÿa era tan hermosa como podía ser, y la Señora Zahra heredó esta belleza.” Así estaban atestiguando de la Señora Jadîÿa y la Señora Zahra (as). Fuente: At-Tabari en su libro Ad-Dillah Al-Imama pág. 151 (fuente sunni).

La primer dama del Islâm, ella fue la primer dama en creer en el Islâm, la Señora Jadîÿa estaba en la religión de su ancestro Abraham (as). Y mencionamos en la última clase y lo mencionamos otra vez para los que estaban ausentes, cuando digo su ancestro Abraham, esa es la Dama Jadîÿa… su linaje se remonta a los Quraysh, y mencionamos esto en la clase pasada. Su nombre por su lado paterno llega a los ancestros del Profeta (saawas), y su nombre materno llega a los ancestros del Profeta (saawas), esa es la clara voluntad de Dios.

Por esa razón los historiadores dicen que ella estaba en la religión de Abraham y eso era antes de enviar al Profeta (saawas). Y sus ancestros y pariente eran conocidos por estar en la religión de Abraham, y la Dama Jadîÿa creyó el primer día que Muhammad fue enviado como Mensajero. Ella creyó el primer día que el Profeta fue enviado. Como se creía en las nobles tradiciones… el Profeta, uno de los que le preguntó: “Oh, Profeta, ¿quién creyó de las mujeres?” Dijo: “Jadîÿa.” Y le preguntaron quién fue el primero en creer de los hombres y dijo: “‘Alî ibn Abi Tâlib.” Fuente: Kitâb Al-A’Mali de At-Tusi pág. 259)

Y cuando el Profeta (saawas) volvió de Iraq, la Señora Jadîÿa estaba esperándolo, y la primera vez que Gabriel bajó sobre él, Jadîÿa estaba esperándolo. Entonces ella le dijo: “¿Qué es esa luz que veo en tu frente?” Entonces él dijo: “Es la luz de la profecía.”  Luego él le explicó a ella los pilares del Islâm y ella dijo entonces: “He creído, y creo en ti, y estoy complacida y me someto.” Otra vez cuando él llegó a ella, ella le dijo: “¿Qué es esa luz que veo en tu frente?… entonces dijo: “He creído.” (Bihâr Al-Anwâr, libro 18 pág. 232)

El primer creyente en la wilaîa, desde que el Imâm ‘Alî (as) tenía seis años de edad en la casa del Profeta, y la Señora Jadîÿa cuidaba de él, y por eso ella tenía derecho sobre su cuello y es el derecho de la maternidad. Y cuando el Profeta explicó a la Señora Jadîÿa, la comprensión de la wilaya, y él le pidió que crea en el wilaîa y la autoridad de ‘Alî ibn Abi Tâlib (as), ella creyó y se sometió inmediatamente.

“He creído en la autoridad de ‘Alî y le he jurado lealtad.”

Así que esto en realidad nos recuerda a los padres de Muhammad (saawas), cuando él se adelantó a la tumba de sus padres, y rezó sobre ellas dos rakas y ellos salieron de sus tumbas. Entonces le preguntaron sobre la wilaya y dijeron: “¿Qué es la wilaya?” dijo: “Es que ‘Alî es el sucesor”. Entonces ellos creyeron y se convirtieron en los que siguieron la wilaya de ‘Alî Ibn Abi Tâlib (as). Y esta fue una prueba en relación a la creencia de los padres del Profeta (saawas). Así que la Señora Jadiya (as) solía rebosar de emoción y alegría con el Imâm ‘Alî (as), y ella solía decir “él es mi hermano, y el hermano del Santo Profeta, y él es el más querido de la gente del Profeta, y es el ojo de Jadîÿa.”

Y en la historia de Fâtima bin Asad, cualquiera que busque encontrará muchas evidencias de la wilaya de Jadîÿa, es la verdad más evidente de la historia, por la cual la gente en tiempos del profeta solía preguntarle por el príncipe de los creyentes (as), “¿Quién es el califa después de ti, oh, Profeta?” Porque sabían que para cada profeta había un sucesor. Así que siempre, solían preguntar “¿Quién es tu sucesor oh, Profeta?” Sabían que Jesús, Moisés y Abraham (as) tenían un sucesor. Y esto es de las fuertes evidencias de la wilaya de ‘Alî ibn Abi Tâlib, y él fue llamado durante la vida del Profeta, el Príncipe de los Creyentes.

La Dama Zahra no lo llamaba sino Amir Al-Mu’minin.

Fuente: Al-Masudi Kitab Izbat Al-Wasiya pág. 144

Ella es la primer mujer de la nación del Profeta en comer de las frutas del Paraíso, porque antes de ella, La Dama Maryam comió de las frutas del Paraíso y la Señora Jadîÿa fue la primer mujer en comer de las frutas del Paraíso. El Profeta le dio de su mano una rama de uvas del Paraíso.

La fuente: Muÿama Al-Zawaiz de Hizami de los eruditos salafis Libro 9, pág. 225

La Dama Jadîÿa (as) era una vasija o embase de luces, ella es la única esposa entre las esposas del Profeta cuya bendita descendencia continuó hasta nuestros días. La Dama Jadîÿa (as) es la única esposa entre las esposas del Profeta (saawas) cuya descendencia continuó hasta nuestros días. La Voluntad Divina quiso que la Dama Jadîÿa sea la vasija o contenedor de las luces del Imamato. Y el Profeta Muhammad glorifica a esta gran mujer, hablando a su hija Batul Az-Zahra “Oh, hija mía, verdaderamente Allah (swt) hizo de Jadîÿa un recipiente para las vasijas de la luz del Imamato.”

Fuente: Al-Masudi Kitab Izbat Al-Wasiîa pág. 144

El Profeta más grande (saawas), jamás se casó con una segunda esposa mientras estuvo casado con Jadîÿa, él no se volvió a casar hasta que ella murió, porque la Dama Jadîÿa, era la pura Kawzar de la profecía. Ella desbordaba los mundos, de ella vendrían más de 80.000.000 de Sayeds cuyo linaje se remonta al Profeta (saawas).

La Dama Jadîÿa (as) fue uno de los regalos del más misericordioso, y el Profeta (saawas) le dio las buenas nuevas de que ella sería su esposa en el Paraíso, mashallah… y él le dijo a ella: “Oh, Jadîÿa, tú eres mi esposa en el Paraíso, subhanallah, mashallah. Las fuentes: La historia de Al-Yacubi, libro 2, pág. 28; At-Tabarani (y él es uno de los eruditos sunnis) La Gran Enciclopedia libro 22, pág. 376

La Dama Jadîÿa (as) se ha hecho famosa por la belleza, la perfección, por ser rica, por el honor, el conocimiento, la sabiduría, la precisión en la opinión, por tomar decisiones de forma madura. Si todas estas cualidades están reunidas en una mujer, todos los hombres correrían para desposarla, una mujer con tales atributos y cualidades, ¿cómo alguien no podría desearla? Y por esto, todos los hombres se adelantaban por casarse con la Dama Jadîÿa (as). De ellos eran los líderes de Quraysh y el tema se propagó tanto que los reyes del Yemen pedían su mano, y los noble de At Taif, intentaban ganar su mano en matrimonio y alcanzar su mano en matrimonio. Pero ella los rechazaba a todos y su elección cayó sobre el veraz, el honorable, el confiable de Quraysh, como Quraysh solía llamarlo antes de que fuera enviado.

Así que la Dama Jadîÿa rechazó a todos esos hombre que vinieron y eligió al sincero, al honorable, al Profeta Muhammad (saawas). Y la Dama Jadîÿa dijo: “Oh, primo mío, te he deseado por tu cercanía a mí.” Ella lo eligió porque él era su pariente, ¿pero sólo esa era la razón? No. “Y tu honor con tu nación y confiabilidad con ellos, y la verdad de tus palabras y tus modales…” La Dama Jadîÿa dijo: “Oh, primo, te he deseado por tu… y tu honor con tu nación, y confiabilidad con ellos… y tus buenos modales.”

Fuente At-Tabari (y es de los sunnis) El libro de Dilail of Imama pág. 77

La Dama Jadîÿa dijo en el mismo hadiz: “Verdaderamente me he dado cuenta que él es apoyado por el Señor de los mundos.”

Mahmud quiere hacer notar algo, las madres de los Profetas y sucesores (as) no son corrientes, y entre ellas está la Dama Zahra, ella era una dama del paraíso en la tierra, y a ella le hablaron los ángeles, porque las madres y las mujeres de los profetas y sucesores (as) son diferentes del resto de las mujeres, tiene algo especial.

“… me ha dado cuenta de que está apoyado por el Señor de los mundos”. Esto me permitió mencionar algunos de los rangos de las esposas y madres de los profetas, para que así no digan de dónde sabía ella que él era apoyado por los cielos, porque ella no es como las otras mujeres. Bihâr Al-Anwâr volumen 16 pág. 57, La historia de Al-Yacubi, volumen 2 pág. 16

Y después de que Abu Tâlib (as), pongan atención a este punto porque es muy muy importante, y después de que Abu Tâlib (as) salió a Amr Ibn Asad, y le propuso el pedido de la Dama Jadîÿa (as) y ella aceptó, Amr Ibn Asad dio un largo y elocuente discurso que terminaba con las palabras: “La hemos casado y estamos complacidos con él.”

Bihâr Al-Anwâr, volumen 18 pág. 232

Esta tradición es muy importante, porque los salafis dicen que el Profeta y la Dama Jadîÿa vertieron vino a tu tío hasta que estuviera borracho para que aceptara la boda, y después de que Amr ibn Asad dijera y declarara “¿Quién entre la gente es como Muhammad?” Entonces ¿cómo verterían vino a él y luego dijera esas palabras? ¿Vertieron vino en él que duró hasta el Día del Juicio? Le pido a Allah que re vengue de todos ellos, esto está claro.

Fuente: Los rangos de Abu Tâlib, volumen 1 pág. 41

Mienten contra Allah y Su profeta (saawas) y dicen que Muhammad y Jadîÿa vertieron vino para que su tío Amr Ibn Asad, se emborrachara hasta aceptar la boda. ¿Y cómo podrían poner vino y luego él dar dos discursos a la gente y decir quién entre la gente es como Muhammad?

Y en otra tradición, algunos de los historiadores mencionaron que era a Jawalid y algunos dijeron que era Amr y no Jawalid, y en una tradición Jawalid dijo en una de las ceremonias de la boda: “Oh, pueblo de árabes, ni el cielo ni la tierra han visto a un hombre mejor que Muhammad (saawas), así que atestigüen que he casado a mi hija con él, y que estoy orgulloso de esto, estoy orgulloso de este santo matrimonio.”

Fuente: El libro de la muerte de Zahra, pág. 7. El autor del libro es Abdul Razzaq

Después del compromiso, la Dama Jadiya envió a Abu Tâlib (as) dinero, rebaños, botellas de perfume, géneros de ropa para que puedan preparar la cena de la boda, y Abu Tâlib preparó lo mejor de lo que tenían para alimentar a la gente de Meca. Dieron de comer a la gente de Meca y a los de los alrededores también…

Fuente: El libro Ma Yahduruna Al-Faqîh, volumen 3, pág. 397

Y Alhamdulillah Rabb ‘alamin! Allahumma salli ala Muhammad, wa ali Muhammad, al A’imma, wal Mahdiîin, wa salam Tasliman Kazira.