Clase 7 (Jadîÿa a.s. III)

Sheij Mahmûd (continuando la Vida de la Dama Jadîÿa (as))

Dios mediante hoy continuaremos con la bendita biografía de la Dama Jadiya (as). Después de que el Profeta (saawas) se comprometió con ella, la Dama Jadîÿa envió dinero y otros bien a Abu Tâlib (as), botellas de perfume, géneros de ropa así él podría preparar la ceremonia de la boda. Fue una gran ceremonia con muchas cosas, donde dieron de comer a la gente de la Meca…

Fuente: Man Yahdar Al-Faqîr, pág. 397

Por muchos años caravanas de mercaderes más grandes pertenecían a la Dama Jadîÿa (as), y con estas caravanas ganó mucho sustento y riqueza, y la Dama Jadîÿa puso toda esta riqueza en las manos del Profeta (saawas), así él pudo gastarla en lo que consideraba adecuado y necesario. Y esta riqueza ayudó al Profeta (saawas) en el dawa y en el llamar a la gente al camino recto, y en muchos libros encontramos que el Profeta (saawas) dijo: “Esta religión no se levanta sino con dos cosas, la espada de ‘Alî (as) y el dinero de Jadîÿa.”

Fuente: Ibn Yawazi Takzira al-Yawazi, pág. 314 (Esta es una fuente sunni)

Este noble dama estuvo junto a su amado esposo (saawas) en todo asunto, en las buenas y en las malas, compartía con él lo bueno y lo malo. Y era muy aplicada siempre para que el Profeta (saawas) esté en la mejor situación y en el entorno más seguro. Así que enviaba esclavos a corroborar que el Profeta esté seguro y en buen estado. Cuando él (saawas) se iba a adorar a la caverna, ella enviaba a dos esclavos para que se fijen si necesitaba algo, y en algunas oportunidad fue ella misma. Tantas veces ella lo acompañó hasta la Caverna de Hira. Fuente: Asira An Ibn Hashem, volumen 1, pág. 219

Abu Lahab y su esposa juntaban espinas de las montañas y del desierto para ponerlas en el camino del Profeta (saawas) para lastimarlo. Así que Jadîÿa (as) enviaba a sus esclavos, muchachos, a que recogieran esas espinas del camino. Así que cuánto que ella lo ayudaba y estaba a su lado.

Fuente: La madre de los Creyentes, autor Abdul Munaym, pág. 78

Quraysh rodeó al Profeta (saawas) en un lugar llamado Shuab Abi Tâlib, que era propiedad de Abu Tâlib (as), y esta es una respuesta a los que afirman que él era pobre y kafir, él era dueño de lugares que se llamaban así. Quraysh los rodeó tres años en este lugar e impedían que llegue el agua y la comida. Pasó que la Dama Jadîÿa llegó con su dinero. Así que ella compraba comida a dos veces su precio (ellos le aumentaban los precios), ella les cocinaba, les preparaba y les enviaba al Profeta (saawas) y a su familia en este lugar. Ella lo enviaba con su primo Hakim ibn Hazam, básicamente para matar su sed y hambre. Por muchos años y muchas veces ella ayudó al Profeta, esta era la Dama Jadîÿa.

Fuente: Sir Al Lam An-Nubala, pág. 235

La noble descendencia del Profeta (saawas) y Jadîÿa, Al-Qâsim y Abdullah… ya que ella sólo tuvo estos dos muchachos, y una hija. Al Qadim y Abdullah murieron cuando eran niños, y la amada hija Al-Kawzar, la Dama Fâtima (as), la madre de los Imames de la luz y la guía (as), y la madre de las mujeres del paraíso. Todos los historiadores y narradores están de acuerdo en que el Profeta (saawas) sólo tuvo hijos con la Dama Jadîÿa (as) y con la Dama María, la Copta, ya que de María tuvo un hijo llamado Abraham, así que sólo era Abraham el hijo del Profeta (saawas), que murió cuando tenía 3 años de edad.

Así que durante 25 años la Dama Jadîÿa fue una estrella brillante que compartió su luz en la familia del Profeta y la sociedad. Ella sirvió al dawa a través de su vida, y ella era la esposa afectuosa del Profeta (saawas). Y apoyó la religión con su vida y su dinero, hasta que el llegó destino, era un 10 de Ramadán, 10 años después de que la revelación llegó al Profeta (saawas). Y su noble alma retornó a su Creador, y esto aumentó la tristeza en el corazón del Profeta (saawas). Fue enterrada en un lugar llamado Ÿahun, una de las montañas de la Meca. Y el Profeta (saawas) la enterró el mismo con sus nobles y benditas manos.

Y en ese momento, la oración de los muertos no había sido revelada todavía, y mencionamos esto cuando hablamos de la muerte de Abu Tâlib (as) y esto es una prueba contra los wahabis, si él era musulmán ¿por qué no se hizo la oración por él? Esto es lo que preguntan y decimos que es porque aun no había sido revelada, ¿está claro? Y ella murió 3 meses después que Abu Tâlib (as),  y algunos historiadores dicen y estiman que el tiempo entre Abu Tâlib y la Dama Jadîÿa fue de 3 días a 3 meses. Por supuesto sabemos que los dos murieron en el mismo año como todos los historiadores afirman.

Esto fue grave, una gran tristeza para el corazón del Profeta (saawas), perdió dos de sus principales aliados en un año. Y por eso el Profeta llamó a este año “el año de la tristeza” y él anunció el año del dolor. Fuentes: At-Tabari, pág. 8; Al-Itahf pág. 128 (Ash-Shabrahi); Ummul Banin, pág. 12; Mustadrak al-Mustina, volumen 3, pág. 31

Después de la muerte de la Dama Jadîÿa (as), su recuerdo quedó en el corazón y la mente del Profeta y nunca, nunca se borró de su mente. Siempre la mencionaría de manera excelsa toda su vida, y esto rozaría o soplaría una tormenta de envidia en los corazones de algunas de sus esposas. Entonces cuando él mencionaba las virtudes de Jadîÿa, se creaba la envidia. Y el Profeta (saawas) la defendía de todas las maneras después de mencionarla, y les decía: “Sí, Jadîÿa era buena y Dios me dio de ella un niño.” Y cada vez que el Profeta sacrificaba un animal en su casa, enviaba una cantidad de carne a los amigos de Jadîÿa, de manera que al dividir la carne no se olvidaba de los amigos de la Dama Jadîÿa.

Fuente: Al-Qadi Nu’man, volumen 3, pág. 17; Sahîh Al-Bujârî, volumen 5, pág. 39

Y antes de que la Dama Jadîÿa muriera dejó un número de voluntades al Profeta (saawas) y eran: que siempre rezara a Allah para que ella obtenga la virtud, que él la enterraría con sus propias manos, que él entraría primero a su tumba antes que el cuerpo de ella entre, subhanallah… y el Profeta (saawas) también hizo eso con la madre de ‘Alî (as), Fâtima bint Asad, en donde él entró y durmió en el lugar que ella fue puesta antes de que sea enterrada. La cuarta voluntad… que la ropa o saco del Profeta (saawas) vestía cuando la revelación bajó a él, ella pidió que eso sea lo que le cubriera el cuerpo en la tumba.

La fuente: Isahba Ibn Haÿar (Mayor erudito sunni) volumen 4, pág. 275

La Dama Jadîÿa (as) que concedió o dio todos sus recursos y riqueza al Profeta, que poseía la mayor riqueza entre las mujeres y también de Quraish… no pidió nada al Profeta excepto la capa que vestía cuando la revelación vino a él. Pero también a pesar de esto, ella no se lo pidió directamente al Profeta, sino a través de su hija Fâtima (as). La Dama Jadîÿa nos enseñó la intercesión a través de la Dama Fâtima (as). Fuente: El Libro Al-Anwâr Asatiah pág. 375

Cuando la Dama Jadîÿa murió, Gabriel (as) descendió al Profeta (saawas) y una revelación de Allah (swt), él (as) vino con una capa blanca que cubría el cuerpo y le dijo “esta mortaja es del Ÿannat”. Umm Aiman y Umm Fadl hicieron el gusl sobre la Dama Jadîÿa, y pusieron el saco sobre ella que fue enviado por Allah (swt) y entregado por Gabriel (as). Fuente: La vida de Dama Jadîÿa, pág. 282

Después del Gusl, el Profeta (saawas) puso su saco sobre la mortaja del Ÿannat, así que sobre él puso el saco que tenía cuando bajó la revelación. Algunos historiadores dicen que la mortaja era común, y luego el Profeta puso sobre ella su saco, y que luego él la envolvió en la mortaja del Ÿannat.

El Maqam o lugar donde la gente la visitaría es el Ÿabbal en las montañas de la Meca, y durante 14 siglos esta fue la tumba que millones de musulmanes visitarían, y lo harían durante la peregrinación y durante Ramadân. Durante 1.400 años, millones incluirían este en sus rituales, y durante muchos siglos sobre la tumba hubo un gran domo, hasta el año 1344 de la Héjira, en el que este gran domo fue destruido por los desviados wahabis, en este año ellos destruían el domo de la Dama Jadîÿa (as), pero la tumba aún está ahí. ¿Está claro? Fuente: Muhabib Al-Ahkam, volumen 14, pág. 400

La Dama Jadîÿa fue envidiada toda su vida, incluso después de que murió… la envidia contra ella continuó. La noble Dama Fâtima (as) solía decir -narrado por una de las esposas-, Fâtima dijo: “Cada vez que esta mujer me veía hablaba mal de mi madre.” Y en el Sahîh Bujârî fue narrado por una de las esposas del Profeta, que esta mujer dijo: “Nunca tuve una envidia más fuerte de ninguna de las esposas que de la Dama Jadîÿa.” Esta narración del Bujârî no termina, continúa… “Nunca estuve así de envidiosa de ninguna de las esposas excepto de Jadiya, aunque nunca la he visto en mi vida, pero esto era por cuánto la mencionaba el Profeta, y algunas veces me dije a mi misma “¿Qué tenía esta Jadîÿa? ¿No había otra mujer en el mundo entero más que ella? ¿Es que el Profeta no vio mejor a otra mujer más que a ella?” Un día ella rebosaba de un sentimiento muy fuerte de envidia hacia la Dama Jadîÿa. Entones le dije al Profeta: “Oh, Profeta, ¿hasta cuándo vas a hablar así de ella? ¿Allah no la ha reemplazado con una mejor?” Entonces el Profeta dijo: “Por Allah, Allah no la ha reemplazado con una mejor nunca, ella creyó en mí mientras que otros no creían en mí, ella creyó en mí mientras que otros me marginaban, y Allah me ha dado a través de ella un niño mientras que otros me marginaban por ello.”

Fuente: El Libro del Fath Al-Bari, explicación de Sahîh Al-Bujârî, volumen 4, pág. 137

Por supuesto que está claro y es evidente por sí mismo, que si este hadiz está mencionado en el Bujârî, que no menciona que esta mujer no es otra más que ‘Âisha (Acuerdo).

Y a veces cuando hay un hadiz hablando mal sobre ‘Umar, en el Bujârî no dirá eso, dirá que esa persona dijo así y así para tal y tal, y traeremos estas pruebas en clases posteriores inshallah. Hay muchas pruebas de eso.

Así que después de la muerte de la Dama Jadîÿa (as), su casa se convirtió en uno de los lugares sagrados de la Meca, visitados por miles de personas que van al Haÿÿ cada año. Así que el famoso viajero (Ibn Batut… tal vez haya error de ortografía)… de las escenas que te enorgullecen, cercas a las mezquita Al-Haram… es el domo de la revelación (su casa). Así que algunos historiadores llamaron a la casa de la Dama Jadîÿa el domo de la revelación. Porque la primera vez que Gabriel (as) bajó al Profeta (saawas) fue después del casamiento de la Dama Jadîÿa. Y con mayor frecuencia, Gabriel (as) descendía al Profeta (saawas) cuando estaba en la casa de Jadîÿa, y por eso la llamaron a su casa “El Domo de la Revelación”. Fuente: Fath Al-Bani, pág. 110

El Sheij llamado Ansârî solía decir en el libro de Rituales del Haÿÿ, cuando voy a Meca… es recomendado que visites la casa de la Dama Jadiya. Fuente: El libro Minasik Al-Haÿÿ, pág. 127

Pero desafortunadamente la secta desviada de los wahabis no dejaría el domo de la revelación. Así que hay manos que incluso han llegado a esto y han hecho su destrucción, que es lo a lo que estamos acostumbrados de su parte. Y esta destrucción alcanzó a otros sitios islámicos también, destruyeron la casa entera de la Dama Jadîÿa y la allanaron (o sea, la nivelaron al suelo). Así que pedimos a Allah (swt) que tome venganza de ellos por todas las injusticias que han hecho, y estamos esperanzados por el día que vendrá, cuando nuestro salvador saldrá para devolvernos a todos los derechos que se perdieron del Profeta (saawas) y su sagrada familia (as), y para devolvernos la alta posición de Ahlul Bayt (as) en frente de los ojos de todo el mundo.

Y con esto hemos terminado con la biografía de la Dama Jadîÿa.