Las Principales Razones de la Aparición

El Desacuerdo de los Shi’as

• Malik bin Dhumrah narró que el Príncipe de los Creyentes (as) dijo a sus Shi’as:

“…En cuanto a ustedes, no pondrán sus ojos en lo que aman ni en lo que esperan, ustedes, comunidad de Shi’as, hasta el tiempo en cada uno escupa al otro y entre ustedes se llamen mentirosos; hasta que unos pocos de ustedes que aún gusten del Kohl en los ojos y de la sal en la comida, que es lo menos posible. Les explicaré con un ejemplo. Piensen en un hombre que tiene una cantidad de trigo que ha limpiado, tamizado, examinado y almacenado en una casa, entonces lo deja ahí por un período de tiempo. Tiempo después cuando ve el trigo encuentra que tiene insectos. Entonces, lo saca, lo limpia y lo examina antes de volverlo a poner en la casa y lo deja ahí por un período de tiempo. Entonces regresa y ve que los insectos lo infectaron. Así que lo saca, la limpia y lo examina otra vez antes de volverlo a poner en la casa y encerrarlo. Después de un tiempo, lo saca y encuentra que los insectos lo han infectado otra vez. Así que lo intenta del mismo modo que hizo antes, hasta que sólo queda un fardo que no puede ser infectado por los insectos como el resto de los fardos de granos. Lo mismo ocurrirá con ustedes. Serán probados con aflicciones hasta que no quede de ustedes sino un grupo que no será afectado por las aflicciones.”

• También Hasan bin ‘Alî (as) dijo respecto a esto: “Esto que ustedes están esperando no ocurrirá hasta que no se repudien, se maldigan uno al otro, se escupan en la cara e incluso atestigüen falsamente uno del otro. Pregunté: ¿Hay algún bien en eso? Respondió: Todo lo bueno que hay en eso es que nuestro Qâ’im se levantará y pondrá fin a todo eso.”

Por eso vemos que el tema de la Aparición del Imâm Al-Mahdi (as) depende de la cuestión del desacuerdo entre los Shi’as, porque la Gente de la Casa (as) son la Verdad absoluta. Por lo tanto, si los que representan a la descendencia de Muhammad (PyB) están en desacuerdo entre ellos, ¿dónde encontrarás la Verdad? Quien se enfoca en los dichos de la Gente de la Casa (as) tiene una clara indicación así como una confirmación de que los desacuerdos entre los eruditos en el fin de los tiempos era un hecho esperado por los Shi’as. Respecto a esto, a continuación relato algunas narraciones bajo la autoridad de los Imames (as):

• Se narró bajo la autoridad de Hasan bin ‘Alî, de Abdullah bin Ÿabalah, de algunos de sus hombres, que Abu Abdullah (as) dijo: “Eso no pasará hasta que uno escupa al otro, maldiga uno al otro y se llamen mentirosos entre ellos.”

• Aban Ibn Taglib narró bajo la autoridad de Abu Abdullah (as) que dijo: “¿Cómo estarían si hubiera ruptura entre dos mezquitas, si el conocimiento desapareciera como la serpiente desaparece en su madriguera y los Shi’as se opusieran uno al otro, llamen mentiroso uno al otro y se escupan en la cara uno al otro. Inquirí: ¿Hay algo de bueno en eso? Respondió: Todo lo bueno yace en eso. Lo dijo tres veces. Así quiso decir que el hecho estaba cerca.”

• También Abu Abdullah As-Sâdiq (as) dijo al respecto: “… El Qâ’im (as) no se levantará a menos que la gente sea golpeada por un miedo paralizante, terremotos, pruebas y aflicciones precedidos por una plaga, y a menos que una lucha encarnizada empiece entre los árabes, una desoladora discordia y división religiosa ocurran entre la gente, un gran cambio en sus situación se lleve a cabo al punto que una persona desée la muerte día y noche por la magnitud de los cambios que contempla, tales como la locura de la gente que destruye uno al otro hasta que aparece en momentos de desesperación absoluta y se vuelve enemigo de él. Entonces dijo: Encontrará un nuevo gobierno, establecerá una nueva Sunna, ejercerá un duro castigo a los árabes que se limitará a la matanza ya que no pedirá a nadie que se arrepienta y servirá, obedecerá y seguirá a Allah sin temer la hostilidad de la gente.”

• As-Sâdiq (as) dijo también: “¿Cómo puede ser así, si cuando tan pronto como las adversidades golpeen, la gente dirá que él debe estar muerto o debe haber perecido, y preguntarán en qué valle caminó? Pregunté: ¿Qué quieres decir con adversidades que golpeen? Respondió: El comienzo del conflicto entre los Shi’as.”

• Se informó bajo la autoridad de Umairah bint Nufayl, que Al-Husayn bin ‘Alî (as) – “Dijo: Lo que ustedes han estado esperando no ocurrirá hasta ustedes se repudien y se escupan uno al otro, se acusen mutuamente de incredulidad y se maldigan uno al otro. Entonces pregunté: ¿Hay algo de bueno en eso? Al-Husayn (as) respondió: Todo lo bueno que yace en ello es que en ese tiempo nuestro Qa’im se levantará y pondrá fin a todo eso.”

• Malik bin Dumra narró bajo la autoridad del Príncipe de los Creyentes (as) que le preguntó: “Oh Malik bin Dumra, ¿qué harías si los Shi’a se ponen en desacuerdo entre ellos de esa manera? Entrelazó y trabó sus dedos. Entonces respondí: Oh, Príncipe de los Creyentes, ¿hay algo de bueno en eso? Dijo: ¡Todo lo bueno está en eso, Malik! Porque en ese momento nuestro Qâ’im se levantará y setenta hombres saldrán y mentirán sobre Allah y Su Mensajero (PyB). Ellos los matarán antes de que Allah los fuerce a consentir en una autoridad.”

Aclarando la narración ya mencionada con respecto a la Gente de la Casa (as), nos damos cuenta de que han asegurado que la Aparición del Qâ’im de la descendencia del Profeta Muhammad (PyB) está asociada con la cuestión del desacuerdo entre los Shi’as. La chispa del desacuerdo será encendida por las autoridades, lo cual fue ilustrado en la expresión ya mencionada “división religiosa” y los dichos del Príncipe de los Creyentes (as), “se acusarán uno al otro de incredulidad”. Ciertamente, tal intercambio de divisiones y acusaciones no ocurren sino bajo la orden de focos de emulación que emiten Fatuas sobre asuntos de juzgar a la gente como incrédulos y libertinos entre otras cosas. En cuanto a la gente común, a ninguno le importa si emiten una Fatua por la cual juzgan a otros como incrédulos o no. No son los únicos en ser seguidos; sólo son hombres de religión.

El mismo Príncipe de los Creyentes (as) ha asegurado eso. Después de mencionar el desacuerdo entre los Shi’as dijo: ¡Todo lo bueno esta en eso, Malik! Y la razón: En ese tiempo nuestro Qa’im se levantará y erradicará al principal criminal y a la razón de tal conmoción y desacuerdo. Setenta hombres saldrán y mentirán sobre Allah y Su Mensajero (PyB); ellos son los líderes religiosos superiores en el Islam que causaron que la Ummad se divida y tome diferentes caminos. En efecto, la gente no se desune si un carnicero, un doctor, un vendedor de fábrica o cualquier otra persona común miente sobre Allah y Su Mensajero (PyB) porque no es seguido por la gente. De ahí que el Príncipe de los Creyentes (as) dijo, “Él los matará” y después de erradicar el dolor que causó el desacuerdo entre los Shi’as, “Allah los forzará a consentir en una autoridad,” también afirmó (as). Tal autoridad es la del Imam y la necesidad de seguir un único estandarte de guía, para terminar con todas las diferencias y divisiones. Respecto a esto, el Todopoderoso dijo, «Éste es mi camino recto. ¡Seguidlo, pues! Y no sigáis los caminos que os apartarían de Su camino. Esto es lo que Él ha dispuesto para vosotros. Quizás así seáis temerosos.»

Y el mundo entero se agrupará bajo este único estandarte verdadero y unificador, y se someterá a él.