El Islâm es la Religión de Allah

“¡Por Allah, Mufaddal! Allah asentará las diferencias entre cultos y religiones y las unirá en una sola religión. En cuanto a lo que Allah dijo: «Ciertamente, la religión ante Dios es el Islâm» y como el Todopoderoso dijo: «Y a quien desee otra creencia diferente al Islâm no se le aceptará y en la otra vida será de los perdedores.»

Al Mufaddal dijo: “Dije: “Oh, mi Señor y maestro, ¿qué hay de las religiones los antepasados Abraham, Noé, Moisés, ‘Isà y Muhammad (as)? ¿Es el Islâm?

Respondió: Sí, efectivamente, Mufaddal, es el Islam y sólo el Islam.

Pregunté: Oh, maestro, ¿lo encuentras en el Libro de Allah el Todopoderoso?

Dijo: Sí, desde su principio hasta su fin. Respecto a esto, cito el siguiente versículo: «Ciertamente, la religión ante Dios es el Islam.» y las palabras del Todopoderoso: «la creencia de vuestro padre Abraham, ninguna dificultad para vosotros. Él os ha llamado musulmanes» así como sus palabras en la historia de Abraham e Ismail (as): «¡Señor nuestro! Haz de nosotros dos gente sometida (musulmanes) a Ti y de nuestra descendencia una nación a Ti sometida (musulmana)» También, en la historia del Faraón, el Todopoderoso dijo: «al comprender que se ahogaba, dijo: «Creo en que no hay más dios que ese en el que creen los Hijos de Israel y soy de los que se someten (a Él) (musulmanes).» Aún más, en la historia de Salomón y Balkis, Allah dijo: «Dijo: «¡Oh, nobles! ¿Quién de vosotros me traerá el trono de ella antes de que vengan a mí sometidos?»» y Balkis dijo: ««¡Dios mío! En verdad, he oprimido mi alma y me someto, junto a Salomón, al Señor del Universo.»» ‘Isà (as) también dijo: ««¿Quiénes serán mis partidarios [en la defensa de la causa que lleva] hacia Dios?» Los apóstoles dijeron: «Nosotros somos los partidarios de Dios. Hemos creído en Dios. Testifica, pues, que nosotros somos musulmanes [a Él sometidos].» Además, el Grande y Todopoderoso afirmó: «quienes están en los cielos y en la Tierra se someten a Él voluntaria u obligadamente» Es más, en la historia de Lot, el Todopoderoso dijo: «y no hayamos en ella más que una casa de musulmanes.»; Notemos que Lot precede a Abraham. Allah también reveló: «Decid: «Creemos en Dios y en lo que nos fue revelado y en lo que fue revelado a Abraham, a Ismael, a Isaac, a Jacob y a las Tribus, y en lo que fue dado a Moisés y a Jesús, y en lo que fue dado a los profetas por su Señor. No hacemos diferencias entre ninguno de ellos y nos sometemos a Él.» fin del hadîz.”

Aunque está probado que sólo la religión ante Allah es el Islâm, hoy vemos que los musulmanes están divididos, ¿entonces todos tienen razón? No hace falta decir que la respuesta es no…

Las narraciones confirman que la Ummah se dividiría en setenta y tres sectas, sesenta de las cuales serán indiscutiblemente arrojadas en el Fuego; Son las que se niegan a reconocer la sucesión del Príncipe de los Creyentes (as). Los restantes trece estandartes son los que afirman querer al Príncipe de los Creyentes (as); son de los shi’as. Doce de los trece serán arrojados al Fuego y el estandarte restante será enviado al Cielo.

De hecho, esta es una aflicción sin precedentes, ya que los que se salvaron de la aflicción por la enemistad hacia el Príncipe de los Creyentes (as) fueron probados por los Imames (as) y los Mahdis (as) que vinieron después de él, en otras palabras, por los guardianes que Allah Todopoderoso ha mencionado.

El Príncipe de los Creyentes (as) narró cuando habló con el líder de los judíos: “¿En cuántas sectas se dividen ustedes?” Dijo: “En tantas y tantas” ‘Alî (as) entonces dijo: “Oh, hermano de los judíos, has mentido”. Luego vino a la gente y dijo: “Por Allah, si hubiera recibido poder, juzgaría entre la gente de la Torá de acuerdo a la Torá, entre la gente del Evangelio de acuerdo al Evangelio, entre la gente del Libro de David de acuerdo a su Libro y entre la gente del Corán de acuerdo a su Corán. ¡Oh, pueblo! Los judíos se dividen en setenta y un sectas, setenta de las cuales serán arrojadas al Fuego ¡quedando sólo una, la cuál se adhirió a Yushua (Josué), el hijo de Nûn, el guardián de Moisés (as), será enviada al Cielo! Los cristianos se dividen en setenta y dos sectas, setenta y una serán arrojadas al Fuego y queda una, la que siguió a Simón, el Guardián de ‘Isà (as), que fue enviada al Cielo. Esta Ummah se divide en setenta y tres sectas, setenta y dos de las cuales serán arrojadas al Fuego y una irá al Cielo, será la única que siga al guardián de Muhammad (saawas).” En ese momento, golpeó su pecho con su mano y dijo: “Trece de las setenta y tres afirmarán tener amor y afecto por mí, y entre ellas, una irá al Cielo -son el modelo medio- y doce serán arrojadas al Fuego.”

Esta narración nos muestra que la secta que se salva es la que sigue al guardián. En cuanto a la Ummah de Muhammad (saawas), está constituida de trece estandartes que siguen a los guardianes que vendrán después del Mensajero de Allah (saawas). Esta división ocurrirá gradualmente. Una secta se separará de esta Ummah con la llegada de cada sucesor, afirmando que se adhiere al camino del predecesor de su sucesor actual. Seguirá así hasta que al doceavo de los guardianes se le confíe el gobierno. En ese momento, será seguido por una secta e incluso habrá once sectas que se separaron de la Ummah a través de la sucesión de los guardianes y serán arrojados al Fuego. Cuando el décimo tercer guardián -el Yamâni y primer Mahdi- aparezca, una secta que no cree en él saldrá. En ese tiempo, las sectas condenadas al Fuego, que clamen importarles el Príncipe de los Creyentes, se contarán doce y todas ellas serán arrojadas al Fuego. Sólo una secta quedará y será la secta que siga al décimo tercer guardián. Además, estas sectas que afirman importarle el Príncipe de los Creyentes, por lo tanto, vienen después del Príncipe de los Creyentes (as). En este contexto, vale notar que después del Príncipe de los Creyentes (as), habrá once Imames que sucederán uno al otro. Por eso, si con la venida de cada Imâm, una secta se divide del resto, el número de sectas del Fuego será once, mientras que las sectas condenadas al Fuego que pretenden apreciar al Príncipe de los Creyentes llegan a doce de acuerdo con el hadiz. En consecuencia, debe haber un décimo tercer guardián (El Yamâni, el primer Mahdi) así una doceava secta, de las arrojadas al Fuego y que pretende querer al Príncipe de los Creyentes, saldrá. Por eso, habrá setenta y dos sectas, de la Ummah de Muhammad (saawas), condenadas al Fuego contra sólo una secta de la Ummah que irá al Cielo. Esta única secta del Cielo acompañará a la Ummah a través de su viaje. Con cada nuevo guardián, una secta o sectas son condenadas al Fuego al dividirse de la Ummah. Efectivamente, con la sucesión de ‘Alî (as), sesenta sectas se separaron de la Ummah, luego otra secta con la sucesión de Al-Hasan, luego otra con la sucesión de Husayn, y lo mismo se ve con la llegada de los Imames (as) restantes. Por esto, el número de estas sectas condenadas al Fuego que se separaron de la Ummah con la llegada de cada uno de sus Imames (as) es setenta y uno. Queda una secta de las sectas del Fuego y se separará de la Ummah cuando el guardián del Imâm Al-Mahdi (as) aparezca. Por eso, el hadiz vinculado a las sectas confirma que el guardián del Imâm Al-Mahdi (as) existe e incluso prueba que aparecerá antes del levantamiento del Imâm Al-Mahdi (as). También prueba que después del Mensajero de Allah (saawas) habrá doce guardianes. Estos doce guardianes son los Imames (as) y el guardián del Imâm Al-Mahdi (as). Por eso, esta Ummah cuenta con trece guardianes con los que es juzgada. De hecho, muchas narraciones han insinuado este tema y mencionado que los Imames, descendientes de ‘Alî y Fâtima (as), son doce. Así si agregamos al Imam ‘Alî (as) a ellos llegan a trece.

• Además, el Mensajero de Allah (saawas) dijo: “… Cuando Allah miró a la gente en la Tierra, eligió a dos hombres entre ellos; uno de los dos era yo y Él me envió como Su mensajero, y el otro fue ‘Alî Bin Abi Tâlib. Me reveló que yo debería abrazarlo como un hermano, amigo, auxiliar, guardián y sucesor… Sin embargo, Allah miró a la gente de la Tierra otra vez y eligió después de nosotros a doce guardianes de entre la Gente de la Casa. Los hizo la elección de mi Ummah, y aparecerían uno tras otro, como una configuración de estrellas en el cielo, porque cuando una estrella desaparece otra nace…”

En cuanto a Moisés (as), él tenía doce guardianes, Aarón y sus descendientes (as). Sin embargo, Aarón (as) que uno de esos guardianes, murió antes de Moisés (as). Por eso, quedaron once guardianes, sucesores de Moisés (as) en su nación. Por eso la nación de Moisés se dividió en setenta y un sectas.

Similarmente, Jesús (as) también tenía doce guardianes sobre su nación: Simón Pedro y sus descendientes (as) y todos los que vinieron después de Jesús (as) fueron elevados al Cielo. Por eso la nación de Jesús (as) se dividió en setenta y dos sectas.

• El Profeta (saawas) narró diciendo: “Esta Ummah se dividirá en setenta y tres sectas y todas ellas serán condenadas excepto una que se dividirá en doce sectas, todas condenadas a perecer salvo una.”

Ali (as) también narró bajo la autoridad del Mensajero de Allah (saawas), que dijo: “Mi Ummah se dividirá en setenta y tres sectas, una de las cuales se salvará y el restó será condenada a perecer. Los que se salven será los que se aferren a tu wilaîa, aprendan de tu conocimiento y no actúen de acuerdo a su opinión. Así no habrá manera de llegar a ellos.”

De acuerdo a la narración de la secta que se salva, está claro que ninguna de las sectas se salvará excepto la que se aferre al guardián. Es sabido que cada Huyyat (prueba y autoridad) de Allah en la Tierra debe tener un guardián. Así pues, el guardián del Imâm Al-Mahdi (as) es el primero de los Mahdis porque el Imâm Al-Mahdi es el último de los doce Imames y el padre de los doce Mahdis.

Obviamente, las setenta y tres sectas existirán antes del establecimiento del Estado de Justicia Divina y no habrá más religiones ni sectas después, ya que se informó en la narración que antes mencionamos bajo la autoridad del Imâm As-Sadiq (as) “Por Allah, oh, Mufaddal! Allah asentará las diferencias entre cultos y religiones y las unirá bajo una religión”. Es una religión exhaustiva que llama a la devoción, como se mencionó en el llamado de la lamentación. Respecto a esto, el Todopoderoso dijo «Él es Quien ha enviado a Su Mensajero con la guía y con la religión verdadera para que prevalezca sobre todas las religiones. Y Dios es suficiente como testigo.»

También el Todopoderoso dijo: «Él es Quien ha enviado a Su Mensajero con la guía y con la religión de la Verdad para que prevalezca sobre todas las otras creencias religiosas, aunque moleste a los que no creen.»

Como fue estipulado en las narraciones ya mencionadas, también será el único a quien vendrán setenta hombres que mienten sobre Allah y Su Mensajero y él los matará antes de que la gente consienta una autoridad. De hecho, estos setenta hombres que saldrán durante el tiempo de la Sagrada Aparición son la razón detrás de la división de la Ummah en setenta y dos sectas. La secta que se salve es la única que se aferre al guardián del Imâm Al-Mahdi (as), que es el primero en creer en él antes de la Sagrada Aparición, tal como el guardián del Mensajero de Allah fue el primero en creer en él.

Sin embargo, uno puede preguntar: ¿Su guardián no lo sucede a él? ¿Y no habrá más sectas después de él porque todas formarán una sola secta?

Bien digo: Sí, no habrá más sectas después de su Aparición. Su guardián saldrá antes de que él como fue estipulado en el testamento del Mensajero de Allah (saawas) en el cual él confirmó que el primero en creer en el Imâm Al-Mahdi (as) es de su descendencia, es su guardián y el primero de los doce Mahdis. Sus nombres son: El Mahdi ya que es el primero de los Mahdis (los guiados), Abdullah y Ahmad. Además, hay muchas narraciones que mencionan su morada y características. Efectivamente, Allah es suficientemente Misericordioso como para ocultar todas sus características ya que la Ummah es probada por él. Entonces, Él reveló a Su Ummah suficientes de dichas características a través de Sus Imames (as), en particular, a aquellos que lo siguen y que afirman quererlos (as). Esto, mientas se sabe que la Ummah es amenazada con la división en doce sectas. Sólo una secta se beneficiará de las palabras de la Gente de la Casa y seguirá al guardián. Es la secta que no se desviará y que seguirá el camino de la guía mostrado por el Mensajero de Allah (saawas) en sus palabras: “Les dejo dos pilares: el Libro de Allah y mi descendencia.” Esto significa que los que no pertenezcan a esta secta no se aferran al Libro y a la descendencia de Muhammad, en otras palabras, no siguen las palabras de la Gente de la Casa (as). Tal caso se ve actualmente en muchos hombres de religión que rechazan las narraciones de la Gente de la Casa (as) que no encajan con sus deseos, bajo el pretexto de que tales narraciones están débilmente sostenidas, rechazadas por eruditos anteriores, por quienes vinieron después de ellos o porque no les resulta lógico, etc. No sé cómo el guardián podría aceptar a los que no se someten a las palabras de testador (saawas). En cuanto a los que disienten con la Gente de la Casa (as), se han desviado desde el principio del camino. De hecho, los segundos hicieron también lo mismo y no se aferraron a las palabras del testador (saawas). A pesar de esto, los segundos fueron seguidos por la mayoría de la Ummah mientras que el guardián (as) fue seguido por cuatro personas que eran Salman (también conocido como Abu Abdullah), Al-Miqdad, Abu Dharr, ‘Ammar  y otros de menor rango, así él perdió las elecciones con las que se presentaron.

En resumen, esos que son mencionados por el Profeta (saawas), es decir, por la orden de Allah, son doce Imames y después de ellos vendrán dos Mahdis.

As Sadiq (as) narró diciendo: “Después del Qâ’im habrá de nosotros doce Mahdis descendientes del hijo de Al-Husayn (as).”

Todos los Imames no mencionados antes fueron designados por la gente y elegidos por medio de elecciones como todos saben, en la reunión de Saqifat Bani Saida, pero este no es nuestro tema ahora. Sólo queremos ver lo que sucedió a esta secta que se salvó entre las setenta y tres sectas y descubrir si aún se aferra a la doctrina de la Gente de la Casa para seguir siendo una secta que se salva, o si se ha dividido en muchas sectas, así el número de sectas sería doce como mencionó la Gente de la Casa (as).

Sólo unos pocos de esta secta se salvarán…

• Se narró que Abu Abdullah (as) dijo: “¡Por Allah, ustedes serán escrutinados! Por Allah, ustedes serán examinados desde todas las direcciones posibles de manera que ninguno de ustedes será sino una persona que haya tomado la promesa de Allah, que haya plantado la fe en su corazón y lo haya dotado con un espíritu procedente de Él, como se dijo en otra narración sobre ellos: hasta que ninguno de ustedes siga en este estado, salvo unos pocos.”

• Bajo la autoridad de Abdul Aziz que informó: “Estábamos con Maulana Rida (as) en Maru y reunidos con nuestros amigos en la mezquita un viernes por nuestra llegada. Trajeron el tema del Imamato e indicaron la gran disensión. Entonces fui a lo de mi señor Rida (as) y le informé que la gente estaba hablando de eso. Él (as) sonrió y dijo:

“Oh, Abdul Aziz, la gente es ignorante y sus opiniones son idiotas porque Allah no ha tomado la vida de Su mensajero (saawas) hasta después de haber perfeccionado la religión para él, de que le haya revelado el Corán en el cual está todo detallado, mostró lo que es Halâl (lo lícito), lo Harâm (lo ilícito), los límites, las reglas y todo lo que la gente necesita saber. Respecto a esto, el Todopoderoso dijo:

«No hemos omitido nada en la Escritura [Sagrada].» le fue revelado en el Huÿÿat Al-Wadâ’ (La peregrinación de la despedida) en sus últimos días «Hoy he completado vuestra religión y he consumado Mi bendición sobre vosotros y estoy satisfecho de haberos dado como creencia el Islâm.»

El tema del Imamato es parte del proceso de perfección y finalización de la religión. El Profeta (saawas) no partió hasta haber mostrado a su Ummah las características de su religión y de haberles indicado el camino a tomar. También los llamó a hablar la verdad y estableció a Ali (as) como hombre de conocimiento y como Imam para ellos. De hecho, no dejó nada sin explicar que su Ummah pudiera necesitar. Por lo tanto, quien diga que Allah no perfeccionó Su religión, ha rechazado el Libro de Allah y no ha creído en Él. De hecho, conocen la importancia y la posición del Imamato con respecto a la Ummah, ¿en admisible lo que eligen? El Imamato es el camino más honorable, importante, elogiado, noble y profundo que la gente alcanza con sus mentes, llegue con su vista o apunte a un Imam de su elección.”

A pesar de todo eso, los hombres de la religión no se abstienen hoy en día de asumir posiciones que no son designadas para ellos si por Allah Todopoderoso ni por Su Mensajero (as), ni por los Imames (as), ni los Infalibles (as). Efectivamente, cuentan sus caprichos que sirven a sus egos, el amor por las ganancias terrenales con el pretexto (vemos la ventaja en esto). Por eso, desgarraron la doctrina de la Gente de la Casa (as). Algunos de los líderes religiosos la desgarraron y la dividieron en numerosas sectas. Esto refleja la realidad que vivimos hoy, y vale notar que la disputa entre esos partidos en desacuerdo en puramente material, porque Allah es Uno, su profeta es uno, su Imâm es uno, su ayuno y oración son uno, y aún así han disentido en temas mundanos y de liderazgo religioso por ansias de dinero, posiciones y seguidores. Han olvidado efectivamente las recomendaciones de los Imames (as) respecto a abstenerse de buscar el liderazgo mundano y de consentir el egocentrismo. Todos ellos dicen “yo soy el representante del Imâm Al-Huÿÿat (as) (que es la prueba y la autoridad de Allah) y por eso deben seguirme.” sin ninguna autorización ni indicación del Imam Al-Mahdi (as).

Sin embargo, esas personas hablan como si les dictara el demonio y así se auto designan sustitutos del Imam oculto hasta que él vuelva., porque piensan que son los más adecuados para esta Ummah. Sólo piensan así y no tienen forma de probarlo. Actuando así muestran que no les preocupa la prohibición de Allah Todopoderoso acerca de conjeturar y de provocar con insultos. Por eso, Él dijo: «Si obedecieses a la mayoría de los que habitan la Tierra te extraviarían de la senda de Dios. Sólo siguen suposiciones, no hacen sino especular.»

El Todopoderoso dijo también: «Di: «¿Os ha sido revelado algún conocimiento? Si es así, ¡Mostrádnoslo! No seguís más que especulaciones y no sois sino fabricantes de mentiras.»

También dijo: «La mayoría de ellos no siguen sino suposiciones, y las suposiciones no tienen valor frente a la Verdad. Ciertamente, Dios conoce bien lo que hacéis.»

Otra vez, el Todopoderoso dijo: «Presta atención: En verdad, a Dios pertenecen quienes están en los cielos y quienes están en la Tierra. ¿Qué es lo que siguen quienes invocan a otros que equiparan a Dios? En verdad, no siguen más que suposiciones y sólo son gente que especula y fabrica mentiras.»

También dijo: «aunque no tienen ningún conocimiento de ello. Sólo siguen conjeturas y, en verdad, las conjeturas no sirven de nada frente a la Verdad.»

De hecho, sus ansias por el liderazgo desacreditado, como la Gente de la Casa (as) lo llamó, fue la razón de que los llevó a este punto de inflexión y a este trabajo que es ser difamado por Allah Todopoderoso y la Gente de la Casa (as), se tensaron tratando de encontrar explicaciones racionales que no están estipuladas en el Corán ni en la Sunna purificada (la tradición), particularmente cuando viene la cuestión de designarse como Sus representantes de acuerdo a la conjetura difamada. En consecuencia, saldrían de un hoy sólo para caer en otro.

• Abu Abdullah (as) dijo: “Tengan cuidado de no buscar el liderazgo porque quien lo pida perece.” Respondí: “Entonces estamos condenados, porque a todos nos gustaría ser mencionados, recordados después y citados.” Él dijo: “No donde vas, porque en tal caso estarán designando a un hombre que no es ni prueba ni autoridad de Allah para luego creer todo lo que él dice y llamar a la gente a que se aferre a sus palabras.”

Además, el desacuerdo entre shi’as, que es una de las señales más importantes de la Sagrada Aparición, se ha hecho más conocido. Como la doctrina de la Gente de la Casa es la única Verdad sobre la Tierra, la Falsedad debería infiltrarse en lo que queda de Verdad, lo único que quedará será la Falsedad en el nivel de los líderes religiosos. En cuanto a los individuos, la sociedad no carece de sujetos leales que son considerados extraños en su sociedad, pero que son una minoría que lucha a pesar de la gente porque mucho han dado la espalda a la doctrina de la Gente de la Casa (as). Esto ocurre cuando rechazan al Huÿÿatullah (la prueba y la autoridad de Allah) sin darse cuenta, se narró bajo la autoridad de la Gente de la Casa (as).

• Abu Ÿa’far (as) narró: “Oh, ustedes, los shi’as de la descendencia de Muhammad, serán escrutinados como el kohl en el ojo. De hecho, uno sabe cuando entra kohl en el ojo pero no sabe cuando sale. De forma parecida, uno se despertará en la mañana aferrándose a nuestra sharía y dormirá a la noche habiéndola rechazado, y también dormirá aferrándose a nuestra Sharía y despertará habiéndola rechazado.”

• Además, Abu Abdullah (as) narró: “Por Allah, ustedes serán hechos pedazos tal como el vidrio cuando se estrella, aunque el vidrio puede volver a su estado anterior. Así que por Allah serán partidos como el barro cuando, una vez roto, no puede volver a su estado anterior. Por Allah, serán tamizados, diferenciados uno del otro y escrutinados hasta que sólo queden de ustedes unos pocos.”

• Abu Basîr narró bajo la autoridad de Abu Abdullah (as) que dijo: “Pocos serán los árabes que marcharán con el Qa’im (as).” Entonces le dijeron: “Los que describen esto son muchos. ” Respondió: “La gente debe ser escrutinada, diferenciada una de la otra y tamizada, y muchos quedarán en el tamiz.”

Estamos viviendo en el tiempo de la Aparición; así que cada uno de nosotros debería mirarse a sí mismo y saber en qué parte del tamiz está parado y examinado. De hecho, nuestros rectos Imames (as) nos dijeron que habrá muchos y no pocos que quedarán en este tamiz sin darse cuenta. Entonces traten de estar entre los pocos.

Efectivamente, el Islâm es la única religión admisible ante Allah y cualquier otra religión lleva a la nada sino a la aberración, porque su dominio es inconsistente con el dominio de Allah y no está designado por Él, el Señor del Universo. Por eso, su dominio es el dominio de los ídolos. En el Islâm, la Verdad sólo yace en la doctrina que se aferra al líder designado por Allah, que es el shiísmo duodecimano; por lo tanto, cada una de las otras doctrinas es algo añadido a las religiones anteriores y está gobernada por ídolos, porque no hay nada designado por Allah, el Señor del Universo. De manera similar, si los líderes y juristas, adeptos al shiísmo duodecimano, no trabajan de acuerdo a la supremacía de Allah y se esfuerzan en imponer tal doctrina, estarán sujetos a la injusticia, a la tiranía y a la desviación a las que se vieron sujetas las religiones y sectas anteriores. Ciertamente, el mérito de un árabe sobre un no árabe está en su devoción.

Sin embargo, la sociedad está desprovista del liderazgo religioso correcto, que es verdadero para Allah y se supone que guíe a Él, todo porque los líderes disintieron y ansiaron ganancias mundanales. Por lo tanto, sólo han quedado individuos dispersos incapaces de reformar esta sociedad sin liderazgo, por eso las palabras de la Gente de la Casa (as) respecto a esto se hicieron realidad “Si la Tierra es llena…” y no será reformada a menos que Allah envíe el líder que deberá conducir a estar sociedad hacia la salvación del vicio de los miembros que viven en ella. Tal reforma no puede ser alcanzada erradicando los lugares donde se asienta la enfermedad que ha infectado esta religión verdadera y la tiene donde está ahora, como describió la Gente de la Casa (as).

• Malik Bin Dumra narró bajo la autoridad del Príncipe de los Creyentes (as) que le preguntó “Oh Malik Bin Dumra, ¿qué harás cuando los shi’as disientan el uno del otro así? Entrelazó y trabó sus dedos. Entonces respondí: “Oh, Príncipe de los Creyentes, ¿hay algo de bueno en eso?” Dijo: “¡Todo el bien está en eso, Malik!” Porque en ese tiempo nuestro Qa’im se levantará y setenta hombres saldrán y mentirán sobre Allah y Su Mensajero (saawas). Él los matará antes de que Allah los obligue a consentir una autoridad.”

De ahí, el Qâ’im comenzará con la última porción de Verdad y reunirá a la gente después de erradicar la enfermedad que causó que los seguidores de la religión verdadera se dividieran en numerosas sectas. Efectivamente, la enfermedad será erradicada al matar a los setenta hombres que mienten sobre Allah y Su Mensajero. Las mentiras de estos hombres (refiriéndose a los hombres religiosos de autoridad en altas posiciones) afectarán a la sociedad y la dividirá en numerosas sectas. Sin embargo, después de que el Qâ’im mate a esos setenta mentirosos, sacando así la causa de esta división entre la gente que originalmente está de acuerdo en la misma ideología -la doctrina de la Gente de la Casa (as)- Allah los hará consentir en una autoridad como se menciona en el hadiz.

Es más, como la secta que se salva en la Tierra es la secta de los que se aferran a la doctrina de la Gente de la Casa (as) -los shi’as- y como la corrupción ha alcanzado a sus eruditos que son aparentemente el núcleo de esta religión de Verdad, pues, no queda ninguna persona recta ya que la Tierra está llena de corrupción. Son como la sal. Todo lo que se arruinó puede ser arreglado con sal. Sin embargo, la misma sal se ha arruinado, ¿entonces qué la arreglará?

Mientras esta Ummah está sujeta a escrutinio y aflicciones como las naciones anteriores, mientras la secta que se salva sea siempre la secta que sigue al Huÿÿat o guardián, como esperamos al Imam Al-Mahdi (as), nuestra aflicción y prueba será a través del guardián, tal como todas las otras naciones. No tenemos oportunidad de salvarnos a menos que conozcamos al guardián que posee el único estandarte de la Verdad entre todos los otros estandartes. Todos esos no son la Verdad, son aberración. Efectivamente, él es el líder de la única secta que se salva como las narraciones de la Gente de la Casa (as) afirman, sabiendo que el guardián es designado por Allah, lo que significa que los Infalibles (as) han estipulado que se jure lealtad a él.

Vale notar que si este estandarte fuera reclamado por alguien distinto al legítimo poseedor, lo falso de él aparecería pronto. El Todopoderoso dijo respecto a esto:

«Si procediera de otro distinto que Dios, sin duda, habrían encontrado en él abundantes contradicciones.» También dijo: «Si él hubiese presentado su palabra como palabra Mía habríamos tomado de él Nuestro derecho, luego, habríamos cortado su arteria vital»

Cuando buscamos este guardián, debemos estar conscientes de que la secta que se salve, que es la que seguía a su predecesor, se dividirá en doce estandartes; y para sobrevivir al Fuego y la furia del Todopoderoso, uno debe distinguir el único estandarte de la Verdad porque los otros están condenados al Fuego. El único camino que nos guía al estandarte de la Verdad es conseguido aferrándose a los dos pilares y considerándolos el camino hacia la guía.

• Mufaddal Bin ‘Umar narró lo siguiente bajo la autoridad de Abu Abdullah (as): “… Él me dijo: Oh, Abu Abdullah, no hables de ello, por Allah, Él eliminará un período de tiempo, no especificado, de la era… Doce estandartes engañosos se levantarán y ninguno de ellos puede ser diferenciado de los otros.” Mufaddal dijo: “Lloré y me preguntó: “¿Por qué lloras?” Respondí: “¡Que mi vida sea sacrificada por ti! ¿Cómo no voy a llorar cuando dices que doce estandartes engañosos se levantarán y no podrán distinguir uno del otro?” Miró por una abertura en la casa por donde se veía salir el sol de su lugar de costumbre y dijo: “¿Este sol brilla?” Respondí: “Sí” Respondió: “Juro por Allah que nuestro asunto brilla más (es más claro) que eso.”

De ahí que al decir “doce estandartes engañosos”, Abdullah (as) se refiera a los duodecimanos, ya que si fueran otros distintos al duodecimano no habría ninguna duda sobre ellos, lo que significa que los shi’as duodecimanos podrían fácilmente ser gobernados con lo falso. Sin embargo, la duda se debe al parecido en la doctrina. Por eso, la cuestión de Abdullah (as) se alza como doctrinal.

En consecuencia, deberíamos saber que la Verdad es sólo una entre varios estandartes engañosos que llaman todos al Fuego. De hecho, la duplicación y la multiplicación de la Verdad es un tema que está extremadamente lejos de la realidad. La Verdad es sólo una y yace en el estandarte de la descendencia del Profeta Muhammad (as). Por eso, debemos buscar al portador del estandarte de la descendencia de Muhammad (saawas) en el tiempo de la Aparición, a través de sus palabras (as).

Además, es innegable para los que buscan la Verdad que la Gente de la Casa, que describen que la única Verdad yace entra varios estandartes, también dijeron que el más guiado de esos estandartes es el del Yamâni.

Respecto a esto, el Imâm Al-Bâqir (as) dijo: “… El más guiado de los estandartes es el del Yamâni. Es un estandarte de guía porque llama para el Imam Al-Mahdi. El Yamâni aparecerá, el comercio de armas será prohibido para la gente y para cada musulmán. Sí, aparecerá, corre hacia él, porque su estandarte es un estandarte de guía. Ningún musulmán tiene derecho a rebelarse contra él y quien lo haga será arrojado al Fuego, porque él llama a la Verdad y al camino recto.”

Sin embargo, ¿cuál es el estandarte del Yamâni entre los doce estandartes? La respuesta a esta pregunta requiere investigar la figura a través de las narraciones. Una vez que todos los atributos e información sean reunidos, esto traerá luz a través de las narraciones, podremos correr a través de los portadores de los estandartes que actualmente se han alzado, con las palabras de la Gente de la Casa (as) que se refieren al portador de su estandarte. En consecuencia, el único que se encontró dotado con estos atributos será el portador del estandarte de la Verdad, de otro modo tales atributos no se aplicarían a él. Además, es imperativo que esta persona se ajuste completamente a tales atributos, ya que el estandarte de la Verdad es uno y todas las demás sectas serán arrojadas al Fuego.