Muchos estandartes se levantarán durante el Tiempo de la Aparición, todos ellos falsos y engañosos, salvo uno, que será el estandarte de la guia recta y la Verdad. Este hecho es obvio para nosotros; por lo tanto, ese estandarte infalible será el del Imâm Al Huÿÿat (as), que está representado por el estandarte de su principal predecesor El Yamâni o el guardián que llamará a la gente a jurar lealtad al Imâm Al-Mahdi (as).

Para aclarar una cara de la moneda que nos permita conocer la figura del Yamâni, quien ha sido mencionado en las narraciones de la Gente de la Casa (as) como una personalidad a quien se debe lealtad; deberemos abordar primero las narraciones que mencionan la jura de lealtad. Esto porque el Mensajero de Allah (PyB) y la Gente de la Casa (as) no llamaría a jurar lealtad a dos personas al mismo tiempo. Las narraciones que mencionan el deber de jurar lealtad a él se refieren a una persona por un lado; y su pedido necesariamente debe ser especificado por Allah, porque Su Mensajero (PyB) no pidió que le juren lealtad para su propia conveniencia por otro lado. La Gente de la Casa (as) heredó tal conocimiento del Mensajero y por eso llamó a la gente a jurar lealtad a esta persona durante el Tiempo de la Aparición del Imâm designado. Por lo tanto, es claro que todas las narraciones pidiendo tal lealtad se refieren a la misma persona, ya sea a su persona o a uno de sus seguidores. Por consiguiente, una cara de la moneda se aclara.

Además, algunas de las descripciones que se refieren al Qâ’im o al Mahdi, no se refieren al Imâm Al-Mahdi (as) en persona, porque no coinciden o son opuestos a los atributos conocidos del Imâm Al-Mahdi (as).