Aclaraciones De los Llamados de los Mensajeros

Aclaraciones de los Llamados de los Mensajeros

Aclaraciones de los Llamados de los Mensajeros

Libro

Segunda Edición 1428 H. – 2007 d.C. Al-Hadaf para Medios y Publicación Beirut – Líbano Una Traducción garantizada TPTSM del árabe al inglés.

By TT International Group®, Lebanon (www.grouptt.com) Enlightenments From the Calls of the Messengers (AS)

Descargar Pdf

Parte I

Por el Sayed Ahmad Al-Hasan

Al-Hadaf for Media and Publishing

Beirut – Líbano

A guaranteed TPT℠ translation from Arabic into English.

By TT International Group®, Lebanon (www.grouptt.com)

En Nombre De Allah, El Misericordioso,

El Compasivo

Dedicatoria

A los que me enseñaron a ponerme de pie por la Verdad

Sin ser consumido por preocupaciones ni sentirme desolado

A los que me enseñaron cómo renunciar a los placeres mundanales y las vanidades

A los que tengo el completo honor de caminar en la tierra que ellos caminaron

A los honorables profetas y mensajeros de Allah (as)

En Nombre De Allah, El Misericordioso, El Compasivo

Ahmad Al-Hasan

Safar 26, 1425 AH

En nombre de Allah, El Misericordioso, El Compasivo

Las alabanzas a Allah, Señor de los Mundos. Que su paz y bendiciones sean con Muhammad, su descendencia, los Imames y los Mahdis.

Aclaraciones del Llamado de Noé (as)

1. El llamado de Noé (as), el primero mensajero dotado de constancia, a su pueblo estuvo marcado con indulgencia y hermosa exhortación. Al parecer, incluso sus advertencias fueron pacientes también, “En verdad, yo sólo soy un amonestador que habla con claridad.»”“1” Noé no era estricto con su pueblo incluso cuando los amonestaba y los reprobaba, aunque ellos eran opresores y tiranos “Ellos dijeron: «Si no cesas ¡Oh Noé! ten por seguro que te lapidaremos.»”“2”

Noé (as) dijo también, como se menciona en el capítulo de las Alturas (Al-A’râf): “«¿Acaso os sorprende que vuestro Señor os haga llegar una llamada al recuerdo por medio de un hombre de los vuestros, para amonestaros y para que seáis temerosos y así, quizás, se tenga misericordia de vosotros?»”“3”

También dijo (as): “Y es cierto que Nosotros enviamos a Noé a su pueblo: «En verdad, soy para vosotros un amonestador que os habla claramente. Excepto a Dios, nada adoréis. Temo para vosotros el castigo de un día doloroso.»”“4”

Noé (as) incluso dijo: “Dijo: «¡Oh, pueblo mío! Decidme ¿Si me basase en una prueba clara procedente de mi Señor y Él me hubiera otorgado una misericordia venida de Él aunque sea invisible para vosotros, podríamos obligaros a aceptarla cuando vosotros la rechazáis?»”“5”

En momentos la advertencia va asociada a la misericordia y en otros momentos con miedo al castigo que su pueblo soportaría. Ciertamente, la constancia de Noé (as) puede, o ser explicada a través de la Taqiya”6″ para evitar un fuerte enfrentamiento con los incrédulos y cualquier posible daño que pudiera ocurrir a los creyentes, o a través de sus esfuerzos para ablandar los corazones de los incrédulos y hacerlos dóciles buscando ganar su fe. Esta última explicación es más probable que la de la Taqiyya; cuando Noé supo de Allah que ninguno de su pueblo creería más que los que ya habían creído, se volvió más riguroso con ellos y los ridiculizó, los amonestó ásperamente y toscamente. El Todopoderoso dijo: “Y Nosotros revelamos a Noé: «No creerán de tu pueblo más que los que ya han creído, así pues, no te disgustes por lo que hagan. Y construye el Arca ante Nuestros ojos y conforme a lo que Nosotros te hemos revelado y no Me hables más de quienes han sido opresores. En verdad, ellos serán ahogados.» Y se puso a construir el Arca. Y cada vez que pasaban ante él los ricos de su pueblo, se burlaban de él. Él dijo: «Si os burláis de nosotros, nosotros nos burlaremos de vosotros como vosotros os burláis. Pronto sabréis a quién le llegará un castigo que le destruirá y sufrirá un castigo permanente.»”“7”.

2. Noé (as) fue dotado con paciencia y constancia: “Dijo: «¡Señor mío! ¡He llamado a mi pueblo noche y día… «Luego, les he invitado en voz alta y manifiesta.» «Luego, les he hablado en público y en privado.”“8”

Paciencia y constancia son requisitos para quien desee poner fe en los corazones de a quienes llama a seguir el camino de Allah. De hecho, muchos son esos a quienes vosotros llamáis a la Verdad pero no creen el principio sino que te enfrentan con dureza y rudeza. No obstante, a medida que los días pasan, llegan a creer en la Verdad e incluso pueden unirse a las filas de los leales que llaman a la Verdad.

3. Noé (as) acudió a Allah, Glorificado y Exaltado, puso su fe en Él y confió en su planes y disposiciones, es más, el llamó a Allah para que lo ayude después de que creció la desesperanza de ganar la fe de los incrédulos, “«¡En verdad, he fracasado! ¡Toma Tú la revancha!»”

4. Noé (as) tenía misericordia con los creyentes, los trataba con humildad, y no le importaba el pasado de ellos antes de responder a su llamado, sea cual sea ese pasado. No sólo eso, sino que también se puso de pie por ese grupo y sintió amor por él. “Dijeron: «¿Vamos a seguirte cuando sólo te siguen los de abajo?» Dijo: «Yo no tengo conocimiento de lo que ellos hacen, pues su cuenta la lleva sólo mi Señor ¿No lo comprendéis? No voy yo a rechazar a los creyentes. En verdad, yo sólo soy un amonestador que habla con claridad.»”“9”

5. Noé (as) perseveró y trabajó duro para sobrevivir al diluvio construyendo el Arca bendita, preparando provisiones para los hombres y animales y arreglando el equipamiento y el aparato. Tales preparaciones no son tarea fácil, son un proceso agotador. Y sin duda, el que efectúa tales quehaceres enfrenta muchos problemas, especialmente si su pueblo lo rechaza, porque perdería muchos recursos para llevar a cabo una tarea así de grande. Por eso, podemos imaginar qué inmensa fue la paciencia de Noé; qué grande su confianza y seguridad en Allah, el Único y el Inmenso, y qué abrumadores la misericordia divina y el favor concedidos a Noé. Él (as) trabajó con sus manos casi vacías, salvo por la misericordia de Allah. También trabajó en una sociedad donde sólo se burlaban de él, ridiculizándolo con sarcasmo.

6. Noé (as) estaba lleno de certeza. Y por certeza, no me refiero a que estaba lleno de certeza de la presencia de Allah, el Glorificado y Exaltado, o de su profecía, sino que me refiero a que estaba confiado de que derrotaría y superaría a los opresores. Fue esa certeza la que fomentó la constancia de Noé (as) y le ayudó a comunicar el mensaje divino, aguantar el dolor y ser indiferente a las burlas de la gente. Más aún, él mismo los ridiculizó, porque él estaba seguro de las palabras de Todopoderoso: “Ciertamente, Nuestra promesa ya vino anteriormente a Nuestros siervos los Mensajeros: «Con seguridad, ellos serán los auxiliados y, en verdad, Nuestras tropas serán las vencedoras.»”“10”

Resumen:

Llamar a la Verdad con bondad, misericordia y suavidad, luego mostrar una compasión extrema hacia los que llegaron a creer en la Verdad, tener paciencia con los que no creen en la primera vez, ellos más tarde llegan a creer en la Verdad y trabajando día y noche, en secreto y en público para comunicar la Verdad sin molestarse ni cansarse “Y no des pensando que es mucho”, son todos requisitos. En todos estos casos, la certeza total en de creencia en la victoria divina debe prevalecer y los siervos de Allah deben acudir a Él, sacar fuerza de Él, confiar verdaderamente en Él y ponerse en Sus manos, así serán una prueba del noble versículo: “No hay poder sino en Allah.”

Aclaraciones de la Argumentación Entre Noé (as) y Su Pueblo

«¿No habéis visto cómo Dios ha creado siete cielos sucesivos…?”“11” Como todos los profetas, Noé (as) fue enviado para reformar la corrupción ideológica, judicial, moral, social, política y económica. Sus argumentos eras entendidos simplemente y estaban libres de toda complejidad. No era necesario mucha consideración o examinación para concluir de qué se trataba de la evidente Verdad. Sin embargo, cuando tales argumentos se presentaban a los hombres que habían mancillado la naturaleza originada por Allah y elegido una religión diferente a la Suya, se volvían extremadamente complicados y ambiguos porque eran presentados a hombres que tenían corazones con los que no entendían y oídos con los que no oían.

Objeciones del Pueblo de Noé:

1. Eres humano como nosotros: Pero los notables de su pueblo, aquellos que no creyeron, dijeron: «No vemos en ti otra cosa que un hombre como nosotros” Hud:27.

2. Los ingenuos y los que pierden firmeza de carácter te han seguido: “ni vemos que te sigan más que los pobres de entre nosotros, que carecen de criterio” Hûd:27.

3. Te consideramos mentiroso a ti y a los que están contigo: “ni vemos en vosotros nada que os haga superiores a nosotros, más bien creemos que sois unos mentirosos.” Hûd:27.

Todas las objeciones anteriormente mencionadas están lejos de la esencia del mensaje tanto como el tema que se debate. Son sólo meras falacias y sofismas. No solo eso sino que son objeciones vacías e infundadas con las cuales esos hombres tratan de convencer a sus propias almas arrogantes. En cuanto a los eruditos considerados débiles e incompetentes en asuntos religiosos y sus seguidores e imitadores que son ignorantes y ciegos, subestiman y son indiferentes a tales objeciones: “los notables de su pueblo, dijeron”, jefes que eran autoridades religiosas y terrenales, “«En verdad, te vemos en un extravío evidente.»”“12” ¡No un mero extravío, sino un extravío manifiesto, claro, evidente, como ellos lo consideraban!

Efectivamente, Noé (as) fue enviado para llamar a los hombres a que adoren y teman a Allah, así como a que crean en la igualdad, la justicia, la misericordia y la devoción. Tales cuestiones obstruyen el curso satánico de los opositores (a Noé) que iban menospreciando a la gente, del lado de sus líderes religiosos y terrenales y la falsa santidad, la opulencia y el poder que tales liderazgos vanos les ofrecían.

Por lo tanto, no hay necesidad de considerar el llamado de Noé (as). En cambio, es suficiente que los jefes (principalmente los líderes religiosos) digan: “Efectivamente, Noé (as) está en un extravío evidente” así toda la gente que se ponen a imitar y a adherirse ciegos dicen: “Efectivamente, Noé está en un extravío evidente”: “y ahogamos a quienes desmentían Nuestras señales. En verdad, eran un pueblo ciego.”“13”

Aclaraciones del llamado de Abraham (as)

1. Abraham enfrentó a su pueblo con severidad y aspereza, no mostró indulgencia. Los enfrentó diciendo: “…«¿Qué son esas imágenes sin alma que vosotros adoráis?» Ellos dijeron: «Vimos que nuestros padres las adoraban.» Él dijo: «Ciertamente, vosotros y vuestros padres estabais en un extravío evidente.»… «Y juro por Dios que planearé algo contra vuestros ídolos en cuanto os deis la vuelta.»”14″ Luego la confrontación, la cual comenzó como mero debate y argumentación verbal rápidamente cambió en lucha armada con el arma fatal usada en ese tiempo: “el hacha”: “Así que los hizo pedazos, excepto a uno de ellos más grande, para que se volvieran hacia él.”“15”. Abraham fue traído frente a ellos, y era el único creyente entre las masas de eruditos errantes, de ciegos imitadores y de adoradores de ídolos. Sin embargo, no se dio por vencido ni decidió ser indulgente con ellos, los confrontó severamente y ásperamente. Cuando su pueblo le preguntó: “Dijeron: «¿Has sido tú ¡Oh, Abraham! quien hizo esto a nuestros dioses?»”“16”. Él se burló de ellos sarcásticamente y dijo: “Él dijo: «No. Lo hizo ese grande. ¡Preguntadles! si es que pueden hablar.»”“17” Sí, preguntadles, oh, hombres ciegos, vosotros que mancilláis la naturaleza de acuerdo a la cual Allah os creó, y elegís una religión diferente a la de Allah. Preguntadles, vosotros que os escondéis detrás de una beca repleta de controversias y sofismas satánicos que según decís representan a la religión. ¡Preguntadles, oh, vosotros que fuisteis confundidos! No encontraron más respuesta que: “«¿Acaso no sabes que ellos no pueden hablar?»”“18”. Entonces el gran profeta se dirigió groseramente a esos malditos, masas de confundidos diciendo: “Él dijo: «¿Adoráis pues, en lugar de Dios, a quien no puede beneficiaros ni perjudicaros en nada? ¡Uf! ¡Vosotros y lo que vosotros adoráis en lugar de Dios! ¿Es que no reflexionáis?» Dijo: «¿Habéis visto, pues, lo que estabais adorando vosotros y vuestros antepasados? Ellos son enemigos para mí, pero no el Señor del Universo.”“19”

Al final, no encontraban respuesta para Abraham (as), excepto el fuego que recrudecía en sus corazones, “Dijeron: «¡Quemadle y salid en defensa de vuestros dioses si es que sois gente de acción!»”“20” Fue entonces cuando la mano de la misericordia divina se extendió para cubrir a este creyente que se había puesto furioso con ellos por la causa de Allah, “Dijimos: «¡Oh, fuego! ¡Se frío e inofensivo para Abraham!» Quisieron con ello perjudicarle, pero hicimos que ellos fueran quienes más perdieran. Y salvamos a él… Y les pusimos como dirigentes para que guiasen conforme a Nuestro mandato.”“21”

2. El llamado de Abraham (as) no estuvo marcado con ninguna constancia. Fue una rápida confrontación donde los eventos sucedieron con una velocidad asombrosa.

3. Abraham estableció el objetivo y el golpe mortal que sería fatal para la Falsedad. Confrontó a la Falsedad duramente y rápidamente sin ninguna consideración por daños materiales ni consideración hacia las autoridades religiosas mundanales del pueblo de la Falsedad que les permite despreciar lo reconocido. Cuando el siervo está seguro de que no hay poder salvo en Allah puede enfrentar a millones de hombres sólo sin importar el número de armas, porque su arma es el Único, el Inmenso, el Todopoderoso.

Resumen:

El aspecto más importante que caracterizó el llamado de Abraham (as) fue su aspereza, y su confrontación rápida y abierta. Sin duda, tal confrontación fue precedida por una encubierta que resultó en que Lot (as) creyera en el llamado de Abraham (as).

Aclaraciones de los llamados de Abraham y Noé (as)

El Corán no habla de un milagro efectuado por Noé o Abraham (as) que confirme su veracidad, porque el milagro es una herramienta para apoyar el llamado de los profetas y no una confirmación de la validez del llamado. Ciertamente, el llamado de ambos profetas a volver a la naturaleza originada por Allah no requiere ninguna prueba, porque es de acuerdo a la naturaleza que Allah creó al hombre. Es la Verdad, y llama a la adoración, a la oración, a santificar sólo a Allah, así como a abrazar la buena moral ya que el hombre fue creado para apreciarla así como a la religión de Allah, la mejor religión de todas. Una mariposa se precipita hacia la luz, pero una vez se agrava el daño de sus ojos, busca la oscuridad. Lo mismo se aplica al hombre. De hecho, los profetas y mensajeros actúan como las pruebas fundamentales de Allah y son enviados para levantar el velo de los ojos de los hombres. Así ellos le dejan elegir, ya sea abriendo sus ojos y conduciéndolos a la luz o cerrándolos, dejando el velo bajo para que se escondan retirándose a la eterna oscuridad, “Y, en verdad, cada vez que les invito para que Tú les perdones, ponen sus dedos en sus oídos y se cubren con sus ropas, persisten en su hostilidad y se muestran extremadamente arrogantes.»”“22”

La prueba más concluyente de la veracidad de los profetas es su bendito viaje y su buena moral. Sin duda, del carácter de cada persona se define sus palabras y sus actos, como dice el proverbio: “Porque de la abundancia del corazón habla la boca.”

Sin embargo, a pesar de este noble viaje y de los grandes milagros que los profetas hicieron, los hombres de la Falsedad, en particular los eruditos errantes, aún objetan difundiendo falacias y sofismas satánicos, después de haber mancillado a otros con sus propias creencias, las falsas creencias con las que rebaten la religión de Allah, el Glorificado y Exaltado. Así esos hombres establecieron para ellos una plataforma fértil dentro de la sociedad humana, así ella puede aceptar todas sus palabras y acciones y seguirlos ciegamente. Efectivamente, el ascetismo de los profetas es percibido como mera locura, sus milagros como magia y su sabiduría como poesía.

Aclaraciones del Llamado de Moisés (as)

Y cuando se hizo mayor y capaz le dimos juicio y sabiduría. Así es como recompensamos a quienes son buenos.”“23”

Aquí vamos con Moisés (as) –después de que Allah le otorgó sabiduría y conocimiento- en la ciudad, la capital del Faraón, que la llenó de corrupción, tiranía, de asesinatos a creyentes, de asaltos contra el honor de los hombres y con la servidumbre del débil para servir a su gigantesca máquina criminal. Moisés (as) llegó y se acercó a dos hombres. Uno de ellos era un creyente israelita y el otro uno de los abominables soldados del Faraón que quería explotar y humillar al israelita. El último se negaba a aceptar la humillación y la degradación, de lo cual la mayoría de los hijos de Israel estaban hartos. Moisés (as) mató entonces al maldito hombre, describiéndolo como la obra y la creación de Satanás. Sin duda, Satanás es el enemigo de Allah y el adversario de Sus siervos, que se ha manifestado a todo hombre de buena naturaleza e igualmente que aquél maldito soldado del Faraón. Así, la batalla de Moisés (as) contra el Faraón y sus malditos seguidores satánicos, comenzó. Una batalla desigual desde una perspectiva materialista.

Moisés (as) dejó entonces la ciudad, asustado y alerta, invocando a Allah que lo libre de esos hombres impíos, no buscando los placeres terrenales para colmar el deseo de Moisés (as), sino para poder aguantar el estandarte de Allah: “No hay dios sino Allah”.

Moisés no levantó un hacha para destruir un ídolo que encarnaba las ideologías de los extraviados; él atacó a esos hombres directamente, mató a uno de ellos e intentó matar a otro. Este movimiento fue sin duda, más serio que el anterior. Después de una ausencia de diez años, que él pasó junto al gran profeta Shu’ayb (as), Moisés (as) volvió a Egipto, pero esta vez llevaba un mensaje para el Faraón, el tirano. Un mensaje que se le confió durante su regreso a Egipto, junto con otro que él quería comunicar (No hay poder sino en Allah). El Poderoso, Señor del Cielo y la Tierra preguntó a Moisés “Y qué es eso ¡Oh, Moisés! que tienes en tu mano derecha?»”“24” aunque el Todopoderoso estaba bien enterado de lo que Moisés tenía en su mano derecha. Era un simple bastón, de acuerdo a las observaciones de esos ciegos por las ganancias materialistas, con el cual Moisés (as) no podría enfrentar a las fuerzas del Faraón que estaban armadas con el armamento más desarrollado de la época. Sin embargo, Allah, el Todopoderoso, dio vida a ese bastón con el poder que creó los cielos y la tierra y tornó blanca la mano de Moisés sin daño ni mancha como otra señal.

Aunque esas señales eran grandes y maravillosas, el arma de Moisés no fue ni su bastón ni su milagrosa mano blanca. Su verdadera arma invencible fue “No hay poder sino en Allah”. Ya que para Moisés, esas señales eran sólo para que él pueda ser visto como entre los milagros más grandes de su Señor. Moisés llegó al Faraón, el tirano, fuerte con esa gran fe: “No hay poder sino en Allah”, que dejaba al Faraón, Haman y a sus soldados, más pequeños que las moscas a los ojos de Moisés (as). Es más, ni eso, insignificantes. Entonces Moisés y Aarón clamaron en presencia del Faraón: “Ciertamente, hemos venido a ti con una señal procedente de tu Señor. La paz sea con quien sigue la Guía. En verdad, nos ha sido revelado que quien desmienta y de la espalda será castigado.»”“25” Entonces el tirano comenzó a porfiar y argumentar “¿Quién es tu señor?” “¿Qué hay de malo en las generaciones anteriores?””26” Luego el maldito lo rechazó diciendo: “Dijo: «¡Oh Moisés! ¿Has venido a nosotros para sacarnos de nuestra tierra con tu magia? Pues vendremos a ti con una magia semejante. Fija una cita entre nosotros y tú en un terreno neutral, a la que ni nosotros ni tú faltaremos.»”“27”

El Faraón y sos soldados eran soberbios y merecían el castigo. En consecuencia, fueron tragados por el mar de sus pecados de manera que sirvan como lección para los faraones de este tiempo y sus soldados. Por lo tanto, ¿hay alguien que quieras aprender una lección de ello antes que se pruebe que la palabra es cierta?

Algunos de los Aspectos Más Notables del Llamado de Moisés (as):

  1. Moisés (as) comenzó matando a uno de los soldados del Faraón. Y esta postura es extremadamente grave ya que matar y combatir a menudo es el último recurso cuando se difunde el llamado y la palabra de Allah: “No hay dios sino Allah”. ¡¿Cuál es entonces aquí la razón que la hace el primer recurso?! Hay muchas razones, de las cuales mencionaremos las siguientes:
    1. Moisés enfrentaba a un tirano que dominaba la vida de los hombres, mataba, robaba, saqueaba, subyugaba a los hombres de la tierra sin freno. Por eso, el acto bendito de Moisés que consistió en matar ese soldado satánico constituyó un golpe mayor y un disuasivo significante para el Faraón, sus seguidores y soldados.
    2. Esta acción fue un largo camino animando a los hijos de Israel a rebelarse contra el Faraón y sus soldados, y los fortaleció para la revolución que Moisés (as) hizo después de su regreso.
    3. Esta acción fue importante porque mostró a Moisés (as) como un rebelde contra la tiranía del Faraón y sos soldados, y puso luz delante de los hijos de Israel sobre la importancia de este gran líder que los liberaría del Faraón y sus soldados posteriormente.
    4. Esta acción jugó un papel importante en liquidar la acusación del alegato del Faraón, que Allah lo maldiga, la cual Moisés (as) tenía que aguantar, ya que él fue el hijastro del Faraón y vivió en su palacio.
    5. Después de que Moisés volvió de Madián”28″, el llamado a la Verdad tomó otra forma. Esta vez, fue más indulgente, acaso Faraón, o uno de sus asistentes, o uno de sus soldados vuelva a temer a Allah, el Glorificado y Exaltado, y así siga la religión de Jacob (as) y de José (as) que fue una persona querida y un ayudante de su antiguo rey. Hasta ese momento, Moisés no había presentado la ley que abrogaba a la de Jacob (as), Isaac y Abraham (as) –que era la ley hanafita- a pesar del hecho de que la última fue distorsionada y sólo aplicada de acuerdo a los caprichos y alegatos de los eruditos religiosos de Israel.
    6. Los castigos y señales divinos acompañaban al llamado de Moisés (as) en Egipto, acaso Faraón, sus soldados, y los arrogantes entre los hijos de Israel como Qarun, creyeran. Algunos de esos castigos consistían en tornar su agua en sangre y amontonar sus tierras con ranas. Imploraron a Moisés que pida a Allah que los alivie de tal castigo. Incluso, sólo unos pocos de su pueblo seguían a Moisés, ¡ay de los incrédulos!
    7. Al final del llamado, Moisés (as) migró con los que creyeron y dejaron Egipto mientras temían que el Faraón, su gente, sus seguidores y soldados los sometan, los hieran y los maten. Cuando ambos grupos se vieron, ese temor creciente se manifestó entre los hijos de Israel cuya fe era débil y vacilante. Dijeron: “Sin duda, seremos alcanzados por el Faraón y sus soldados.” Sin embargo, Moisés (as) los regañó y les avisó que estaban migrando a Allah, el Único e Inmenso. Dijo: “¡De ningún modo! ¡Mi Señor está conmigo. Él me mostrará una salida!” En consecuencia, los hijos de Israel fueron liberados por causa de Moisés (as) y el Faraón y sus soldados fueron ahogados, así que ¡lejos con ellos! Efectivamente, por causa de un alma, miles de almas fueron honradas.

Aclaraciones del Llamado de Jesús (as)

En realidad, el llamado de ‘Isa (as) es uno de los tipos más complicados y difíciles de llamados de Allah, Glorificado y Exaltado, porque ocurrió en una sociedad que supuestamente era una sociedad de fe, de doctrinas que no habían sido manchadas con el politeísmo manifiesto. Isa (as) tuvo que enfrentar a los eruditos y rabinos de los hijos de Israel que eran experimentados en discutir y debatir doctrinas y otros asuntos religiosos. Por eso el llamado de Isa (as) estuvo caracterizado por muchos aspectos, de los cuales mencionamos los siguientes:

  1. 1. Ascetismo:

‘Isa (as) y sus doce discípulos eran la encarnación más contundente de tal renunciación a los placeres terrenales. De hecho, este ascetismo que ‘Isa (as) demostró profundamente a los hombres, fue una cura para es creciente situación de opulencia difundida entre los eruditos de los hijos de Israel que solían vivir bajo la autoridad de los incrédulos romanos, y se habían vuelto como bestias en pesebres sin prestar atención más que para fiestas y para llenar sus barrigas.

Así, ‘Isà (as) y sus discípulos mostraron a los hijos de Israel y a los judíos, es más, mostraron a toda la gente, cómo puede el erudito religioso que es devoto a Allah, renunciar a los placeres mundanales y acercarse a la otra vida, en particular en sociedades humanas tensas por el dominio tirano, donde el pobre no tiene un pedazo de pan para comer con dignidad ni doctrina intelectual buena que lo ilumine, después de que se hundieron en la corrupción moral y social.

De ahí, el ascetismo de ‘Isà y sus discípulos fue un escándalo que mostró la desgracia de los eruditos de los hijos de Israel. También mostró a la gente el camino recto y el camino que los eruditos y líderes religiosos debería seguir para ser fuente de iluminación y guía para ellos, salvadores que los liberarían del dominio de los ídolos, y guías que los conducirían a Allah, el Único e Inmenso.

  1. 2. La Devoción a Allah, Glorificado y Exaltado:

Los judíos no adoraban ídolos en el tiempo que ‘Isà fue enviado, pero estaban obligados a pagar tributo al César. Seguían todas las legislaciones que sus eruditos emitían y los imitaban ciegamente, “Han tomado a sus doctores de la ley y a sus sacerdotes por sus señores en lugar de Dios, así como al Mesías hijo de María, a pesar de que se les ordenó que adoraran solamente al Dios Uno. No hay otro dios excepto Él. ¡Glorificado sea por encima de lo que Le asocian!”“29”

Tales acciones eran una asociación a Allah, el Todopoderoso, porque esos hombres no sólo se abstenían de hacer Ÿihâd”30″ y de rechazar la presencia de las fuerzas incrédulas de romanos en la Tierra Santa, la tierra de los monoteístas, sino que también se esforzaban en fortalecer el Estado del ocupante y los ídolos, y en consolidar su soberanía pagando un tributo al César Romano. Desde ahí, se volvieron adoradores de ídolos y no adoradores monoteístas de Allah, aunque pretendían serlo. Incluso más, seguían también a sus eruditos cuando estos violaban la ley de los profetas y sucesores, adorando así a los eruditos extraviados en vez de a Allah, Glorificado y Exaltado. Efectivamente, los eruditos extraviados planteaban sus opiniones como equivalentes a la jurisprudencia de Allah, y llamaban a la gente a seguirlos, haciéndoles creer que obedeciéndolos estarían obedeciendo a Allah, cuando en este caso, estarían obedeciendo a Satanás, que Allah lo maldiga y lo humille.

Por lo tanto, ‘Isà (as) estableció la enseñanza y mostro a los hombres las verdades divinas, llamándolos, una vez para que sean devotos en la adoración a Allah, el Todopoderoso, y otra vez para que no crean en los ídolos y los combatan, y a destruir los pilares económicos, militares y centrales de su Estado.

‘Isà (as) llamaba a los hombres a que se rebelen contra los eruditos de los hijos de Israel que se habían atribuido la autoridad de legislar como iguales a Allah el Todopoderoso, y llamaba a los hombres a obedecerlos y seguir sus pasos. Así, engañaron a los hombres ya que estaban extraviados ellos mismos porque se hicieron señores para ser adorados en lugar de Allah Todopoderoso.

  1. 3. Justicia y Misericordia

Si la vida se ve desprovista de justicia y misericordia se vuelve oscura, con sólo tiranía, injusticia, aspereza, dolor e ídolos sin misericordia ni justicia. Es la injusticia, la severidad y la aspereza lo que mantiene al Faraón, a Nimrod, al Cesar y a los que son como ellos en el poder y les permite tomar los reinos de liderazgo satánico, así pueden conducir a sus partidarios y a los que siguen sus pasos profundo en el abismo del Infierno. Cualquiera que espere que un tirano muestre algo de justicia y misericordia no es diferente de aquel que desea respirar una hermosa fragancia de un cadáver.

El arma poderosa dentro del alcance de los profetas (as) fue la justicia y la misericordia. Así, ‘Isà (as) se estableció promulgando, pidiendo justicia y misericordia dentro de la sociedad. La justicia que los eruditos de los hijos de Israel descartaron cuando se guardaron las limosnas y emitieron jurisprudencia de acuerdo con sus tontos caprichos y alegatos. Y la misericordia que los hombres jamás conocieron mientras adoraban ídolos.

La misericordia de ‘Isà (as) abarcó incluso a los recaudadores de impuestos que trabajaban directamente para el César. ‘Isà (as) intento salvarlos y liberarlos del oscuro final que les esperaría si seguían los pasos del César.

Aclaraciones sobre el Llamado de Muhammad (sws)

El llamado de Muhammad (sws) es considerado como un llamado general y comprensible, como si hubiera encarnado todo lo que vino antes, en los llamados de los profetas anteriores, sin más. El significado de esto fue mencionado en el hadîz: El Corán incluyó todo lo que vino en la Torá, el Evangelio y el Libro de los Salmos. El Todopoderoso dijo: “Él ha establecido para vosotros los mandatos de la fe que ya había encomendado a Noé y que también Nosotros te hemos revelado a ti, y lo que habíamos encomendado a Abraham, Moisés y Jesús: “Estableced la creencia…”“31”

El Profeta (sws) tuvo que lidiar con los eruditos de las tres religiones distorsionadas, la secta hanafita, el cristianismo y el judaísmo. Obviamente, enfrentar a un erudito religioso desviado, ya sea con respecto a la ideología o a la jurisprudencia según sus caprichos, es mucho más agotador que enfrentar a un idólatra o un ateo que no cree en la existencia de Allah. La razón es que un erudito religioso desviado fabrica las palabras de Allah de acuerdo a sus caprichos y delinea las ideologías religiosas según sus caprichos también. Como dijo el Profeta (sws): “El que trae aflicción tiene argumentos y falacias para convencer a otros hasta que llega su hora. Entonces cuando llega, su aflicción lo arrojará al fuego.””32”

Por eso diría que Muhammad (sws) se encargó él solo de cargar con el llamado islámico, ningún otro profeta podría haberlo hecho. Sin duda, el (sws) aguantó lo que ningún otro ser humano fue capaz de aguantar. Tomó el llamado y luchó contra los eruditos e ídolos desviados que dominaban a la gente. Una vez que los combatió con su conocimiento –el cual ‘Alî (as) era la única persona capaz de cargarlo porque él (as) era su puerta, ya que el Profeta (sws) lo describió: “Yo soy la ciudad del conocimiento y ‘Alî es su puerta”- y otra por medio de la fuerza que sacó de su confianza en Allah, Aquél que no tiene igual. En Ta’if aguantó, lleno de dolor, los piedrazos que hicieron sangrar su noble cuerpo y elevó a Allah una súplica con palabras que aún estremecen a los creyentes y los reduce a lágrimas por escucharlas: “Señor mío, a ti me quejo en mi debilidad, mi pérdida “a ti, señor mío, me quejo de mi debilidad, falta de apoyo y la humillación que estoy recibiendo. El más compasivo y misericordioso! tú eres el señor de los débiles, y tú eres mi señor. ¿A quién me envías? ¿A una persona lejana que me recibe con hostilidad? ¿O a un enemigo a quien le has dado poder sobre mí? si no estás disgustado conmigo, no me importa…”

A Muhammad (sws) no le importaba que esa gente necia incitará a sus niños a arrojarle piedras haciéndolo sangrar ni que fuera humillado por la causa de Allah, ni le importaba que la gente lo acuse de mentiroso. Sin embargo, le dolía que esa gente no creyera, porque él (sws) vio el Infierno acechante al final del camino que ellos seguían.

Desde entonces Muhammad (sws) asumió la tarea de llamar a seguir el camino de Allah. Recurría a la sabiduría y a la buena exhortación o argumentaba con ellos de la mejor manera, o llegaba a agotarse con los incrédulos e hipócritas y se volvía áspero con ellos. El Mensajero de Allah (sws) aguantó esto veintitrés años durante los cuales no conoció descanso ni indulgencia. Predicó, argumentó, luchó y llamó a la adoración de Allah hasta que dio su último respiro. En sus últimos días, salió a la gente, inclinándose sobre ‘Alî (as) y Abbas (as), para instarles a combatir y unirse a las filas de Usama Bin Zayd y al mismo tiempo, probar su obediencias a Allah y el alcance de su adoración, que era tan extrema que el Majestuoso se dirigió a él “Ta Ha. No hicimos descender el Corán sobre ti para crearte molestias”“13”. No sólo eso sino que su acción fue también de total generosidad y renunciación a los placeres mundanos, así que dijo (as) a los musulmanes “Por aquél en cuyas manos está mi alma, si tuviera tanto ganado como árboles hay en Tihama, los hubiera compartido con vosotros. Así no me considerarías ni mentiroso, ni cobarde, ni tacaño.”

Aunque las ganancias de la guerra eran abundantes, el Mensajero (sws) tomaba sólo un poco y lo que era estrictamente necesario, tanto, que Hafsa y ‘Âisha se quejaban de tal pizca. Fue entonces cuando Allah reveló los versículos respecto a remplazar una esposa con otro, que son conocidos del Corán. Si sólo tuviéramos hoy musulmanes que siguieran el ejemplo de Muhammad (sws) aunque sea en un décimo, el Islam hubiera entonces prevalecido sobre todas las religiones.

El llamado del Mensajero, Muhammad (sws), abarcó todo lo que vino en los llamados de los profetas anteriores. Él llamó a los hombres con benevolencia y misericordia, luego los atacó con aspereza y severidad. También se puso a destruir los ídolos y a matar a los enemigos de Allah, amonestándolos con dolor en este mundo y en el Otro. El Mensajero (sws) era extremadamente benevolente, misericordioso e indulgente con los creyentes, y al mismo tiempo era extremadamente severo, grosero y áspero con los incrédulos. Las opuestos exteriores de tal admirable equilibrio no podían salir ser traídas sino por una gran alma como la de Muhammad (sws). Un alma que podía sostener el Paraíso en una mano y el Infierno en la otra y mostrarlos frente a los hombres, predicando a los creyentes, advirtiendo, reprendiendo y amonestando a los incrédulos. “Con la Verdad lo hicimos descender y con la Verdad descendió y no te enviamos sino como un portador de buenas noticias y un amonestador.”“34”

El Todopoderoso también dijo: “Alabado sea Dios que hizo descender sobre Su siervo la Escritura y no ha puesto en ella nada desviado. Hecha para advertir de un duro castigo de Su parte y para dar la buena noticia a los creyentes, aquellos que obran rectamente, de que para ellos hay una buena recompensa.”“35”

En este contexto, vale notar que lo que más distinguió el llamado del Mensajero (sws) fue que vino como una confirmación de los mensajes divinos. Era el momento justo para efectuar la prédica, la advertencia, la promesa y la amonestación que los mensajeros trajeron antes a los hombres. En cuanto al que deberá efectuarlas, sin duda es de la descendencia del Mensajero (sws) y él es el Imam Al-Mahdî (as).

En consecuencia, la promesa de la Verdad hecha por Allah, a Quien se atribuye toda perfección y majestad, a todos los profetas y mensajeros, se aproxima y el día conocido y prometido que es la condenación de Satanás, que Allah lo maldiga, está cerca.

Dijo el Todopoderoso: “Viene la orden de Dios, no queráis pues apresurarla. ¡Glorificado y ensalzado sea por encima de aquello que asocian a Él!”“36” Dijo también el Todopoderoso: “Se acerca para los seres humanos el momento de rendir cuentas, pero ellos están descuidados y le dan la espalda.”“37”

También reveló el Todopoderoso: “La Hora está muy cerca y la Luna se ha partido. Y si ven una señal se alejan y dicen: «¡Magia! ¡Continuamente!»”“38”

Al fin, me gustaría decir que los llamados de los mensajeros son considerablemente ricos en cosas que a un creyente podrían beneficiar para que él o ella se convierta en un ansâr del Imam Al-Mahdî (as) y no uno de sus enemigos. Los llamados de los mensajeros abarcan un derecho, por el cual el creyente que quiere apoyar al Imam Al-Mahdî (as) debe necesariamente combatir. Sin duda, él o ella sufrirán gran dolor empezando por trabajar duro e intentando, esforzándose y luchando (Ÿihâd), matando y combatiendo, aguantando penas que pueden ir más allá del cuerpo para alcanzar el espíritu y el alma, tales como la burla, el sarcasmo, el escarnio, la desilusión y la falta de ansâr. Efectivamente, habrá dolor, dolor y más dolor.

“Sufrieron la pena y la dificultad, y tal conmoción que el Mensajero y los que creyeron con él dijeron: «¿Cuándo llegará el auxilio de Dios?» ¿Acaso el auxilio de Dios no está cercano?”“39”


“1”- Ash-Shu’arâ (Los Poetas): 115.

“2”- Ash-Shu’arâ (Los Poetas): 116.

“3” – Al-A’râf (Las Alturas): 63.

“4”- Hûd (Hûd): 25-26.

“5” – Hûd (Hûd): 28.

“6” Taqiyya: Método de auto-preservación permitido en el Islâm en casos de temor a través del cual es permisible a los musulmanes no mostrar su fe abiertamente. “Taqiyya” (o Taqiyyah) está relacionado a los términos “taqqwa” y “Taqî” –todos tienen la raíz que significa “proteger” algo, en este caso, la fe islámica.

“7”- Hûd (Hûd): 36-39.

“8”- Nûh (Noé): 5-9.

“9”- Ash-Shu’arâ (Los Poetas): 111-115.

“10”- As-Sâffât (Los que se ponen en filas): 171-173.

“11”- Nûh (Noé): 15.

“12”- Al-A’râf (Las Alturas): 60.

“13” – Al-A’râf (Las Alturas): 64.

“14”- Al-Anbiyâ (Los Profetas): 52-57.

“15”- Al-Anbiyâ (Los Profetas): 58.

“16”- Al-Anbiyâ (Los Profetas): 62.

“17”- Al-Anbiyâ (Los Profetas): 63.

“18”-  Al-Anbiyâ (Los Profetas): 65.

“19”- Ash-Shu’arâ (Los Poetas): 75-77.

“20”- Al-Anbiyâ (Los Profetas): 68.

“21”-  Al-Anbiyâ (Los Profetas): 69-73.

“22”- Nûh (Noé): 7.

“23”- Al-Qasas (Las Historias): 14.

“24”- Tâ-Hâ (Ta-Ha): 17.

“25”-  Tâ-Hâ (Ta-Ha): 47-48.

“26” – En referencia al pueblo de los ‘Ad mencionado en el Corán como a los que Allah envió un violente tormenta que redujo sus grandes ciudades a mera destrucción porque se negaban a creer en el llamado del Profeta Hûd (as), el cual los invitaba a adorar sólo a Allah.

“27”-  Tâ-Hâ (Ta-Ha): 57-58.

“28”- Se cree que es una ciudad al noroeste de Arabia, al este de la costa del Golfo de ‘Aqaba. Algunos eruditos dicen que no era un área geográfica sino una liga de tribus.

“29”- At-Tawba (El Arrepentimiento): 31.

“30”- Ÿihâd: Una guerra santa considerada un deber religioso que incumbe a todo musulmán. Ÿihâd es un término árabe que se deriva del verbo árabe “ÿahada” que significa “luchar en el camino de Allah”.

“31”- Ash-Shura (La Consulta): 13.

“32”- Ya’qûbi, vol. 1, p. 82.

“33”- Tâ-Hâ (Ta-Ha): 1-2.

“34”- Al-Isrâ’ (El Viaje Nocturno):  105.

“35”- Al-Kahf (La Caverna): 1-2.

“36”- An-Nahl (La Abeja): 1.

“37”- Al-Anbiyâ (Los Profetas): 1.

“38”- Al-Qamar (La Luna): 1-2.

“39”- Al-Baqara (La Vaca): 214.