El Discípulo Décimotercero

tapa

Descargar PDF

El Sayed Ahmed AlHasan: Es Ahmad bin Ismâ’îl bin Sâlih bin Husayn bin Salmân bin Muhammad bin Al-Hasan bin ‘Alî bin Muhammad ibn ‘Alî bin Mûsà bin Ÿa’far bin Muhammad bin ‘Alî bin Al-Husayn bin ‘Alî bin Abî Tâlib con ellos las bendiciones y la paz.

Es Sucesor y Mensajero del Imâm Al-Mahdî bin Al Hasan para todos los hombres, el Yamâni prometido a los shi’as, el Mahdî, cuyo nacimiento anunciado por el Mensajero de Allah sería en los últimos tiempos según conforme al entendimiento sunní del Mahdî, el Consolador de los profetas de Allah y de sus mensajeros, aquél que fue prometido por el profeta de Allah, ‘Îsà como ha aparecido en el Inÿil y el Salvador que fue prometido en el mensaje del profeta de Allah, Ilía para los judíos.

Comenzó con su gran llamado divino en el año 1999 en Irâq, capital estado de la justicia divina, y de allí se extendió a todo el mundo, ha venido a los hombres uno que protesta contra ellos con lo que protestaron los profetas de Allah y sus mensajeros a sus pueblos, el texto (el testamento de su abuelo, el mensajero de Allah, donde fue mencionado en él con su nombre y su hogar y decenas de textos firmes según musulmanes, cristianos y judíos), el conocimiento con él que desafió a grandes eruditos religiosos de todas las religiones, el estandarte de lealtad a Allah, el llamado a la supremacía de Allah, además del apoyo que Allah Glorificado sea, le da del reino a través de cientos de visiones verdaderas con los profetas y sucesores que dan testimonio de él.

Ya fue trazado con su derecha un conjunto de libros que contienen aspectos importantes del conocimiento divino con los cuales comenzó su difusión a los hombres, son los mismos: Libro de Monoteísmo (Kitâb At-Tawhîd), Alegorías (Al-Mutashâbihât), Luces de los llamados de los Mensajero (Idâ’ât min du’wât al mursalîn), El Viaje de Moisés a la Conjunción de los Dos Mares (Rihalat Mûsà ilâ Maÿmu’ al-Bahrayn), La Profecía Sellada (An-Nubûa al-Jâtima), el Becerro (Al-‘Iÿl), La Lucha es la Puerta del Paraíso (Al-Ÿihâd Bâb Al-Ÿanna), La Supremacía de Allah, No la Supremacía de los Hombres (Hâkimîat Allah La Hâkimîat An-Nâs) y otros.

En cuanto al objetivo de su llamado pues, es el objetivo del llamado de Nûh (Noé), Ibrâhîm (Abraham), Mûsà (Moisés), ‘Îsà (Jesús) y Muhammad, las bendiciones de Allah sean con todos ellos, que es difundir el monoteísmo en cada lugar de esta tierra, el objetivo de los profetas y sucesores es su objetivo, y explica la Tawrât (Torá), el Inÿîl (Evangelio) y el Qur’ân (Corán) y lo que hace discrepar la opinión en ellos. Que llena la tierra con justicia e igualdad como fue llena de opresión e injusticia. Que sacia al hambriento y no deja a los pobres en la desnudez, que alegra los días después de largas tristezas, restaura a las viudas lo que satisface su derecho material con honor y dignidad. Que… y que…, que aplica lo más importante de la Sharía (Ley Islámica) de igualdad, misericordia y veracidad.

Y en este bendito llamado han creído personas de todo el mundo, para más detalles puede ir al sitio de internet oficial de los Ansar del Imam Al-Mahdi (as).

Ahmad es el decimotercero de los veinticuatro ancianos de los textos religiosos:

1Después de esto, miré y vi una puerta abierta en el cielo; y la voz que yo había escuchado primero, y que parecía un toque de trompeta, me dijo: “Sube acá y te mostraré las cosas que tienen que suceder después de estas.” 2En ese momento quedé bajo el poder del Espíritu, y vi un trono puesto en el cielo, y alguien estaba sentado en el trono. 3El que estaba sentado en el trono tenía el aspecto de un diamante o de un rubí, y alrededor del trono había un arco iris que brillaba como una esmeralda; 4también alrededor del trono vi otros veinticuatro tronos, en los cuales estaban sentados veinticuatro ancianos: iban vestidos de blanco y llevaban una corona de oro en la cabeza. 5Del trono salían relámpagos, voces y truenos; y delante del trono ardían siete antorchas de fuego, que son los siete espíritus de Dios.” Apocalipsis 4:1-5

En cuanto al que se sienta en el trono, los textos de los musulmanes shias confirman que es el Mensajero de Allah, Muhammad (sws), el que se sienta en el trono. En cuanto a los veinticuatro ancianos, son sus sucesores purificados (doce Imames y doce Mahdis) tal como establece su sagrado testamento:

“El Mensajero de Allah (sws) dijo a Ali bin Abi Talib en la noche de su muerte, “Oh, Padre de Al-Hasan, “tráeme una hoja y un tintero”, y el Mensajero de Allah (sws) le dictó su testamento hasta llegar a esta posición y dijo: “Ya, Ali, ciertamente habrá después de mí, doce Imames y después de ellos doce Mahdis, y tú, ya Ali, eres el primero de los doce Imames. Allah (swt) te ha nombrado en Su cielo: Alí, Al-Murtada, y Príncipe de los Creyentes, y el Sincero Mayor, El de Criterio Inmenso, el Confiable, y el Mahdi (el Guiado). Y estos nombres no se atribuyen a nadie excepto a ti, Ya Ali. Tú eres mi sucesor sobre mi familia (Ahlul Bait), vivan ellos o mueran, y sobre mis mujeres. Así que a quien de ellas afirmes me encontrará mañana, y a quien de ellas rechaces pues yo me desentiendo de ella. No me verá ni la veré el Día del Levantamiento. Y tú eres el Califa mío para mi Comunidad (Umma) después de mí. Y cuando se te acerque la muerte, pues, entrégala a mi hijo Al-Hasan, el muy beneficioso (Al-Bari Al-Wasûl). Y cuando se le acerque la muerte, pues, que la entregue a mi hijo Al-Husein, el mártir (Ash-Shahid), el puro (Az-Zaki), el asesinado (Al-Maqtûl). Y cuando se le acerque la muerte, pues, que la entregue a su hijo, el Sayed de los siervos (Sayed Al-‘Abidin), el de la callosidad, Ali. Y cuando se le acerque la muerte, pues que la entregue a su hijo Muhammad Al-Baqir. Y cuando se le acerque la muerte, pues, que la entregue a su hijo Ÿa’far As-Sâdiq. Y cuando se le acerque la muerte, pues, que la entregue a su hijo Musa Al-Kâthim. Y cuando se le acerque la muerte, pues, que la entregue a su hijo Ali Ar-Rida. Y cuando se le acerque la muerte, pues, que la entregue a su hijo Muhammad, el confiable (Az-Zaqqi), el piadoso (At-Taqi). Y cuando se le acerque la muerte, pues, que la entregue a su hijo Ali, el concejero (An-Nâsih). Y cuando se le acerque la muerte, pues, que la entregue a su hijo Hasan, el virtuoso (Al-Fâdil). Y cuando se le acerque la muerte, pues, que la entregue a su hijo Muhammad, el encomendado (Al-Mustahafth) de la familia de Muhammad (as). Y estos son los doce Imames. Después hay después de eso doce Mahdis. Entonces cuando se le acerque la muerte que la entregue a su hijo, el primero de los cercanos, tiene tres nombres: como el nombre mío es el nombre de mi padre y es Abdullah, Ahmad y el tercer nombre: el Mahdi. Él es el primero de los creyentes.”

Y estos veinticuatro Imames también fueron mencionados por los musulmanes sunnis: Kab Al-Ahbar dijo: “Son doce, y cuando el tiempo de ellos pase, en el lugar de los doce habrá doce como ellos, y eso es lo que Allah prometió para esta nación: Allah ha prometido que designará herederos y representantes Suyos en la Tierra a quienes de entre vosotros sean creyentes y realicen buenas acciones” Sura 24, An-Nur (La Luz): 55. Y asimismo hizo con los Hijos de Israel.”1

El Libro de El Decimotercer Discípulo:

 

         El escritor de este libro es el decimotercer sucesor tal como el Mensajero de Allah, Muhammad, estableció en su sagrado testamento, y es el Decimotercer Discípulo2 cuyo retorno fue prometido por Jesús para el tiempo en el que la resurrección menor esté cerca como está mencionado en el Evangelio, y él es el que regresa otra vez y alza el estandarte para las naciones como establece la Torá. Por lo tanto, él es el Confortador y el Salvador prometido por el que todos los seguidores de las religiones esperan.

         Y con esto el plan de Allah (swt) para el Hombre de la Salvación de Su día prometido es muy discreto, como el Padre Paul Feghali dice con respecto a los sellos del Apocalipsis: “Y los siete sellos son el número de la perfección, indican que el plan de Dios es muy discreto y que nada lo remplaza.”,3 y se dio que los musulmanes, o al menos, los shias, estén de acuerdo en que el plan de Allah es discreto, tal como lo aclararon los Imames de la guía:

Malik Al-Ÿahni dijo: “Dije al Imam Abu Ÿafar (as) que reconocemos al hombre en cuestión por un atributo que ninguno de los hombres posee, entonces dijo: “No, juro por Allah que nunca ocurrirá hasta que él sea quien lo presenta como una prueba para ustedes y les llama a ella.””4

         Digo, si este es el caso, entonces la revelación del secreto por este hombre (el Salvador) sin duda será un signo que nos lleve y nos guíe hacia él, y de esta manera nuestra salvación y supervivencia serán por creer en él y unirnos a su arca antes de la calamidad del segundo diluvio, que está cerca si Allah quiere ejecutar su orden.

         Las declaraciones del conocedor y siervo virtuoso como el Corán le describe, el confiable y siervo sabio como el Evangelio le describe, el Imam Ahmad Al-Hasan, que este libro contiene de la revelación de los sellos secretos que nadie hubiera obtenido si no fuera por la relación con Allah, son una prueba clara de la rectitud y honestidad de su bendito llamado.

         Y aunque sus palabras (as) son claras y la prueba en este libro es evidente, para más aclaración hay a través del libro algunos comentarios breves y necesarios. Algunos de ellos mencionan las palabras de los clérigos de la Iglesia Católica y Ortodoxa porque estas palabras comprometen a sus dueños y seguidores. Además, presentar y comparar estas palabras con lo que el Imam Ahmad Al-Hasan (as) ha aclarado demuestra la falsedad y la ilegitimidad de ellas y que sus dueños intentaron interpretar estos secretos con ignorancia.

         Y al comentar este libro, me he beneficiado mucho de los comentarios del hermano Tawfiq Muhammad Al-Magribi que él hizo sobre las mismas respuestas que he compilado en este libro, así que Allah le recompense con el bien y selle nuestras vidas y la suya con el bien.

Por último, pedimos a Allah que fortalezca al Que se Levanta (Al-Qa’im) de la descendencia de Muhammad y le conceda la victoria, y que Él, por Su favor, guie a él a quien sea de Su creación que Él desee, y que perdone nuestras faltas con él.

Y la alabanza a Allah, Señor de los mundos.

Alaa As-Salim

15 de Abril de 2012

23 Ÿamadi Al-Awwal 1433 H.

————————————————————————————–

1- Tafsir Ibn Abu Hatam, vol. 8, p. 2628, hadiz 14769.

2- Al-Hawwari traducido como discípulo significa uno que habla en particular.

3- Estudios del Libro Sagrado, Apocalipsis de Juan.

4- Al-Gayba de An-Numani, p. 220.

Descargar PDF

Un pensamiento en “El Discípulo Décimotercero

  1. Pingback: Libro del Yamani, el Imam Ahmad Al-Hasan (as) El Décimotercer Discípulo « Ahmad Al-Hasan (as)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s